Ad­vier­ten ‘ola’ de me­no­res mi­gran­tes em­ba­ra­za­das

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

En los úl­ti­mos tres años, co­mo fru­to de la olea­da de ni­ños mi­gran­tes no acom­pa­ña­dos, la ofi­ci­na de Ser­vi­cios de Sa­lud Pú­bli­ca (HHS) ha re­ci­bi­do a mil 549 me­no­res em­ba­ra­za­das en cen­tros ba­jo su su­per­vi­sión.

La ma­yo­ría de los ni­ños que llegan a es­tos re­fu­gios fue­ron de­te­ni­dos por las au­to­ri­da­des de in­mi­gra­ción mien­tras tra­ta­ban de cru­zar la fron­te­ra; otros fue­ron re­mi­ti­dos a es­tos re­fu­gios lue­go de ser atra­pa­dos des­pués de cru­zar la fron­te­ra.

Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal cal­cu­la que seis de ca­da 10 mu­je­res y ni­ñas cen­troa­me­ri­ca­nas son víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual du­ran­te el via­je des­de sus paí­ses has­ta sue­lo nor­te­ame­ri­cano.

Ya sea por ver­güen­za o por de­sin­te­rés de las au­to­ri­da­des, las ni­ñas no re­por­tan su es­ta­do de ges­ta­ción de in­me­dia­to a las au­to­ri­da­des.

En to­do ca­so, cuan­do una per­so­na es de­te­ni­da, no se le ha­cen pre­gun­tas tan es­pe­cí­fi­cas, ex­pli­có el vo­ce­ro de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP), Ru­bén Jáu­re­gui.

El se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Jeh John­son, ad­vir­tió a los pa­dres cen­troa­me­ri­ca­nos que no en­víen a sus hi­jos a los EU ile­gal­men­te, pues es­tos po­drían ser víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les.

En su pa­so de Cen­troa­mé­ri­ca a EU son víc­ti­mas de vio­len­cia y ex­plo­ta­ción se­xua­les

Es­tos me­no­res via­jan acom­pa­ña­dos de un “pollero” que los cru­za­rá por la fron­te­ra. Miem­bros de cár­te­les de las dro­gas que con­tro­lan los cru­ces in­for­ma­les al sur de Browns­vi­lle, No­ga­les, El Pa­so o La­re­do cons­ti­tu­yen otro “re­tén” pa­ra es­tos me­no­res. Por mar, la de Ca­le­xi­co tie­ne un tra­yec­to ma­rí­ti­mo que ini­cia en Puer­to Ma­de­ro, Ta­pa­chu­la, y ter­mi­na en los puer­tos de En­se­na­da y San Car­los, en Ba­ja Ca­li­for­nia.

El por­ta­voz de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en El Pa­so, Ra­mi­ro Cor­de­ro, ex­pli­có que siem­pre se han pre­sen­ta­do, his­tó­ri­ca­men­te, ca­sos don­de la mu­jer re­por­ta al­gún ti­po de asal­to se­xual en su tra­yec­to.

In­for­mó que los mi­gran­tes afec­ta­dos, sin im­por­tar el se­xo pue­den re­por­tar los abu­sos y pe­dir ayu­da re­la­cio­na­da con su sa­lud. “Si te­ne­mos a la per­so­na res­pon­sa­ble de los he­chos, cla­ro que lo va­mos a re­te­ner, pe­ro son las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes las que van a per­se­guir esos ca­sos, ya sea en Mé­xi­co o en Es­ta­dos Uni­dos”, co­men­tó Cor­de­ro.

Se­gún Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, la vio­la­ción es tan co­mún que “las ni­ñas to­man pre­cau­cio­nes pa­ra no que­dar em­ba­ra­za­das, ni­ñas de 12, 13, 14 años”.

Cues­tio­na­do so­bre si han en­con­tra­do al­gu­nos ti­pos de an­ti­con­cep­ti­vos en­tre las per­te­nen­cias de las in­mi­gran­tes, ex­pli­có que no hay un re­por­te es­pe­cí­fi­co, ya que no se do­cu­men­tan, por ser al­go más per­so­nal. Ya el 17 de ju­lio de 2014, el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Jeh John­son ad­vier­tía que al­gu­nos pa­dres de ni­ños cen­troa­me­ri­ca­nos que in­ten­tan cru­zar la fron­te­ra in­do­cu­men­ta­da men­te a EU sa­ben de los ries­gos de es­te via­je, ha­cien­do no­tar que a al­gu­nas de es­tas ni­ñas se les dan an­ti­con­cep­ti­vos “en ca­so de ser vio­la­das en el ca­mino”.

El flu­jo más fuer­te de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos se con­cen­tra en el Sur de Te­xas, por ser la ru­ta más cor­ta en­tre Amé­ri­ca Cen­tral y Es­ta­dos Uni­dos.

En El Pa­so son re­la­ti­va­men­te po­cos los ni­ños cen­troa­me­ri­ca­nos que llegan a los al­ber­gues, y por ende, los ca­sos de ni­ñas mi­gran­tes em­ba­ra­za­das.

“No­so­tros he­mos re­ci­bi­do ca­sos en los cua­les una me­nor es­tá em­ba­ra­za­da”, di­jo Me­lis­sa Ló­pez, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Ser­vi­cios Le­ga­les pa­ra In­mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos de la Dió­ce­sis Ca­tó­li­ca de El Pa­so. Agre­gó que “real­men­te, el nú­me­ro de ni­ñas em­ba­ra­za­das es me­nor al nú­me­ro de me­no­res no acom­pa­ña­dos que he­mos re­ci­bi­do du­ran­te el año. Son muy po­cas”.

