Fá­ti­ma y la vio­len­cia mun­dial

El Diario de El Paso - - Portada - Fran­cis­co R. Del Va­lle

Es in­du­da­ble que exis­te una te­rri­ble vio­len­cia en el mun­do y que des­afor­tu­na­da­men­te, és­ta se agu­di­za ca­da vez más. Ci­ta­mos al­gu­nos ejem­plos en­tre los nu­me­ro­sos—ca­si in­con­ta­bles—ca­sos de vio­len­cia mun­dial: los ata­ques te­rro­ris­tas de París y la Ri­ve­ra Fran­ce­sa; los ata­ques en EU—San Ber­nar­dino, Ca­li­for­nia; Or­lan­do, Flo­ri­da; y los ata­ques más re­cien­tes de Nue­va York, Nue­va Jer­sey y Minneapolis. Pe­ro ade­más, es preo­cu­pan­te que tam­bién es­té lle­gan­do a la Igle­sia Ca­tó­li­ca: un sa­cer­do­te ase­si­na­do en Fran­cia, y tres ase­si­na­dos re­cien­te­men­te en Mé­xi­co.

¿Cuál es la cau­sa de es­ta te­rri­ble vio­len­cia? Pen­sa­mos que la res­pues­ta pu­die­ra ra­di­car en las re­ve­la­cio­nes he­chas por la Vir­gen Ma­ría a los vi­den­tes de Fá­ti­ma—tres ni­ños pas­to­res: Lu­cía, Fran­cis­co y Ja­cin­ta. Las apa­ri­cio­nes de la Vir­gen en Fá­ti­ma fue­ron seis, una ca­da mes des­de el 13 de ma­yo has­ta el 13 de oc­tu­bre de 1917. En la sex­ta y úl­ti­ma apa­ri­ción, pa­ra pro­bar que sus apa­ri­cio­nes y men­sa­jes eran ver­da­de­ros, Ma­ría obró el mi­la­gro del sol, que fue pre­sen­cia­do por una con­gre­ga­ción de 70 mil pe­re­gri­nos que ha­bían asis­ti­do a la Co­va de Iría—si­tio de cin­co de las seis apa­ri­cio­nes—el 13 de oc­tu­bre de 1917.

Pre­sen­ta­mos un re­su­men del mi­la­gro del sol des­cri­to en la obra “Fá­ti­ma, au­ro­ra del ter­cer mi­le­nio” de Juan S. Clas Dias.

“Ha­bía llo­vi­do mu­cho du­ran­te el día. Lu­cía (la vi­den­te) gri­tó al pue­blo “mi­ren el sol”. Se en­tre­abrie­ron las nu­bes, y el sol apa­re­ció co­mo un in­men­so dis­co de pla­ta. La mul­ti­tud lo con­tem­pla­ba ab­sor­ta cuan­do, sú­bi­ta­men­te el as­tro se pu­so a ´bai­lar´. Gi­ró rá­pi­da­men­te co­mo una gi­gan­tes­ca rue­da de fue­go que gi­ró lo­ca­men­te tres ve­ces, y des­cri­bien­do un zig-zag des­co­mu­nal se pre­ci­pi­tó so­bre la mul­ti­tud ate­rro­ri­za­da. Un úni­co e in­men­so gri­to es­ca­pó de to­das las gar­gan­tas. To­dos ca­ye­ron de ro­di­llas en el lo­do, pen­san­do que se­rían con­su­mi­dos por el fue­go. Pe­ro po­co a po­co, el sol co­men­zó a ele­var­se tra­zan­do el mis­mo zig-zag has­ta lle­gar el pun­to des­de don­de ha­bía des­cen­di­do, tor­nán­do­se en el sol nor­mal. Ade­más, mu­chos en la mul­ti­tud no­ta­ron que sus ro­pas, que ha­bían es­ta­do em­pa­pa­das mi­nu­tos an­tes por la llu­via, es­ta­ban com­ple­ta­men­te se­cas.”

