A sus 11 años, es au­to­ra de li­bros

El Diario de El Paso - - Especial - Greg Ja­kle­wiicz/Abi­le­ne Re­por­ter-News

Abi­li­ne, Te­xas— Vicky Gao se acuer­da de un li­bro que es­cri­bió cuan­do era más jo­ven, “Las Chi­cas con Sú­per Po­de­res”. Aho­ra que lo lee de nue­vo, lo con­si­de­ra “aniña­do”. Vicky tie­ne 11 años.

La es­tu­dian­te de sex­to gra­do de la se­cun­da­ria Craig fue pre­sen­ta­da re­cien­te­men­te co­mo una au­to­ra pu­bli­ca­da lo­cal­men­te du­ran­te el Festival del Li­bro del Oes­te de Te­xas. Sí, era la más jo­ven au­to­ra de la sa­la.

Su úl­ti­mo li­bro es “La Mal­di­ción de la Pie­dra”. Mi­de 245 pá­gi­nas y lo pu­bli­có ella mis­ma. No es exac­ta­men­te una obra de Step­hen King pe­ro en es­tos días de 144 ca­rac­te­res de to­pe por tweet, es bas­tan­te im­pre­sio­nan­te.

Al or­ga­ni­za­dor del festival de li­bros, Glenn Drom­goo­le, quien dio su presentación de ven­tas de 2 mi­nu­tos jus­to an­tes que Vicky, le gus­ta es­cri­bir tra­ba­jos mu­cho más cor­tos.

“La Mal­di­ción de la Pie­dra” se­ría el equi­va­len­te de al me­nos tres pro­yec­tos de es­cri­tu­ra pa­ra él.

Vicky mis­ma es muy im­pre­sio­nan­te, una jo­ven­ci­ta ma­du­ra,

La ado­les­cen­te vio al­go ato­ra­do en un pos­te y se pre­gun­tó có­mo era que se sos­te­nía, a par­tir de ahí en­cen­dió su ima­gi­na­ción pa­ra es­cri­bir su más re­cien­te his­to­ria, ‘La Mal­di­ción de Pie­dra’ de 245 pá­gi­nas

di­plo­má­ti­ca, se­gu­ra de sí mis­ma y di­ver­ti­da.

Es una de 3 niños de la fa­mi­lia Gao. En el festival, su her­mano de 5 años, Ja­mes, la si­guió por to­da la bi­blio­te­ca pú­bli­ca de Abi­le­ne.

Su her­ma­na Cristina, de 2 años, se que­dó con su ma­má, Wei.

Su ma­má es con­ta­do­ra en la Uni­ver­si­dad Har­din-Sim­mons, don­de el pa­dre, Fei, es un pro­fe­sor ad­jun­to de Fi­nan­zas.

Se mu­da­ron aquí en el 2010 pro­ve­nien­tes de Pull­man, Was­hing­ton, don­de es­tá la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Was­hing­ton. Sí, son asiá­ti­co-ame­ri­ca­nos, y eso jue­ga un pa­pel muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en la vi­da de Vicky.

Ca­da ve­rano, la fa­mi­lia via­ja a Chi­na, don­de sus pa­dres se co­no­cie­ron, pa­ra vi­si­tar a los pa­dres de él y a dos tías.Es un lar­go via­je por el Océano Pa­cí­fi­co, uno que ella en­tien­de más cla­ra­men­te aho­ra que es­tá es­tu­dian­do geo­gra­fía en la se­cun­da­ria.

La fic­ción

Fue du­ran­te una vi­si­ta en el 2014 que se en­con­tró al­go ato­ra­do en un pos­te. Pri­me­ro pen­só que era un chi­cle, “¿si no có­mo se que­da­ría ahí?”. Pe­ro era una pie­dra.

“Pen­sé ‘qué ra­ro. ¿Có­mo se de­tie­ne?”, co­men­tó Vicky al Abi­le­ne Re­por­ter News. Su ima­gi­na­ción hi­zo lo de­más.

En su li­bro, dos her­ma­nos (hom­bre y mu­jer) huér­fa­nos, Ae­ri­da and Ae­gi­lus en­cuen­tran unas pie­dras ex­tra­ñas, las cua­les los trans­por­tan a otro mun­do.

Ahí, des­cu­bren que tie­nen po­de­res má­gi­cos. Se ha­cen de ami­gos que los acom­pa­ñan, y ob­tie­nen dra­go­nes, even­tual­men­te em­pren­dien­do una fan­tás­ti­ca bús­que­da.

Pe­ro las pie­dras es­tán mal­di­tas y las cua­tro ta­reas que de­ben ha­cer –in­clu­yen­do for­jar una es­pa­da con gran po­der— no só­lo son ca­si im­po­si­bles, sino que de­ben ser rea­li­za­das en sie­te días.

