Ope­ra­ba en Huds­peth ba­se se­cre­ta de la Navy

En­fren­ta po­lé­mi­co she­riff in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral por equi­par co­man­dos na­va­les con si­len­cia­do­res pa­ra AK-47

El Diario de El Paso - - Portada - Craig Whitlock/The Was­hing­ton Post

Du­ran­te los 16 años que lle­va pa­tru­llan­do las zo­nas ru­ra­les del po­nien­te te­xano, el she­riff del Con­da­do Huds­peth –lo­ca­li­za­do a unas 100 millas (160 ki­ló­me­tros) de El Pa­so– Ar­vin West ha de­te­ni­do al can­tan­te Wi­llie Nel­son por lle­var ma­ri­gua­na, acu­sa­do al Ejér­ci­to Me­xi­cano de in­va­dir te­rri­to­rio de Es­ta­dos Uni­dos y arre­me­ti­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes con­tra el Go­bierno fe­de­ral por la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za.

Son me­nos co­no­ci­dos los ne­xos del she­riff con una cues­tio­na­ble ofi­ci­na de In­te­li­gen­cia de la Ma­ri­na si­tua­da en el Pen­tá­gono e in­ves­ti­ga­da pe­nal­men­te des­de ha­ce tres años.

El ex di­rec­tor de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia, David W. Lan­ders­man, quien es ci­vil, afron­ta car­gos fe­de­ra­les de cons­pi­ra­ción por pre­sun­ta­men­te in­ten­tar equi­par a co­man­dos de la Ma­ri­na con cien­tos de si­len­cia­do­res no de­tec­ta­bles de ri­fles AK-47.

Re­cien­te­men­te en el Juz­ga­do Fe­de­ral de Dis­tri­to de Ale­xan­dria, Vir­gi­nia, el ca­so dio un gi­ro cuan­do fis­ca­les se­ña­la­ron que fun­cio­na­rios de Ma­ri­na de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia in­ten­ta­ron des­ti­nar equi­po mi­li­tar a una zo­na rural del Con­da­do Huds­peth a efec­to de es­ta­ble­cer una ba­se se­cre­ta de en­tre­na­mien­to cer­ca­na a la fron­te­ra me­xi­ca­na.

Dos de los ex su­bor­di­na­dos de Lan­ders­man han ates­ti­gua­do que cuan­do no se ha­lla­ban tra­ba­jan­do de tiem­po com­ple­to en el Pen­tá­gono co­mo par­te de mi­sio­nes de in­te­li­gen­cia, se iban a mil 600 millas de dis­tan­cia co­mo po­li­cías de re­ser­va en el Con­da­do Huds­peth, la de­sola­da ju­ris­dic­ción de la mag­ni­tud de Con­nec­ti­cut ubi­ca­da unas cuan­tas millas al Es­te de El Pa­so. Co­mo co­la­bo­ra­do­res del she­riff West tam­bién fun­gie­ron Lan­ders­man, su hi­jo y el es­po­so de una de las fun­cio­na­rias de In­te­li­gen­cia de la Ma­ri­na, de acuer­do con dos ofi­cia­les del Pen­tá­gono y otras per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con el ca­so. En los tri­bu­na­les no se ha ex­pli­ca­do la ra­zón de que tan­tos ofi­cia­les del Pen­tá­gono y sus fa­mi­lia­res ha­yan es­ta­do la­bo­ran­do al la­do del she­riff en Te­xas, mien­tras que gran par­te de la evi­den­cia per­ma­ne­ce se­lla­da a fin de pro­te­ger la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

West, quien en el 2000 fue elec­to co­mo she­riff del Con­da­do Huds­peth, no res­pon­dió a va­rios y lla­ma­das en los cua­les se le pe­dían co­men­ta­rios. No se le ha le­van­ta­do nin­gún car­go.

¿Ran­cho o ba­se mi­li­tar se­cre­ta?

