El bra­vu­cón de sép­ti­mo gra­do quie­re ser pre­si­den­te

El Diario de El Paso - - Portada - Ni­cho­las Kris­tof

Nue­va York— Do­nald Trump des­ple­gó una ex­ce­len­te ver­sión de la mi­ra­di­ta se­ria en el de­ba­te pre­si­den­cial. Mu­chos de no­so­tros, hombres, es­ta­mos fa­mi­lia­ri­za­dos con es­ta ex­pre­sión, por­que la prac­ti­ca­mos a los 13 años de edad con la es­pe­ran­za de que im­pre­sio­na­ría a las chicas. No lo ha­ce, y la su­pe­ra­mos… cuan­do me­nos la ma­yo­ría.

Hi­llary Clin­ton lle­va una son­ri­sa pa­cien­te, la ex­pre­sión de ca­da mu­jer que ha su­pri­mi­do cal­ma­da­men­te la irri­ta­ción mien­tras era aren­ga­da por un pa­tán con res­pec­to a te­mas de los que él na­da sa­be. Es tris­te que las mu­je­res nun­ca ten­gan la opor­tu­ni­dad de re­ti­rar es­ta ex­pre­sión por­que se re­quie­re de ma­ne­ra cons­tan­te, o eso me di­ce mi es­po­sa.

Lo emo­cio­nan­te es que la pa­ta­ne­ría de Trump pu­die­ra es­tar­lo al­can­zan­do.

Trump ha pro­mo­vi­do po­lí­ti­cas que son con­fu­sas o no tie­nen sen­ti­do al­guno –de­por­tar a 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes sin au­to­ri­za­ción de ma­ne­ra ma­si­va, prohi­bir la en­tra­da de mu­sul­ma­nes a Es­ta­dos Uni­dos, so­ca­var a la OTAN, aba­tir im­pues­tos pa­ra mil­mi­llo­na­rios al tiem­po que se au­men­tan pa­ra pa­dres sol­te­ros, ca­pi­tu­lar a Ru­sia con res­pec­to a Cri­mea–, pe­ro in­clu­so así no lo me­ten en pro­fun­das com­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas. Más bien, su vul­ne­ra­bi­li­dad pa­re­ce ser al­go más ele­men­tal: es un pa­tán.

En par­ti­cu­lar, es un pa­tán ha­cia las mu­je­res; ten­den­cia que de­mos­tró de ma­ne­ra pro­mi­nen­te du­ran­te el de­ba­te del lu­nes. Trump in­te­rrum­pió a Clin­ton 51 ve­ces, con ba­se en el con­teo de Vox (ella lo in­te­rrum­pió a él 17 ve­ces).

Trump pa­re­ce ajeno a su pro­pia rus­ti­ci­dad. Cuan­do Clin­ton lo desafió por til­dar a mu­je­res de cer­das, gua­rras y pe­rras, él se de­fen­dió di­cien­do que Ro­sie O’Don­nell ‘lo me­re­ce’. Cuan­do Clin­ton re­pro­chó a Trump por ha­ber de­gra­da­do a una Miss Uni­ver­so, Ali­cia Ma­cha­do, a cau­sa de su pe­so, Trump ser­vi­cial­men­te fue al no­ti­cia­rio de Fox pa­ra sa­ta­ni­zar a Ma­cha­do de nue­vo por ha­ber au­men­ta­do ‘una can­ti­dad ma­si­va de pe­so’.

Es­ta cru­de­za no es na­da nue­vo pa­ra Trump, por su­pues­to. Po­cos co­men­ta­rios po­drían ser más des­pre­cia­ti­vos que uno ofre­ci­do por Trump en 2005, cuan­do Ho­ward Stern le pre­gun­tó si él per­ma­ne­ce­ría al la­do de su es­po­sa, Me­la­nia, si ella su­frie­ra un ho­rri­ble ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co y que­da­ra con 100 pun­ta­das en la ca­ra, una lla­ga su­pu­ran­te en el ojo iz­quier­do y un pie des­tro­za­do. ¿Cuál fue la pri­me­ra res­pues­ta de Trump en au­to­má­ti­co?: ‘¿có­mo que­da­ron los pe­chos?’ (Pos­te­rior­men­te, él efec­ti­va­men­te di­jo que se que­da­ría a su la­do.)

Al­go con res­pec­to a Trump es pa­ra­dig­má­ti­co del ti­po de jo­ven del sép­ti­mo gra­do más atroz: Los alar­des so­bre no ha­ber he­cho la ta­rea, el há­bi­to de cul­par a ter­ce­ros cuan­do las co­sas sa­len mal, la pro­pen­sión a exa­ge­rar to­do has­ta lo me­jor de la his­to­ria, la jac­tan­cia pa­ra en­mas­ca­rar in­se­gu­ri­dad con res­pec­to al ta­ma­ño de las ma­nos o ge­ni­ta­les, los mor­da­ces nin­gu­neos de ter­ce­ros, la hol­ga­za­ne­ría, el en­si­mis­ma­mien­to, el nar­ci­sis­mo, la fal­ta de em­pa­tía… así co­mo la in­ma­du­rez que re­du­ce a una mu­jer a sus pe­chos.

