Iden­ti­fi­ca las man­chas en tu piel en ¡10 mi­nu­tos!

El Diario de El Paso - - Opinión - El Uni­ver­sal

¿Te sien­tes vul­ne­ra­ble ca­da vez que te ex­po­nes al me­dio ambiente? ¿Ca­da día ama­ne­ces con una man­chi­ta nue­va en la ca­ra? No te preo­cu­pes, es­to no só­lo te pa­sa a ti.

Con es­tar tan só­lo 10 mi­nu­tos ex­pues­ta al sol y a otros ele­men­tos del ex­te­rior co­mo el vien­to, la hu­me­dad y el es­mog, pue­des cau­sar da­ño a tu cu­tis. Las pri­me­ras se­ña­les de ad­ver­ten­cia son las man­chas o le­sio­nes que se van pre­sen­tan­do en la piel.

Unas son di­mi­nu­tas, ca­si im­per­cep­ti­bles; otras más vis­to­sas y con el tiem­po pue­den au­men­tar de ta­ma­ño y cam­biar su co­lo­ra­ción pe­ro, de no aten­der­se a tiem­po, pue­den com­pli­car­se.

Iden­ti­fí­ca­las en me­nos de 10 mi­nu­tos con es­ta pe­que­ña guía en la que el doc­tor Ro­dri­go Gutiérrez Bra­vo, der­ma­tó­lo­go, te ex­pli­ca cuá­les son los 10 ti­pos de man­chas más co­mu­nes, qué son y por qué sa­len.

1. PECAS

No re­pre­sen­tan nin­gún ries­go pa­ra la sa­lud pe­ro pue­den lle­gar a ser mo­les­tas es­té­ti­ca­men­te y son se­ña­les de que es­tás pa­san­do mu­cho tiem­po ba­jo el sol.

2. DE CON­TA­MI­NA­CIóN

La con­ta­mi­na­ción es uno de los peo­res enemi­gos de tu piel: la agrie­ta, des­hi­dra­ta y cau­sa en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, ade­más de man­chas que la de­te­rio­ran.

3. MAN­CHAS SO­LA­RES

Con tan só­lo unos mi­nu­tos ex­pues­ta a los ra­yos UV, pue­den sur­gir man­chas que os­cu­re­cen la piel y, pos­te­rior­men­te, ha­brá re­se­que­dad, flacidez y lí­neas de ex­pre­sión pre­ma­tu­ras en ella.

4. MAN­CHAS OS­CU­RAS

Son un po­co más gran­des que las pecas y tie­nen una to­na­li­dad más os­cu­ra. Usual­men­te apa­re­cen en las ma­nos, bra­zos, cue­llo y en par­tes del cuer­po que es­tán más ex­pues­tas a la luz so­lar.

5. IM­PER­FEC­CIO­NES

La ten­ta­ción por re­ven­tar un grano o es­pi­ni­lla siem­pre es gran­de y, si lo su­ma­mos a la ex­po­si­ción so­lar, nos en­fren­ta­re­mos a ci­ca­tri­ces y man­chas pos­tin­fla­ma­to­rias en la piel que re­sul­tan muy mo­les­tas y se agra­van con el pa­so de los años.

6. PIEL SE­CA

La piel nos pro­te­ge, al igual que un es­cu­do, de to­dos los ele­men­tos del ex­te­rior; pe­ro, és­ta tien­de a des­gas­tar­se, a te­ner me­nor re­sis­ten­cia y a des­hi­dra­tar­se fá­cil­men­te si no te­ne­mos los cui­da­dos ne­ce­sa­rios que re­quie­re ca­da ti­po de cu­tis.

7. PIEL áS­PE­RA

¿Piel ás­pe­ra? Son le­sio­nes os­cu­ras que pa­re­cen su­per­pues­tas, con tex­tu­ra ru­go­sa y tre­men­da­men­te an­ti­es­té­ti­cas. Sus cau­sas son el fo­to­da­ño, en­ve­je­ci­mien­to y la car­ga ge­né­ti­ca.

8. PIEL OPA­CA

To­dos na­ce­mos con un tono de piel que, con el pa­so del tiem­po y por di­ver­sos fac­to­res, se pue­de opa­car. Es­to se de­be, prin­ci­pal­men­te, a que va­rias ca­pas de cé­lu­las muer­tas se van acu­mu­lan­do en la su­per­fi­cie y ge­ne­ran es­te efec­to de opa­ci­dad en la piel que la ha­ce ver sin vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.