Israel sin su es­ta­dis­ta ma­yor

El Diario de El Paso - - Opinión - Isabel Kersh­ner

Jerusalén— El mun­do des­per­tó el miér­co­les an­te una reali­dad que nun­ca an­tes ha­bía co­no­ci­do: un Es­ta­do mo­derno de Israel sin Shi­mon Pe­res. Pe­ro, en mu­chos as­pec­tos, el Israel de Pe­res em­pe­zó a des­apa­re­cer lar­go tiem­po atrás.

Du­ran­te más de sie­te dé­ca­das en el ser­vi­cio pú­bli­co, Pe­res, quien mu­rió a los 93 años de edad y dos se­ma­nas des­pués de su­frir una em­bo­lia, acom­pa­ñó a Israel a tra­vés de sus asom­bro­sas trans­for­ma­cio­nes y se rein­ven­tó de ma­ne­ra cons­tan­te.

De­ján­do­se ir con los gol­pes de la reali­dad, pa­só de for­ma­dor de un Es­ta­do a di­vi­si­vo ma­qui­na­dor po­lí­ti­co has­ta, a co­mien­zos de los años 90, uno de los ar­qui­tec­tos de los acuer­dos de paz de Os­lo que te­nían el pro­pó­si­to de con­du­cir a un Es­ta­do pa­les­tino al la­do de Israel. Él nun­ca ce­só de tra­ba­jar tras bam­ba­li­nas por su ten­ta­do­ra vi­sión –al­gu­nos di­rían es­pe­jis­mo– de un ‘Nue­vo Orien­te Me­dio’.

Tras­cen­dien­do di­vi­sio­nes in­ter­nas en su úl­ti­mo pues­to ofi­cial, co­mo el pre­si­den­te de Israel, Pe­res fue aco­gi­do a fi­nal de cuen­tas por la ma­yor par­te de la re­gión co­mo su es­ta­dis­ta ma­yor, in­clu­so al tiem­po que el caos en­vol­vía bue­na par­te de la re­gión y la pro­me­sa de paz con los pa­les­ti­nos se des­va­ne­cía en es­cep­ti­cis­mo y fa­ti­ga po­pu­lar.

Así que pa­ra mu­chos is­rae­líes, el in­ten­to de des­en­re­dar y de­fi­nir el le­ga­do de Pe­res es co­mo aso­mar­se a tra­vés de un ca­li­dos­co­pio ideo­ló­gi­co don­de las lí­neas en­tre las añe­jas ri­va­li­da­des ideo­ló­gi­cas de Israel son, de una so­la vez, agu­das y per­cep­ti­bles, di­sol­vién­do­se des­pués en un bo­rrón ce­ga­dor.

‘Que­da­mos huér­fa­nos’, la­men­tó Mo­ran Da­niel Ro­sen­feld, en he­breo, en la pá­gi­na de Pe­res de Facebook, unién­do­se a mi­les que pu­bli­ca­ron con­do­len­cias. ‘Qué tris­te que no ha­ya na­ci­do un he­re­de­ro na­tu­ral de su sen­da, su po­der de vo­lun­tad, su de­ter­mi­na­ción y su ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca’.

El miér­co­les, el pri­mer mi­nis­tro Ben­ja­mín Ne­tan­yahu abrió una reunión es­pe­cial del Ga­bi­ne­te en su me­mo­ria, con un mi­nu­to de si­len­cio y las pa­la­bras: ‘Es­te es el pri­mer día del Es­ta­do de Israel sin Shi­mon Pe­res’.

El mis­mo Ne­tan­yahu, del con­ser­va­dor Par­ti­do Li­kud, apro­bó só­lo a re­ga­ña­dien­tes el prin­ci­pio de un Es­ta­do pa­les­tino en 2009, y si­guió cho­can­do en pri­va­do con Pe­res, ex opo­nen­te po­lí­ti­co del Par­ti­do del Tra­ba­jo, en años re­cien­tes. De cual­quier for­ma, Ne­tan­yahu emi­tió una de­cla­ra­ción elo­gian­do a Pe­res, quien sir­vió dos pe­rio­dos co­mo pri­mer mi­nis­tro, co­mo ‘un hom­bre de paz’, y di­jo en la reunión del Ga­bi­ne­te: ‘Yo lo ad­mi­ra­ba; yo lo ama­ba’.

