Si el vo­to la­tino se des­cuen­ta, el gi­gan­te dor­mi­do nun­ca des­per­ta­rá

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go – Es­tán co­men­zan­do a apa­re­cer nue­vas his­to­rias que ex­pre­san una “pro­fun­da preo­cu­pa­ción” so­bre si los his­pa­nos –quie­nes, se­gún in­di­can las en­cues­tas, pre­fie­ren a Hi­llary Clin­ton por so­bre Do­nald Trump–irán a las ur­nas en la can­ti­dad ne­ce­sa­ria pa­ra que los de­mó­cra­tas ga­nen. Una pre­gun­ta más acer­ta­da es: ¿Por qué se es­pe­ra que los la­ti­nos vo­ten cuan­do se les pres­tó tan po­ca aten­ción? Pa­re­cen im­por­tar só­lo a pe­rio­dis­tas que desean pu­bli­car in­for­mes sim­plis­tas in­di­can­do que los his­pa­nos o bien se­rán de­ci­si­vos o, una vez más, no mos­tra­rán su pe­so el Día de la Elec­ción.

Pa­ra po­ner­lo en pers­pec­ti­va, es­to es lo que di­ce una nue­va en­cues­ta se­ma­nal–co­la­bo­ra­ción de la fir­ma en­cues­ta­do­ra his­pa­na La­tino De­ci­sions, Te­le­mun­do News y la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fun­cio­na­rios La­ti­nos Electos y Nom­bra­dos (NALEO–so­bre las ta­reas de ex­ten­sión ha­cia los la­ti­nos se­ma­nas an­tes de la elec­ción: Aun­que más del 91 por cien­to de los elec­to­res la­ti­nos re­gis­tra­dos de­cla­ra­ron que era más que pro­ba­ble que vo­ta­ran es­te año, más del 60 por cien­to re­por­tó que no ha­bía si­do con­tac­ta­do por una cam­pa­ña, par­ti­do po­lí­ti­co u or­ga­ni­za­ción.

A pe­sar de to­do lo que se ha­bla so­bre “El gi­gan­te dor­mi­do” y la de­mo­gra­fía co­mo des­tino, las prin­ci­pa­les cam­pa­ñas po­lí­ti­cas es­tán su­po­nien­do lo que los his­pa­nos ha­rán en no­viem­bre y lo es­tán de­jan­do li­bra­do al azar. ¿Por qué? Por­que los la­ti­nos es­tán con­cen­tra­dos en unos po­cos es­ta­dos cla­ve y cuan­do se con­si­de­ra que esos es­ta­dos vo­ta­rán por un can­di­da­to en par­ti­cu­lar, no se in­vier­ten re­cur­sos pa­ra edu­ca­ción del elec­tor ni par­ti­ci­pa­ción en la elec­ción, de­jan­do una si­tua­ción du­do­sa.

“Es un en­fo­que pe­re­zo­so y cí­ni­co de la po­lí­ti­ca na­cio­nal que se cen­tra en un pu­ña­do de es­ta­dos que se per­ci­ben co­mo cam­pos de ba­ta­lla, mien­tras se ig­no­ran los es­ta­dos que se per­ci­ben co­mo ya de­ci­di­dos”, ex­pre­só Ar­tu­ro Var­gas, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Fon­do Edu­ca­ti­vo NALEO con se­de en Ca­li­for­nia.

“Pe­ro los la­ti­nos cons­ti­tu­yen una co­mu­ni­dad de 50 es­ta­dos y, ade­más de la afren­ta de que no los ha­yan con­tac­ta­do, des­pués [las or­ga­ni­za­cio­nes y los can­di­da­tos] nos in­sul­tan, la­men­tán­do­se de que los la­ti­nos no par­ti­ci­pen tan­to en las elec­cio­nes aun­que no pa­sa­ron tiem­po ni gas­ta­ron re­cur­sos pa­ra atraer­nos”.

