Trump, el ‘Trom­pe­ta’

El Diario de El Paso - - Portada - Hum­ber­to Cas­pa

Los Án­ge­les – ¿Do­nald Trump es un “ge­nio” de los im­pues­tos o es un ver­da­de­ro pa­tán?

Cuan­do la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res de cla­se me­dia y una gran par­te de aque­llas per­so­nas que ape­nas ga­nan lo ne­ce­sa­rio pagan sus im­pues­tos de fin de año, el mag­na­te de co­pe­te ro­ji­zo ha­ce ga­la de que no pa­ga un cen­ta­vo. ¿A quién hay que cul­par?

Por su­pues­to que el Con­gre­so nun­ca qui­so ha­cer re­for­mas a un sis­te­ma de re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria que be­ne­fi­cia fuer­te­men­te a los ne­go­cian­tes de bie­nes raí­ces.

Por mu­chos años Trump ha es­ta­do ha­cien­do uti­li­dad de una pro­vi­sión que per­mi­te a ne­go­cian­tes co­mo él –de bie­nes raí­ces— com­prar pa­si­vos (edi­fi­cios) con di­ne­ros pres­ta­dos, los cua­les, al ca­bo de un tiem­po, los de­pre­cian pa­ra uti­li­zar­los co­mo pér­di­das an­te el fis­co en el mo­men­to que de­cla­ran im­pues­tos.

Pa­ra Trump no es na­da nue­vo to­mar­le el pe­lo al go­bierno y a la so­cie­dad. En la dé­ca­da de 1970 ya ha­bía bur­la­do a las au­to­ri­da­des del Ser­vi­cio de Re­cau­da­cio­nes de Im­pues­tos (IRS) con es­te ti­po de ma­nio­bras.

Des­de que uti­li­zó sus ban­ca­rro­tas (916 mi­llo­nes de dó­la­res) co­mo pér­di­das en 1995, Trump se ha li­bra­do de un co­bro de más de 50 mi­llo­nes de dó­la­res por año. Es de­cir, en 18 años, el mag­na­te ha eva­di­do al­re­de­dor de 900 mi­llo­nes de dó­la­res al fis­co, can­ti­dad que bá­si­ca­men­te ha es­ta­do lle­nan­do sus ar­cas per­so­na­les, mien­tras que to­dos no­so­tros he­mos es­ta­do pa­gan­do im­pues­tos año tras año.

Lo que ha­ce Trump no es sim­ple­men­te un ac­to in­mo­ral, sino que va en con­tra del buen ca­rác­ter del ne­go­cian­te. Su ma­nio­bra es com­ple­ta­men­te ile­gal des­de un pun­to de vis­ta de la éti­ca ciu­da­da­na.

Es co­mo si una per­so­na co­rrom­pe y prác­ti­ca­men­te “ro­ba” le­gal­men­te a las gran­des tien­das co­mer­cia­les del país cuan­do es­tos ne­go­cios pro­mue­ven in­cen­ti­vos pa­ra ge­ne­rar más in­gre­sos.

Por ejem­plo, años atrás, la tien­da Bloo­ming­da­le’s pro­mo­vió un re­ga­lo de más de mil dó­la­res en tar­je­tas “Bloo­mi” por la com­pra de ar­tícu­los de más de seis mil dó­la­res. Los co­no­ce­do­res vi­va­ces y sin éti­ca gas­ta­ban esos seis mil dó­la­res en Blo­ming­da­le’s ha­cien­do uti­li­dad de sus tar­je­tas de cré­di­to pa­ra re­ci­bir re­ga­los de mil dó­la­res en tar­je­tas Bloo­mi.

Lue­go, des­pués de unos cuan­tos días, es­ta gen­te ines­cru­pu­lo­sa de­vol­vía sus pren­das com­pra­das y se que­da­ban con las tar­je­tas re­ga­la­das pa­ra ha­cer uti­li­dad en la com­pra de cual­quier otro pro­duc­to en la mis­ma tien­da.

Trump es­tá ha­cien­do al­go si­mi­lar con los im­pues­tos. Nos es­tá ro­ban­do de fren­te y en nues­tras caras. Es un des­ver­gon­za­do que no le im­por­ta uti­li­zar las “la­gu­nas le­ga­les” (loop­ho­les) del sis­te­ma de re­cau­da­ción de im­pues­tos pa­ra apro­ve­char­se de to­da una so­cie­dad.

A pe­sar de to­do el es­cán­da­lo que ro­dea es­te he­cho, Ru­di Giu­lia­ni, ex al­cal­de de New York y por­ta­voz de su equi­po de cam­pa­ña po­lí­ti­ca, lo lla­mó “ge­nio”. El go­ber­na­dor de Nue­va Jer­sey Ch­ris Ch­ris­tie no so­la­men­te pien­sa que es in­te­li­gen­te, sino que es lo me­jor que le hu­bie­ra pa­sa­do en su cam­pa­ña a la Ca­sa Blan­ca.

Una per­so­na que per­dió 916 mi­llo­nes de dó­la­res y de­cla­ra a sus em­pre­sas en ban­ca­rro­ta no pue­de con­si­de­rar­se un ge­nio. Tam­po­co pue­de con­si­de­rar­se una per­so­na éti­ca. Trump es un des­ver­gon­za­do y tram­po­so.

Me la­te que Trump es­tá me­ti­do en un ro­llo ile­gal. Por eso no quie­re pu­bli­car sus re­cien­tes im­pues­tos. El IRS sa­be que la po­bla­ción es­tá en­te­ra­da de sus an­dan­zas y no le que­da más que in­ves­ti­gar. Oja­lá que lo me­tan a la cár­cel por co­rrup­to y trom­pe­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.