¿Los úl­ti­mos días del li­bre mer­ca­do?

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Sa­muel­son The Was­hing­ton Post Wri­ters Group

Was­hing­ton— ¿Sa­ben qué? Si Trump fue­ra pre­si­den­te, po­dría adop­tar su nue­vo pro­gra­ma co­mer­cial sin au­to­ri­za­ción del Con­gre­so, lo que po­dría des­en­ca­de­nar una gue­rra co­mer­cial glo­bal y una pro­fun­da re­ce­sión en Es­ta­dos Uni­dos. Las po­lí­ti­cas que pro­me­ten for­ta­le­cer­nos eco­nó­mi­ca­men­te po­drían lo­grar exac­ta­men­te lo con­tra­rio.

Ésa es la prin­ci­pal con­clu­sión de un es­tu­dio rea­li­za­do por el Pe­ter­son Ins­ti­tu­te, un cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes de Was­hing­ton, so­bre las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les de Do­nald Trump y Hi­llary Clin­ton. Am­bos can­di­da­tos se opo­nen al Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP, por sus si­glas en in­glés), y Trump de­fien­de po­lí­ti­cas an­ti­co­mer­cia­les más se­ve­ras: al­tos aran­ce­les pa­ra Mé­xi­co (35 por cien­to) y Chi­na (45 por cien­to), así co­mo tam­bién el po­si­ble aban­dono de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC).

No es de sor­pren­der que Pe­ter­son, cu­yo ses­go a fa­vor del li­bre co­mer­cio no es un se­cre­to, de­plo­re esas pro­pues­tas. Que el Con­gre­so no ra­ti­fi­ca­ra el TPP se­ría una gran me­te­du­ra de pa­ta, es­cri­be el eco­no­mis­ta Mar­cus No­land. Re­pre­sen­ta­ría una re­ti­ra­da de una po­si­ción de li­de­raz­go en Asia, ce­dien­do ‘a Chi­na el li­de­raz­go en es­ta­ble­cer las re­glas del co­mer­cio’ pa­ra la re­gión. ‘La in­fluen­cia eco­nó­mi­ca de Chi­na (cre­ce­ría) a ex­pen­sas de’ la de Es­ta­dos Uni­dos. El TTP eli­mi­na la ma­yo­ría de los aran­ce­les en­tre los 12 paí­ses miem­bros y es­ta­ble­ce al­gu­nas re­glas pa­ra em­pre­sas que son pro­pie­dad del es­ta­do y pa­ra al­gu­nas otras áreas del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

La con­clu­sión más asom­bro­sa del es­tu­dio es que Trump po­dría im­ple­men­tar la ma­yo­ría de sus pro­pues­tas, que re­pu­dian dé­ca­das de po­lí­ti­cas pro co­mer­cia­les, por una or­den eje­cu­ti­va. Eso es lo que afir­ma Gary Huf­bauer, des­pués de exa­mi­nar las le­yes co­mer­cia­les. En el cur­so del si­glo pa­sa­do, di­ce Huf­bauer, el Con­gre­so apro­bó mu­chas le­yes que ‘au­to­ri­zan al pre­si­den­te a im­po­ner aran­ce­les o cuo­tas so­bre las im­por­ta­cio­nes’. Esas le­yes pro­por­cio­nan am­plios pre­ce­den­tes pa­ra me­di­das presidenciales in­de­pen­dien­tes, di­ce Huf­bauer.

Al­gu­nas de esas le­yes son la Ley de Co­mer­ciar con el Enemi­go de 1917, la Ley de Acuer­dos Co­mer­cia­les Re­cí­pro­cos de 1934, la Ley de Ex­pan­sión Co­mer­cial de 1962, la Ley Co­mer­cial de 1974 y la Ley de Fa­cul­ta­des Eco­nó­mi­cas pa­ra Ca­sos de Emer­gen­cia In­ter­na­cio­nal de 1977. Has­ta el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca per­mi­te que sus miem­bros (Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Mé­xi­co) se re­ti­ren con un avi­so de seis me­ses. Hay es­ti­pu­la­cio­nes pa­re­ci­das en otros tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio fir­ma­dos por Es­ta­dos Uni­dos con 18 paí­ses, en­tre ellos Co­lom­bia y Co­rea del Sur. Trump di­jo que po­dría re­ti­rar­se de ellos, si no pue­den re­ne­go­ciar­se sa­tis­fac­to­ria­men­te.