Var­gas me di­jo que ad­vir­tió a al­tos lí­de­res de la cam­pa­ña de Clin­ton que no pue­den ir al la­do oes­te de Los Án­ge­les a re­cau­dar fon­dos y ni mo­les­tar­se en cru­zar al la­do es­te de la ciu­dad pa­ra ten­der la­zos a los his­pa­nos que re­pre­sen­tan uno de ca­da tres elec­to­res la­ti­nos del es­ta­do. Peor aún, cuan­do se dan por des­con­ta­dos gru­pos de elec­to­res com­ple­tos en una re­gión geo­grá­fi­ca, re­per­cu­te ha­cia afue­ra en un círcu­lo vi­cio­so que tie­ne co­mo efec­to su­pri­mir la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral.

“Aho­ra es en el úl­ti­mo mi­nu­to an­tes de la elec­ción, y se es­tá lan­zan­do di­ne­ro pa­ra in­tere­sar a los la­ti­nos a or­ga­ni­za­cio­nes li­de­ra­das por no-la­ti­nos en Flo­ri­da, Ne­va­da, Co­lo­ra­do y otros po­cos lu­ga­res don­de se su­po­ne que la con­tien­da se­rá re­ñi­da. Ca­li­for­nia ya se vol­vió azul, en­ton­ces el di­ne­ro que se gas­ta­rá allí es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te, aun­que hay im­por­tan­tes con­tien­das me­no­res, co­mo la lu­cha por el es­ca­ño del Se­na­do de Bar­ba­ra Bo­xer, más 53 es­ca­ños de dis­tri­tos electorales pa­ra el Con­gre­so y 17 pro­po­si­cio­nes pa­ra vo­ta­ción”, di­jo Var­gas.

“Y des­pués es aún peor: A me­nu­do se mo­vi­li­za, o ma­ni­pu­la a los la­ti­nos, se los uti­li­za pa­ra resultados electorales es­pe­cí­fi­cos y des­pués se los da por muer­tos, sin nin­gu­na in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra que esos fun­cio­na­rios electos den cuen­tas de su ges­tión. Bá­si­ca­men­te, pa­ra ca­da elec­ción se en­tu­sias­ma a los la­ti­nos, di­cién­do­les: ‘És­ta es la elec­ción más im­por­tan­te de su vi­da’, pe­ro cuan­do se rom­pen las pro­me­sas y na­da cam­bia, se de­silu­sio­nan. ¡Y des­pués echa­mos la cul­pa a esa mis­ma gen­te por no vo­tar la vez si­guien­te! Eso es lo que su­ce­dió en las dos úl­ti­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con la re­for­ma mi­gra­to­ria, y to­das las cria­tu­ras po­lí­ti­cas la­ti­nas de­ben co­men­zar a de­cir las co­sas co­mo son”.

Co­mo con to­dos los de­más mo­vi­mien­tos im­por­tan­tes, la cons­truc­ción de una in­fra­es­truc­tu­ra es fun­da­men­tal. El vo­to la­tino nun­ca lle­ga­rá a cum­plir su po­ten­cial si hay que em­pe­zar ca­si de ce­ro en ca­da nue­vo ci­clo elec­to­ral. Pre­gun­té a los di­rec­to­res de mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes de in­ci­den­cia la­ti­nas cuál es la me­jor ma­ne­ra de rea­li­zar un cam­bio a lar­go pla­zo y la res­pues­ta es siem­pre: más di­ne­ro–-pe­ro el mo­men­to en que se ac­túa es igual­men­te im­por­tan­te. “En un mun­do per­fec­to co­men­za­ría­mos a con­cen­trar­nos en la elec­ción de 2032 aho­ra”, di­jo Var­gas.

“Las fun­da­cio­nes y los que otor­gan sub­ven­cio­nes de­ben crear una vi­sión a lar­go pla­zo de par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral la­ti­na, cu­yo ob­je­ti­vo sea los 7 mi­llo­nes de ni­ños la­ti­nos que hoy en día es­tán en las guar­de­rías y au­las. No po­de­mos es­pe­rar has­ta que nues­tros jó­ve­nes ten­gan 18 años pa­ra co­men­zar a ha­blar de par­ti­ci­pa­ción cí­vi­ca. De­be­mos co­men­zar aho­ra mis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.