Una du­ra co­ber­tu­ra de Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Liz Spayd

Nue­va York – Do­nald Trump es un su­cu­len­to ob­je­ti­vo pa­ra cual­quier pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción. Él no lle­vó la vi­da de quien bus­ca los car­gos pú­bli­cos. Sien­te un in­fi­ni­to des­pre­cio por la dis­ci­pli­na es­tric­ta que ha­ce que otros can­di­da­tos sean di­fí­ci­les de pe­ne­trar. Y su vi­da tie­ne nu­me­ro­sas fa­ce­tas: mu­je­res, ca­si­nos, ban­ca­rro­tas, uni­ver­si­da­des, fun­da­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas e in­clu­so el mo­vi­mien­to que pu­so en te­la de du­da la na­cio­na­li­dad del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma.

El pro­ble­ma pa­ra los pe­rio­dis­tas de The New York Ti­mes y de otros me­dios no era si em­pe­zar a es­car­bar en la vi­da de Trump, sino por dón­de em­pe­zar. Y cuán­do. Usan­do un equi­po es­pe­cia­li­za­do de pe­rio­dis­tas de in­ves­ti­ga­ción, es­te año The New York Ti­mes fue tras Trump y sus emi­sa­rios. Uno de los re­sul­ta­dos fue un ar­tícu­lo en agos­to que ayu­dó a que fue­ra des­ti­tui­do Paul Ma­na­fort, je­fe de la cam­pa­ña de Trump, de­bi­do al tra­ba­jo de cabildeo que ha­bía lle­va­do a ca­bo en Ucra­nia.

La ma­yo­ría de los re­cur­sos in­ves­ti­ga­ti­vos del dia­rio, em­pe­ro, se de­di­ca­ron a Trump el em­pre­sa­rio, da­do que él in­sis­te en el ar­gu­men­to de que su in­ge­nio en ese ám­bi­to lo con­vier­te en la me­jor op­ción pa­ra la pre­si­den­cia.

The Ti­mes la ha em­pren­di­do con­tra esa afir­ma­ción mu­chas ve­ces. Des­cu­brió un la­be­rin­to de 650 mi­llo­nes de dó­la­res adeu­da­dos por las vas­tas em­pre­sas in­mo­bi­lia­rias de Trump, en­tre los cua­les hay pres­ta­mis­tas que po­drían re­pre­sen­tar con­flic­tos de in­te­rés en ca­so de que Trump lle­ga­ra a la pre­si­den­cia, a me­nos que es­te se des­pren­die­ra de sus ne­go­cios. Des­cu­brió un ge­ne­ro­so acuer­do fi­nan­cie­ro ofre­ci­do por Ch­ris Ch­ris­tie, go­ber­na­dor de Nue­va Jer­sey, que le per­mi­tió al mag­na­te li­qui­dar un vie­jo adeu­do de im­pues­tos a ra­zón de cen­ta­vos por dó­lar. Echó una ex­haus­ti­va mi­ra­da al Grand Hyatt de Trump, edi­fi­cio de 30 pi­sos en Park Ave­nue, exa­mi­nan­do las fa­ci­li­da­des fis­ca­les y los acuer­dos po­lí­ti­cos que lo hi­cie­ron po­si­ble. Pe­ro el pre­mio ma­yor lle­gó el fin de se­ma­na pa­sa­do, con una pri­mi­cia que si­gue te­nien­do re­ver­be­ra­cio­nes y que mos­tró que Trump no pa­gó im­pues­tos fe­de­ra­les du­ran­te ca­si vein­te años. (Es­te fin de se­ma­na, The Was­hing­ton Post sa­có tam­bién su pro­pia pri­mi­cia de­mo­le­do­ra: una gra­ba­ción re­ci­bi­da de un in­for­man­te anó­ni­mo, en la que se oye a Trump ha­blar de que ma­no­sea­ba y se im­po­nía a la fuer­za a las mu­je­res.)

Un go­bierno de Trump pro­me­te­ría un tras­tro­ca­mien­to ra­di­cal, co­mo na­da de lo que ha­ya vis­to es­te país. E in­ves­ti­gar el ca­rác­ter y las obras del hom­bre que es­ta­ría a car­go de­be de ser con­si­de­ra­do una obli­ga­ción de cual­quier ins­ti­tu­ción in­for­ma­ti­va que se pre­cie de ser­lo. Pa­ra The Ti­mes, hay otra ra­zón de que sea im­por­tan­te exi­gir­le cuen­tas: la na­rra­ti­va post­elec­to­ral so­bre su desem­pe­ño, con to­da se­gu­ri­dad con­ten­drá un ca­pí­tu­lo so­bre si el pe­rió­di­co to­mó con se­rie­dad el desafío plan­tea­do por Trump.

A es­tas al­tu­ras, po­cos po­drían cues­tio­nar se­ria­men­te si el pe­rió­di­co ha apli­ca­do su­fi­cien­te fuer­za in­ves­ti­ga­ti­va en Hi­llary Clin­ton, es­pe­cial­men­te en su correo elec­tró­ni­co y su fun­da­ción. Pe­ro en to­do ca­so, la pre­gun­ta de los lec­to­res pa­re­ce ser siem­pre si no ha es­car­ba­do de­ma­sia­do.

