Ama­ga Trump a Hi­llary con me­ter­la a la cár­cel

• Si lle­ga a la Pre­si­den­cia, la in­ves­ti­ga­rá por e-mails pri­va­dos, ad­vier­te el re­pu­bli­cano • La can­di­da­ta acu­sa a ‘El Do­nald’ de vi­vir en una ‘reali­dad al­ter­na’ y de mal­tra­tar mu­je­res

El Diario de El Paso - - Portada - The New York Ti­mes/AP

San Luis, Mis­sou­ri— En el se­gun­do de­ba­te pre­si­den­cial, el can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump di­jo que en­car­ce­la­ría a Hi­llary Clin­ton en ca­so de lle­gar a la Ca­sa Blan­ca.

El mag­na­te in­mo­bi­lia­rio hi­zo la ame­na­za –que rom­pe sin pre­ce­den­tes el de­co­ro po­lí­ti­co de EU– al res­pon­der a un co­men­ta­rio de su ri­val.

“Es una suer­te que nin­gu­na per­so­na con el tem­pe­ra­men­to de Do­nald Trump se ocu­pa de las le­yes de es­te país”, di­jo Clin­ton.

“Des­de lue­go, por­que es­ta­rías en la cár­cel”, re­vi­ró Trump. La fra­se ge­ne­ró aplau­sos en­tre la au­dien­cia, la cual se su­po­ne no de­be­ría in­ter­ve­nir.

Trump di­jo que de ser pre­si­den­te or­de­na­rá una in­ves­ti­ga­ción es­pe­cial so­bre el uso de un ser­vi­dor de e-mails pri­va­do por Clin­ton cuan­do era se­cre­ta­ria de Es­ta­do, pu­dien­do in­clu­so en­car­ce­lar­la si re­sul­ta res­pon­sa­ble de al­gún de­li­to.

El de­ba­te se con­vir­tió en el más sór­di­do de la his­to­ria mo­der­na, des­pués de los re­por­tes de los co­men­ta­rios obs­ce­nos so­bre mu­je­res que hi­zo el re­pu­bli­cano en 2005.

“Fue pu­ra plá­ti­ca de ves­ti­do­res”, di­jo Trump al ser cues­tio­na­do so­bre el au­dio en que ha­bla las­ci­va­men­te so­bre to­que­tear mu­je­res. “Na­die res­pe­ta más que yo a las mu­je­res”.

Pa­ra Hi­llary, las gra­ba­cio­nes re­ve­lan que Trump no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ser co­man­dan­te en je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das. “Vi­ves en una reali­dad al­ter­na”, le di­jo a su ri­val.

S“Lo vi­mos y es­cu­cha­mos el Vier­nes fue a Do­nald ha­blar so­bre las mu­je­res, lo que él pien­sa so­bre las mu­je­res, lo que él les ha­ce a las mu­je­res”, di­jo Clin­ton. “Él ha di­cho que el vi­deo no re­pre­sen­ta quién es él. Creo que le que­da más que cla­ro a cual­quie­ra que lo es­cu­chó, que es­to re­pre­sen­ta exac­ta­men­te quién es él”.

Tras ese aca­lo­ra­do in­ter­cam­bio, las co­sas se tor­na­ron más per­so­na­les. Trump re­bus­có en el pa­sa­do de ma­la con­duc­ta se­xual del ex pre­si­den­te Bill Clin­ton y di­jo que sien­do pre­si­den­te asig­na­rá a un fis­cal es­pe­cial pa­ra in­ves­ti­gar a Hi­llary Clin­ton.

Hi­llary evi­tó ha­blar de su es­po­so, pe­ro en­fa­ti­zó que la ma­ne­ra en que Trump tra­ta a las mu­je­res era par­te de un pa­trón aún más am­plio de com­por­ta­mien­to des­me­di­do que él ha mos­tra­do ha­cia los mu­sul­ma­nes, in­mi­gran­tes, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des y otros.

La irri­ta­ción en­tre los can­di­da­tos no po­día ser más cla­ra el do­min­go por la no­che, a ma­ne­ra que Trump y Clin­ton con­ti­nua­ban in­te­rrum­pién­do­se el uno al otro.

‘Us­ted no tie­ne na­da que de­cir’

Cuan­do Clin­ton en cier­to pun­to se­ña­ló que ella no ha­bía in­te­rrum­pi­do a Trump, el res­pon­dió: “Por­que us­ted no tie­ne na­da que de­cir”.

Una frustrada Clin­ton in­ten­tó mos­trar­se más en­fá­ti­ca al po­ner el de­do en la lla­ga en torno a los re­cien­tes pro­ble­mas por los que pa­sa Trump, res­pon­dien­do que, “Es­tá bien, Do­nald, sé que es­ta no­che has op­ta­do por las gran­des dis­trac­cio­nes, cual­quier co­sa pa­ra evi­tar ha­blar so­bre tu cam­pa­ña y de có­mo se es­tá vi­nien­do aba­jo”.

