El de­ba­te mi­gra­to­rio equi­vo­ca­do

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Sa­muel­son

Wa­shing­ton— La conversación –o dis­cu­sión– que te­ne­mos en torno a la in­mi­gra­ción es­tá no­ta­ble­men­te dis­tor­sio­na­da. To­do gi­ra en torno a los que se cal­cu­la que son 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes ile­ga­les, co­no­ci­dos co­mo ‘in­do­cu­men­ta­dos’. En reali­dad, lo que im­por­ta mu­cho más son los apro­xi­ma­da­men­te 31 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que es­tán en el país le­gal­men­te y apro­xi­ma­da­men­te el mi­llón que en­tra le­gal­men­te to­dos los años.

Por su­pues­to, la cues­tión de los in­mi­gran­tes ile­ga­les es im­por­tan­te. Co­mo so­cie­dad, es in­to­le­ra­ble te­ner tan­tos in­di­vi­duos que vi­ven en un lim­bo le­gal, a me­nu­do a pe­sar de años de con­duc­ta res­pon­sa­ble y lí­ci­ta (dos ter­cios de los in­mi­gran­tes ile­ga­les han vi­vi­do en Es­ta­dos Uni­dos 10 ó más años, in­for­ma el Pew Re­search Cen­ter). Aun así, un mo­ti­vo po­de­ro­so pa­ra re­sol­ver el asun­to –le­ga­li­zar a la ma­yo­ría de los que ya es­tán aquí e im­pe­dir nue­vos in­flu­jos ile­ga­les, in­clu­so con una mu­ra­lla– es pa­sar a te­mas ma­yo­res.

Ne­ce­si­ta­mos un sis­te­ma mi­gra­to­rio que dé prio­ri­dad a tra­ba­ja­do­res es­pe­cia­li­za­dos por so­bre los no es­pe­cia­li­za­dos, en lu­gar de la ac­tual po­lí­ti­ca que fa­vo­re­ce pre­fe­ren­cias fa­mi­lia­res pa­ra las tar­je­tas ver­des. Ese ti­po de sis­te­ma pro­mo­ve­ría la asi­mi­la­ción (por­que los tra­ba­ja­do­res es­pe­cia­li­za­dos se in­te­gran con ma­yor fa­ci­li­dad a la fuer­za la­bo­ral y a la so­cie­dad), au­men­ta­ría el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co (por­que los tra­ba­ja­do­res es­pe­cia­li­za­dos tie­nen un ma­yor ‘va­lor agre­ga­do’ que los no es­pe­cia­li­za­dos) y re­du­ci­ría la po­bre­za (por­que mu­chos in­mi­gran­tes no es­pe­cia­li­za­dos tie­nen in­gre­sos por de­ba­jo de la lí­nea de la po­bre­za del Go­bierno).

Aun­que no po­de­mos cuan­ti­fi­car fá­cil­men­te es­tos be­ne­fi­cios, pro­mo­ve­rían el bien ma­yor pa­ra una so­cie­dad que en­ve­je­ce con una eco­no­mía que ti­tu­bea. To­do el que du­de de la pro­fun­da in­fluen­cia de la in­mi­gra­ción de­be exa­mi­nar un im­pre­sio­nan­te in­for­me da­do a co­no­cer la se­ma­na pa­sa­da por The Na­tio­nal Aca­de­mies of Scien­ces, En­gi­nee­ring, and Me­di­ci­ne. Se ti­tu­la ‘Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y fis­ca­les de la in­mi­gra­ción’. He aquí al­gu­nos pun­tos des­ta­ca­dos:

• La in­mi­gra­ción ya no es un asun­to se­cun­da­rio. En­tre 1995 y 2014, los in­mi­gran­tes au­men­ta­ron de 24.5 mi­llo­nes (9 por cien­to de la po­bla­ción) a 42.3 mi­llo­nes (13 por cien­to de la po­bla­ción). Cuan­do se agre­ga al to­tal los hi­jos de los in­mi­gran­tes, ca­si uno de ca­da cua­tro nor­te­ame­ri­ca­nos es de fa­mi­lia de in­mi­gran­tes. Los in­mi­gran­tes es­tán vi­ran­do ca­da vez más de los es­ta­dos de ‘en­tra­da’ (Ca­li­for­nia, Nue­va York, Flo­ri­da) a es­ta­dos no tra­di­cio­na­les (Ca­ro­li­na del Nor­te, Geor­gia, Ten­nes­see y Ne­va­da).

• El nú­me­ro de in­mi­gran­tes ile­ga­les se es­ta­bi­li­zó en unos 11 mi­llo­nes des­de 2009. El nú­me­ro de me­xi­ca­nos que es­tán ile­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos se re­du­jo de 6.4 mi­llo­nes en 2009 a 5.8 mi­llo­nes en 2014. Otros los han re­em­pla­za­do. To­das esos ci­fras re­pre­sen­tan ‘cam­bios ne­tos’ –in­mi­gran­tes ile­ga­les que en­tran en Es­ta­dos Uni­dos me­nos los que sa­len. Aun­que esos flu­jos aho­ra apro­xi­ma­da­men­te se equi­li­bran, aun son enor­mes, pro­me­dian­do en­tre 300 mil y 400 mil anual­men­te.

