Los pre­si­den­cia­bles a de­ba­te

El Diario de El Paso - - Opinión - Francisco E. Pa­di­lla Glo­ba­li­za­cion.2016@gmail.com

Ha­ce ca­si una se­ma­na fui­mos tes­ti­gos del pri­mer de­ba­te pre­si­den­cial de una ma­ne­ra for­mal y fron­tal en­tre los dos can­di­da­tos fi­na­lis­tas a la si­lla pre­si­den­cial de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca: Do­nald Trump y Hillary Clinton, de­ba­te que tes­ti­fi­ca­ron en el mun­do al­re­de­dor de 80 mi­llo­nes de per­so­nas.

Si lo com­pa­ra­mos con una fun­ción de box, es­te pri­mer de­ba­te le co­rres­pon­de al round #9, el round #10 se­rá el Se­gun­do de­ba­te en oc­tu­bre, mien­tras al ter­cer de­ba­te le co­rres­pon­de­rá el round #11, tam­bién en oc­tu­bre, fi­na­li­zan­do el úl­ti­mo round –el #12– con el co­rres­pon­dien­te knoc­kout del can­di­da­to per­de­dor, cual­quie­ra de los dos que sea.

Los te­mas que fue­ron tra­ta­dos, co­mo se es­pe­ra­ba, son los que pre­via­men­te los dos can­di­da­tos ya ha­bían men­cio­na­do en sus dis­cur­sos, ta­les co­mo la eco­no­mía (em­pleos y co­mer­cio), te­rro­ris­mo (con­trol de ar­mas), ten­sión ra­cial (per­fi­les ra­cia­les), aun­que tam­bién ha­bla­ron de po­lí­ti­ca ex­te­rior con res­pec­to al com­ba­te en con­tra del ISIS, vio­len­cia en las ca­lles y jus­ti­cia pa­ra las mi­no­rías.

Sus di­fe­ren­cias en eco­no­mía no tar­da­ron en aflo­rar, pues mien­tras Trump afir­ma­ba que­rer di­sua­dir e in­cen­ti­var a las di­ver­sas com­pa­ñías que aban­do­na­ron el país pa­ra que re­gre­sen a sue­lo na­cio­nal, por lo cual se han de re­du­cir las re­gu­la­cio­nes a las com­pa­ñías, lo que se­gún su cri­te­rio ha­ría re­gre­sar los em­pleos al país pa­ra ali­viar una deu­da que ya ro­za los 20 bi­llo­nes de dó­la­res. To­do lo cual ha su­ce­di­do, afir­mó, por la se­rie de pac­tos de­fec­tuo­sos que aho­ra hay que re­ne­go­ciar con los di­ver­sos paí­ses. No de­be­mos ol­vi­dar que las em­pre­sas de­ci­die­ron emi­grar a otros paí­ses, co­mo Mé­xi­co con las ma­qui­la­do­ras en los años 60’s, mu­cho an­tes del tra­ta­do NAF­TA (North Ame­ri­can Free Tra­de Agree­ment, por sus si­glas en in­glés).

Por otro la­do, Clinton re­afir­ma­ba que nue­ve mi­llo­nes de em­pleos se per­die­ron en la cri­sis de Wall Street. En su Plan de Pun­tos Fuer­tes que pu­bli­ca en su pá­gi­na de In­ter­net, ha­bla de crear más de diez mi­llo­nes de em­pleos, pro­po­nien­do ba­jar los im­pues­tos ge­ne­ra­les, pe­ro su­bien­do los im­pues­tos a los más ri­cos.

Afir­ma Clinton que pa­ra tran­qui­li­dad de los paí­ses con los que han con­ve­ni­do, EU hon­ra­rá sus tra­ta­dos, en­ten­dién­do­se el NAF­TA ce­le­bra­do con Mé­xi­co y Ca­na­dá, así co­mo los de­más ce­le­bra­dos con otros paí­ses.

An­te el se­ña­la­mien­to de los co­rreos ofi­cia­les ma­ne­ja­dos en su compu­tado­ra pri­va­da, Hillary acep­tó que en ello co­me­tió un error, lo que no se vol­ve­rá a re­pe­tir, re­vi­ran­do el can­di­da­to Trump que eso no fue un error, que ha­bía si­do in­ten­cio­nal.

En es­te úl­ti­mo pun­to, es de co­no­ci­mien­to ge­ne­ral que el FBI in­ves­ti­gó el ma­ne­jo de asun­tos pú­bli­cos de Clinton en una red pri­va­da y sus po­si­bles im­pli­ca­cio­nes, con­clu­yó co­mo co­sa juz­ga­da que no le­van­ta­ría car­gos en con­tra de la can­di­da­ta por ese mo­ti­vo.

Al en­trar al te­rreno per­so­nal con lo an­te­rior, la can­di­da­ta Clinton juz­ga fuer­te­men­te la vio­la­ción de un de­re­cho de los ciu­da­da­nos de co­no­cer la de­cla­ra­ción de im­pues­tos de Trump, co­sa que no ha he­cho ale­gan­do que to­do el tiem­po es­tá en au­di­to­ria, aún a sa­bien­das de que los can­di­da­tos pre­si­den­cia­bles lo ha­cen; an­te lo cual, Clinton se pre­gun­ta si es­con­de al­go, por lo que si la die­ra a co­no­cer, se des­cu­bri­ría que de­be a Wall Street al­go así co­mo 650 mi­llo­nes de dó­la­res y re­ve­la­ría que no ha pa­ga­do im­pues­tos Fe­de­ra­les, así co­mo sus tra­tos co­mer­cia­les y pri­va­dos con la Ru­sia de Pu­tin.

