Por qué los la­ti­nos no apo­yan en ma­sa a Hi­llary Clin­ton

El Diario de El Paso - - Opinión - Ru­bén Na­va­rret­te

Da­da la in­ten­si­dad con que los la­ti­nos de­tes­tan a Do­nald Trump, mu­chos de­mó­cra­tas pro­ba­ble­men­te su­pu­sie­ron que el gru­po de elec­to­res de cre­ci­mien­to más rá­pi­do de Es­ta­dos Uni­dos apo­ya­ría en ma­sa a Hi­llary Clin­ton—y con már­ge­nes ta­les que los can­di­da­tos de­mó­cra­tas al Con­gre­so po­drían apro­ve­char esa ola.

Eso no es­tá su­ce­dien­do. Só­lo po­cas se­ma­nas an­tes del Día de la Elec­ción, los de­mó­cra­tas pa­re­cen ob­ser­var el ni­vel de en­tu­sias­mo que los la­ti­nos tie­nen por Clin­ton y pre­gun­tar­se: “¿Dón­de es­tá aquel amor?”

Se­gún un re­cien­te ar­tícu­lo del Washington Post, con la fal­ta de apo­yo a Clin­ton y a los can­di­da­tos al Con­gre­so en con­tien­das cla­ve en­tre los elec­to­res la­ti­nos, los de­mó­cra­tas te­men es­tar des­per­di­cian­do la opor­tu­ni­dad pa­ra ase­gu­rar el vo­to la­tino co­mo una par­te per­ma­nen­te de la coa­li­ción de­mó­cra­ta.

Clin­ton aún tie­ne un li­de­raz­go de 4-1 so­bre Trump en las en­cues­tas y ca­si un 80 por cien­to de los la­ti­nos desaprue­ba las pa­la­bras, los ac­tos, las po­lí­ti­cas y la in­te­gri­dad del can­di­da­to re­pu­bli­cano. Pe­ro lo que les preo­cu­pa a los de­mó­cra­tas es que Clin­ton no al­can­zó la mis­ma po­si­ción que ocu­pó el pre­si­den­te Oba­ma con los elec­to­res la­ti­nos en 2012. Y esa bre­cha en en­tu­sias­mo po­dría tra­du­cir­se en una par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral me­nor que la es­pe­ra­da en­tre los la­ti­nos, que po­dría real­men­te per­ju­di­car a Clin­ton en es­ta­dos in­de­ci­sos con im­por­tan­tes po­bla­cio­nes la­ti­nas co­mo Flo­ri­da, Ne­va­da, Ari­zo­na y Co­lo­ra­do.

Cuan­do se tra­ta de ven­der a los la­ti­nos la can­di­da­tu­ra de Clin­ton, la can­di­da­ta no lo con­si­gue. He aquí seis mo­ti­vos: - Los la­ti­nos son más cí­ni­cos de lo que lo eran ha­ce ocho años por­que Oba­ma los trai­cio­nó.

En su cam­pa­ña pa­ra la pre­si­den­cia de 2008, Oba­ma pro­me­tió que la re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral se­ría una al­ta prio­ri­dad y cri­ti­có du­ra­men­te a la ges­tión de Geor­ge W. Bush por de­por­tar in­mi­gran­tes ile­ga­les. Pe­ro una vez que asu­mió sus fun­cio­nes, Oba­ma de­jó de la­do el asun­to du­ran­te el pri­mer pe­río­do y au­men­tó las de­por­ta­cio­nes a ni­ve­les ré­cord.

- Con los la­ti­nos, un po­co de res­pe­to rin­de mu­cho.

La cam­pa­ña de Clin­ton tu­vo tro­pie­zos ini­cia­les. Pri­me­ro, pin­tó a la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do co­mo una abue­la la­ti­na, es­pe­ran­do que la emo­ción que los la­ti­nos sien­ten por una se trans­fi­rie­ra a la otra. Ese ti­ro les sa­lió por la cu­la­ta, por­que mu­chos la­ti­nos pre­fie­ren no me­ter a su abue­la en po­lí­ti­ca. Des­pués, los de­mó­cra­tas la­ti­nos co­men­za­ron a lla­mar­la “La Hi­llary”. Tam­po­co fun­cio­nó.

