Desata con­tro­ver­sia dis­ci­pli­na ex­tre­ma a me­no­res

El Diario de El Paso - - Clima - Ch­ris­top­her Me­le/New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Nue­va York – La se­ma­na pa­sa­da, una mu­jer en un Wal-Mart de Te­xas, quien to­mó fo­tos de un hom­bre em­pu­jan­do un ca­rri­to del man­da­do con el ca­be­llo de su hi­ja en­re­da­do al­re­de­dor de la ma­ni­ja del ca­rri­to, ayu­dó a ini­ciar un de­ba­te so­bre cuan­do, si aca­so, de­be­ría un tes­ti­go in­ter­ve­nir cuan­do un pa­dre dis­ci­pli­na de ma­ne­ra ex­ce­si­va a su hi­jo en pú­bli­co.

La mu­jer, Eri­ka Burch, es­ta­ba con su ma­ri­do, Ro­bert, en la tien­da en Cle­ve­land, Te­xas, a unas 45 mi­llas (72 ki­ló­me­tros) al nor­te de Hous­ton, el 19 de sep­tiem­bre, cuan­do vie­ron a la ni­ña ca­mi­nan­do ex­tre­ma­da­men­te cer­ca del ca­rri­to. Su ca­be­za es­ta­ba in­cli­na­da en un ángulo ra­ro mien­tras el hom­bre la arras­tra­ba al la­do del ca­rri­to ja­lán­do­la del ca­be­llo, de­cla­ró Eri­ka Burch en en­tre­vis­ta.

Ro­bert Burch, de 44 años, co­men­tó que la ni­ña, quien de acuer­do con la Po­li­cía tie­ne cin­co años, es­ta­ba llo­ran­do: “¡Pa­ra! No lo vol­ve­ré a ha­cer”. Aña­dió que ella “le su­pli­ca­ba al hom­bre que la de­ja­ra ir”. Eri­ka Burch, de 25, in­ter­vino. Ella ha­bló con el hom­bre en tres oca­sio­nes pa­ra in­ten­tar que se pa­ra­ra, ca­da vez ele­van­do más la voz. Eri­ka Burch di­jo que el hom­bre le di­jo, “Yo así cre­cí y es­toy bien”, y lue­go co­men­zó a in­sul­tar­la. Ella lla­mó al 911, y el ofi­cial de la Po­li­cía que es­ta­ba en la tien­da aten­dien­do un ca­so de hur­to lle­gó en cues­tión de mi­nu­tos.

En su pá­gi­na de Fa­ce­book, el De­par­ta­men­to de la Po­li­cía de Cle­ve­land di­jo que una in­ves­ti­ga­ción, jun­to con los Ser­vi­cios de Pro­tec­ción al Me­nor es­ta­ba en pro­ce­so. Los tes­ti­gos fue­ron in­te­rro­ga­dos y se to­ma­ron re­por­tes, se­gún di­jo el je­fe de­la Po­li­cía, Da­rrel Brous­sard, en un co­rreo elec­tró­ni­co.

“No jus­ti­fi­ca­mos las ac­cio­nes del pa­dre de fa­mi­lia en es­te in­ci­den­te, pe­ro de­be­mos re­ca­bar to­da la in­for­ma­ción y evi­den­cia”, se­gún es­cri­bió, agre­gan­do que el pa­dre sol­tó el ca­be­llo de la ni­ña “rá­pi­da­men­te”.

“Se han rea­li­za­do in­te­rro­ga­to­rios fo­ren­ses jun­to con un gru­po de­fen­sor de los me­no­res del con­da­do, y se ha in­da­ga­do en el com­por­ta­mien­to y pa­sa­do de la fa­mi­lia (no se en­con­tró na­da)”, se­gún es­cri­bió el je­fe de la Po­li­cía.

No se han fin­ca­do car­gos, y el hom­bre

no fue iden­ti­fi­ca­do por la Po­li­cía. El je­fe de la Po­li­cía di­jo que “mu­chos pla­nes de in­ter­ven­ción” fue­ron pues­tos en vi­gor y que la me­nor “es­tá bien”, agre­gan­do que la fa­mi­lia tie­ne “una ma­dre muy fuer­te”.

Des­de que Burch posteó su his­to­ria en Fa­ce­book, és­ta ha si­do com­par­ti­da más de 242 mil ve­ces y fue re­por­ta­da por nu­me­ro­sos no­ti­cie­ros. No fue has­ta que ella in­ter­vino en la tien­da, di­jo, que otras per­so­nas que tam­bién ha­cían sus com­pras le die­ron las gra­cias. Ella di­jo que des­pués al­gu­nas per­so­nas le en­via­ron men­sa­jes por Fa­ce­book di­cien­do que la pa­re­ja, quie­nes tie­nen cua­tro hi­jos, de en­tre dos y sie­te años, no de­bie­ron ha­ber­se me­ti­do en lo que no era de su in­cum­ben­cia.

Pe­ro Ro­bert Burch di­jo que de­bi­do a las cir­cuns­tan­cias ellos se vie­ron obli­ga­dos en to­mar ac­ción.

“Es­to es lo que es­tá mal con Es­ta­dos Uni­dos hoy”, di­jo. “To­dos tie­nen mie­do a que­rer in­vo­lu­crar­se”.