Pe­ro, ¿con cuán­ta fuer­za, mi­nu­cio­si­dad y ri­gor ha in­ves­ti­ga­do The Ti­mes a Trump? ¿Y esa in­ves­ti­ga­ción ha si­do com­pe­ti­ti­va con la de sus co­le­gas?

Si exa­mi­na­mos to­dos los ar­tícu­los am­bi­cio­sos que ha he­cho el pe­rió­di­co es­te año, co­mo hi­ce yo, la in­ves­ti­ga­ción me­re­ce al­tas ca­li­fi­ca­cio­nes. Yo aplau­do la de­ci­sión de la de­ci­sión es­tra­té­gi­ca de los di­rec­to­res de con­cen­trar­se en la tra­yec­to­ria de Trump co­mo em­pre­sa, in­te­rés que de­jó al des­cu­bier­to el en­deu­da­do im­pe­rio y sus abu­si­vas téc­ni­cas co­mer­cia­les. The Ti­mes no fue el úni­co que in­ves­ti­gó es­te asun­to, pe­ro siem­pre ofre­ció in­ves­ti­ga­cio­nes pu­li­das que abrie­ron nue­vos ca­mi­nos.

To­do eso fue pa­ra bien y los ciu­da­da­nos que ha­yan leí­do aun­que sea la mi­tad de lo que pu­bli­có The Ti­mes lle­ga­rán a las ur­nas con una idea muy cla­ra del desem­pe­ño de Trump en las ofi­ci­nas eje­cu­ti­vas.

¿En dón­de se que­dó cor­to The Ti­mes? Des­pués de un am­plio exa­men de su tra­ba­jo y el de sus com­pe­ti­do­res, yo di­ría que en dos fren­tes. A juz­gar por su tra­ba­jo de gran em­pre­sa, no to­mó a Trump con la de­bi­da se­rie­dad cuan­do em­pe­zó a dis­tan­ciar­se de

los de­más as­pi­ran­tes re­pu­bli­ca­nos el año pa­sa­do. Y The Ti­mes de­cep­cio­nó a sus lec­to­res por no po­ner mu­cha aten­ción a una im­por­tan­te lí­nea de in­ves­ti­ga­ción que es­ta­ba lle­van­do a ca­bo su prin­ci­pal com­pe­ti­dor, The Was­hing­ton Post.

Al ob­ser­var la tra­yec­to­ria del as­cen­so de Trump se de­mues­tra el pri­mer pun­to. A prin­ci­pios del ve­rano del año pa­sa­do, el mag­na­te in­mo­bi­lia­rio es­ta­ba avan­zan­do en las en­cues­tas. Pa­ra me­dia­dos del ve­rano ya ha­bía re­ba­sa­do a Jeb Bush, el pre­sun­to aban­de­ra­do y a la ma­yo­ría de los de­más ri­va­les. Al lle­gar el oto­ño era ca­da vez más cla­ro que, con­tra­ria­men­te a las pre­dic­cio­nes, Trump no se iba a ago­tar. Los de­más sí.

Pe­ro los lec­to­res del Ti­mes que es­pe­ra­ban cier­to pe­rio­dis­mo que le pi­die­ra cuen­tas a Trump en ese en­ton­ces qui­zá se sin­tie­ron in­sa­tis­fe­chos. The Ti­mes em­pe­zó a pro­du­cir una ra­cha do­ra­da de tra­ba­jo in­ves­ti­ga­ti­vo a par­tir de enero de es­te año, que cul­mi­nó con la re­ve­la­ción de la se­ma­na pa­sa­da so­bre las de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos de Trump.

Pe­ro sus pro­duc­tos del año pa­sa­do, en los me­ses que pre­ce­die­ron a las elec­cio­nes pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas, fue­ron po­cos re­la­ti­va­men­te. Mark Lei­bo­vich pu­bli­có un co­lo­ri­do ar­tícu­lo so­bre Trump en la re­vis­ta y Ja­son Ho­ro­witz es­cri­bió un ar­tícu­lo bio­grá­fi­co so­bre el ba­rrio de Queens don­de cre­ció Trump. Pe­ro esos fue­ron re­por­ta­jes más que ar­tícu­los que le pi­die­ran cuen­tas a Trump.

Mien­tras tan­to, mu­chas otras em­pre­sas in­for­ma­ti­vas es­ta­ban em­pe­zan­do a es­car­bar. Po­li­ti­co pu­bli­có uno de los pri­me­ros ar­tícu­los so­bre Trump en que exa­mi­nó su en­fo­que tác­ti­co pa­ra com­ba­tir a los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les de Palm Beach, con te­mas de aco­so y pre­po­ten­cia que si­guen te­nien­do vi­gen­cia. Evan Os­nos, de The New Yor­ker, echó una pe­ne­tran­te mi­ra­da al cre­cien­te mo­vi­mien­to po­lí­ti­co que pu­so a Trump en po­si­ción do­mi­nan­te. Y The Was­hing­ton Post, en ple­na mo­da­li­dad in­ves­ti­ga­ti­va des­de el año pa­sa­do, des­car­gó una se­rie de re­por­ta­jes: so­bre la Uni­ver­si­dad Trump (The Ti­mes hi­zo su ver­sión en ma­yo), so­bre la re­la­ción de Trump con las mu­je­res (The Ti­mes hi­zo un ar­tícu­lo más a pro­fun­di­dad en mar­zo= y so­bre los ca­si­nos de Trump (The Ti­mes pu­bli­có al res­pec­to en ju­nio). Se­ré trans­pa­ren­te: Yo pa­sé la ma­yor par­te de mi ca­rre­ra en The Was­hing­ton Post.