Du­ran­te to­do ese tiem­po, Clin­ton no de­jó de men­cio­nar a las mul­ti­tu­des la­ti­nas que a ella le en­can­ta la sal­sa pi­can­te. - Los la­ti­nos nun­ca ol­vi­dan. Clin­ton adop­tó en una oca­sión una lí­nea du­ra en in­mi­gra­ción, alar­dean­do an­te un lo­cu­tor ra­dial de Nueva York que es­ta­ba “ca­te­gó­ri­ca­men­te en con­tra de los in­mi­gran­tes ile­ga­les.”

Y por su­pues­to, en 2014, cuan­do más de 80 mil re­fu­gia­dos de Amé­ri­ca Cen­tral—en su ma­yo­ría mu­je­res y ni­ños—cru­za­ron la fron­te­ra, Clin­ton pa­re­ció in­sen­si­ble cuan­do di­jo, du­ran­te un pro­gra­ma con par­ti­ci­pa­ción del pú­bli­co en CNN, que “ha­bía que man­dar de vuel­ta” a los jó­ve­nes. Más tar­de sua­vi­zó su po­si­ción.

- Co­mo se­ña­la­ra Clin­ton, hay un pro­ver­bio me­xi­cano que di­ce: “Di­me con quién an­das y te di­ré quién eres.”

Los elec­to­res tie­nen ra­zón al pre­gun­tar si ella com­par­te las opi­nio­nes de su ma­ri­do, el ex pre­si­den­te Bill Clin­ton, quien mi­li­ta­ri­zó la fron­te­ra Mé­xi­co-Es­ta­dos Uni­dos en 1994, me­dian­te la ope­ra­ción Ga­te­kee­per y fir­mó en ley una te­rri­ble pro­pues­ta, en 1996, que fa­ci­li­tó la de­por­ta­ción de in­di­vi­duos y di­fi­cul­tó su re­in­gre­so en Es­ta­dos Uni­dos.

- Los la­ti­nos sa­ben que Clin­ton y sus sus­ti­tu­tos los ig­no­ran por­que de­di­can su tiem­po a cor­te­jar a los blan­cos de cla­se obre­ra en es­ta­dos del Cin­tu­rón Me­ta­lúr­gi­co co­mo Ohio, Pennsyl­va­nia, Mi­chi­gan y Wisconsin.

La elec­ción de Tim Kai­ne co­mo com­pa­ñe­ro de fór­mu­la de Clin­ton, en lu­gar del se­cre­ta­rio de Vi­vien­da, Ju­lián Cas­tro o el de Tra­ba­jo, Tom Pé­rez, sim­bo­li­zó las prio­ri­da­des de los de­mó­cra­tas.

- Fi­nal­men­te, se­gún el Post, mu­chos de­mó­cra­tas la­ti­nos se que­jan de que la cam­pa­ña de Clin­ton se re­tra­só en pro­du­cir anun­cios en es­pa­ñol en mer­ca­dos cla­ve.

La cam­pa­ña es­ta­ba más preo­cu­pa­da con cor­te­jar a los la­ti­nos an­glo­par­lan­tes de la ge­ne­ra­ción del Mi­le­nio, quie­nes, iró­ni­ca­men­te, son los que sien­ten me­nos en­tu­sias­mo por Clin­ton. Con­tras­te­mos eso con la cam­pa­ña de Oba­ma de 2012, que fue di­ri­gi­da a co­mu­ni­da­des in­mi­gran­tes y elec­to­res na­tu­ra­li­za­dos me­dian­te apa­ri­cio­nes en la ra­dio y la te­le­vi­sión his­pa­no­par­lan­tes. Los de­mó­cra­tas es­tán apren­dien­do una du­ra lec­ción. Su­pu­sie­ron que el he­cho de que los la­ti­nos odien a Trump se tra­du­ci­ría en un amor por Clin­ton. Pe­ro, en la po­lí­ti­ca, no siem­pre los que odian al ad­ver­sa­rio de uno se­rán ne­ce­sa­ria­men­te sus alia­dos. Los alia­dos se lo­gran tra­tan­do a la gen­te con res­pe­to y no di­ri­gién­do­se a ella en el úl­ti­mo mo­men­to. Los vo­tos se ga­nan.

Co­mo otros es­ta­dou­ni­den­ses, a los la­ti­nos no les gus­ta que se los dé por des­con­ta­dos. Y, an­tes de brin­dar su apo­yo, es siem­pre agra­da­ble que se lo pi­dan. Lo que nos lle­va al prin­ci­pal mo­ti­vo por el que Hi­llary Clin­ton no es­tá re­ci­bien­do una re­cep­ción más cá­li­da de los elec­to­res la­ti­nos. No se la ga­nó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.