Ex­pu­so Trump la co­rrup­ción del có­di­go tri­bu­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­reed Za­ka­ria

Nue­va York – Do­nald Trump reali­zó un gran ser­vi­cio pú­bli­co pa­ra Es­ta­dos Uni­dos. No, de ver­dad. Al to­mar ven­ta­ja de las le­yes im­po­si­ti­vas del país de una for­ma tan es­pec­ta­cu­lar, di­ri­gió las mi­ra­das ha­cia la co­rrup­ción que se en­cuen­tra en el co­ra­zón de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se: el có­di­go tri­bu­ta­rio.

Cuan­do la ma­yo­ría de las per­so­nas dis­cu­ten acer­ca de los im­pues­tos, sue­len ha­blar so­bre es­te te­ma en tér­mi­nos de iz­quier­da y de­re­cha. La de­re­cha di­ce que los im­pues­tos son de­ma­sia­do al­tos pa­ra to­dos. La iz­quier­da se preo­cu­pa de que los ri­cos no pa­guen su par­te jus­ta. Pe­ro los hechos no apo­yan a nin­gu­na de las po­si­cio­nes.

La ma­ne­ra ex­haus­ti­va más sim­ple de juz­gar la car­ga tri­bu­ta­ria de un país es ob­ser­var sus in­gre­sos fis­ca­les de to­dos los ni­ve­les de go­bierno co­mo por­cen­ta­je del PIB. Es­ta­dos Uni­dos po­see la cuar­ta car­ga me­nor en el mun­do in­dus­tria­li­za­do, con una cla­si­fi­ca­ción en el pues­to 31 de 34 paí­ses en la Or­ga­ni­za­ción de Coope­ra­ción y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos.

En reali­dad, hoy en día el por­cen­ta­je es­ta­dou­ni­den­se es me­nor que lo que era en el 2000, mien­tras el pro­me­dio del OCDE es ca­si el mis­mo. Tam­po­co es cier­to que los ri­cos no pa­guen mu­cho en Es­ta­dos Uni­dos. Ob­via­men­te, al­gu­nas per­so­nas lo­gran or­ga­ni­zar sus asun­tos pa­ra no pa­gar mu­chos, o, po­si­ble­men­te en el ca­so de Trump, nin­gún im­pues­to. Sin em­bar­go, el go­bierno fe­de­ral ob­tie­ne la ma­yo­ría de sus in­gre­sos a par­tir del im­pues­to so­bre la ren­ta, y el 70 por cien­to del im­pues­to fe­de­ral a la ren­ta es pa­ga­do por el gran 10 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses. La ma­yo­ría de los otros paí­ses cuen­tan con los va­lo­res aña­di­dos (un im­pues­to so­bre ven­tas, ca­si siem­pre tan al­to co­mo el 25 por cien­to) que afec­ta a to­dos por igual.

Al ha­cer un re­su­men acer­ca de la in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca pa­ra el Was­hing­ton Post, Dy­lan Matt­hews se­ña­ló: “Es­ta­dos Uni­dos po­see por le­jos los im­pues­tos so­bre la ren­ta, so­bre la nó­mi­na, so­bre el pa­tri­mo­nio e im­pues­tos in­mo­bi­lia­rios más pro­gre­sis­tas que cual­quier país desa­rro­lla­do”. El pro­ble­ma con los im­pues­tos es­ta­dou­ni­den­ses es al­go di­fe­ren­te: su com­ple­ji­dad. Es­ta­dos Uni­dos po­see el có­di­go tri­bu­ta­rio más lar­go del mun­do. El eru­di­to Sean Ehr­lich ha ta­bu­la­do el re­cuen­to de pa­la­bras en 3 mi­llo­nes 866 mil 392. Ale­ma­nia y Fran­cia tie­nen códigos que son me­nos que 10 por cien­to de lar­gos. Y el ta­ma­ño per­mi­te las car­gas.

En la ma­yo­ría de las com­pa­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, Es­ta­dos Uni­dos ob­tie­ne una pun­tua­ción muy po­bre en es­ta me­di­da. El ín­di­ce de la fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer ne­go­cios del Ban­co Mun­dial, cla­si­fi­ca a Es­ta­dos Uni­dos en el pues­to 53 por su sis­te­ma de im­pues­tos.

