Los me­dios que­bra­ron la elec­ción

El Diario de El Paso - - Opinión - Rubén Na­va­rret­te The Was­hing­ton Post

San Die­go – Los me­dios tie­nen que ofre­cer un mea cul­pa. En nom­bre de mis co­le­gas, me gus­ta­ría dis­cul­par­me por ha­ber que­bra­do es­ta elec­ción. Lo hi­ci­mos de la si­guien­te ma­ne­ra:

Do­nald Trump se con­vir­tió en una ob­se­sión

Ese he­cho se pu­so de ma­ni­fies­to re­cien­te­men­te en el de­ba­te vi­ce­pre­si­den­cial, la se­ma­na pa­sa­da, en que la mo­de­ra­do­ra, Elai­ne Qui­jano, de CBS, lan­zó pre­gun­tas mu­cho más di­fí­ci­les al re­pu­bli­cano Mi­ke Pen­ce, que al de­mó­cra­ta Tim Kai­ne. Qui­jano apun­tó a de­cla­ra­cio­nes pa­sa­das de Trump y—co­mo Kai­ne— exi­gió sa­ber si Pen­ce las de­fen­día.

El New York Ti­mes se­ña­ló: “Elai­ne Qui­jano, la mo­de­ra­do­ra, ayu­dó a Mr. Kai­ne, ini­cian­do una pre­gun­ta con una re­ci­ta­ción de las de­cla­ra­cio­nes de Mr. Trump”. Qui­jano tam­bién des­vió la con­ver­sa­ción del es­cán­da­lo de los emails de Hi­llary Clin­ton y per­dió por lo me­nos me­dia do­ce­na de opor­tu­ni­da­des de acri­bi­llar a pre­gun­tas a Kai­ne—por ejem­plo, in­qui­rien­do con cuál de las po­si­cio­nes con­tra­dic­to­rias de Clin­ton, con res­pec­to al co­mer­cio, se sen­tía él más có­mo­do.

Ma­ni­pu­la­mos las ci­tas

El do­min­go, ABC News man­dó un tuit in­di­can­do que el ex al­cal­de de la ciu­dad de Nue­va York, Ru­dolph Giu­lia­ni, di­jo lo si­guien­te so­bre Trump en “This Week with Geor­ge Step­ha­no­pou­los”: “¿No cree que un hom­bre que tie­ne ese ti­po de ge­nia­li­dad eco­nó­mi­ca es mu­cho me­jor pa­ra los Es­ta­dos Uni­dos que una mu­jer?” El tuit omi­tía el res­to: “... y lo úni­co que ella ja­más pro­du­jo es un mon­tón de tra­ba­jo pa­ra que el FBI ve­ri­fi­que su email.” Giu­lia­ni es­ta­ba en­fa­ti­zan­do el es­cán­da­lo de los emails de Clin­ton, no el he­cho de que sea una mu­jer.

El mes pa­sa­do, CBS News le hi­zo un fa­vor a Clin­ton al eli­mi­nar la pa­la­bra “fre­cuen­te­men­te” de la trans­mi­sión de una en­tre­vis­ta, en la que el ex pre­si­den­te ad­mi­tió que Hi­llary Clin­ton se des­ma­ya­ba “fre­cuen­te­men­te” por des­hi­dra­tar­se; cuan­do se dio cuen­ta agre­gó que ella “ra­ra vez” que­da­ba in­cons­cien­te.

Pre­pa­ra­mos la es­ce­na pa­ra es­ta pe­lea

Trump vs. Clin­ton ha si­do una má­qui­na de ha­cer di­ne­ro. Ochen­ta y cua­tro mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses vie­ron el pri­mer de­ba­te, ge­ne­ran­do to­ne­la­das de in­gre­sos pa­ra las em­pre­sas me­diá­ti­cas de ra­dio­te­le­vi­sión. Los me­dios cri­ti­can du­ra­men­te a Trump en es­te mo­men­to, pe­ro lo tra­ta­ron con guan­te blan­co du­ran­te las pri­ma­rias, lo que lo ayu­dó a de­rro­car a 16 can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos.