En la apa­ri­ción del 13 de ju­lio de 1917, la Vir­gen re­ve­ló tres se­cre­tos a los vi­den­tes. El pri­me­ro fue la vi­sión del in­fierno. Ci­ta­mos las pa­la­bras de Lu­cía al res­pec­to: “vi­mos co­mo un mar de fue­go, y su­mer­gi­dos en ese fue­go a los de­mo­nios y las al­mas, en­tre gri­tos de do­lor y de­ses­pe­ra­ción, que ho­rro­ri­za­ban y ha­cían es­tre­me­cer de pa­vor”.

El se­gun­do se­cre­to si­guió al pri­me­ro. La Vir­gen di­jo a los pas­to­res: “ha­béis vis­to al in­fierno, a don­de van a dar las al­mas de los po­bres pe­ca­do­res. Si ha­cen lo que yo os di­go, se sal­va­rán mu­chas al­mas y ha­brá paz. La pri­me­ra gue­rra mun­dial va a ter­mi­nar. Pe­ro si no de­jan de ofen­der a Dios co­men­za­rá otra peor, en la que Dios va a cas­ti­gar al mun­do por sus crí­me­nes por me­dio de la gue­rra, del ham­bre y de las per­se­cu­cio­nes a la Igle­sia y al San­to Pa­dre.

Pa­ra im­pe­dir­lo, ven­dré a pe­dir la con­sa­gra­ción de Ru­sia a mi In­ma­cu­la­do Co­ra­zón y la co­mu­nión re­pa­ra­do­ra en los pri­me­ros sá­ba­dos. Si atien­den mis pe­di­dos, Ru­sia se con­ver­ti­rá y ten­drán paz. Si no, es­par­ci­rá sus erro­res por el mun­do, pro­mo­vien­do gue­rras y per­se­cu­cio­nes a la Igle­sia. Los bue­nos se­rán mar­ti­ri­za­dos, el San­to Pa­dre ten­drá mu­cho que su­frir, va­rias na­cio­nes se­rán ani­qui­la­das. Por fin mi In­ma­cu­la­do Co­ra­zón triun­fa­rá, el San­to Pa­dre me con­sa­gra­rá a Ru­sia, y se­rá con­ce­di­do al mun­do un tiem­po de paz”.

Con res­pec­to al se­gun­do se­cre­to de la Vir­gen, ci­ta­mos nue­va­men­te la obra de Juan S. Cla Dias. “Ha­blan­do a los pas­tor­ci­tos, qui­so la Vir­gen Ma­ría ha­blar al mun­do en­te­ro, ex­hor­tan­do a to­dos los hu­ma­nos a la ora­ción, a la pe­ni­ten­cia y a la en­mien­da de vi­da. Hi­zo es­tas pe­ti­cio­nes te­nien­do en cuen­ta la si­tua­ción en que se en­con­tra­ba el mun­do en la épo­ca de sus apa­ri­cio­nes es de­cir, en 1917. Nues­tra Se­ño­ra di­jo que el mun­do es­ta­ba en es­ta­do de pe­ca­do ge­ne­ra­li­za­do muy gra­ve. El pe­ca­do es una ofen­sa con­tra Dios y atrae su có­le­ra. Los pe­ca­dos eran la im­pie­dad y la im­pu­re­za, que ha­bían do­mi­na­do la tie­rra has­ta tal pun­to que, pa­ra cas­ti­gar a los hu­ma­nos, ha­bía es­ta­lla­do la pri­me­ra gue­rra mun­dial. Es­ta con­fla­gra­ción ter­mi­na­ría en bre­ve y los pe­ca­do­res ten­drían tiem­po pa­ra en­men­dar­se aten­dien­do el lla­ma­mien­to de Fá­ti­ma. Si ese lla­ma­mien­to fue­se aten­di­do la hu­ma­ni­dad co­no­ce­ría la paz. En ca­so de que no fue­se oí­do ven­dría otra gue­rra, aún más te­rri­ble”.