Trump con­tes­ta lo mis­mo an­te la pre­gun­ta, en el sen­ti­do de que si­gue en au­di­to­ria, an­te lo cual el mis­mo mo­de­ra­dor del de­ba­te Les­ter Hall le hi­zo ver que eso no era nin­gún im­pe­di­men­to pa­ra pu­bli­car sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos, las que a la fe­cha no ha da­do a co­no­cer. Con­ti­nuan­do su di­cho de que si no pa­gó a cons­truc­to­res con­tra­ta­dos en sus obras, lo hi­zo de acuer­do a las le­yes del país, que­dán­do­les a de­ber pues no ha­bían en­tre­ga­do las obras a su sa­tis­fac­ción.

En ge­ne­ral, la lla­ma­da ‘re­no­va­ción eco­nó­mi­ca’ de Trump no che­ca, pues al pe­lear en con­tra de las re­gu­la­cio­nes fe­de­ra­les en ma­te­ria de po­lí­ti­cas am­bien­ta­les, por ejem­plo, pues di­ce que su­ben los cos­tos de elec­tri­ci­dad por­que se res­trin­ge la pro­duc­ción y uso del car­bón y otros com­bus­ti­bles fó­si­les; lo que sí su­ce­de en es­ta es­tra­te­gia equi­vo­ca­da que pro­cla­ma en su plan, es que con ello se pro­vo­ca un al­za en el ca­len­ta­mien­to glo­bal con la con­ta­mi­na­ción mun­dial, en con­tra del cual los gran­des paí­ses es­tán lu­chan­do, pe­ro que cu­rio­sa­men­te los ase­so­res de Trump no creen en ella.

Por otro la­do, Trump pro­cla­mó de nue­vo que la ley y or­den se de­be de im­ple­men­tar en un país su­mi­do en una ma­yor vio­len­cia, con afro­me­ri­ca­nos y la­ti­nos de Chica­go con mie­do de sa­lir a la ca­lle al con­ta­bi­li­zar 4 mil per­so­nas ase­si­na­das, dan­do a en­ten­der que son los ‘in­mi­gran­tes ile­ga­les’ quie­nes usan las ar­mas que hay que qui­tar­les. Men­cio­nó a la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle (NRA, por sus si­glas en in­glés), quie­nes, di­ce, apo­yan que se ela­bo­ren lis­tas de per­so­nas pe­li­gro­sas a quie­nes no se les au­to­ri­za­rá la ven­ta ni que por­ten ar­mas, pe­ro sí apo­ya la de­tec­ción y ca­teo que es in­cons­ti­tu­cio­nal. Aun­que por otro la­do, es­ta aso­cia­ción ha si­do la ma­yor apo­ya­do­ra de la ven­ta y por­te de ar­mas en las uni­ver­si­da­des, pe­ro eso no lo di­jo.

Otros mu­chos te­mas se tra­ta­ron, co­mo al ini­cio de la can­di­da­tu­ra de Trump con su acu­sa­ción en con­tra del pre­si­den­te Oba­ma, a quien se in­ves­ti­gó acer­ca del su­pues­to na­ci­mien­to fue­ra del país, has­ta re­cien­te­men­te la ad­mi­sión por Trump mis­mo en con­tra­rio, es­to es, que sí ha­bía na­ci­do en los Es­ta­dos Uni­dos. Se men­cio­na­ron un par de de­man­das a los Trump por par­te de la se­cre­ta­ria de Es­ta­do por dis­cri­mi­na­ción en con­tra de afro­ame­ri­ca­nos a quie­nes no les ren­ta­ban sus apar­ta­men­tos, las cua­les se ce­rra­ron sin ad­mi­sión de cul­pa por su par­te. Se tra­ta­ron los pro­gra­mas que se im­ple­men­ta­rían en con­tra del ISIS, asi co­mo tam­bién las re­la­cio­nes con la OTAN, con la Ru­sia de Pu­tin y sus hac­kers, del apo­yo a la Gue­rra de Irak, etc.

Post Scrip­tum

Las es­ta­dís­ti­cas eva­lua­to­rias de es­te pri­mer en­cuen­tro se die­ron des­de el día si­guien­te a la con­fron­ta­ción; así la CNN en su eva­lua­ción to­tal dio el ga­ne a Hillary Clinton con un por­cen­ta­je del 62%, mien­tras a Do­nald Trump le au­ju­di­có un 27%; en la per­cep­ción de un me­jor ma­ne­jo del país, de acuer­do a sus res­pues­tas, se dio un por­cen­ta­je del 62% a Clinton y un 35% a Trump.

Se vio a Clinton co­mo una po­lí­ti­ca cur­ti­da en las li­des ciu­da­da­nas, na­da de blo­fear o po­li­ti­que­rías, es­gri­mien­do la cru­da ver­dad con he­chos y es­ta­dís­ti­cas, ta­les co­mo la co­ber­tu­ra de 20 mi­llo­nes de per­so­nas con el Oba­ma­ca­re, cu­ya am­plia­ción de unas 10 mi­llo­nes de per­so­nas más ba­jo la per­fec­ción de ese plan. Por otro la­do, el can­di­da­to Trump se per­ci­bió a la de­fen­si­va, in­te­rrum­pien­do a la can­di­da­ta por más de 50 ve­ces.

La ver­dad, no qui­sie­ra ver un fu­tu­ro pre­si­den­te mi­só­gino, hi­pó­cri­ta, ra­cis­ta y xe­nó­fo­bo.

Es­ta­re­mos a la es­pe­ra del round #10 en un se­gun­do de­ba­te, que atrai­ga los in­de­ci­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.