¿Trump?, ¿có­mo pu­di­mos?

El Diario de El Paso - - Opinión - Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York— Mi reac­ción al de­ba­te en­tre Do­nald Trump y Hi­llary Clin­ton pue­de re­su­mir­se en una pa­la­bra: ‘¿Có­mo?’ ¿Có­mo es po­si­ble que pon­ga­mos en la Ca­sa Blan­ca a un hom­bre que cree que la OTAN es un cen­tro co­mer­cial don­de los in­qui­li­nos no es­tán pa­gan­do su­fi­cien­te al­qui­ler al ca­se­ro es­ta­dou­ni­den­se?

La OTAN no es un cen­tro co­mer­cial; es una alian­za es­tra­té­gi­ca que ga­nó la Gue­rra Fría, man­tie­ne es­ta­ble a Eu­ro­pa co­mo un es­ta­ble so­cio de co­mer­cio pa­ra em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses e im­pi­de que ca­da país eu­ro­peo –par­ti­cu­lar­men­te Ale­ma­nia– ob­ten­ga sus pro­pias bom­bas nu­clea­res pa­ra con­tra­rres­tar a Ru­sia, al re­fu­giar­los a to­dos ellos ba­jo el pa­ra­guas nu­clear de Es­ta­dos Uni­dos.

¿Có­mo po­ne­mos en la Ofi­ci­na Oval a un hom­bre que no sa­be su­fi­cien­te ‘sus­tan­cia’ so­bre po­lí­ti­cas cla­ve pa­ra ter­mi­nar una res­pues­ta de dos mi­nu­tos con res­pec­to a cual­quier te­ma sin la car­no­sa ayu­da de bra­va­tas, in­sul­tos y re­pe­ti­ción?

¿Có­mo po­ne­mos en la Ofi­ci­na Oval a un hom­bre que su­gie­re que la re­cien­te ola de ci­be­ra­ta­ques –que cual­quier pro­mi­nen­te de in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos le di­rá que lle­gó sin du­da de Ru­sia– pu­die­ra no ha­ber ve­ni­do de Ru­sia sino que po­dría ha­ber si­do eje­cu­ta­da por ‘al­guien sen­ta­do en su ca­ma que pe­sa 180 ki­los’?

¿Có­mo po­ne­mos en la Ofi­ci­na Oval a un hom­bre que ha­ce alar­de de que él in­ten­ta pa­gar ce­ro im­pues­tos fe­de­ra­les pe­ro des­pués se que­ja de que nues­tros ae­ro­puer­tos y ca­mi­nos se es­tán vi­nien­do aba­jo y no hay su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra nues­tros ve­te­ra­nos?

¿Có­mo po­ne­mos en la Ofi­ci­na Oval a un hom­bre que ale­ga que se opu­so a la Gue­rra de Irak, por­que di­jo que él le ha­bía di­cho eso en pri­va­do a su ami­go Sean Han­nity del no­ti­cia­rio de Fox… aun cuan­do apo­yó pú­bli­ca­men­te la gue­rra cuan­do és­ta em­pe­zó? Trump es­tá tan ob­se­sio­na­do con pro­bar su in­fa­li­bi­li­dad que per­dió un pun­to fá­cil pa­ra sí en el de­ba­te al de­cir: ‘Sí, apo­yé la Gue­rra de Irak co­mo ciudadano, pe­ro Hi­llary vo­tó por ella co­mo se­na­do­ra cuan­do tu­vo ac­ce­so a los da­tos de in­te­li­gen­cia y su tra­ba­jo era ha­cer el jui­cio co­rrec­to’.

¿Có­mo po­ne­mos en la Ofi­ci­na Oval a al­guien que di­ce que no de­be­ría­mos ha­ber en­tra­do a Irak, pe­ro co­mo ya lo hi­ci­mos, ‘de­be­ría­mos ha­ber to­ma­do el pe­tró­leo: Es­ta­do Is­lá­mi­co no ha­bría si­do ca­paz de for­mar­se… por­que el pe­tró­leo era su fuen­te prin­ci­pal de in­gre­sos’?

El Es­ta­do Is­lá­mi­co se for­mó an­tes de que lo­gra­ra bom­bear pe­tró­leo al­guno, y se sos­tu­vo con mi­llo­nes de dó­la­res que ro­bó del ban­co cen­tral de Irak en Mo­sul. En el ín­te­rin, Irak tie­ne las quin­tas ma­yo­res re­ser­vas de pe­tró­leo del mun­do; es­to es, 140 mil mi­llo­nes de ba­rri­les. ¿Pue­den ima­gi­nar cuán­tos años ten­dría­mos que que­dar­nos allá pa­ra ex­traer­lo to­do y has­ta qué gra­do ha­cer­lo opa­ca­ría nues­tra es­ta­tu­ra mo­ral por to­do el mun­do y vi­go­ri­za­ría a ca­da yiha­dis­ta?