Por su­pues­to, to­das las bra­va­tas de Trump qui­zás sean una sim­ple ar­ti­ma­ña pa­ra me­jo­rar su po­si­ción de ne­go­cia­ción con otros paí­ses. Tam­bién es pro­ba­ble que sus ad­ver­sa­rios in­ter­nos –los gran­des ex­por­ta­do­res agrí­co­las e in­dus­tria­les– se apre­su­ren a los tri­bu­na­les, en bus­ca de una or­den ju­di­cial tem­po­ra­ria, mien­tras la re­so­lu­ción de un jui­cio es­té pen­dien­te. Su­pues­ta­men­te, sos­ten­drían que el Con­gre­so ha­bía de­le­ga­do de­ta­lles de la po­lí­ti­ca co­mer­cial al pre­si­den­te, pe­ro no cam­bios fun­da­men­ta­les en esa po­lí­ti­ca.

Aun así, Huf­bauer du­da de que se pu­die­ra per­sua­dir a los jue­ces. Pien­sa que ac­tua­rían con­tra el pre­si­den­te só­lo si la Ca­sa Blan­ca per­die­ra un jui­cio. Un jui­cio po­dría lle­var uno o dos años, dan­do a Trump un lar­go pe­río­do de li­ber­tad pa­ra per­se­guir sus po­lí­ti­cas.

Si Trump ele­va los aran­ce­les pa­ra Mé­xi­co y Chi­na, esos paí­ses to­ma­rán re­pre­sa­lias, y eso po­dría des­en­ca­de­nar una gue­rra co­mer­cial glo­bal a to­da es­ca­la, sos­tie­ne el es­tu­dio de Pe­ter­son. In­clu­so su­po­nien­do que Trump no adop­te otras me­di­das ex­tre­mas (aban­do­nar la OMC o de­ro­gar otros acuer­dos de li­bre co­mer­cio), el re­sul­ta­do se­rá una se­ve­ra re­ce­sión, cal­cu­la un mo­de­lo eco­nó­mi­co uti­li­za­do por Pe­ter­son. El co­mer­cio y las in­ver­sio­nes de­cli­na­rán. El des­em­pleo se ele­va­rá a un 8.6 por cien­to en 2020.

En reali­dad, na­die sa­be lo que su­ce­de­rá. Pe­ro ca­si sin du­da se­rá al­go des­fa­vo­ra­ble. En el cur­so de dé­ca­das, la ex­pan­sión del co­mer­cio fue el mo­tor de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pa­ra la eco­no­mía mun­dial. Trump pa­re­ce su­po­ner que si pue­de re­du­cir el dé­fi­cit co­mer­cial, es­ta­rá de­fen­dien­do los pues­tos de trabajo nor­te­ame­ri­ca­nos y es­ti­mu­lan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Es­ta­dos Uni­dos. Con un dé­fi­cit co­mer­cial de 500 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2015, pa­re­ce ha­ber mu­cho es­pa­cio pa­ra me­jo­rar.

Aun­que pa­re­ce ló­gi­co, en reali­dad es al re­vés. Cuan­do la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na cre­ce rá­pi­da­men­te, el dé­fi­cit co­mer­cial se ele­va (por­que las im­por­ta­cio­nes au­men­tan) y la ta­sa de des­em­pleo cae (por­que los com­pra­do­res tam­bién com­pran artículos y ser­vi­cios na­cio­na­les). En cam­bio, cuan­do la eco­no­mía cae en una re­ce­sión, el dé­fi­cit co­mer­cial cae (por­que los nor­te­ame­ri­ca­nos com­pran me­nos im­por­ta­cio­nes) y el des­em­pleo au­men­ta (por­que el con­su­mo tam­bién se de­bi­li­ta). No es de sor­pren­der que la Gran Re­ce­sión cau­sa­ra una enor­me caí­da del dé­fi­cit co­mer­cial. En 2009, era de 384 mil mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que en 2006 era de 762 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Si Trump se sa­le con la su­ya, al­gu­nas fá­bri­cas en el ex­te­rior po­drían vol­ver a Es­ta­dos Uni­dos y a otros paí­ses de ori­gen. Pe­ro el efec­to mu­cho ma­yor se­rá co­mer­cio e in­ver­sio­nes glo­ba­les más dé­bi­les. Una gue­rra co­mer­cial que des­tru­ye­ra el apo­yo po­lí­ti­co pa­ra el co­mer­cio glo­bal se­ría un hi­to. Por­que las em­pre­sas no sa­brían dón­de com­prar y ven­der en for­ma ren­ta­ble, re­tra­sa­rían las in­ver­sio­nes has­ta que el pa­no­ra­ma se cla­ri­fi­ca­ra. Eso po­dría re­pre­sen­tar mu­cho tiem­po.

¿Son es­tos los úl­ti­mos días del co­mer­cio abier­to? Po­drían ser­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.