La en­fer­me­ra de­ci­dió ha­cer­se TA­TUA­JES DE MAS­TEC­TO­MíAS

El Diario de El Paso - - Especial - Elly­sa Gon­zá­lez/Lub­bock Ava­lan­che-Jour­nal

Lub­bock, Te­xas— Ya te­nía un año no­tan­do un nó­du­lo en su seno cuan­do Judy Law­ley se lo mos­tró por pri­me­ra vez a su doc­tor. Cuan­do fue a su exa­men anual, los re­sul­ta­dos de la ma­mo­gra­fía sa­lie­ron ne­ga­ti­vos. Su doc­tor le su­gi­rió que se man­tu­vie­ra aten­ta por si no­ta­ba al­gún cam­bio.

Cuan­do su doc­tor se ju­bi­ló, Law­ley fue con otro doc­tor, quien or­de­nó que se rea­li­za­ra una ima­gen de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca de su seno.

“Así que el si­guien­te do­min­go acu­dí a la igle­sia pa­ra re­zar”, di­jo Law­ley.

“Aún no te­nía los re­sul­ta­dos, y le di­je a Dios, ‘Só­lo da­me la fuer­za pa­ra cuan­do ob­ten­ga los re­sul­ta­dos’”. Al día si­guien­te, le die­ron la no­ti­cia. “Te­nía cáncer de ma­ma, en am­bos se­nos, de he­cho”, di­jo Law­ley.

Los even­tos que se sus­ci­ta­ron a con­ti­nua­ción por for­tu­na se die­ron en el mo­men­to ade­cua­do, se­gún di­jo Law­ley en una en­tre­vis­ta con el Lub­bock Ava­lan­che-Jour­nal en an­ti­ci­pa­ción al Mes de Con­cien­ti­za­ción so­bre el Cáncer de Ma­ma en oc­tu­bre, des­cri­bien­do su de­ter­mi­na­ción pa­ra ven­cer al cáncer –in­clu­so si eso sig­ni­fi­ca­ba te­ner que per­der sus se­nos– y desean­do “po­der vol­ver a ser la mis­ma”, uti­li­zan­do un mé­to­do que mu­chos qui­zás no lo re­la­cio­nen con la re­cu­pe­ra­ción del cáncer, po­ner­se ta­tua­jes.

Law­ley, una en­fer­me­ra, des­cri­bió lo su­ce­di­do tras sus re­sul­ta­dos ini­cia­les del exa­men de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, los que in­di­ca­ban que te­nía cáncer.

Ella sa­lió ca­mi­nan­do de la es­ta­ción de en­fer­me­ría y vio a un ci­ru­jano sen­ta­do so­lo re­vi­san­do unos pa­pe­les.

“Era el ci­ru­jano que que­ría ver”, di­jo. “Me di­ri­gí a don­de es­ta­ba él y ha­bía im­pri­mi­do los re­sul­ta­dos. Y le di­je, ‘Hey, cuan­do ten­ga tiem­po, o cuan­do ter­mi­ne lo que es­tá ha­cien­do ¿po­dría mi­rar es­to?’

Así que de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca ce­rró su car­pe­ta y vio los re­sul­ta­dos y di­jo, ‘¿Son de us­ted?’, yo di­je ‘Sí, se­ñor’. Él los mi­ró y me di­jo, ‘Us­ted ne­ce­si­ta que yo la vea’”.

Trein­ta mi­nu­tos des­pués, ella es­ta­ba sen­ta­da en la ofi­ci­na del doc­tor.

Se reali­zó una biop­sia y re­gre­só a tra­ba­jar ayu­dan­do a los pa­cien­tes.

Tras ha­ber re­ci­bi­do los re­sul­ta­dos, Law­ley y su es­po­so pro­gra­ma­ron una ci­ta pa­ra que ella se rea­li­za­ra una do­ble mas­tec­to­mía unos días des­pués.

Ella se sen­tó con sus dos hi­jos –uno que va al sép­ti­mo gra­do y otro que es­tá en su pri­mer año de pre­pa­ra­to­ria– y les dio la no­ti­cia. Ellos se pu­sie­ron muy tris­tes, pe­ro ella lo­gró con­tro­lar sus emo­cio­nes.

Amis­tad

Nancy Horn, una de las me­jo­res ami­gas de Law­ley, di­jo que ella la ha­bía co­no­ci­do cuan­do es­ta­ba en el no­veno mes de su tra­ta­mien­to.

Las dos mu­je­res en­ta­bla­ron una muy bue­na re­la­ción que gi­ra­ba en torno a su sa­lud du­ran­te una ca­mi­na­ta de tres días en Da­llas pa­tro­ci­na­da por Ko­men.

Ha­bien­do ven­ci­do al cáncer de ma­ma ella mis­ma, Horn di­jo que sim­pa­ti­za­ba con lo que la fa­mi­lia de Law­ley es­ta­ba li­dian­do, y fue así que en­ta­bla­ron una apre­cia­da amis­tad.

“Ella siem­pre se mos­tró muy fuer­te”, di­jo Horn. “No po­día creer que ella hu­bie­ra pa­sa­do por to­do eso”.