El mis­mo Pe­res re­fle­xio­nó con una mez­cla de sa­tis­fac­ción e in­quie­tud. En una en­tre­vis­ta de 2013 con mo­ti­vo de su cum­plea­ños 90, di­jo que la reali­dad de Israel era ‘tan­to di­fe­ren­te co­mo ma­yor que el sue­ño’. Se ma­ra­vi­lla­ba de que la po­bla­ción de Israel hu­bie­ra cre­ci­do has­ta 8 mi­llo­nes de per­so­nas… pe­ro ex­pre­só preo­cu­pa­ción de que se es­tu­vie­ran vol­vien­do me­nos arrai­ga­dos en va­lo­res morales, ya que per­se­guían ob­je­ti­vos ma­te­ria­les con fre­cuen­cia cre­cien­te.

Haim Cohen, por lar­go tiem­po ami­go de Pe­res, di­jo a tra­vés de Ra­dio Israel que ha­ce po­co, ‘ca­da reunión era co­mo es­cu­char su úl­ti­ma vo­lun­tad y tes­ta­men­to’.

‘Uno de los prin­ci­pa­les men­sa­jes que él in­ten­tó de­jar­nos fue su pro­fun­da preo­cu­pa­ción por la uni­dad de la na­ción’.

A pe­sar de los pro­pios in­ten­tos de Pe­res en vi­da en pos de la uni­dad en­tre is­rae­líes, qui­zá só­lo sea na­tu­ral en un irri­ta­ble país que su le­ga­do sea vis­to a tra­vés del pris­ma de vie­jas di­vi­sio­nes.

Mu­chos ára­bes si­guen de­nun­cián­do­lo co­mo un ‘cri­mi­nal’ por su apo­yo a la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos en sus pri­me­ras eta­pas, y co­mo un pro­mo­tor de la gue­rra de­bi­do a su par­ti­ci­pa­ción en la for­ma­ción de los ar­se­na­les de ar­mas de Israel y cam­pa­ñas que con­du­je­ron a muer­tes de ci­vi­les.

Mu­chos is­rae­líes y ju­díos de to­do el mun­do lo re­cor­da­ron en tér­mi­nos pa­ter­na­les y co­mo abue­lo… ve­la­do con­tras­te o no tan­to con la pre­sen­te di­ri­gen­cia de Israel.

Isaac Her­zog, ac­tual lí­der del Par­ti­do del Tra­ba­jo y je­fe par­la­men­ta­rio de la opo­si­ción, di­jo de Pe­res: ‘No creo que su vi­sión ha­ya des­apa­re­ci­do’, no­tan­do que la as­pi­ra­ción de una so­lu­ción de dos es­ta­dos con los pa­les­ti­nos ha si­do acep­ta­da por la ma­yo­ría de las fi­gu­ras is­rae­líes de la co­rrien­te po­pu­lar, aun­que sus pers­pec­ti­vas han men­gua­do úl­ti­ma­men­te.

Sin em­bar­go, Mi­cah Good­man, fi­ló­so­fo es­ta­dou­ni­den­se-is­rae­lí, di­jo que el pro­ble­ma de la iz­quier­da is­rae­lí no es una es­ca­sez de li­de­raz­go, sino de ideas. La ideo­lo­gía fun­da­do­ra del mo­vi­mien­to del Par­ti­do del Tra­ba­jo de Israel, el so­cia­lis­mo, se vino aba­jo y se me­ta­mor­fo­seó en la bús­que­da de la paz. La vi­sión de un nue­vo Orien­te Me­dio era de ti­po ‘me­siá­ni­co’, di­jo Good­man en una en­tre­vis­ta, y Pe­res era su pro­fe­ta.

A me­di­da que esa op­ción fue re­tro­ce­dien­do, Pe­res vol­có su aten­ción ca­da vez más so­bre las ili­mi­ta­das po­si­bi­li­da­des de tec­no­lo­gía y cien­cia y el atrac­ti­vo de un ti­po de ju­daís­mo se­cu­lar y hu­ma­nis­ta.

Unos cuan­tos me­ses atrás, Pe­res se acer­có a Good­man pa­ra dis­cu­tir el éxi­to de ven­tas de Good­man en he­breo, ‘Los se­cre­tos de la guía pa­ra los per­ple­jos’, so­bre Moisés Mai­mó­ni­des, el eru­di­to me­die­val de fe ju­día co­no­ci­do tam­bién co­mo Ram­bam.

‘Me veo en un apar­ta­men­to de Tel Aviv’, re­cor­dó Good­man. ‘Él vis­te sus va­que­ros. Quie­re en­ten­der a Mai­mó­ni­des. Me di­jo que an­tes de ir­se a dor­mir pien­sa pa­ra sus aden­tros, ¿Lle­vé más bien al mun­do hoy, o más mal? Él lle­va­ba una ho­ja de ba­lan­ce. Era co­mo un idea­lis­ta de 16 años… a los 93’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.