Dis­tri­to 23 en Te­xas no es su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra sus can­di­da­tos

El Diario de El Paso - - Especial - As­so­cia­ted Press

Aus­tin, Te­xas – Hay un dis­tri­to elec­to­ral en el oes­te de Te­xas que se ex­tien­de so­bre más de 58 mil mi­llas cua­dra­das (150 mil 219.3 ki­ló­me­tros cua­dra­dos) y dos zo­nas ho­ra­rias, des­de San An­to­nio has­ta jus­to a las afue­ras de El Pa­so. Sin em­bar­go, ni el can­di­da­to re­pu­bli­cano que lo re­pre­sen­ta ni el can­di­da­to de­mó­cra­ta que in­ten­ta re­cu­pe­rar el es­ca­ño vi­ven en él. La ca­sa del re­pre­sen­tan­te re­pu­bli­cano Will Hurd de 39 años se ubi­ca en el su­bur­bio de San An­to­nio de He­lo­tes, jus­to a las afue­ras de los lí­mi­tes del dis­tri­to que con­for­ma un te­rri­to­rio más gran­de que 29 es­ta­dos jun­tos.

El con­ten­dien­te, el ex re­pre­sen­tan­te Pe­te Ga­lle­go, pa­sa la ma­yor par­te del tiem­po en el dis­tri­to de Aus­tin, pe­ro su do­mi­ci­lio ofi­cial se ubi­ca en el re­mo­to po­bla­do de Al­pi­ne, den­tro del men­cio­na­do dis­tri­to. Una de las pro­pie­da­des de su fa­mi­lia —una ca­sa aban­do­na­da que so­lía ser una ca­fe­te­ría— re­cien­te­men­te le fue co­lo­ca­do un anun­cio en el que se de­cla­ra que la pro­pie­dad es “pe­li­gro­sa” y es­tá vio­lan­do los có­di­gos de se­gu­ri­dad de Al­pi­ne. Ga­lle­go se ha ne­ga­do a de­cir si de vez en cuan­do lle­ga a que­dar­se en al­gu­na de las otras ca­sas que tie­ne.

Ga­lle­go, de 54 años, tie­ne un de­par­ta­men­to en San An­to­nio, el cual le sir­ve co­mo ba­se de cam­pa­ña, pe­ro su es­po­sa, Ma­ría Ele­na Ra­món, y su hi­jo de 11 años, Ni­co­las, vi­ven a 80 mi­llas (128 ki­ló­me­tros) al nor­te de San An­to­nio, en Aus­tin. Los con­tra­tos mues­tran que Ga­lle­go tra­ba­jó en pues­tos de re­la­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les en di­cha ciu­dad has­ta el ve­rano del 2015, pe­ro un co­mu­ni­ca­do de su cam­pa­ña, emi­ti­do el miér­co­les, de­cía que él “no es ni nun­ca ha si­do un ca­bil­de­ro re­gis­tra­do”.

Los can­di­da­tos fe­de­ra­les no tie­nen que vi­vir en el dis­tri­to por el que se pos­tu­lan a un car­go pú­bli­co, y los dis­tri­tos re­pre­sen­ta­dos por miem­bros del Con­gre­so que re­si­den en otro lu­gar son muy co­mu­nes en el país. Pe­ro po­cos dis­tri­tos a ni­vel na­cio­nal son tan gran­des co­mo el que Hurd y Ga­lle­go se dispu­tan.

Los ac­ti­vis­tas con­ser­va­do­res de Te­xas en ve­ces han in­ten­ta­do con­ver­tir el he­cho de vi­vir fu­ra del dis­tri­to elec­to­ral en un pro­ble­ma. La con­ten­dien­te en la elec­ción pri­ma­ria del Par­ti­do Re­pu­bli­cano y or­ga­ni­za­do­ra del par­ti­do de Té, Ka­tri­na Pier­son, aho­ra vo­ce­ra na­cio­nal de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Do­nald Trump, acu­só al re­pre­sen­tan­te re­pu­bli­cano de mu­chos años, Pe­te Ses­sions de ello en el 2014. Tal acu­sa­ción no pro­ce­dió y Ses­sions de­rro­tó a Pier­son. Hurd no en­fren­tó a nin­gún con­ten­dien­te im­por­tan­te en la pri­ma­ria en es­te ci­clo elec­to­ral.