El Con­da­do Huds­peth só­lo tie­ne 3 mil 300 ha­bi­tan­tes pe­ro abar­ca una enor­me fran­ja de te­rreno en la cuen­ca del río Bra­vo. Es me­jor co­no­ci­do por una ga­ri­ta de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za so­bre la In­ter­es­ta­tal 10 (I-10) don­de pe­rros ol­fa­tea­do­res ca­da año de­tec­tan a cien­tos de au­to­mo­vi­lis­tas que lle­van car­gas de ma­ri­gua­na.

West só­lo tie­ne a su car­go a 14 agen­tes de tiem­po com­ple­to. Pa­ra com­pen­sar, en oca­sio­nes ha re­clu­ta­do a per­so­nal ex­terno.

En el 2011, le pu­so una pla­ca de po­li­cía al ru­do de Holly­wood Ste­ven Sea­gal. In­sis­tien­do en no tra­tar­se de me­ra pu­bli­ci­dad, West pro­nos­ti­có que el as­tro de pe­lí­cu­las de ac­ción apor­ta­ría “un cau­dal de ex­pe­rien­cia tác­ti­ca y de­di­ca­ción co­mo agen­te del or­den pú­bli­co” y en­se­ña­ría ar­tes mar­cia­les a otros ele­men­tos de la cor­po­ra­ción. Preo­cu­pa­do por las ame­na­zas de los lí­de­res del nar­co­trá­fi­co me­xi­ca­nos, West exi­gió a sus agen­tes es­pe­cia­les por­tar co­mo pro­tec­ción un ar­ma cuan­do via­ja­ran en ae­ro­lí­neas co­mer­cia­les, se­gún Ster­ling Gill, una ofi­cial ci­vil de la Ma­ri­na que pres­tó ser­vi­cio en el Con­da­do Huds­peth.

“Mi she­riff, a quien los cár­te­les de la dro­ga han ame­na­za­do de muer­te va­rias ve­ces y por cu­ya ca­be­za se ofre­ce re­com­pen­sa, in­sis­te en que en to­do mo­men­to to­dos sus po­li­cías via­jen ar­ma­dos por ai­re”, aña­dió Gill, se­ña­lan­do que ella lle­nó la do­cu­men­ta­ción ade­cua­da pa­ra por­tar un ar­ma a bor­do. Los fis­ca­les pre­gun­ta­ron a Gill si ella y Lan­ders­man ha­bían in­ten­ta­do es­ta­ble­cer un cen­tro mi­li­tar de en­tre­na­mien­to en el ran­cho Cir­cle, la pro­pie­dad de 32 mil acres de su fa­mi­lia po­lí­ti­ca. A Gill no se le han le­van­ta­do car­gos por el ca­so. La agen­te ates­ti­guó que la Ma­ri­na la sus­pen­dió en for­ma in­de­fi­ni­da sin de­re­cho a suel­do y que la in­ves­ti­ga el Ser­vi­cio Na­val de In­ves­ti­ga­cio­nes Pe­na­les.

As­pi­ran­tes a agen­tes se­cre­tos

La Ofi­ci­na de Pla­nes, Po­lí­ti­cas, Su­per­vi­sión e In­te­gra­ción, la re­du­ci­da Uni­dad de In­te­li­gen­cia de la Ma­ri­na, tie­ne 10 em­plea­dos, en su ma­yo­ría ci­vi­les, y su­pues­ta­men­te se de­di­ca a cues­tio­nes so­bre po­lí­ti­cas. Sin em­bar­go, en al­gún mo­men­to em­pe­zó a in­vo­lu­crar­se de ma­ne­ra más di­rec­ta en mi­sio­nes se­cre­tas, ins­tan­do a un ex ofi­cial de al­to ni­vel de la Ma­ri­na a des­cri­bir al gru­po co­mo “as­pi­ran­tes a agen­tes se­cre­tos”. En enero del 2013 la ins­tan­cia que­dó ba­jo la lu­pa cuan­do uno de sus eje­cu­ti­vos ci­vi­les se pre­sen­tó en unas ofi­ci­nas de la Di­rec­ción de In­te­li­gen­cia de De­fen­sa en Ar­ling­ton, Vir­gi­nia, y pi­dió una pla­ca que le per­mi­tie­ra por­tar ar­mas en pro­pie­dad mi­li­tar, se­gún fis­ca­les. El eje­cu­ti­vo mos­tró una se­rie de cre­den­cia­les que te­nían es­tam­pa­das las le­tras LEO –las ini­cia­les de “agen­te de las fuer­zas del or­den” en in­glés– aun­que ca­re­cía de au­to­ri­dad po­li­cial. Lo an­te­rior hi­zo que los agen­tes fe­de­ra­les re­gis­tra­ran su ofi­ci­na en el Pen­tá­gono, don­de en­con­tra­ron más ma­te­ria­les de pla­cas sospechosas.