Es­te exa­men pa­ra ver quién lle­gó pri­me­ro no es so­lo cues­tión de or­gu­llo pe­rio­dís­ti­co. Es im­por­tan­te por­que quie­nes vo­ta­ron en

las pri­ma­rias de los pri­me­ros es­ta­dos se es­ta­ban pre­pa­ran­do pa­ra ir a las ur­nas en fe­bre­ro. En el res­to del país, los ciu­da­da­nos es­ta­ban con­so­li­dan­do su opi­nión so­bre una fi­gu­ra que co­no­cían bá­si­ca­men­te por la te­le­vi­sión, y la pri­me­ra im­pre­sión es im­por­tan­te. Em­pe­ro, los pe­rio­dis­tas in­ves­ti­ga­ti­vos de The Ti­mes ape­nas es­ta­ban en el pun­to de par­ti­da cuan­do otros com­pe­ti­do­res ya lle­va­ban avan­za­do buen tre­cho.

Mi otra crí­ti­ca es que The Ti­mes no ha man­te­ni­do el rit­mo ni ha in­for­ma­do de­bi­da­men­te a sus lec­to­res del ex­cep­cio­nal tra­ba­jo que hi­zo David Fah­rent­hold pa­ra The Was­hing­ton Post so­bre la Fun­da­ción Trump. Es­te es el co­men­ta­rio de un lec­tor, Jos­hua Ruby de So­mer­vi­lle, Mas­sa­chu­setts: “The Was­hing­ton Post les ha he­cho a sus lec­to­res un gran ser­vi­cio al in­ves­ti­gar a fon­do la Fun­da­ción Trump y des­cu­brir su in­quie­tan­te ten­den­cia a vio­lar la ley. Otros me­dios es­tán ha­blan­do con ex­per­tos so­bre las im­pli­ca­cio­nes de es­tas per­tur­ba­do­ras re­ve­la­cio­nes. ¿Por qué The Ti­mes no ha­ce lo mis­mo?”

Matt Purdy, sub­di­rec­tor ge­ren­te cu­ya obra con­tie­ne in­ves­ti­ga­cio­nes po­lí­ti­cas, ala­bó el tra­ba­jo de The Was­hing­ton Post. Pe­ro de­fien­de só­li­da­men­te los ar­tícu­los in­ves­ti­ga­ti­vos de The Ti­mes en to­dos los de­más te­mas. “He­mos he­cho mu­cho tra­ba­jo so­bre Trump que ha de­fi­ni­do el de­ba­te: so­bre los ca­si­nos, so­bre sus ini­cia­ti­vas de po­lí­ti­ca, so­bre sus im­pues­tos”, pre­ci­só. “Lo he­mos de­fi­ni­do en ca­da as­pec­to de su vi­da.”

Eso sí lo ha he­cho el pe­rió­di­co. Y el re­por­ta­je so­bre sus im­pues­tos del do­min­go pa­sa­do fue un mo­de­lo. Em­pe­zan­do con un re­ga­lo anó­ni­mo en­via­do por correo elec­tró­ni­co a un re­por­te­ro _ al­gu­nas pá­gi­nas de la de­cla­ra­ción de im­pues­tos de Trump _, The Ti­mes lan­zó un im­pre­sio­nan­te es­fuer­zo pa­ra ve­ri­fi­car la au­ten­ti­ci­dad de los do­cu­men­tos y eva­luar su sig­ni­fi­ca­do. (The Daily News ob­tu­vo los mis­mos do­cu­men­tos y no pu­do ha­cer na­da.)

To­do es­to se re­su­me en lo si­guien­te: gra­cias a la am­pli­tud, pro­fun­di­dad y con­sis­ten­cia de su tra­ba­jo, The Ti­mes ha pro­du­ci­do un im­por­tan­te ex­pe­dien­te in­ves­ti­ga­ti­vo so­bre Trump que ha­brá de de­fen­der­se bien en el jui­cio de la his­to­ria. Ha ha­bi­do pun­tos dé­bi­les y los com­pe­ti­do­res tie­nen su pro­pio ex­pe­dien­te de mon­ta. Pe­ro a so­lo cua­tro se­ma­nas del día de las elec­cio­nes, los lec­to­res cier­ta­men­te no po­drán cul­par a The Ti­mes por no ha­ber­les en­tre­ga­do la in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta­ban. Lo de­más de­pen­de de ellos.

Ran­dall Enos DO­NALD EN PRO­BLE­MAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.