“Real­men­te no se pue­de ar­gu­men­tar que Will no vi­ve en el dis­tri­to tam­po­co. Él es­tá en San An­to­nio to­do el tiem­po cuan­do tie­ne que sa­lir de Wa­shing­ton”, di­jo el ge­ren­te de la cam­pa­ña de Hurd, Jus­tin Ho­llis.

Un ex presidente del cuer­po es­tu­dian­til de Te­xas A&M, Hurd pa­só nueve años con la CIA en India, Nue­va York, Af­ga­nis­tán y Pa­kis­tán an­tes de re­gre­sar a Te­xas. La ca­sa de Hurd en He­lo­tes era par­te del dis­tri­to cuan­do se postuló pa­ra el Con­gre­so y per­dió en la pri­ma­ria re­pu­bli­ca­na en el 2010, se­gún Ho­llis, y aho­ra se en­cuen­tra a “me­nos de 100 yar­das” afue­ra del mis­mo, de acuer­do con los más re­cien­tes ma­pas de re­dis­tri­ta­ción.

Cuan­do se le pre­gun­tó por qué Ho­llis no se ha­bía mu­da­do a un lu­gar den­tro del dis­tri­to des­de en­ton­ces, Ho­llis res­pon­dió que eso era una cues­tión irre­le­van­te, ya que el con­gre­sis­ta “vi­ve a un ti­ro de pie­dra de ahí”.

La con­tien­da es la úni­ca real­men­te com­pe­ti­ti­va de en­tre los 36 dis­tri­tos elec­to­ra­les de Te­xas. Hurd de­rro­có a Ga­lle­go ha­ce dos años por 2 mil 422 vo­tos de los más de 115 mil que fue­ron emi­ti­dos.

Ga­lle­go es­pe­ra que la es­tri­den­te re­tó­ri­ca mi­gra­to­ria de Trump y sus pro­me­sas de cons­truir un mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, le pue­da ayu­dar en el dis­tri­to, cu­ya po­bla­ción se con­for­ma ca­si de un 70 por cien­to de his­pa­nos y en­glo­ba más de 800 mi­llas (mil 287 ki­ló­me­tros) de la fron­te­ra de Te­xas con Mé­xi­co.

Hurd ar­gu­men­ta que a los vo­tan­tes les im­por­tan más otras cues­tio­nes co­mo la se­gu­ri­dad na­cio­nal que el he­cho de que Trump sea el no­mi­na­do del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Ga­lle­go di­ce que la ca­sa de su fa­mi­lia en Aus­tin es una pro­pie­dad de in­ver­sión que le per­te­ne­ce úni­ca­men­te a su es­po­sa.

An­tes de ha­ber con­ten­di­do por pri­me­ra vez pa­ra el Con­gre­so en el 2012, Ga­lle­go pa­só 22 años en el Le­gis­la­ti­vo de Te­xas.

Aun­que ra­di­ca en Aus­tin, Ga­lle­go aún tie­ne una re­si­den­cia en Al­pi­ne de­bi­do a un man­da­to en la cons­ti­tu­ción del es­ta­do que estipula de que los le­gis­la­do­res vi­van en los dis­tri­tos que re­pre­sen­tan.

“Al­pi­ne es y siem­pre ha si­do mi ho­gar”, di­jo Ga­lle­go. “Al igual que mu­chos te­xa­nos en el oes­te, mis tra­ba­jos re­quie­ren que yo via­je".

pe­te ga­lle­go y Wiil Hurd

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.