Pre­so, pe­ro li­bre

El Diario de El Paso - - Opinión - Jor­ge Ra­mos Áva­los

Mia­mi– Hay li­bros que se es­cri­ben con plu­ma y pa­pel. Otros en compu­tado­ra. Pe­ro el del pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano Leo­pol­do Ló­pez se es­cri­bió li­te­ral­men­te en la piel.

Los guar­dias en la pri­sión de Ra­mo Ver­de en Ve­ne­zue­la, don­de es­tá en­car­ce­la­do Ló­pez des­de el 18 de fe­bre­ro del 2014, tie­nen ins­truc­cio­nes de evi­tar que es­cri­ba. El ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro no quie­re que sus pa­la­bras se es­cu­chen fue­ra de la pri­sión. Pe­ro hay ma­ne­ras de ha­cer­lo.

Así me lo con­tó su es­po­sa y ac­ti­vis­ta por los de­re­chos hu­ma­nos, Li­lian Tin­to­ri: “Lo que ha­cía su her­ma­na Dia­na es que es­cri­bía en su piel pá­rra­fos (del li­bro). Su ma­má se es­cri­bió en una pier­na y así se los lle­va­ba. Yo tam­bién me lle­va­ba pa­pe­li­tos o en mi mis­ma piel”. Lo que es­tas tres mu­je­res se es­cri­bie­ron en su piel, más al­gu­nas no­tas y di­bu­jos que pu­die­ron bur­lar la vi­gi­lan­cia de sus car­ce­le­ros, apa­re­cen en el li­bro ‘Pre­so pe­ro li­bre’.

El li­bro cuen­ta el pri­mer año de cár­cel de Leo­pol­do, cuan­do to­da­vía po­día es­co­ger sus lec­tu­ras. Lo­gró acu­mu­lar has­ta 300 li­bros en su cel­da. Hoy no le de­jan te­ner más de tres a la vez. “El tra­ta­mien­to que re­ci­bi­mos de la au­to­ri­dad su­pe­rior en Ra­mo Ver­de es el de pri­sio­ne­ros de gue­rra en un país ex­tran­je­ro”, es­cri­bió. “So­mos con­si­de­ra­dos enemi­gos”.

La pri­me­ra no­che en la cár­cel, Leo­pol­do se en­con­tró con “una sá­ba­na vie­ja y un col­chón des­gas­ta­do que pa­re­cía ha­ber si­do víc­ti­ma de un usua­rio de me­dia to­ne­la­da de pe­so”. Las con­di­cio­nes no han me­jo­ra­do.

“Es tor­tu­ra y tra­to in­ti­mi­da­to­rio”, me ex­pli­có Li­lian, quien lo vi­si­ta dos ve­ces a la se­ma­na. “A Leo­pol­do lo des­nu­dan diez ve­ces al día; no hay nin­gu­na ra­zón pe­ro lo des­nu­dan pa­ra tor­tu­rar­lo, pa­ra tra­tar de que­brar­lo men­tal­men­te”. Sin em­bar­go, no lo han lo­gra­do.

“Des­de que lle­gué a Ra­mo Ver­de en­ten­dí que mi prin­ci­pal te­rreno de lu­cha es­ta­ba en mi es­ta­do de áni­mo y en mi men­te”, es­cri­bió Leo­pol­do. “Si yo es­toy bien, mi fa­mi­lia es­tá me­jor y mi equi­po po­lí­ti­co es­tá más mo­ti­va­do”. Leo­pol­do tie­ne su ru­ti­na: se le­van­ta a las cin­co de la ma­ña­na, tien­de la ca­ma, to­ma ca­fé, re­za, ha­ce ejer­ci­cio, prac­ti­ca bo­xeo con otro reo y a me­dia ma­ña­na co­mien­za lo que él lla­ma su pri­mer blo­que de lec­tu­ra. La dis­ci­pli­na mar­ca el res­to de su día. Su man­tra: “El que se can­sa, pier­de”.

Leo­pol­do Ló­pez fue con­de­na­do a más de 13 años de pri­sión por su­pues­ta­men­te ins­ti­gar a una re­be­lión con­tra el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro. Con­tra­rio a lo que pen­sa­ba su fa­mi­lia, Leo­pol­do to­mó la de­ci­sión de en­tre­gar­se a las au­to­ri­da­des. Aho­ra su li­be­ra­ción de­pen­de de un cam­bio de go­bierno. “Quien tie­ne pre­so a Leo­pol­do es Ni­co­lás Ma­du­ro”, me di­jo Li­lian.

Ella y la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na es­tán em­pu­jan­do por la rea­li­za­ción de un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio, co­mo in­di­ca la ley, pa­ra sa­car a Ma­du­ro de la Pre­si­den­cia. Pe­ro el go­bierno es­tá ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra in­va­li­dar­lo o pos­po­ner­lo has­ta el pró­xi­mo año. Sin un cam­bio de go­bierno se­ría ca­si im­po­si­ble que li­be­ra­ran a Leo­pol­do y a los otros 108 pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos que hay en Ve­ne­zue­la, se­gún el con­teo de Li­lian.

“Es­ta­mos ha­blan­do de una dic­ta­du­ra en Ve­ne­zue­la”, me di­jo ella en una re­cien­te en­tre­vis­ta en Mia­mi. “Ma­du­ro es un dic­ta­dor. Él sa­be que en Ve­ne­zue­la no hay co­mi­da, no hay me­di­ci­nas y hay vio­len­cia. Ca­da 18 mi­nu­tos ma­tan a un ve­ne­zo­lano. Él lo sa­be y no ha­ce na­da pa­ra evi­tar­lo”.

Mien­tras cre­ce la pre­sión con­tra el go­bierno de Ma­du­ro han em­peo­ra­do, tam­bién, las con­di­cio­nes car­ce­la­rias con­tra Leo­pol­do. “Hoy Leo­pol­do ya no pue­de es­cri­bir”, me con­tó su es­po­sa, quien ha li­de­ra­do una cam­pa­ña mun­dial pa­ra li­be­rar­lo y, en el pro­ce­so, se ha con­ver­ti­do en una de las prin­ci­pa­les de­fen­so­ras de los de­re­chos hu­ma­nos del he­mis­fe­rio. “Nos qui­ta­ron las lla­ma­das fa­mi­lia­res por dos me­ses. Lo en­cie­rran to­das las no­ches a las ocho, sin luz, y no le per­mi­ten ni una ve­la, ni una lám­pa­ra, pa­ra leer”.

Li­lian, la ma­má y la her­ma­na de Leo­pol­do ya no pue­den es­cri­bir en la piel de sus pier­nas y bra­zos las co­sas que Leo­pol­do quie­re de­cir des­de la cár­cel. “Hoy en la re­qui­sa nos lim­pian la piel con al­cohol pa­ra que no po­da­mos es­cri­bir na­da”, me ex­pli­có Li­lian. Pe­ro pa­ra Ma­du­ro y sus se­cua­ces ya es de­ma­sia­do tar­de. To­do se sa­be. El li­bro es­tá es­cri­to y Ve­ne­zue­la se re­be­la. No hay na­da que pue­da de­te­ner una idea cuan­do su tiem­po ha lle­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.