¡Ima­gi­na tra­tar de ha­cer tu de­cla­ra­ción de im­pues­tos ini­cian­do una se­ma­na an­tes de la fe­cha límite y sin Tur­boTax! Si fa­llan, mo­ri­rán.

“Tra­té de in­cluir sus­pen­so”, co­men­tó Vicky. Sí, en­fren­tar la po­si­bi­li­dad de la muer­te lo lo­gra.

Sé lo que es­tás pen­san­do... Muy al es­ti­lo de “Harry Pot­ter”, Harry con­tra Lord Vol­de­mort y to­do eso.

Tie­nes ra­zón. ¿Te sor­pren­de? La se­rie de li­bros de J.K. Row­ling en­cen­dió la ima­gi­na­ción des­de Abi­le­ne has­ta Zhengz­hou.

Harry Pot­ter la ins­pi­ró

Vicky con­fe­só que los li­bros de Pot­ter –“El Cá­liz de Fue­go” es su fa­vo­ri­to— fue­ron par­te de su ins­pi­ra­ción, ya que le­yó la se­rie en­te­ra ha­ce años.

“Uno tras de otro”, di­jo. Ese fue el año en que leía 7 mi­llo­nes de pa­la­bras; ca­da ma­yo, los alum­nos del Dis­tri­to Es­co­lar In­de­pen­dien­te de Abi­le­ne son ho­me­na­jea­dos si leen un mi­llón de pa­la­bras.

Su ma­dre re­ve­ló que en cuar­to gra­do, su hi­ja le­yó 11 mi­llo­nes de pa­la­bras.

Vicky se son­rió cuan­do se le su­gi­rió que lee mu­cho. ¿Cuán­do tie­ne tiem­po de di­bu­jar y de apren­der a to­car la mú­si­ca del pia­nis­ta y com­po­si­tor co­reano Yi­ru­ma, su fa­vo­ri­ta, des­de que co­men­zó a to­mar­lo en se­rio a los 10 años?

Le lle­vó un año es­cri­bir su li­bro. Re­la­tó que al­gu­nas ve­ces es­cri­bía muy en­tu­sias­ta pe­ro otras ve­ces “no sen­tía mu­cho áni­mo”.

“Me ren­dí con otros li­bros pe­ro con es­te se­guí has­ta el fi­nal”, ex­pre­só. (Vicky: nos ha pa­sa­do a to­dos los que que­re­mos ser au­to­res).

¿Se emo­cio­nó cuan­do vio su li­bro lle­gar en for­ma­to de pas­ta blan­da a su ca­sa?

“La pri­me­ra vez que lle­gó un en­vío, es­ta­ba gri­tan­do de la emo­ción”, con­fe­só. “Y no es­toy exa­ge­ran­do”.

Su ma­má, co­men­tó Vicky, res­plan­de­cía de ale­gría.

Vicky hi­zo una pau­sa y con­fe­só un se­cre­to os­cu­ro: Nin­guno de sus pa­pás, co­men­tó, ha leí­do su li­bro “com­ple­to”.

Ha­bía un aso­mo de de­cep­ción en su son­ri­sa.

Vicky lo ha leí­do tres ve­ces pe­ro re­co­no­ció que pa­ra la cuar­ta vez “ya era abu­rri­do”.

Una ami­ga de su edad de Pull­man lo le­yó y di­jo que “era uno de sus li­bros fa­vo­ri­tos” de to­dos los tiem­pos.

Vicky tie­ne to­da la in­ten­ción de no ser una ‘ma­ra­vi­lla de un so­lo éxito’ co­mo la fa­ma de Har­per Lee de ‘Matar a un Rui­se­ñor’.

Su nue­va aven­tu­ra

Ya lle­va unas 50 pá­gi­nas de una nue­va aven­tu­ra, ti­tu­la­da “La Esen­cia” Una ni­ña (por su­pues­to) tie­ne la ha­bi­li­dad de oler el aro­ma in­terno de una per­so­na. Así que, si ella hue­le man­za­na, pro­ba­ble­men­te tie­nes buen sen­ti­do del gus­to y to­mas bue­nas de­ci­sio­nes.

Si hue­le flo­res de ce­re­zo, eres dul­ce. Si hue­le al­go nau­sea­bun­do, pue­de que seas un can­di­da­to pre­si­den­cial...

Esa ha­bi­li­dad de per­ci­bir aro­mas ven­drá útil cuan­do se en­fren­te a los chi­cos ma­los, lla­ma­dos Ca­be­zas, y sus ro­bots en su bús­que­da de un pre­mio.

Vicky ha es­ta­do es­cri­bien­do des­de que te­nía 7 años.

Des­cri­ben a Vicky Gao co­mo una jo­ven­ci­ta ma­du­ra, di­plo­má­ti­ca, se­gu­ra de sí mis­ma y di­ver­ti­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.