El in­for­me so­bre com­pe­ti­ti­vi­dad glo­bal del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial son­dea a los eje­cu­ti­vos en las cin­co car­gas prin­ci­pa­les de ha­cer ne­go­cios en un país. Pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, los nú­me­ros 1 y 2 son los ti­pos im­po­si­ti­vos y las nor­ma­ti­vas fis­ca­les. A pe­sar de que Es­ta­dos Uni­dos ge­ne­ral­men­te es más com­pe­ti­ti­vo que otros paí­ses ri­cos, su sis­te­ma tri­bu­ta­rio es mu­cho más com­pli­ca­do e in­efi­cien­te.

¿Por qué po­see es­ta ano­ma­lía? La res­pues­ta es que es in­ten­cio­nal, una ca­rac­te­rís­ti­ca y no un error del sis­te­ma. La com­ple­ji­dad del có­di­go tri­bu­ta­rio exis­te a pro­pó­si­to, ya que per­mi­te la ca­rac­te­rís­ti­ca dis­tin­ti­va del sis­te­ma po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se: la re­cau­da­ción de fon­dos. Es­ta­dos Uni­dos es úni­co en­tre las de­mo­cra­cias, al re­que­rir, en to­dos los ni­ve­les de po­lí­ti­ca, que las enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro sean re­cau­da­das del sec­tor pri­va­do. Pa­ra ob­te­ner es­te di­ne­ro, los dipu­tados y se­na­do­res ne­ce­si­tan ofre­cer al­go a cam­bio, y lo que ven­den son mo­di­fi­ca­cio­nes del có­di­go tri­bu­ta­rio. Cuan­do us­ted pa­ga 5 mil dó­la­res pa­ra desa­yu­nar con un dipu­tado, no es­tá pa­gan­do por sus ideas o per­so­na­li­dad. Us­ted y otros co­mo us­ted es­tán com­pran­do una lí­nea del có­di­go, ra­zón por la cual es­tá com­pues­to por mi­les de pá­gi­nas. Es­ta es la con­fi­gu­ra­ción “pa­ga pa­ra par­ti­ci­par” más re­cien­te del mun­do.

Es­tas pe­que­ñas adi­cio­nes y exen­cio­nes al có­di­go tri­bu­ta­rio son una eco­no­mía pé­si­ma. Des­vían la ac­ti­vi­dad de ne­go­cios ha­cia áreas que tal vez no sean ren­ta­bles pe­ro pro­veen be­ne­fi­cios fis­ca­les. Son ca­ras y re­com­pen­san a las per­so­nas y a las em­pre­sas por ac­ti­vi­da­des que tal vez hu­bie­sen rea­li­za­do de to­das for­mas. Y lo más da­ñino es que son es­con­di­das y con fre­cuen­cia, eter­nas, y no re­quie­ren de una reau­to­ri­za­ción.

Si el Con­gre­so desea fun­dar al­go, po­dría ha­cer­lo abier­ta­men­te al otor­gar una con­ce­sión. Al ofre­cer un cré­di­to fis­cal com­pli­ca­do, se ase­gu­ra que na­die se dé cuen­ta que es­tá dan­do di­ne­ro a una em­pre­sa o in­dus­tria.

So­lo hay dos ma­ne­ras de so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma. Una se­ría ha­cer que la gen­te de­je de pa­gar a los po­lí­ti­cos. Sin em­bar­go, la Su­pre­ma Cor­te dis­pu­so en Buc­kley ver­sus Vae­lo en 1976 que el di­ne­ro es ex­pre­sión y por en­de es­tá pro­te­gi­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te. (Has­ta don­de sé, es­ta es una vi­sión que no es com­par­ti­da por nin­gu­na otra de­mo­cra­cia oc­ci­den­tal). Es­to de­ja otro ca­mino: re­ti­re lo que el Con­gre­so ven­de. Si se di­se­ña­se un có­di­go tri­bu­ta­rio cor­to y sim­ple, con un pu­ña­do de de­duc­cio­nes, los po­lí­ti­cos ten­drían po­co pa­ra ofre­cer a las per­so­nas co­mo com­pen­sa­ción. Uno po­dría pa­gar­les de to­das for­mas, por sus ideas y per­so­na­li­da­des, pe­ro sos­pe­cho que el flu­jo del di­ne­ro se re­du­ci­ría a un go­teo.

Es la so­lu­ción sim­ple y úni­ca pa­ra el cán­cer en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Y po­dría­mos dar­le las gra­cias a Do­nald Trump por re­sal­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.