Cuan­do ‘las co­sas sa­len mal’ a la Po­li­cía

El Diario de El Paso - - Portada - • Ru­ben Na­va­rret­te Jr.

San Die­go— Re­cien­te­men­te pre­gun­té a un ami­go po­li­cía que se ju­bi­ló re­cien­te­men­te des­pués de 25 años en el tra­ba­jo, qué es al­go im­por­tan­te que los po­li­cías quie­ren que la gen­te se­pa. Mi ami­go di­jo: ‘Que a ve­ces las co­sas sa­len mal’.

Las co­sas sa­lie­ron muy mal re­cien­te­men­te, cuan­do Te­ren­ce Crut­cher, de 40 años –un afro­ame­ri­cano des­ar­ma­do, pa­dre de cua­tro ni­ños– re­sul­tó muer­to por el ti­ro de la ofi­cial de po­li­cía de Tul­sa, Betty Shelby. Ha­bía va­rios ofi­cia­les en el lu­gar del he­cho y uno de ellos in­ten­tó so­me­ter a Crut­cher con una pis­to­la eléc­tri­ca.

La muer­te de Crut­cher es una tra­ge­dia que nun­ca de­be­ría ha­ber ocu­rri­do. Pa­re­ce que la ofi­cial Shelby per­dió su san­gre fría y co­me­tió un error te­rri­ble.

Aun así, es di­fí­cil ver que al­go po­si­ti­vo pue­da sur­gir de la de­ci­sión del fis­cal del Dis­tri­to de Tul­sa, Ste­ve Kunz­wei­ler, de acu­sar a Shelby de ho­mi­ci­dio sin pre­me­di­ta­ción en pri­mer gra­do. Si la con­de­nan, Shelby po­dría pa­sar por lo me­nos cua­tro años en pri­sión –lo que, pa­ra una ex po­li­cía, po­dría ser una sen­ten­cia de muer­te.

Sin du­da, los po­li­cías que de­lin­quen de­ben ir a pri­sión –es de­cir, los que plan­tan prue­bas, uti­li­zan fuer­za ex­ce­si­va, acep­tan so­bor­nos, co­me­ten per­ju­rio o uti­li­zan su po­der pa­ra ha­cer da­ño a la gen­te. No es­toy se­gu­ro de qué ma­ne­ra Shelby en­ca­ja en esas ca­te­go­rías. Apa­ren­te­men­te, su pe­ca­do no fue co­rrup­ción ni ma­li­cia, sino in­com­pe­ten­cia.

Se­gún la de­cla­ra­ción ju­ra­da del arres­to, Shelby ‘ac­tuó po­co irra­cio­nal­men­te es­ca­lan­do la si­tua­ción’ y ‘se in­vo­lu­cró emo­cio­nal­men­te has­ta el pun­to de reac­cio­nar ex­ce­si­va­men­te’.

No im­por­ta lo que ocu­rra, Shelby no se la lle­va­rá de arri­ba. Su ca­rre­ra en las fuer­zas del or­den se aca­bó. Per­de­rá su tra­ba­jo, qui­zás su pen­sión. Ten­drá que en­con­trar otro ti­po de tra­ba­jo, ir­se de la ciu­dad, mu­dar­se con su fa­mi­lia. Qui­zás has­ta ten­ga que pa­sar el res­to de su vi­da mi­ran­do por so­bre su hom­bro, ya que po­dría ha­ber in­di­vi­duos que que­rrían im­po­ner una jus­ti­cia ca­lle­je­ra.

Sin du­da, na­die es­tá más allá de la ley, y los ofi­cia­les de po­li­cía de­ben ren­dir cuen­tas.

Aun así, pien­sen un mo­men­to so­bre la épo­ca en que vi­vi­mos. Nun­ca fue más di­fí­cil ser po­li­cía. So­lía ser que ma­tar a un po­li­cía era tan in­ve­ro­sí­mil co­mo ase­si­nar al pre­si­den­te. Hoy en día, al­gu­nos de­lin­cuen­tes lo con­si­de­ran co­mo un cos­to más de em­pren­der sus ob­je­ti­vos.