A me­dia ho­ra de que co­men­za­ra el de­ba­te, Trump y Clin­ton tran­qui­la­men­te vi­ra­ron sus ar­gu­men­tos ha­cia cues­tio­nes de ma­yor subs­tan­cia, de­ba­tien­do al­gu­nos de los pun­tos más de­li­ca­dos en torno a la po­lí­ti­ca de sa­lud. Trump ex­pli­có su pro­pues­ta de de­ro­gar la Ley del Cui­da­do de la Sa­lud Ase­qui­ble y re­em­pla­zar­la con un sis­te­ma pri­va­ti­za­do en el que la gen­te pue­da ad­qui­rir se­gu­ros mé­di­cos en cual­quier es­ta­do del país. Por su par­te, Clin­ton elo­gió las vir­tu­des de con­ti­nuar me­jo­ran­do la más re­pre­sen­ta­ti­va le­gis­la­ción del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma.

Di­rec­cio­nó ha­cia lo per­so­nal

Pe­ro in­clu­so en la por­ción po­lí­ti­ca, Trump no pu­do re­sis­tir­se a que­rer vi­rar el de­ba­te ha­cia lo per­so­nal.

“Ber­nie San­ders di­jo que Hi­llary Clin­ton tie­ne un muy mal cri­te­rio”, di­jo. “Es­te es un per­fec­to ejem­plo de ello”.

El he­cho de que el de­ba­te vi­ra­ra ha­cia el te­ma de la in­de­cen­cia se­xual pa­re­cía ser al­go inevi­ta­ble el do­min­go por la no­che.

Pa­sa­do de Bill re­vi­vió

Ho­ras an­tes, Trump di­ri­gió una breve con­fe­ren­cia de pren­sa en St. Louis con tres mu­je­res –Paula Jo­nes, Jua­ni­ta Broad­drick, y Kath­leen Wi­lley–, quie­nes ale­gan que Bill Clin­ton las agre­dió o aco­só se­xual­men­te du­ran­te sus años co­mo go­ber­na­dor de Ar­kan­sas o co­mo pre­si­den­te.

A ellas se les unió Kathy Shel­ton, quien fue vio­la­da a los 12 años por un hom­bre de 41 en Ar­kan­sas; Hi­llary Clin­ton re­pre­sen­tó a ese hom­bre, quien al fi­nal se de­cla­ró cul­pa­ble pa­ra que lo con­de­na­ran por un car­go me­nos se­ve­ro.

La ma­nio­bra de Trump, la cual fue trans­mi­ti­da en Fa­ce­book Li­ve, te­nía la in­ten­ción de in­quie­tar a Hi­llary Clin­ton an­tes del de­ba­te, pe­ro re­sul­tó con­tra­pro­du­cen­te, a pe­sar de ha­ber si­do acon­se­ja­do por re­pu­bli­ca­nos de al­to ran­go e in­clu­so por al­gu­nos de sus par­ti­da­rios más lea­les a que se re­sis­tie­ra a la ten­ta­ción de se­ña­lar a mu­je­res que es­tu­vie­ran vin­cu­la­das a Bill Clin­ton.

Mien­tras que Trump es­cu­cha­ba con apro­ba­ción, las mu­je­res bre­ve­men­te des­cri­bie­ron sus ex­pe­rien­cias y tam­bién de­fen­die­ron a Trump en torno a sus in­de­cen­tes co­men­ta­rios. Sien­do in­vi­ta­das por la cam­pa­ña de Trump, las mu­je­res tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el de­ba­te, don­de Bill Clin­ton y su hi­ja, Chel­sea, ocu­pa­ban sus asien­tos en la pri­me­ra fi­la.

Pa­ra la cam­pa­ña de Clin­ton, la no­ti­cia de los las­ci­vos co­men­ta­rios de Trump fue un re­ga­lo po­lí­ti­co, y uno que lle­gó a muy buen tiem­po, du­ran­te las pre­pa­ra­cio­nes pa­ra el de­ba­te. La gra­ba­ción que­dó per­fec­ta en el ar­gu­men­to con el que Clin­ton de he­cho ya pla­nea­ba pre­sio­nar a Trump en torno a su ac­ti­tud ha­cia las mu­je­res, una cues­tión que apro­ve­chó al má­xi­mo en su pri­mer de­ba­te de ha­ce 13 días.

Los ase­so­res de Clin­ton di­je­ron que les gus­ta­ría mu­cho ver que una pe­lea en­tre gé­ne­ros do­mi­na­ra las úl­ti­mas se­ma­nas de la cam­pa­ña pre­si­den­cial. Va­rios de es­tos ase­so­res di­je­ron en en­tre­vis­tas que se sen­tían con­fia­dos de que las pa­la­bras de Trump so­bre las mu­je­res le cau­sa­rían un gran da­ño más que cual­quier ti­po de re­vés que Clin­ton pu­die­ra lle­gar a ex­pe­ri­men­tar co­mo re­sul­ta­do del re­sur­gi­mien­to de las aven­tu­ras ex­tra­ma­ri­ta­les de Bill Clin­ton, o de su pro­pio com­por­ta­mien­to ha­cia las mu­je­res que tu­vie­ron que ver con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.