De acuer­do, aho­ra aca­bo de in­sul­tar a jó­ve­nes de 13 años de edad com­pa­rán­do­los con el hom­bre que pu­die­ra con­ver­tir­se en nues­tro pró­xi­mo pre­si­den­te. Lo sien­to ni­ños, ¡la ma­yo­ría de us­te­des son mu­cho me­jo­res que eso!

Trump es pue­ril no só­lo cuan­do de gé­ne­ro se tra­ta. To­do pa­re­ce in­di­car que él tam­bién ha­ce alar­de so­bre los as­pec­tos con que pue­de sa­lir­se con la su­ya, co­mo no pa­gar im­pues­tos.

Cuan­do Clin­ton no­tó en el de­ba­te que él no ha­bía pa­ga­do un so­lo im­pues­to fe­de­ral so­bre la ren­ta du­ran­te al me­nos un par de años, Trump res­pon­dió: ‘¡Eso me ha­ce in­te­li­gen­te!’ To­do pa­re­ce in­di­car que él cree que la gen­te que pa­ga im­pues­tos es ton­ta… lo cual es irri­tan­te pa­ra to­dos no­so­tros que sí pa­ga­mos im­pues­tos y nos en­can­ta­ría echar­le una mi­ra­da a sus de­cla­ra­cio­nes fis­ca­les.

Uno de los co­mer­cia­les más efec­ti­vos en con­tra de Trump po­ne de re­lie­ve su in­sen­si­bi­li­dad, con­for­me él se bur­la de un pe­rio­dis­ta dis­ca­pa­ci­ta­do la ma­dre de un ni­ña dis­ca­pa­ci­ta­da di­ce: ‘To­dos los ni­ños en la es­cue­la de Gra­ce sa­ben que nun­ca de­ben bur­lar­se de ella, así que el he­cho de que un adul­to se bur­le de al­guien con una dis­ca­pa­ci­dad es per­tur­ba­dor’.

Otro po­de­ro­so co­mer­cial des­cri­be a ni­ñas es­tu­dián­do­se fren­te al es­pe­jo mien­tras Trump es oí­do ri­di­cu­li­zan­do a mu­je­res por su apa­rien­cia. El tex­to en la pan­ta­lla pre­gun­ta: ‘¿Es és­te el pre­si­den­te que no­so­tros que­re­mos pa­ra nues­tras hi­jas?’

Por su­pues­to, in­clu­so si Trump ac­túa co­mo un jo­ven­ci­to de se­cun­da­ria, sus po­lí­ti­cas se­rían las de un adul­to pe­li­gro­so; ade­más, me gus­ta­ría que el de­ba­te es­tu­vie­ra más cen­tra­do en esas pro­pues­tas sus­tan­cia­les. Los co­men­ta­rios de Trump pu­die­ran ser bru­ta­les, pe­ro sus po­lí­ti­cas lo se­rían in­fi­ni­ta­men­te más.

Si só­lo sus opi­nio­nes tro­glo­di­tas so­bre gé­ne­ro pu­die­ran ser un tram­po­lín pa­ra dis­cu­tir te­mas de la mu­jer que ra­ra vez son ex­plo­ra­dos, co­mo la vio­len­cia do­més­ti­ca que im­pac­ta a una de ca­da cua­tro mu­je­res, o el trá­fi­co hu­mano, que ca­na­li­za apro­xi­ma­da­men­te a 10 mil es­ta­dou­ni­den­ses me­no­res de edad al trá­fi­co se­xual ca­da año. Una ven­ta­ja de más mu­je­res en la vi­da pú­bli­ca de­be­ría ser ma­yor es­cru­ti­nio so­bre las bre­chas sa­la­ria­les, así co­mo ma­yor aten­ción a la ne­ce­si­dad de cui­da­do diurno de al­ta ca­li­dad.

Sin em­bar­go, si el ten­dón de Aqui­les de Trump ter­mi­na sien­do no sus za­fias po­lí­ti­cas sino más bien sus mo­dos gro­se­ros, que así sea. Exis­ten im­por­tan­tes ra­zo­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra va­ci­lar an­te el pen­sa­mien­to de Trump en la Ca­sa Blan­ca, pe­ro los elec­to­res qui­zá se en­co­jan in­clu­so más an­te su con­duc­ta per­so­nal: en­con­tra­mos su­fi­cien­tes pa­ta­nes ya en la vi­da co­ti­dia­na, así que ¿por qué que­rría­mos uno co­mo nues­tro je­fe de Es­ta­do?

La es­cue­la se­cun­da­ria es la des­ga­rra­do­ra eta­pa sel­vá­ti­ca de la vi­da a tra­vés de la cual to­dos de­be­mos es­for­zar­nos por cru­zar. ¿Por qué nos so­me­te­ría­mos a un ‘lí­der’ que es­tá per­ma­nen­te­men­te en el sép­ti­mo gra­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.