El do­mi­nio del in­glés y la len­gua ma­dre

El Diario de El Paso - - Opinión - Esther J. Ce­pe­da est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— Ha­ce años, la pro­fe­so­ra de Stan­ford, Gua­da­lu­pe Val­dés, ob­ser­vó que mu­chos es­tu­dian­tes de fa­mi­lias in­mi­gran­tes a me­nu­do se veían atra­pa­dos en pro­gra­mas dis­fun­cio­na­les de In­glés co­mo Se­gun­da Len­gua y po­cas ve­ces po­dían en­con­trar sa­li­da.

‘En el ac­tual con­tex­to, en que el sen­ti­mien­to an­ti­in­mi­gran­te pre­pon­de­ra más que nun­ca, el pú­bli­co en ge­ne­ral acu­sa a los ni­ños re­cién lle­ga­dos de no que­rer apren­der in­glés y de no apro­ve­char la edu­ca­ción que les brin­da el es­ta­do con gran­des cos­tos’, es­cri­bió Val­dés en ‘Apren­der y no apren­der in­glés’, pu­bli­ca­do en 2001, agre­gan­do que ‘se re­le­ga a los ni­ños in­mi­gran­tes a maes­tros con pre­pa­ra­ción inade­cua­da, que tra­ba­jan en au­las mal equi­pa­das. Es­tos ni­ños aca­ban por te­ner que arre­glár­se­las co­mo pue­den, muy a me­nu­do, de ma­la ma­ne­ra’.

El se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción, John B. King, ex­pre­só al­go pa­re­ci­do en un in­for­me te­le­fó­ni­co so­bre cam­bios en la ins­truc­ción de in­glés co­mo se­gun­da len­gua en las es­cue­las pú­bli­cas. King di­jo que la nue­va guía es de im­por­tan­cia fun­da­men­tal por­que, ‘en mu­chos lu­ga­res de to­do el país, los alum­nos de in­glés tie­nen me­nos ac­ce­so a pro­fe­so­res de ca­li­dad, me­nos ac­ce­so a cur­sos avan­za­dos y me­nos ac­ce­so a los re­cur­sos que ne­ce­si­tan pa­ra triun­far’.

Se cal­cu­la que los alum­nos de in­glés re­pre­sen­tan ca­si el 10 por cien­to de la po­bla­ción de jar­dín de infantes a 12º gra­do de la na­ción, se­gún King, quien di­jo tam­bién que al­re­de­dor del 45 por cien­to de esos alum­nos son his­pa­nos. Y aun­que la edu­ca­ción pa­ra ellos aún ne­ce­si­ta me­jo­rar en mu­chos as­pec­tos, es mu­cho me­jor de lo que lo era ha­ce una dé­ca­da, cuan­do la ma­rea co­men­zó a ale­jar­se de la se­gre­ga­ción de alum­nos de in­glés de sus pa­res pa­ra una ‘ins­truc­ción pro­te­gi­da’.

Hoy en día, una com­bi­na­ción de re­gla­men­ta­cio­nes del De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción y un en­fo­que de ‘per­mi­tir que mil flo­res flo­rez­can’ pa­ra ayu­dar a los alum­nos de in­glés pro­du­jo un en­torno en que el ri­gor y la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra la ad­qui­si­ción del in­glés no son ya una bro­ma.

‘Te­ne­mos una nue­va opor­tu­ni­dad con ESSA (si­glas en in­glés de la Ley To­do Es­tu­dian­te Triun­fa, su­ce­so­ra de la ley de 2015, Que Nin­gún Niño Que­de Atrás) pa­ra apro­ve­char el mo­men­to a fin de rea­li­zar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas e in­tere­sar a los ac­cio­nis­tas’, di­jo King. ‘He­mos evo­lu­cio­na­do mu­cho en el re­co­no­ci­mien­to de que ha­blar más de un idio­ma es una ven­ta­ja y una cua­li­dad, y no una de­bi­li­dad’. ¡Ca­ram­ba! Es­cu­char que el se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción di­ga que una len­gua ma­dre que no es el in­glés es una ven­ta­ja que los es­ta­dos y sus es­cue­las de­ben pro­te­ger y ca­pi­ta­li­zar es asom­bro­so pa­ra to­dos los ex es­tu­dian­tes de in­glés, a cu­yas fa­mi­lias se pre­sio­nó pa­ra que ha­bla­ran só­lo in­glés en su ca­sa –prác­ti­ca que se sa­be que no es con­tra­pro­du­cen­te pa­ra el apren­di­za­je de in­glés co­mo se­gun­da len­gua.