La in­da­ga­to­ria se ex­ten­dió cuan­do los agen­tes des­cu­brie­ron evi­den­cias de que la Uni­dad de In­te­li­gen­cia ha­bía pre­pa­ra­do sin au­to­ri­za­ción un cues­tio­na­ble con­tra­to a fin de com­prar al her­mano de Lan­ders­man, Mark –un me­cá­ni­co ca­li­for­niano de vehícu­los mo­di­fi­ca­dos– si­len­cia­do­res pa­ra AK-47.

De acuer­do con las es­ti­pu­la­cio­nes del con­tra­to, Mark Lan­ders­man pro­du­jo en su ta­ller ca­se­ro 349 si­len­cia­do­res sin mar­car y los ven­dió en 1.6 mi­llo­nes de dó­la­res a la Ma­ri­na, a pe­sar de que las par­tes y la mano de obra pa­ra su fa­bri­ca­ción só­lo cos­ta­ron 10 mil dó­la­res.

Tras un pro­ce­so fe­de­ral, en oc­tu­bre del 2014 Mark Lan­ders­man fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de cons­pi­ra­ción jun­to con un agen­te de In­te­li­gen­cia de la Ma­ri­na que ayu­dó a con­se­guir el con­tra­to, Lee M. Hall. Aún si­gue con­fu­so el em­pleo que pre­ten­día dar­se a los si­len­cia­do­res. Mu­chos de los de­ta­lles per­ma­ne­cen cla­si­fi­ca­dos, pe­ro cier­tos do­cu­men­tos pro­ce­sa­les su­gie­ren que for­ma­ban par­te de una ope­ra­ción ul­tra­se­cre­ta des­ti­na­da a con­tri­buir a ar­mar al Equi­po 6 de la uni­dad tác­ti­ca SEAL de la Ma­ri­na, la que ma­tó a Osa­ma bin La­den. David Lan­ders­man, a quien se acu­só des­pués del fa­llo de cul­pa­bi­li­dad con­tra su her­mano, se ha de­cla­ra­do ino­cen­te. Su abo­ga­do ha ar­gu­men­ta­do que el di­rec­tor de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia des­co­no­cía el con­tra­to en­tre su her­mano y la Ma­ri­na y que un su­bor­di­na­do or­ques­tó el tra­to. Al ha­lo de mis­te­rio se su­man las revelaciones he­chas en los juz­ga­dos de que ofi­cia­les de se­gu­ri­dad de la Ma­ri­na que­ma­ron y tri­tu­ra­ron mon­to­nes de do­cu­men­tos de­li­ca­dos po­co des­pués de que en no­viem­bre del 2013 The Was­hing­ton Post in­for­mó por pri­me­ra vez la exis­ten­cia de la in­ves­ti­ga­ción.

Ri­chard Kent Ford, agen­te de se­gu­ri­dad de la Ma­ri­na que su­per­vi­só la des­truc­ción de do­cu­men­tos, ha ma­ni­fes­ta­do que es­tu­vo eli­mi­nan­do los ar­chi­vos an­ti­guos de acuer­do con las re­gu­la­cio­nes de la Ma­ri­na.

La juez fe­de­ral de Dis­tri­to Leo­nie M. Brin­ke­ma tie­ne pre­vis­to de­ci­dir si se re­ti­ran los car­gos con­tra Lan­ders­man o se pro­ce­de a jui­cio.

el al­Gua­cil ar­vin West y el ac­tor ste­ven sea­gal

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.