Te­xa­nos, dis­pues­tos a dar apo­yo a re­fu­gia­dos

El Diario de El Paso - - Texas - Jim Ma­le­witz/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin – En el trans­cur­so del úl­ti­mo año los fun­cio­na­rios es­ta­ta­les elec­tos de pri­mer ni­vel no han da­do pre­ci­sa­men­te la bien­ve­ni­da a los re­fu­gia­dos.

El pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Ken Pax­ton es­tá de­man­dan­do al go­bierno fe­de­ral con el pro­pó­si­to de im­pe­dir que se es­ta­blez­can aquí las per­so­nas que hu­yen de una Si­ria de­vas­ta­da por la gue­rra. El co­mi­sio­na­do de Agri­cul­tu­ra Sid Mi­ller com­pa­ró a los re­fu­gia­dos con ve­ne­no­sas ví­bo­ras de cas­ca­bel.

Y la se­ma­na pa­sa­da, el go­ber­na­dor Greg Ab­bott ame­na­zó con sus­pen­der la coope­ra­ción del es­ta­do en el pro­gra­ma fe­de­ral de re­ubi­ca­ción de re­fu­gia­dos a me­nos que los fun­cio­na­rios de Was­hing­ton “aprue­ben in­con­di­cio­nal­men­te” el plan de Te­xas se­gún el cual se exi­ge una in­ves­ti­ga­ción ex­tra so­bre los so­li­ci­tan­tes. Di­cha me­di­da no im­pe­di­ría el arri­bo de re­fu­gia­dos a la en­ti­dad, pe­ro eli­mi­na­ría la in­ter­ven­ción del go­bierno es­ta­tal.

Sin em­bar­go, al pa­re­cer los te­xa­nos co­mu­nes y co­rrien­tes es­tán más dis­pues­tos a ayu­dar a los re­fu­gia­dos pro­ce­den­tes de Si­ria y de otros lu­ga­res a ini­ciar su nue­va vi­da en el Es­ta­do de la Es­tre­lla So­li­ta­ria.

Aso­cia­cio­nes sin fi­nes de lu­cro que re­ubi­can re­fu­gia­dos se­ña­lan ha­ber­se au­men­ta­do el nú­me­ro de vo­lun­ta­rios —en cier­tos ca­sos de ma­ne­ra dra­má­ti­ca— des­de la pri­me­ra vez que los re­pu­bli­ca­nos te­xa­nos su­gi­rie­ron que los re­fu­gia­dos re­pre­sen­ta­ban un pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad.

“Se tra­ta de uno de esos ra­ros te­mas en los que la gen­te es­tá uni­da de co­ra­zón en el apo­yo ha­cia los re­fu­gia­dos”, di­jo Ch­ris Ke­lley, vo­ce­ro de Ser­vi­cios pa­ra Re­fu­gia­dos de Te­xas, la ma­yor or­ga­ni­za­ción es­ta­tal de re­ubi­ca­ción, con ofi­ci­nas en cin­co ciu­da­des dis­tin­tas. “Y creo que ve más allá de la re­tó­ri­ca”, se­ña­ló.

Ke­lley agre­gó que el 1º de no­viem­bre del año pa­sa­do, po­co an­tes de que los lí­de­res es­ta­ta­les em­pe­za­ran a in­ten­tar man­te­ner fue­ra a los re­fu­gia­dos si­rios, la aso­cia­ción a la que per­te­ne­ce te­nía al­re­de­dor de 100 nom­bres en su lis­ta de vo­lun­ta­rios en Aus­tin.

Des­de en­ton­ces la ci­fra se ha dis­pa­ra­do a más de mil 400.

El ca­pí­tu­lo de Aus­tin cuen­ta con 30 “equi­pos de bien­ve­ni­da”, los vo­lun­ta­rios que re­co­gen en el ae­ro­puer­to a los re­fu­gia­dos re­cién lle­ga­dos, acon­di­cio­nan sus apar­ta­men­tos, los ayu­dan a des­pla­zar­se por la ciu­dad y asis­ten de otras ma­ne­ras.

A fi­na­les del 2015 los equi­pos só­lo as­cen­dían a 14.

En sus otras se­des —en Ama­ri­llo, Da­llas, Fort Worth y Hous­ton— la aso­cia­ción sin fi­nes de lu­cro se­ña­la ha­ber­se re­gis­tra­do un au­men­to de vo­lun­ta­rios del 30 al 50 por cien­to en el mis­mo lap­so.

El nue­vo in­te­rés se ha da­do en olas, di­jo Kelly, co­mo du­ran­te no­viem­bre, in­me­dia­ta­men­te des­pués de que Ab­bott anun­cia­ra que “Te­xas no pue­de par­ti­ci­par en nin­gún pro­gra­ma que dé co­mo re­sul­ta­do re­fu­gia­dos si­rios”.

El cre­ci­mien­to no se li­mi­ta a di­cha or­ga­ni­za­ción. Fun­cio­na­rios de Mi­nis­te­rios In­te­rre­li­gio­sos pa­ra Hous­ton y sus Al­re­de­do­res re­por­tan es­tar vien­do mes a mes un ma­yor nú­me­ro de vo­lun­ta­rios.

En ju­lio el gru­po aca­ba de en­tre­nar a sie­te vo­lun­ta­rios pe­ro en sep­tiem­bre tu­vo 21 nue­vos y es­pe­ra 35 más en oc­tu­bre. Mien­tras tan­to, en el trans­cur­so del úl­ti­mo año las do­na­cio­nes pa­ra los ser­vi­cios han au­men­ta­do a más del do­ble.

Bue­na par­te de los vo­lun­ta­rios pro­ce­den de co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas, ha­bien­do si­do mu­chos con­mo­vi­dos por las imá­ge­nes de la vi­da en Si­ria, país des­trui­do por una gue­rra ci­vil que, se­gún cier­tos cálcu­los, ha de­ja­do un sal­do de 500 mil muer­tos y obli­ga­do a huir a mi­llo­nes de per­so­nas.

El mes pa­sa­do se di­fun­dió una fo­to­gra­fía to­ma­da en Alep­po: un me­nor de cin­co años sen­ta­do con la mi­ra­da en blan­co y en­san­gren­ta­do a quien ha­bían sa­ca­do de un edi­fi­cio bom­bar­dea­do.

En sep­tiem­bre del año pa­sa­do se dio a co­no­cer otra: el cuer­po sin vi­da de un re­fu­gia­do si­rio de tres años arras­tra­do por las olas has­ta una pla­ya tur­ca. Fue lo que mo­ti­vó a Ann Brown a co­la­bo­rar con Ser­vi­cios pa­ra Re­fu­gia­dos de Te­xas.

“Lo vi en las no­ti­cias, y sim­ple­men­te pen­sé que te­nía­mos que ha­cer al­go”, ex­pli­có Brown, quien co­mo miem­bro de la co­mu­ni­dad de la Igle­sia Pres­bi­te­ria­na de la Alian­za ha ayu­da­do a es­ta­ble­cer­se en Aus­tin a cin­co fa­mi­lias re­fu­gia­das. Una de di­chas fa­mi­lias ha­bía hui­do de Si­ria.

Es­tán dis­puEs­tos a coope­rar pa­ra que ini­cien una nue­va vi­da en el Es­ta­do de la Es­tre­lla So­li­ta­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.