Las pro­pues­tas eco­nó­mi­cas de los can­di­da­tos… ¿Có­mo te afec­tan?

El Diario de El Paso - - News - Mi­guel Gómez, CFP Fa­ce­book.com/Mi­gue­lGo­me­zCon­se­je­ro Con­se­je­ro fi­nan­cie­ro

PRI­ME­RA PAR­TE

Épo­ca de elec­cio­nes. Tiem­po en el que los can­di­da­tos pe­lean por la aten­ción, el di­ne­ro y, ul­ti­ma­da­men­te, el vo­to de los ciu­da­da­nos a tra­vés de pro­me­sas, pro­pues­tas y, de­sa­for­tu­na­da­men­te, ata­ques en­tre sí. Es­ta es la pri­me­ra de dos par­tes don­de com­pa­ra­re­mos al­gu­nas de las pro­pues­tas eco­nó­mi­cas de los prin­ci­pa­les can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos y de cuál po­dría ser el im­pac­to de su apli­ca­ción en tu vi­da.

Clin­ton-sa­la­rio

Su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo a $12/ho­ra. Aun­que es bien in­ten­cio­na­do que­rer que la gen­te ga­ne más, cuan­do el go­bierno de­ci­de cuán­to de­be pa­gár­se­le a una per­so­na se ol­vi­da de un pun­to crí­ti­co: De dón­de va a sa­lir el di­ne­ro pa­ra el in­cre­men­to a los suel­dos. Pre­gún­ta­le a cual­quier em­pre­sa­rio qué ten­dría que ha­cer si el sa­la­rio mí­ni­mo sube tan­to y te va a dar tres op­cio­nes: Des­pe­dir gen­te, re­du­cir ho­ras o su­bir pre­cios. Las tres op­cio­nes per­ju­di­can pre­ci­sa­men­te a quien se bus­ca­ba ayu­dar al su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo: a los po­bres.

Trump-TLC

Re­ne­go­ciar el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLC).

Trump cul­pa a Mé­xi­co de ha­ber­se lle­va­do em­pleos de EU. Qui­zá sea el ca­so con em­pleos de me­nor com­ple­ji­dad, pe­ro la reali­dad es que las em­pre­sas bus­ca­rán tra­ba­jar en los lu­ga­res que ofrez­can el ma­yor nú­me­ro de las co­sas que re­quie­ren, in­de­pen­dien­te­men­te de si se tra­ta de mano de obra, de ma­te­ria­les, o de una com­bi­na­ción de los an­te­rio­res.

Re­ne­go­ciar el TLC po­dría re­pre­sen­tar ma­yo­res pre­cios pa­ra los pro­duc­tos que compramos de am­bos la­dos de la fron­te­ra.

Clin­ton-edu­ca­ción

Ha­cer que la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria sea gra­tui­ta. De en­tra­da, pa­re­ce bue­na idea, pe­ro el pro­ble­ma, co­mo siem­pre, es­tá en los de­ta­lles. ¿De dón­de van a sa­lir los cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res que se ne­ce­si­ta­rán pa­ra pa­gar por ello ca­da año? Evi­den­te­men­te, si la uni­ver­si­dad es gra­tui­ta, la de­man­da por es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios se ele­va­rá tre­men­da­men­te, da­do que mu­cho más gen­te acu­di­rá a la uni­ver­si­dad. A ma­yor nú­me­ro de es­tu­dian­tes, ma­yo­res cos­tos pa­ra las uni­ver­si­da­des, y por lo tan­to, ma­yo­res re­cur­sos que irán ne­ce­si­tan­do. ¿Quién lo va a pa­gar?

Trump-im­pues­tos

Re­du­cir la ta­sa de im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos y de ne­go­cios. El 90% de las em­pre­sas en EU son pe­que­ños ne­go­cios, ad­mi­nis­tra­dos por nues­tros ve­ci­nos, nues­tros pa­dres e in­clu­so no­so­tros mis­mos. Re­du­cir los im­pues­tos sue­na muy bue­na idea, y es­toy se­gu­ro que los em­pre­sa­rios es­ta­ría­mos muy fe­li­ces al ver una re­duc­ción en sus im­pues­tos. Pe­ro, re­gre­sa­mos a lo mis­mo.

El di­ne­ro que se de­ja­ría de re­ci­bir ten­dría que sa­lir de al­gún otro la­do. La pró­xi­ma se­ma­na con­ti­nua­ré con es­te aná­li­sis, cu­ya in­ten­ción es ir más allá de la su­per­fi­cia­li­dad del es­cán­da­lo y en­ten­der qué es lo que los can­di­da­tos pre­ten­den ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.