Co­mo es bien sa­bi­do, el mun­do no se con­vir­tió, y Dios cas­ti­gó al mun­do con la se­gun­da gue­rra mun­dial que in­vo­lu­cró a mu­chos paí­ses, cau­san­do mi­les de muer­tes y su­fri­mien­tos. Ade­más, co­mo di­jo la Vir­gen, el co­mu­nis­mo pro­vo­ca­do por Ru­sia “es­par­ció sus erro­res por to­do el mun­do, pro­mo­vió gue­rras y per­se­cu­cio­nes a la Igle­sia, mar­ti­ri­zó a mu­chas per­so­nas bue­nas. El Pa­pa su­frió mu­cho y va­rias na­cio­nes fue­ron ani­qui­la­das. “

De acuer­do con el ter­cer se­cre­to, el Pa­pa que su­frió mu­cho por el co­mu­nis­mo fue Juan Pa­blo II, que fue ba­la­cea­do el 13 de ma­yo de 1981, fe­cha de la pri­me­ra apa­ri­ción de Fá­ti­ma, por un enviado del je­fe de Ru­sia. Juan Pa­blo re­co­no­ció que, por un mi­la­gro de la Vir­gen, la ba­la se des­vió de su co­ra­zón y se sal­vó; se re­cu­pe­ró por com­ple­to el 13 de oc­tu­bre del mis­mo año, mes de la sex­ta apa­ri­ción de Fá­ti­ma. Juan Pa­blo con­sa­gró a Ru­sia y el mun­do en­te­ro al In­ma­cu­la­do Co­ra­zón de Ma­ría en 1988 y de acuer­do con la pro­me­sa he­cha por la Vir­gen, el co­mu­nis­mo ca­yó en 1989 y Ru­sia se con­vir­tió—es de­cir, per­mi­tió el cul­to a las Igle­sias Ca­tó­li­ca y Or­to­do­xa.

La­men­ta­ble­men­te, el mun­do ac­tual si­gue igual— qui­zá peor—que an­tes de la pri­me­ra y la se­gun­da gue­rra mun­dial. Juan S. Clas Dias co­men­ta que “la cri­sis mo­ral en Oc­ci­den­te, des­de 1917 no hi­zo sino acen­tuar­se rá­pi­da­men­te.” Las mo­das se han de­gra­da­do, apro­xi­mán­do­se ca­da vez más al nu­dis­mo ge­ne­ra­li­za­do; la asom­bro­sa ines­ta­bi­li­dad y des­truc­ción de los con­cep­tos tra­di­cio­na­les del ma­tri­mo­nio—la unión de un hom­bre y una mu­jer—y las fa­mi­lias—pro­crea­ción y/o adop­ción de hi­jos por un es­po­so y una es­po­sa uni­dos en ma­tri­mo­nio; las des­via­cio­nes se­xua­les de to­dos ti­pos; el abor­to le­ga­li­za­do y ge­ne­ra­li­za­do en EU y otros paí­ses; y la eu­ta­na­sia y el sui­ci­dio asis­ti­do.

Así, pa­re­ce ser que Dios es­tá cas­ti­gan­do nue­va­men­te al mun­do por to­do lo an­te­rior. Así co­mo los cas­ti­gos an­te­rio­res fue­ron la pri­me­ra y se­gun­da gue­rra mun­dial y el co­mu­nis­mo, pen­sa­mos que el cas­ti­go ac­tual—que qui­zá pu­die­ra lle­var a una ter­ce­ra gue­rra mun­dial—es por la cre­cien­te vio­len­cia pro­vo­ca­da por ISIS. ¿Qué se pue­de ha­cer? La res­pues­ta es cla­ra: com­ba­tir la co­rrup­ción en to­das sus for­mas, y pe­dir a Dios y a la Vir­gen Ma­ría que sal­ven al mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.