Pe­ro Law­ley nun­ca se de­jó lle­var por la au­to­com­pa­sión, y nun­ca tu­vo mie­do de mo­rir.

“Sim­ple­men­te que­ría des­ha­cer­me de ello”, di­jo. “Que­ría so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de in­me­dia­to. No que­ría es­pe­rar más. Sa­bía que ha­bía no­ta­do el nó­du­lo en mi seno des­de ha­ce un año. En ese en­ton­ces no sa­bía que se tra­ta­ba de cáncer. Así que me di­je a mí mis­ma, ‘quie­ro que me ha­gan la ci­ru­gía lo más pron­to po­si­ble’”.

Law­ley en­fren­tó a la en­fer­me­dad siem­pre de fren­te y nun­ca mi­ró ha­cia atrás.

El pro­ce­so de re­cons­truc­ción fue lar­go, di­jo Law­ley. Lue­go que le qui­ta­ran los se­nos, tu­vo que pa­sar por el pro­ce­so de ex­pan­sión de su piel, sien­do par­te de la re­cons­truc­ción.

“Real­men­te no me sen­ti­ría com­ple­ta has­ta que pa­re­cie­ran se­nos nor­ma­les”, di­jo Law­ley. Fue por eso que se ta­tuó sus pe­zo­nes.

“Es­cu­ché de per­so­nas que que­rían que les hi­cie­ran al­go muy ela­bo­ra­do”, di­jo Law­ley. “Yo só­lo que­ría que tu­vie­ran la apa­rien­cia de se­nos nor­ma­les”.

Law­ley se ta­tuó sus pe­zo­nes por me­dio de su ci­ru­jano plás­ti­co, di­jo.

Mi­ke Díaz, pro­pie­ta­rio de Sun­ken City Ink, di­jo que él so­lía tra­ba­jar en el ám­bi­to de la me­di­ci­na en uno de los hos­pi­ta­les lo­ca­les.

Los ta­tua­jes de mas­tec­to­mía no son una pe­ti­ción muy co­mún en el mer­ca­do del ta­tua­je en Lub­bock, di­jo.

Él sos­pe­cha que mu­chas per­so­nas, co­mo Law­ley, pi­den que les ha­gan los ta­tua­jes de sus pe­zo­nes a sus ci­ru­ja­nos plás­ti­cos du­ran­te el pro­ce­so de re­cons­truc­ción.

Otros op­tan por una ru­ta di­fe­ren­te.

Al si­guien­te do­min­go fui a la igle­sia y me pu­se a re­zar. No te­nía los re­sul­ta­dos to­da­vía pe­ro le di­je a Dios: ‘só­lo da­me la fuer­za pa­ra cuan­do los ob­ten­ga’”

Judy Law­ley Des­pués de re­mo­ver­le am­bos se­nos que­ría que sus pe­zo­nes lu­cie­ran en su nue­va anato­mía

Se lo han pe­di­do al­gu­nas ve­ces

Tray Cla­de­rón, pro­pie­ta­rio de Black Door Stu­dio, di­jo que ha re­ci­bi­do al­gu­nas pe­ti­cio­nes de es­te ti­po en sus seis años que lle­va ta­tuan­do en Lub­bock.

El pri­me­ro que hi­zo f o cin­co años pa­ra una pa­ci que que­ría un buen di­se­ño, es­pe­rar has­ta des­pués de su se­gún di­jo Cal­de­rón.

“Di­se­ñé al­go pa­ra e mu­cho”, di­jo. “Hi­ci­mos es dos me­ses des­pués, tu­ve ot que ella me re­co­men­dó. De do, co­mo una bo­la de nie­ve

Las per­so­nas que vi­si­ta los ta­tua­jes de mas­tec­to­mí dis­tin­tas a la clien­te­la que

e ha­ce cua­tro nte de cáncer pe­ro se que­ría ui­mio­te­ra­pia,

a y le gus­tó . Lue­go unos as dos clien­tas hí fue cre­cien. su lo­cal pa­ra son un po­co por lo re­gu­lar se ha­cen ta­tua­jes, di­jo.

“Usual­men­te no tie­nen ta­tua­jes”, di­jo Cal­de­rón. “El que se ha­cen es el pri­me­ro”. Los ta­tua­jes mu­chas ve­ces se ha­cen so­bre ci­ca­tri­ces en la piel o la­ce­ra­cio­nes, di­jo.

Al­gu­nas mu­je­res so­li­ci­tan que les ha­gan un di­se­ño di­fe­ren­te, pe­ro la ma­yo­ría de las clien­tas que vi­si­tan su lo­cal pa­ra ta­tua­jes de mas­tec­to­mía só­lo quie­ren que ten­gan la apa­rien­cia de pe­zo­nes.

“Las ha­cen sen­tir más com­ple­tas”, di­jo Cal­de­rón. “Quie­ren te­ner la opor­tu­ni­dad de ver­se a sí mis­mas de la ma­ne­ra que so­lían ser”.

Po­sa con el dis­tin­ti­vo de la con­me­mo­ra­ción de la en­fer­me­dad ca­da oc­tu­bre; (de­re­cha) en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad de Lub­bock, don­de es­tu­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.