Có­mo se vol­vió re­ñi­da la con­tien­da Clinton–Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krugman

Nue­va York— El de­ba­te pre­si­den­cial del lu­nes pa­sa­do fue una pa­li­za, se­gu­ra­men­te el en­fren­ta­mien­to más dis­pa­re­jo en la his­to­ria po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Hillary Clinton sa­bía de lo que ha­bla­ba, se mos­tró ecuá­ni­me y –¿nos atre­ve­mos a de­cir­lo?– agra­da­ble. Do­nald Trump fue ig­no­ran­te, in­sen­si­ble y bur­do.

Sin em­bar­go, en la vís­pe­ra del de­ba­te, las en­cues­tas mos­tra­ron una con­tien­da ce­rra­da. ¿Có­mo fue po­si­ble eso?

Des­pués de to­do, los can­di­da­tos que vi­mos por la no­che del lu­nes fue­ron las mis­mas per­so­nas que han si­do des­de el prin­ci­pio. La gra­cia de Clinton e in­clu­so su hu­mor ba­jo pre­sión sal­ta­ron ple­na­men­te a la vis­ta du­ran­te la au­dien­cia del año pa­sa­do so­bre Ben­ga­si. Las que­jum­bro­sas bra­va­tas de Trump han si­do ob­vias ca­da vez que él abre la bo­ca sin leer de un apun­ta­dor elec­tró­ni­co.

Así que, ¿có­mo pu­do al­guien co­mo Trump ha­ber es­ta­do en po­si­ción de ba­tear por la Ca­sa Blan­ca? (Él pu­die­ra se­guir ahí, pues aún nos fal­ta ver qué efec­to tu­vo el de­ba­te so­bre las en­cues­tas.)

Par­te de la res­pues­ta es que mu­chos más es­ta­dou­ni­den­ses de los que nos gus­ta­ría ima­gi­nar son na­cio­na­lis­tas blan­cos de co­ra­zón. De he­cho, lla­ma­dos im­plí­ci­tos a la hos­ti­li­dad ra­cial han es­ta­do lar­ga­men­te en el nú­cleo de la es­tra­te­gia re­pu­bli­ca­na; Trump se con­vir­tió en el no­mi­na­do del Par­ti­do Re­pu­bli­cano (GOP) al de­cir di­rec­ta­men­te lo que sus opo­nen­tes in­ten­ta­ron trans­mi­tir con sil­ba­tos de pe­rro.

Si él pier­de, los re­pu­bli­ca­nos ale­ga­rán que él era al­gún ti­po de ele­men­to ex­tre­mis­ta, que no de­mos­tra­ba na­da so­bre la na­tu­ra­le­za de su par­ti­do. No lo es.

Pe­ro, si bien vo­tan­tes con mo­ti­va­cio­nes ra­cia­les son una mi­no­ría más gran­de de lo que nos gus­ta­ría creer, son una mi­no­ría. Y ape­nas en agos­to, Clinton te­nía una ven­ta­ja do­mi­nan­te. Des­pués, las en­cues­tas ca­ye­ron en pi­ca­da.

¿Qué ocu­rrió?, ¿co­me­tió ella al­gu­nos erro­res ga­rra­fa­les de cam­pa­ña?

No lo creo. Co­mo he es­cri­to an­te­rior­men­te, a ella le pa­só lo que a Go­re. Es­to es, co­mo Al Go­re en 2000, se to­pó con una sie­rra eléc­tri­ca de re­por­ta­jes ad­ver­sos por par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de la co­rrien­te po­pu­lar, los cua­les tra­ta­ron erro­res re­la­ti­va­men­te me­no­res co­mo gran­des es­cán­da­los, e in­ven­ta­ron es­cán­da­los adi­cio­na­les de la na­da.

En el ín­te­rin, se res­tó im­por­tan­cia o se ma­qui­lla­ron los ge­nui­nos es­cán­da­los de su opo­nen­te y di­ver­sos fac­to­res gro­tes­cos; pe­ro co­mo di­ce Jo­nat­han Chait de la re­vis­ta New York, la nor­ma­li­za­ción de Do­nald Trump pro­ba­ble­men­te tu­vo me­nos im­por­tan­cia que la ‘anor­ma­li­za­ción’ de Hillary Clinton.

Es­te em­ba­te de los me­dios in­for­ma­ti­vos em­pe­zó con un in­for­me de la As­so­cia­ted Press (AP) so­bre la Fun­da­ción Clinton, lo cual ca­si coin­ci­dió con el co­mien­zo de la caí­da de Clinton en las en­cues­tas. La AP abor­dó una pre­gun­ta vá­li­da: ¿Ob­tu­vie­ron do­na­do­res de la fun­da­ción ac­ce­so inapro­pia­do y ejer­cie­ron in­fluen­cia in­de­bi­da?

