Ba­ta­lla Te­xas pa­ra con­se­guir maes­tros que sean bi­lin­gües

El Diario de El Paso - - Especial - Eva Marie-Aya­la / The Da­llas Mor­ning News

DO­li­via Mén­dez no pue­de evi­tar ver­se re­fle­ja­da en mu­chos de sus alum­nos de se­gun­do gra­do de pri­ma­ria, mu­chos de los cua­les ape­nas ha­blan al­go de in­glés.

The Da­llas Mor­ning News re­por­ta que Mén­dez tam­bién ba­ta­lló con el idio­ma mien­tras cre­cía en la pun­ta No­roes­te de Te­xas. Ella tam­bién tu­vo que na­ve­gar el mun­do de los adul­tos cuan­do por fin lo apren­dió.

“Siem­pre tra­du­cía pa­ra mis pa­dres lo que la maes­tra es­ta­ba di­cien­do”, co­men­tó.

“Des­pués qui­se ser la maes­tra ha­blan­do con los pa­dres pa­ra que los ni­ños no tu­vie­ran que preo­cu­par­se de ser los tra­duc­to­res. Quie­ro ayu­dar­los a triun­far”. Pe­ro Te­xas no lo­gra te­ner los maes­tros su­fi­cien­tes co­mo Mén­dez pa­ra su­plir la ne­ce­si­dad.

E l nú­me­ro de es­tu­dian­tes con in­glés li­mi­ta­do en el es­ta­do ha cre­ci­do cer­ca de un 50 por cien­to en la úl­ti­ma dé­ca­da; cer­ca de 1 de ca­da 5 ba­ta­llan con el idio­ma. Pe­ro al mis­mo tiem­po, Te­xas ex­pe­ri­men­tó una dra­má­ti­ca ba­ja de un 20 por cien­to en el nú­me­ro de do­cen­tes tra­ba­jan­do en cla­ses bi­lin­gües y de in­glés co­mo se­gun­do idio­ma, ESL.

En el año es­co­lar 2014-2015, Te­xas te­nía so­la­men­te un maes­tro ESL o bi­lin­güe por ca­da 46 alum­nos que ba­ta­llan con el in­glés, de acuer­do con el De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción de Te­xas.

Eso se tra­du­ce en que los alum­nos que real­men­te ne­ce­si­tan aten­ción in­di­vi­dual pa­ra al­can­zar a sus com­pa­ñe­ros, en lu­gar de eso los es­tán co­lo­can­do en cla­ses más gran­des o de­ján­do­los fue­ra por com­ple­to.

Los dis­tri­tos se au­xi­lian con los asis­ten­tes de maes­tros, e in­clu­so con ta­len­to de Puer­to Ri­co, Mé­xi­co y Es­pa­ña.

Es­te dé­fi­cit de do­cen­tes tam­bién im­pli­ca que los maes­tros bi­lin­gües que tie­ne Te­xas de­ben so­bre es­for­zar­se, in­clu­so fue­ra del sa­lón de cla­ses.

Ro­bert Sur­ber, quien da cla­ses a los ni­ños de ter­ce­ro cer­ca del sa­lón de Mén­dez en la Pri­ma­ria Shands de Mes­qui­te, a me­nu­do tie­ne jun­tas con los pa­dres o lla­ma a ca­sas de los alum­nos en sus­ti­tu­ción de maes­tros que no ha­blan es­pa­ñol.

Por es­trés, aban­do­nan el tra­ba­jo

Sur­ber, ve­te­rano de 20 años de ejer­ci­cio de la pro­fe­sión y men­tor de maes­tros más jó­ve­nes, ex­pre­só que ha vis­to a mu­chos do­cen­tes bi­lin­gües de­jar la pro­fe­sión des­pués de un cor­to tiem­po de­bi­do al es­trés, aún en los gra­dos bá­si­cos don­de nor­mal­men­te en­se­ñan.

“Mu­cha gen­te pen­sa­ba que con nues­tra po­bla­ción más jo­ven, to­do se­ría abra­zos y ar­coí­ris”, co­men­tó.

“Pe­ro sí te­ne­mos ni­ños di­fí­ci­les y a ve­ces has­ta pa­dres di­fí­ci­les. Ade­más pue­de ser de­sola­dor cuan­do tra­ba­jas en un área de mu­cha po­bre­za. Al­gu­na gen­te sim­ple­men­te no lo so­por­ta”.

Los dos maes­tros son ejem­plos per­fec­tos de los edu­ca­do­res que el dis­tri­to de­ses­pe­ra­da­men­te ne­ce­si­ta con­tra­tar y re­te­ner: de­di­ca­dos, ta­len­to­sos, y que ha­blen va­rios idio­mas con flui­dez.

Su­ber, quien ob­tu­vo su maes­tría en Mé­xi­co, ade­más ha­bla viet­na­mi­ta.

Mien­tras que se ele­va la can­ti­dad de alum­nos que ba­ta­llan con el in­glés co­mo se­gun­do idio­ma, la plan­ta do­cen­te ha su­fri­do un des­ca­la­bro im­por­tan­te

Lan­zan pro­gra­ma pa­ra re­te­ner­los

Pa­ra im­pe­dir que otros dis­tri­tos les pi­ra­teen sus maes­tros –es­pe­cial­men­te los de edu­ca­ción bi­lin­güe–, Mes­qui­te lan­zó un pro­gra­ma de in­cen­ti­vos es­te año pa­ra con­ser­var a sus me­jo­res maes­tros en el sa­lón de cla­ses a tra­vés de opor­tu­ni­da­des adi­cio­na­les de en­tre­na­mien­to y la opor­tu­ni­dad de ga­nar has­ta 12 mil dó­la­res más al año.

Pe­ro los pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción bi­lin­güe ex­pli­can que aun­que ta­les es­fuer­zos son bue­nos pa­ra re­te­ner­los, el suel­do no es la di­fi­cul­tad más gran­de.

Es in­tere­sar a más per­so­nas cu­yo idio­ma na­tal sea el es­pa­ñol en vol­ver­se do­cen­tes, ex­pli­có Ana Co­ca, pre­si­den­ta elec­ta de la Aso­cia­ción Te­xa­na pa­ra la Edu­ca­ción Bi­lin­güe.

Ella y otros más ar­gu­men­tan que Te­xas po­dría re­ver­tir gran­de­men­te el dé­fi­cit de do­cen­tes si los en­car­ga­dos de las po­lí­ti­cas se en­fo­can en dos áreas cla­ve: asis­ten­tes de maes­tros y exá­me­nes de cer­ti­fi­ca­ción.

Apro­xi­ma­da­men­te 1 de ca­da 5 asis­ten­tes es­co­la­res ha­blan un se­gun­do idio­ma en ca­sa, de acuer­do con el gru­po de in­ves­ti­ga­ción New Ame­ri­ca, con ba­se en Was­hing­ton, D.C.

Pe­ro los sa­la­rios ba­jos y otros re­tos vuel­ven di­fí­cil pa­ra mu­chos de ellos bus­car un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio mien­tras tra­ba­jan de tiem­po com­ple­to.

Ta­ble­ro de ma­te­má­ti­cas en un sa­lón en la ciu­dad de Mes­qui­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.