En cuan­to a Clin­ton, aun­que se su­po­nía que te­nía más po­si­bi­li­da­des de ser la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, no la per­ju­di­có el he­cho de que los me­dios en gran par­te desecha­ran a Ber­nie San­ders—y en ese pro­ce­so se per­die­ran la re­vo­lu­ción que él des­en­ca­de­nó. En un mo­men­to, la es­po­sa de San­ders, Ja­ne, has­ta se que­jó de que los me­dios es­ta­ban exa­ge­ran­do in­jus­ta­men­te los ata­ques de su es­po­so con­tra Clin­ton y mi­ni­mi­zan­do los de Clin­ton con­tra San­ders.

Tra­ta­mos de lo­grar ob­je­ti­vos con­tra­dic­to­rios

Qui­si­mos ge­ne­rar enor­mes ra­tings y ob­te­ner gran­des ga­nan­cias al po­ner a Trump en el cen­tro, mien­tras con­ti­nuá­ba­mos nues­tra san­ta ta­rea de con­ver­tir a los es­ta­dou­ni­den­ses en bue­nas per­so­nas. Pe­ro aho­ra nos con­mo­cio­na que el apo­yo a Trump es­té con­vir­tien­do a los es­ta­dou­ni­den­ses en ma­las per­so­nas.

De pron­to, hay es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria blan­cos que usan la pa­la­bra “Trump” y cán­ti­cos co­mo “cons­tru­yan la mu­ra­lla” pa­ra in­ti­mi­dar a com­pa­ñe­ros his­pa­nos. Esos son los pe­li­gros cuan­do los pe­rio­dis­tas tra­tan de ser ingenieros so­cia­les. Mien­tras tan­to, Clin­ton—a quien la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de­ra ya des­ho­nes­ta—tra­ta la men­ti­ra co­mo un ar­te y obli­ga a sus de­fen­so­res a ma­ni­pu­lar los hechos pa­ra pre­sen­tar cier­tas na­rra­ti­vas.

Cam­bia­mos de opi­nión co­mo lo ha­cen los po­lí­ti­cos

To­me­mos co­mo ejem­plo el re­cien­te vi­ra­je del New York Ti­mes con res­pec­to a Ohio. Aho­ra que pa­re­ce que Trump va a la de­lan­te­ra en ese es­ta­do con la de­ser­ción de los obre­ros blan­cos de­mó­cra­tas, a quie­nes agra­da su po­si­ción du­ra en inmigración y co­mer­cio, un re­cien­te ar­tícu­lo del New York Ti­mes afir­mó que Ohio es­tá “re­pen­ti­na­men­te per­dien­do im­por­tan­cia” por­que el elec­to­ra­do es de­ma­sia­do vie­jo, de­ma­sia­do blan­co y de­ma­sia­do po­co edu­ca­do. Pe­ro unas se­ma­nas an­tes, el dia­rio de­cía al­go muy di­fe­ren­te so­bre Ohio, pin­tán­do­lo co­mo “un es­ta­do in­de­ci­so esen­cial”.

Los re­por­te­ros y edi­to­res del Ti­mes ob­via­men­te no pen­sa­ron que sus lec­to­res se­rían su­fi­cien­te­men­te lis­tos pa­ra no­tar el cam­bio.

No es de sor­pren­der que una re­cien­te en­cues­ta de Ga­llup en­con­tra­ra que só­lo el 27 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses pien­sa que las nor­mas éti­cas y de ho­nes­ti­dad de los pe­rio­dis­tas son “al­tas” o “muy al­tas”.

No es un re­sul­ta­do mu­cho me­jor que el de los abo­ga­dos, con un 21 por cien­to. Pa­ra los miem­bros del Con­gre­so esa ci­fra fue de un 8 por cien­to. Los me­dios per­die­ron la con­fian­za de la po­bla­ción. Eso es lo que su­ce­de cuan­do la gen­te se da cuen­ta de que las ins­ti­tu­cio­nes a las que re­cu­rría pa­ra ha­llar la ver­dad tam­bién lle­gan a ter­gi­ver­sar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.