¿Por qué se en­cien­den?

El Diario de El Paso - - Texas - Agencias

Aus­tin, Tx.— Las lu­ciér­na­gas, tam­bién co­no­ci­das co­mo bi­chos de luz, son unas ma­ra­vi­llas de la no­che, aña­dien­do des­te­llos a los ocasos de ve­rano. Mu­chos ni­ños han pa­sa­do ho­ras glo­rio­sas per­si­guién­do­las. Y qui­zá us­ted se ha­ya pre­gun­ta­do: ¿por qué se ilu­mi­nan es­tos in­sec­tos?

A la luz que ge­ne­ran los se­res vi­vos se le lla­ma bio­lu­mi­nis­cen­cia. Las lu­ciér­na­gas se ilu­mi­nan gra­cias a un com­pues­to or­gá­ni­co, que se en­cuen­tra en sus ab­dó­me­nes lla­ma­do lu­ci­fe­ri­na, que en la­tín sig­ni­fi­ca ‘por­ta­dor de luz’. A me­di­da que el ai­re en­tra co­mo una rá­fa­ga al ab­do­men de las lu­ciér­na­gas, el ai­re reac­cio­na con la lu­ci­fe­ri­na, pro­du­cien­do el fa­mi­liar bri­llo ver­do­so ama­ri­llen­to.

Se­gún So­fía Ro­drí­guez, zoó­lo­ga en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin es­pe­cia­li­za­da en la co­mu­ni­ca­ción ani­mal, es­ta luz a ve­ces es lla­ma­da ‘fría’ por­que ge­ne­ra po­co o na­da de ca­lor. En con­tras­te, la ener­gía que un fo­co in­can­des­cen­te li­be­ra equi­va­le a apro­xi­ma­da­men­te 10% de luz y 90% de ca­lor.

Los or­ga­nis­mos van a uti­li­zar una for­ma de co­mu­ni­car que es muy efi­cien­te en su me­dio. En­ton­ces es­ta for­ma es muy efi­cien­te pa­ra co­mu­ni­car­se en la no­che, afir­ma la zoó­lo­ga.

Las lu­ciér­na­gas son ca­pa­ces de pro­du­cir dis­tin­tos pa­tro­nes de cen­te­lleo por me­dio de la re­gu­la­ción del flu­jo de ai­re a sus ab­dó­me­nes. Exis­ten más de 2,000 es­pe­cies co­no­ci­das de lu­ciér­na­gas. No to­das las es­pe­cies se ilu­mi­nan, pe­ro la ma­yo­ría sí lo ha­cen, y ca­da una de és­tas tie­ne un pa­trón úni­co de luz cen­te­llean­te.

Si un ma­cho quie­re atraer una hem­bra, va a pro­du­cir cier­ta pa­trón de fre­cuen­cia e in­ten­si­dad de luz que va a se­ña­lar a la hem­bra que es de la mis­ma es­pe­cie. La hem­bra va a co­no­cer que es un ma­cho de la mis­ma es­pe­cie y la atrae. En­ton­ces va a res­pon­der con una cier­ta pa­trón de in­ten­si­dad de luz y de fre­cuen­cia que le va a de­cir al ma­cho que es­tá re­cep­ti­va, ase­gu­ra.

Pe­ro no to­dos los des­te­llos de las lu­ciér­na­gas son mo­ti­va­dos por in­tere­ses ro­mán­ti­cos. Aun­que to­das las es­pe­cies de lu­ciér­na­gas tie­nen su pro­pio pa­trón de cen­te­lleo, al­gu­nas hem­bras imi­tan los pa­tro­nes de otras es­pe­cies.

Pro­du­cen se­ña­les pa­ra en­ga­ñar otros in­di­vi­duos que se acer­quen y fi­nal­men­te ella lo que quie­re ha­cer es co­mér­se­lo. Hay mu­chos ani­ma­les que uti­li­zan se­ña­les de otros es­pe­cies pa­ra en­ga­ñar y apro­ve­char­se, con­clu­ye So­fía Ro­drí­guez.

Así que la pró­xi­ma vez que us­ted vea una lu­ciér­na­ga, re­cuer­da que su luz par­pa­dean­te no es so­la­men­te una ma­ra­vi­lla de la no­che. Tam­bién es úni­ca, y a ve­ces mor­tal, len­gua­je de amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.