Na­tu­ral­men­te, los po­li­cías tie­nen mie­do. Y aque­llos a quie­nes con­fia­mos la ta­rea in­gra­ta y ca­da vez más im­po­si­ble de im­po­ner la ley, y man­te­ner­nos a sal­vo, de­ben te­ner más fle­xi­bi­li­dad que los ciu­da­da­nos pro­me­dio cuan­do nos es­tán pro­te­gien­do y cum­plien­do su de­ber.

Por ser la pri­me­ra ofi­cial en el lu­gar del he­cho, Shelby di­ce que Crut­cher ini­cial­men­te ig­no­ró las ór­de­nes de mos­trar sus ma­nos y que ca­mi­nó apar­tán­do­se de ella y ha­cia el vehícu­lo. Pa­re­ce que él só­lo le­van­tó los bra­zos cuan­do los otros po­li­cías lle­ga­ron. Y cuan­do Shelby dis­pa­ró, se­gún la de­cla­ra­ción ju­ra­da, ella no po­día ver la mano iz­quier­da de Crut­cher.

Eso es par­te del pro­ble­ma. Al­gu­na gen­te com­pli­ca de­ma­sia­do los en­cuen­tros con la po­li­cía. Cuan­do un ofi­cial de po­li­cía le di­ce a uno que no se mue­va o que mues­tre sus ma­nos, uno ha­ce lo que le di­cen que ha­ga. No hay que desafiar, in­sul­tar ni mo­ver­se ha­cia un co­che co­mo si fue­ra a bus­car al­go. Eso pro­ba­ble­men­te preo­cu­pa­rá al po­li­cía. Las co­sas es­ca­la­rán. Y uno pue­de re­sul­tar he­ri­do.

¿Por qué es­ta­ba yen­do Crut­cher a su vehícu­lo?, ¿y qué hu­bie­ra ocu­rri­do si los re­fuer­zos de Shelby nun­ca hu­bie­ran lle­ga­do y ella hu­bie­ra te­ni­do que en­fren­tar­se con un sos­pe­cho­so que la aven­ta­ja­ba en al­tu­ra y pe­so?, ¿ha­bría ella ido a su ca­sa esa no­che al ter­mi­nar su turno o ha­bría aca­ba­do lle­va­da en un fé­re­tro cu­bier­to por una ban­de­ra, por seis in­di­vi­duos?

Se­gún la de­cla­ra­ción ju­ra­da, Shelby di­jo a los in­ves­ti­ga­do­res que, aún des­pués de que lle­ga­ran los otros ofi­cia­les, nun­ca ha­bía pa­sa­do tan­to mie­do y ‘te­mía por su vi­da y pen­só que Crut­cher la iba a ma­tar’.

Mi ami­go, el ex po­li­cía, pien­sa que el mis­mo he­cho de que Shelby fue­ra impu­tada sig­ni­fi­ca que los com­pa­ñe­ros ofi­cia­les en el lu­gar del he­cho la sa­cri­fi­ca­ron. Al ha­blar con in­ves­ti­ga­do­res, su­gi­rió él, ha­brán di­cho al­go así co­mo: ‘Bueno, no es­tá­ba­mos asus­ta­dos. Te­nía­mos la si­tua­ción ba­jo con­trol’.

¿Qué si no se tra­ta só­lo de ra­cis­mo sino tam­bién de se­xis­mo? El po­li­cía ju­bi­la­do pien­sa que los po­li­cías hombres qui­zás in­ten­ten ex­pul­sar de la fuer­za a una co­le­ga que ad­mi­tió te­ner mie­do en el tra­ba­jo. Des­pués de to­do, en la ma­yo­ría de los ca­sos, los ofi­cia­les hombres in­vo­lu­cra­dos en ti­ro­teos nun­ca re­sul­tan impu­tados.

Ade­más, ¿qué de­cía el af­fi­da­vit? Que Shelby ‘se in­vo­lu­cró emo­cio­nal­men­te’ en el lu­gar del he­cho? ‘Emo­cio­nal’ es una pa­la­bra có­di­go que usan los hombres pa­ra des­pre­ciar a las mu­je­res. Hue­le mal.

Si a uno le im­por­ta la jus­ti­cia y el tra­to igua­li­ta­rio y desea ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, ¿có­mo de­ci­de?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.