En­ton­ces ¿Qué es lo que los ob­ser­va­do­res de­ben ha­cer en si­tua­cio­nes co­mo es­ta? Les pre­gun­ta­mos a los ex­per­tos.

¿Me co­rres­pon­de a mí ha­cer al­go al res­pec­to?

Dan Duffy, pre­si­den­te y je­fe eje­cu­ti­vo de Pre­vent Child Abu­se Ame­ri­ca, di­jo que su or­ga­ni­za­ción es una fir­me cre­yen­te en que “si us­ted ve al­go, di­ga al­go”.

No se es­pe­re a que la si­tua­ción em­peo­re an­tes de in­vo­lu­crar­se, di­jo Dar­leen Sim­mons, edu­ca­do­ra de sa­lud pú­bli­ca del De­par­ta­men­to de Sa­lud Pú­bli­ca del Con­da­do de Saint Pau­lRam­sey, en St. Paul, y la en­tre­na­do­ra prin­ci­pal del Pro­yec­to Wa­kan­he­za, el cual en­se­ña es­tra­te­gias pa­ra po­ner­les un al­to a cier­tas si­tua­cio­nes es­tre­san­tes. (Wa­kan­he­za es la pa­la­bra de la tri­bu Da­ko­ta pa­ra de­cir ni­ño; su tra­duc­ción al in­glés quie­re de­cir ser sa­gra­do).

“Si uno se es­pe­ra a que al­go em­peo­re sin ha­cer na­da, de­fi­ni­ti­va­men­te aque­llo pue­de con­ver­tir­se en al­go muy di­fí­cil de con­tro­lar, se pier­de la opor­tu­ni­dad de en­ta­blar una co­ne­xión pa­ra po­der ren­dir una ayu­da”, di­jo.

Fo­lus­ho Otu­ye­lu, pro­fe­sor asis­ten­te de tra­ba­jo clí­ni­co so­cial en la Es­cue­la de Pos­gra­do en Tra­ba­jo So­cial de la Uni­ver­si­dad Tou­ro en Man­hat­tan, di­jo que, “Otros qui­zás no sean tan va­lien­tes pa­ra in­ter­ve­nir, pe­ro es­tán pen­san­do en que al­guien de­be in­vo­lu­crar­se”.

La per­so­na que in­ter­vie­ne pue­de lle­gar a sen­tir que es­tá so­la, pe­ro eso no es ver­dad, di­jo.

¿De­bo lla­mar a la Po­li­cía?

Ch­ris New­lin, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro Na­cio­nal pa­ra la De­fen­sa del Me­nor, di­jo que las per­so­nas co­mún­men­te lla­man al 911 si ven un in­cen­dio o un cho­que, ¿en­ton­ces por qué los ca­sos en los que un me­nor pue­de es­tar en pe­li­gro de­ben ser tra­ta­dos de ma­ne­ra dis­tin­ta?

“Si al­guien es­tá sien­do abu­si­vo con un me­nor en pú­bli­co, só­lo ima­gi­ne lo que su­ce­de a puer­ta ce­rra­da”, se­gún di­jo en un co­rreo elec­tró­ni­co.

El doc­tor Jeffrey Gar­de­re, psi­có­lo­go clí­ni­co y pro­fe­sor de cien­cias del com­por­ta­mien­to en la Uni­ver­si­dad Tou­ro de Me­di­ci­na Os­teo­pá­ti­ca en Man­hat­tan, di­jo que si us­ted cree que un me­nor es­tá en “pe­li­gro in­mi­nen­te”, us­ted pue­de ha­cer una lla­ma­da anó­ni­ma a la Po­li­cía.

“Qui­zás se sien­ta us­ted cul­pa­ble de que qui­zás lle­gue a me­ter en pro­ble­mas a al­gún pa­dre de fa­mi­lia, o que qui­zás us­ted lle­gue a co­me­ter un error al ha­ber ma­lin­ter­pre­ta­do la si­tua­ción”, di­jo.

“Sin em­bar­go, pien­se en có­mo el no ha­ber to­ma­do ac­ción pue­de con­lle­var a que un me­nor re­sul­te las­ti­ma­do, o que es­té en pe­li­gro de muer­te. Aho­ra pien­se en esa cul­pa­bi­li­dad”.

Otros ex­per­tos ad­vir­tie­ron que al in­vo­lu­crar a las au­to­ri­da­des de in­me­dia­to po­dría oca­sio­nar que la si­tua­ción se sal­ga de con­trol.

El pa­dre de fa­mi­lia po­dría es­tar sin­tién­do­se frus­tra­do de ha­ber te­ni­do un día muy pe­sa­do y eso no quie­re de­cir que sea ne­ce­sa­ria­men­te abu­si­vo.

En ese ca­so, sea muy fir­me con el pa­dre de fa­mi­lia, pe­ro si esa per­so­na lo con­fron­ta, aler­te a un guar­dia de se­gu­ri­dad o a la Po­li­cía de in­me­dia­to. “Us­ted tam­bién tie­ne que man­te­ner­se a sal­vo”, di­jo McDa­vid.

una ni­ña fue ja­la­da de los ca­be­llos por su pa­dre mien­tras em­pu­ja­ba un ca­rri­to en el su­per­mer­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.