• Los in­mi­gran­tes po­bres –ma­yor­men­te de Amé­ri­ca La­ti­na–au­men­ta­ron la po­bre­za en Es­ta­dos Uni­dos. En 2011, la ta­sa de po­bre­za (la por­ción de in­di­vi­duos por de­ba­jo de la lí­nea de la po­bre­za del Go­bierno) era del 35 por cien­to en­tre los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos y sus hi­jos y del 22 por cien­to en­tre los in­mi­gran­tes de El Sal­va­dor; en cam­bio, la ta­sa de po­bre­za era de un 11.1 en­tre los in­mi­gran­tes co­rea­nos y sus hi­jos y de un 6.2 por cien­to en­tre los in­mi­gran­tes in­dios. La ta­sa de po­bre­za pa­ra to­dos los nor­te­ame­ri­ca­nos na­ci­dos en el país es del 13.5 por cien­to.

• Los in­mi­gran­tes y sus hi­jos im­po­nen cos­tos al Go­bierno, prin­ci­pal­men­te pa­ra las es­cue­las lo­ca­les que, se­gún de­cre­to de la Cor­te Su­pre­ma, de­ben brin­dar edu­ca­ción a to­dos los in­mi­gran­tes. En cam­bio, el Con­gre­so prohi­bió que has­ta los in­mi­gran­tes le­ga­les re­ci­ban al­gu­nos be­ne­fi­cios fe­de­ra­les. En 2013, cal­cu­ló el es­tu­dio, los cos­tos gu­ber­na­men­ta­les cau­sa­dos por los in­mi­gran­tes ex­ce­die­ron sus im­pues­tos en 388 mil mi­llo­nes de dó­la­res, un po­co más de un 2 por cien­to del pro­duc­to bru­to in­terno.

¿Qué jus­ti­fi­ca la in­mi­gra­ción si ge­ne­ra más cos­tos gu­ber­na­men­ta­les que los im­pues­tos? La res­pues­ta es que los be­ne­fi­cios de la in­mi­gra­ción pue­den –y, en es­te ca­so, lo ha­cen– ir más allá de los im­pues­tos. Se­gún un cálcu­lo, los in­mi­gran­tes (in­clu­yen­do su ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial) au­men­ta­ron el ta­ma­ño de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na en un 11 por cien­to, al­re­de­dor de 2 bi­llo­nes de dó­la­res. Con la ju­bi­la­ción de los baby boo­mers, to­do el cre­ci­mien­to que se pro­yec­ta pa­ra la fuer­za la­bo­ral de Es­ta­dos Uni­dos en­tre 2020 y 2030 se ge­ne­ra en los in­mi­gran­tes y sus hi­jos, re­por­tó el es­tu­dio.

Las ven­ta­jas de los in­mi­gran­tes au­men­ta­rían si acen­tuá­ra­mos la idea de los tra­ba­ja­do­res es­pe­cia­li­za­dos. La pro­duc­ti­vi­dad po­dría ser ma­yor, la po­bre­za me­nor. Es in­tere­san­te con­si­de­rar que eso tam­bién be­ne­fi­cia­ría a los es­ta­dou­ni­den­ses po­co es­pe­cia­li­za­dos, tan­to na­ci­dos en el país co­mo in­mi­gran­tes re­cien­tes. No ten­drían que com­pe­tir con­tra nue­vos in­mi­gran­tes no es­pe­cia­li­za­dos, que com­pe­ti­rían por sus pues­tos y de­pri­mi­rían los jor­na­les.

Una cues­tión aún no de­ter­mi­na­da es si con­ta­mos con la com­pe­ten­cia po­lí­ti­ca y el va­lor pa­ra en­fren­tar esos asun­tos con fran­que­za. El es­tu­dio se apar­tó de­li­be­ra­da­men­te de re­ce­tas de po­lí­ti­cas a se­guir; fue más que na­da un ejer­ci­cio de ob­ten­ción de da­tos, que re­fle­ja (pre­sun­ta­men­te) la na­tu­ra­le­za con­tro­ver­ti­da del te­ma.

La cam­pa­ña pre­si­den­cial ofre­ce po­co mo­ti­vo de op­ti­mis­mo. Do­nald Trump uti­li­zó la in­mi­gra­ción co­mo un te­ma de cu­ña y mues­tra po­ca com­pren­sión de la com­ple­ji­dad del te­ma. Hillary Clin­ton pa­re­ce de­ci­di­da a apla­car a sus par­ti­da­rios his­pa­nos, mu­chos de los cua­les sin du­da apo­yan pre­fe­ren­cias fa­mi­lia­res pa­ra in­mi­grar le­gal­men­te a los Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro las reali­da­des sub­ya­cen­tes no des­apa­re­ce­rán sin im­por­tar cuán­to desee­mos que lo ha­gan. Si no po­de­mos ma­ne­jar la in­mi­gra­ción pa­ra nues­tra ven­ta­ja, ca­si con cer­te­za fun­cio­na­rá pa­ra nues­tra des­ven­ta­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.