Co­mo ocu­rrió, es­to no lo­gró en­con­trar evi­den­cia al­gu­na de fe­cho­rías; pe­ro, de to­dos mo­dos, es­cri­bió el reportaje co­mo si lo hu­bie­ra he­cho. Y fue el co­mien­zo de una se­rie ex­tra­or­di­na­ria de hos­ti­les ar­tícu­los no­ti­cio­sos so­bre có­mo di­ver­sos as­pec­tos de la vi­da de Clinton ‘sus­ci­tan pre­gun­tas’ o ‘pro­yec­tan som­bras’, trans­mi­tien­do una im­pre­sión de co­sas te­rri­bles sin de­cir al­go que pu­die­ra ser re­fu­ta­do.

La cul­mi­na­ción de es­te pro­ce­so lle­gó con el in­fa­me fo­ro mo­de­ra­do por Matt Lauer, que pu­die­ra ser re­su­mi­do bre­ve­men­te co­mo ‘Co­rreos elec­tró­ni­cos, co­rreos elec­tró­ni­cos, co­rreos elec­tró­ni­cos; sí, Sr Trump, lo que us­ted di­ga, Sr. Trump’.

Aún no en­tien­do ple­na­men­te es­ta hos­ti­li­dad, que no era ideo­ló­gi­ca. Más bien, trans­mi­tió la sen­sa­ción de los ni­ños ‘co­ol’ en pre­pa­ra­to­ria bur­lán­do­se del nerd de la cla­se. Se­gu­ra­men­te hu­bo se­xi­smo in­vo­lu­cra­do, pe­ro pu­die­ra no ha­ber si­do cen­tral, ya que lo mis­mo lo ocu­rrió a Go­re.

En cual­quier ca­so, aque­llos de no­so­tros que re­cor­da­mos la cam­pa­ña de 2000 pre­veía­mos que se­gui­ría lo peor tras el pri­mer de­ba­te: Se­gu­ra­men­te bue­na par­te de los me­dios in­for­ma­ti­vos de­cla­ra­rían ga­na­dor a Trump in­clu­so si él men­tía re­pe­ti­da­men­te. Al­gu­nos ‘aná­li­sis no­ti­cio­sos’ ya es­ta­ban sen­tan­do las ba­ses, fi­jan­do un ba­jo ni­vel pa­ra el no­mi­na­do del GOP al tiem­po que el ‘len­gua­je cor­po­ral’ de Clinton pu­die­ra des­ple­gar ‘con­des­cen­den­cia’.

Des­pués lle­gó el de­ba­te en sí, al cual prác­ti­ca­men­te no se pu­do dar gi­ro al­guno. Al­gu­nas per­so­nas lo in­ten­ta­ron, de­cla­ran­do ga­na­dor a Trump en la dis­cu­sión de co­mer­cio aun cuan­do to­do lo que di­jo era fal­so de ma­ne­ra de­mos­tra­ble o con­cep­tual­men­te. O –mi fa­vo­ri­to– tu­vi­mos de­cla­ra­cio­nes de que si bien Trump no se ha­bía pre­pa­ra­do, Clinton pu­die­ra ha­ber es­ta­do ‘de­ma­sia­do pre­pa­ra­da’. ¿Qué?

Pe­ro, en el ín­te­rin, de­ce­nas de mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses vie­ron a los can­di­da­tos en ac­ción, de ma­ne­ra di­rec­ta, sin un fil­tro me­diá­ti­co. Pa­ra mu­chos, la re­ve­la­ción no fue el desem­pe­ño de Trump, sino el de Clinton: la mu­jer que vie­ron se pa­re­cía muy po­co al dron frío y ca­ren­te de ale­gría que les ha­bían di­cho es­pe­rar.

¿Has­ta qué gra­do ten­drá eso im­por­tan­cia? Mi su­po­si­ción –pe­ro bien pu­die­ra es­tar to­tal­men­te equi­vo­ca­do– es que ten­drá mu­chí­si­ma im­por­tan­cia. Los par­ti­da­rios re­cal­ci­tran­tes de Trump no se­rán des­via­dos. Pe­ro los elec­to­res que ha­bían es­ta­do pla­nean­do que­dar­se en ca­sa o, lo que equi­va­le a lo mis­mo, vo­tar por al­gún can­di­da­to de al­gún par­ti­do me­nor en vez de ele­gir en­tre el ra­cis­ta y la dia­ble­sa aho­ra pu­die­ran dar­se cuen­ta de que es­ta­ban mal in­for­ma­dos. Si efec­ti­va­men­te es así, se­rá el desem­pe­ño de bra­vu­ra de Clinton, ba­jo in­creí­ble pre­sión, lo que dio un gi­ro de 180 gra­dos a la si­tua­ción.

Sin em­bar­go, las co­sas nun­ca de­be­rían ha­ber lle­ga­do a es­te pun­to, don­de de­ma­sia­do de­pen­día de desafiar las ex­pec­ta­ti­vas de los me­dios a lo lar­go de una ho­ra y me­dia. Ade­más, aque­llos que con­tri­bu­ye­ron a lle­var­nos a es­te pun­to de­be­rían po­ner­se a re­fle­xio­nar se­ria­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.