King su­gi­rió que los es­ta­dos y los dis­tri­tos es­co­la­res de­ben exa­mi­nar la po­si­bi­li­dad de apa­lan­car las len­guas ma­dre pa­ra apo­yar el éxi­to aca­dé­mi­co me­dian­te una va­rie­dad de mé­to­dos y es­tra­te­gias. De­be alen­tar­se a los es­tu­dian­tes y dár­se­les he­rra­mien­tas pa­ra que sean ver­da­de­ra­men­te le­tra­dos en su len­gua ma­dre y en in­glés. King se­ña­ló que los pro­gra­mas de dos idio­mas, que com­bi­nan a es­tu­dian­tes cu­ya len­gua ma­dre es el in­glés con es­tu­dian­tes cu­ya len­gua ma­dre es el es­pa­ñol, ca­da vez más po­pu­la­res en to­do el país, de­mos­tra­ron ace­le­rar el bi­lin­güis­mo en am­bos gru­pos.

Y lo me­jor de to­do –des­de la pers­pec­ti­va de una per­so­na que en­se­ñó a alum­nos de in­glés y vio pro­gra­mas que ha­cían más mal que bien– es que la nue­va guía pi­de que los es­ta­dos es­ta­blez­can pro­ce­di­mien­tos de ‘in­gre­so’ y egre­so pa­ra esos es­tu­dian­tes.

(Nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Ore­gon re­cien­te­men­te ha­lla­ron que de­sig­nar a es­tu­dian­tes de los pri­me­ros años de la es­cue­la ele­men­tal que son ca­si com­pe­ten­tes en in­glés co­mo ‘alum­nos de in­glés’ pue­de au­men­tar el es­tig­ma, im­pe­dir que ac­ce­dan a re­cur­sos es­co­lás­ti­cos de ni­vel más al­to y ge­ne­ral­men­te im­pe­dir el éxi­to aca­dé­mi­co.)

Adi­cio­nal, y fun­da­men­tal­men­te im­por­tan­te, los es­ta­dos ten­drán que se­pa­rar sus da­tos so­bre alum­nos de in­glés pa­ra re­ve­lar el desem­pe­ño y el apren­di­za­je de es­tu­dian­tes con dis­ca­pa­ci­da­des –y có­mo en­ca­rar de la me­jor ma­ne­ra el pro­ble­ma de los ‘es­tu­dian­tes que es­tu­vie­ron en pro­gra­mas du­ran­te va­rios años y aún no aprenden’, co­mo lo ex­pre­só King.

Hay es­pe­ran­za de que es­te cam­bio de po­lí­ti­ca me­jo­re las co­sas. El De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción anun­ció re­cien­te­men­te 22 mi­llo­nes de dó­la­res en sub­ven­cio­nes pa­ra que los pro­gra­mas de pre­pa­ra­ción de maes­tros pro­por­cio­nen desa­rro­llo pro­fe­sio­nal pa­ra per­so­nal es­co­lar que tra­ba­ja con alum­nos de in­glés, y nue­vos da­tos mues­tran que los lo­gros aca­dé­mi­cos de los in­mi­gran­tes re­cién lle­ga­dos es­tán au­men­tan­do cons­tan­te­men­te.

Eso sig­ni­fi­ca que los pa­dres y las es­cue­las po­drán asis­tir me­jor a sus alum­nos no só­lo a man­te­ner su len­gua ma­dre, sino tam­bién a em­pu­jar­los pa­ra que do­mi­nen la lec­tu­ra, re­dac­ción y co­mu­ni­ca­ción en su len­gua ma­dre y en in­glés, una si­tua­ción ideal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.