El pro­ce­so le­gal

Cuan­do un niño de 17 años o me­nos, que no es­tá acom­pa­ña­do por un pa­dre o tu­tor le­gal es de­te­ni­do por las au­to­ri­da­des de In­mi­gra­ción y Adua­nas (ICE), él o ella son re­fe­ri­dos a la Ofi­ci­na de Re­ubi­ca­ción de Re­fu­gia­dos (ORR), del De­par­ta­men­to de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos (HHS) federal. La ORR cui­da a los ni­ños no acom­pa­ña­dos en “re­fu­gios de ni­ños no acom­pa­ña­dos” o “cen­tros de aco­gi­da pa­ra ni­ños no acom­pa­ña­dos”; los re­fu­gios ORR pa­ra los ni­ños no acom­pa­ña­dos no son cen­tros de de­ten­ción de ICE, ex­pli­có Vic­to­ria Pal­mer, vo­ce­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra Ni­ños y Fa­mi­lias (ACF).

Du­ran­te sus pri­me­ros nueve años, los re­fu­gios ORR, han ser­vi­do a un pro­me­dio de en­tre 7 mil y 8 mil ni­ños anual­men­te en es­te pro­gra­ma.

Des­de el año fis­cal 2012, es­te nú­me­ro se ha in­cre­men­ta­do a un tot­tal de 13 mil 625 ni­ños que fue­ron re­fe­ri­dos a los ORR pa­ra el fi­nal del año fis­cal 2012.

Pa­ra el re­cien­te año, a la fe­cha, se han con­ta­bi­li­za­do 52,927 ni­ños y ni­ñas re­fe­ri­dos a es­tos cen­tros, es de­cir, que la ci­fra po­drá dis­pa­rar­se igual a co­mo su­ce­dió ha­ce dos años.

En el año fis­cal 2015, apro­xi­ma­da­men­te tres cuar­tas par­tes de to­dos los ni­ños a que se re­fie­re eran ma­yo­res de 14 años, y dos ter­cios eran va­ro­nes.

Tra­to es­pe­cial

HHS se en­car­ga de su­per­vi­sar el flu­jo de in­mi­gran­tes y mue­ve las ni­ñas em­ba­ra­za­das a re­fu­gios per­ma­nen­tes, en lu­gar de los cen­tros de de­ten­ción tem­po­ral que la ma­yo­ría de los ni­ños in­do­cu­men­ta­dos se en­cuen­tran. Los ni­ños son de­ri­va­dos a la ORR pa­ra la co­lo­ca­ción por otra agen­cia federal, por lo ge­ne­ral el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, don­de se les pro­por­cio­na aten­ción mé­di­ca o fon­dos pa­ra ob­te­ner­la, e in­clu­so se po­nen a su dis­po­si­ción uni­da­des de cui­da­do in­ten­si­vo pa­ra em­ba­ra­za­das.

HHS ini­ció en 2014, el es­ta­ble­ci­mien­to de re­fu­gios tem­po­ra­les en to­do el país pa­ra al­ber­gar a los ni­ños in­do­cu­men­ta­dos des­pués de que las ins­ta­la­cio­nes per­ma­nen­tes, a lar­go pla­zo, se vie­ron des­bor­da­das por la olea­da ré­cord de ni­ños in­mi­gran­tes que em­pe­za­ron a lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos hu­yen­do de la vio­len­cia en sus paí­ses de ori­gen.

La du­ra­ción me­dia de la es­tan­cia en el pro­gra­ma, pa­ra el año fis­cal 2015, fue de 34 días. De los ni­ños aten­di­dos, la in­men­sa ma­yo­ría son li­be­ra­dos a los pa­tro­ci­na­do­res que son miem­bros de la fa­mi­lia.

Si los ni­ños no pue­den ser reuni­fi­ca­dos, la cus­to­dia me­nos res­tric­ti­va que se les da es con fa­mi­lias de aco­gi­da en las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. El cui­da­do tem­po­ral (a cor­to pla­zo) es­tá re­ser­va­do prin­ci­pal­men­te pa­ra los ni­ños me­no­res de 12 años, em­ba­ra­za­das y ma­dres ado­les­cen­tes y gru­pos de her­ma­nos.

Es­tos ni­ños re­ci­ben ser­vi­cios a tra­vés de un pro­vee­dor de cui­da­do fi­nan­cia­do por la Di­vi­sión de Ser­vi­cios pa­ra Ni­ños no Acom­pa­ña­dos (DUCS) pe­ro vi­ven en ho­ga­res pri­va­dos.

Cuan­do in­gre­san, los ni­ños re­ci­ben un exa­men mé­di­co ini­cial den­tro de las 48 ho­ras de su lle­ga­da a las ins­ta­la­cio­nes de DUCS. A to­das las ni­ñas ma­yo­res de 10 se les ad­mi­nis­tra una prue­ba de em­ba­ra­zo y re­ci­ben la aten­ción ade­cua­da pre­na­tal y ase­so­ra­mien­to si es­tán em­ba­ra­za­das.

Wol­fe no res­pon­dió a va­rias so­li­ci­tu­des de comentarios so­bre qué pa­sa con la me­nor si su niño na­ce en el al­ber­gue, ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se. ¿In­flu­ye aca­so eso en la de­ci­sión de re­pa­triar­la o no?

El por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca Josh Ear­nest tam­po­co res­pon­dió a una so­li­ci­tud de co­men­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.