¿Có­mo po­ne­mos en la Ofi­ci­na Oval a al­guien cu­yo di­rec­tor de cam­pa­ña tie­ne que apa­re­cer en ca­da pro­gra­ma ma­tu­tino des­pués del de­ba­te y men­tir pa­ra

in­ten­tar com­pen­sar las ton­te­rías que su je­fe es­cu­pió? Kell­yan­ne Con­way de­cla­ró a CNN por la ma­ña­na del mar­tes que cuan­do se tra­ta de cam­bio cli­má­ti­co, ‘no sa­be­mos lo que Hi­llary Clin­ton cree, por­que na­die le pre­gun­ta al­gu­na vez’.

¿Có­mo di­jo? Co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Clin­ton apo­yó ca­da ne­go­cia­ción glo­bal so­bre el cli­ma y ca­da ini­cia­ti­va de ener­gía lim­pia. Eso equi­va­le a de­cir que na­die co­no­ce la pos­tu­ra de Hi­llary con res­pec­to a los de­re­chos de la mu­jer.

Des­pués, Con­way fue a ‘Squawk Box’ de CNBC y ar­gu­men­tó que Clin­ton, quien fue se­cre­ta­ria de Es­ta­do de 2009 a 2013, nun­ca ha­bía crea­do un em­pleo y era par­cial­men­te res­pon­sa­ble por la fal­ta de ‘ca­mi­nos y puen­tes’ apro­pia­dos en nues­tro país. Cuan­do fue desafia­da con res­pec­to a eso por el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de MGM Re­sorts, Ja­mes Mu­rren –quien ar­gu­men­tó que su ne­go­cio iba en as­cen­so, que la eco­no­mía es­ta­ba me­jo­ran­do y que el tra­ba­jo de Clin­ton co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do era crear es­ta­bi­li­dad–, Con­way res­pon­dió que Clin­ton no tu­vo na­da que ver con me­jo­ra al­gu­na en la eco­no­mía por­que ‘ella nun­ca ha si­do pre­si­den­te, así que no ha crea­do es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra al­gu­na’.

Ya veo, to­do lo ma­lo es cul­pa de Clin­ton y cual­quier co­sa bue­na es tan só­lo atri­bui­ble al pre­si­den­te.

El seg­men­to de ‘Squawk Box’ fue de­di­ca­do al he­cho que si bien Trump ale­ga que él ha­rá cre­cer a la eco­no­mía, muy po­cos di­rec­to­res eje­cu­ti­vos de las prin­ci­pa­les em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos lo es­tán apo­yan­do. Ade­más, es in­tere­san­te la ma­ne­ra tan po­si­ti­va en que reac­cio­nó el mer­ca­do ac­cio­na­rio a la de­rro­ta de Trump en el de­ba­te. Qui­zá por­que di­rec­to­res eje­cu­ti­vos e in­ver­sio­nis­tas sa­ben que Trump y Con­way son ar­tis­tas del ti­mo y que es­ta­dís­ti­cas re­cien­tes re­ve­lan que las bre­chas sa­la­ria­les se es­tán re­du­cien­do efec­ti­va­men­te, los sa­la­rios es­tán su­bien­do y la po­bre­za se es­tá ali­ge­ran­do.

El tru­co de Trump y Con­way es des­truir al país pa­ra que ellos pue­dan de­vol­ver­nos la gran­de­za: He­cho: te­ne­mos pro­ble­mas y no to­dos es­tán go­zan­do de los fru­tos de nues­tra eco­no­mía, pe­ro si se quie­re ser un op­ti­mis­ta con res­pec­to a Es­ta­dos Uni­dos, pón­ga­se de ca­be­za: la eco­no­mía se ve mu­cho me­jor de aba­jo ha­cia arri­ba. Lo que se ve son po­bla­dos y re­gio­nes que no es­pe­ran a Was­hing­ton D.C., sino que se unen so­los pa­ra re­pa­rar in­fra­es­truc­tu­ra, edu­ca­ción y go­bierno. Lo veo en to­dos los lu­ga­res a los que voy.

No es­toy ena­mo­ra­do de la pers­pec­ti­va ran­cia, li­be­ral y cen­tra­li­za­da que Clin­ton tie­ne so­bre po­lí­ti­ca, pe­ro ella es jui­cio­sa y res­pon­sa­ble; ha­rá su ta­rea, pue­de cre­cer en el pues­to e in­clu­so pu­die­ra tra­ba­jar bien con re­pu­bli­ca­nos, co­mo lo hi­zo cuan­do era se­na­do­ra.

Trump pro­me­te cam­bio, pe­ro cam­bio que vie­ne de al­guien que cree que la gen­te que pa­ga im­pues­tos son ton­tos y que cree que él pue­de pre­sen­tar­se an­te un pú­bli­co de 100 mi­llo­nes sin pre­pa­ra­ción o pla­nes reales y ha­blar so­bre te­mas se­rios sin ma­yor so­fis­ti­ca­ción que un tío lo­co –y es­pe­rar sa­lir­se con la su­ya–, es cam­bio pa­ra el cual el país no pue­de dar­se el lu­jo.

Ele­gir a un hom­bre así se­ría lo­cu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.