Con al­to ries­go de des­apa­re­cer, Se­gun­do Ba­rrio y Chihuahui­ta

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

Los ve­cin­da­rios Chihuahui­ta y El Se­gun­do Ba­rrio han si­do aña­di­dos a la lis­ta de los 11 Lu­ga­res His­tó­ri­cos de Es­ta­dos Uni­dos con Ma­yor Ries­go de Pér­di­da o da­ño irre­pa­ra­ble.

Max Gross­man, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión His­tó­ri­ca e historiador de la ar­qui­tec­tu­ra del Con­da­do de El Pa­so y de la So­cie­dad Trost de Te­xas, afir­ma que los dos ba­rrios han si­do diez­ma­dos por la de­mo­li­ción y el de­sa­rro­llo de la zo­na du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das.

“Só­lo hay un úni­co mo­nu­men­to de Re­gis­tro Na­cio­nal en El Se­gun­do (el Sil­ver Do­llar Ca­fe) y nin­guno en el Chihuahui­ta. La de­sig­na­ción tam­bién tie­ne el po­ten­cial pa­ra lla­mar la aten­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes no lu­cra­ti­vas na­cio­na­les y gru­pos em­pre­sa­ria­les pa­ra que in­vier­tan en áreas co­mo el Se­gun­do Ba­rrio y Chihuahui­ta, que se­rán el cen­tro de aten­ción na­cio­nal du­ran­te to­do un año, a par­tir de hoy”, co­men­tó el historiador.

Año con año, es­ta lis­ta com­pi­la­da por el Na­tio­nal Trust for His­to­ric Pre­ser­va­tion des­ta­ca ejem­plos im­por­tan­tes del pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co y cul­tu­ral de la na­ción que po­drían per­der­se pa­ra siem­pre si las au­to­ri­da­des no to­man car­tas en el asun­to. Más de 270 si­tios han es­ta­do en la lis­ta du­ran­te sus 29 años de his­to­ria y, en ese tiem­po, me­nos del cin­co por cien­to de los si­tios enu­me­ra­dos se han per­di­do.

“Es im­por­tan­te con­ser­var to­dos es­tos lu­ga­res, son par­te de no­so­tros”, ase­gu­ró Je­sús Cam­pa, un sep­tua­ge­na­rio que es clien­te ha­bi­tual de la pa­na­de­ría Bo­wie, uno de los in­mue­bles in­sig­nia del Se­gun­do Ba­rrio. Si­tua­dos al sur del Cen­tro de El Pa­so, los ve­cin­da­rios re­fle­jan to­da la ga­ma de his­to­ria de la ciu­dad, des­de la con­quis­ta española has­ta la era mo­der­na, y son ho­gar a una gran va­rie­dad de im­pre­sio­nan­tes edi­fi­cios his­tó­ri­cos, in­clu­yen­do ca­sas de ado­be que co­rres­pon­den a la dé­ca­da de los 1850 y ho­te­les y tien­das de la épo­ca vic­to­ria­na. Los orí­ge­nes de Chihuahui­ta se re­mon­tan a 1814, cuan­do di­cha tie­rra era par­te del ran­cho de Ri­car­do Bru­sue­las. El ran­cho se aca­bó y la ur­ba­ni­dad ex­plo­tó con la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril San­ta Fe en 1881, se­gún ar­chi­vos del Com­mu­nity Co­lle­ge. Los co­mer­cios cer­ca­nos pros­pe­ra­ron, atra­yen­do re­si­den­tes. En al­gún mo­men­to, la zo­na fue de­sig­na­da co­mo El Pri­mer Ba­rrio, por ser en­ton­ces el pun­to más pró­xi­mo a la fron­te­ra. Mu­chos de los edi­fi­cios en Chihuahui­ta fue­ron uti­li­za­dos por los ve­ci­nos pa­ra ver al­gu­nos com­ba­tes en­tre los fe­de­ra­les y los re­vo­lu­cio­na­rios en Ciu­dad Juá­rez.

Esa pro­xi­mi­dad con el río even­tual­men­te tra­jo pro­ble­mas pa­ra los re­si­den­tes de Chihuahui­ta, se­gún Mo­ra­les y otros his­to­ria­do­res.

En oca­sio­nes, los re­si­den­tes del área te­nían que es­con­der­se de­ba­jo de las ca­mas de­bi­do a las ba­la­ce­ras fre­cuen­tes en­tre agen­tes de la Pa­tru­lla Fronteriza y los con­tra­ban­dis­tas, di­jo Mo­ra­les.

Fue tan­ta la vio­len­cia en el ba­rrio que la Pa­tru­lla Fronteriza co­lo­có bol­sas de are­na co­mo la que uti­li­zan los sol­da­dos jun­to con una ame­tra­lla­do­ra es­ta­cio­na­ria pa­ra de­fen­der­se en con­tra de los ata­ques, re­cuer­da Mo­ra­les.

To­dos los con­tra­ban­dis­tas se co­no­cían, mu­chos de ellos te­nían sub­te­rrá­neos y con­tac­tos en la co­lo­nia Be­lla­vis­ta de Juá­rez; cru­zar la fron­te­ra sin au­to­ri­za­ción era me­nos di­fí­cil en­ton­ces.

Apar­te de los en­fren­ta­mien­tos en­tre con­tra­ban­dis­tas y la ley, el ba­rrio se vio aso­la­do por las pan­di­llas co­mo la del Puen­te Ne­gro, o PN1. “Lu­ga­res co­mo Chihuahui­ta y El Se­gun­do Ba­rrio nos ayu­dan a re­la­tar la his­to­ria di­ver­sa y com­ple­ja de los Es­ta­dos Uni­dos", di­jo Step­ha­nie Meeks, pre­si­den­ta y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Na­tio­nal Trust for His­to­ric Pre­ser­va­tion.

"Pa­ra cum­plir me­jor con las ne­ce­si­da­des mo­der­nas de los re­si­den­tes de es­tos ba­rrios, te­ne­mos que sal­va­guar­dar y re­vi­ta­li­zar los si­tios que ha­cen de es­tos ba­rrios lu­ga­res úni­cos. A tra­vés de la apor­ta­ción di­rec­ta de es­tas co­mu­ni­da­des, los lu­ga­res que han de­fi­ni­do los dos ba­rrios du­ran­te tan­tos años pue­den ser re-uti­li­za­dos pa­ra ser­vir a sus re­si­den­tes en for­ma di­rec­ta, es­ti­mu­lan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y pro­mo­vien­do la cons­cien­cia in­ter­cul­tu­ral”. El pú­bli­co es­tá in­vi­ta­do a co­no­cer y apren­der más acer­ca de lo que pue­den ha­cer pa­ra apo­yar es­tos 11 lu­ga­res his­tó­ri­cos y cien­tos de otros si­tios en pe­li­gro de per­der su his­to­ria en www.Sa­vin­gP­la­ces.org/11Most.

CHiHuaHui­Ta Da­Ta su ori­gen has­ta 1814

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.