Vio­len­cia en Cen­troa­mé­ri­ca obli­ga éxo­do de mi­gran­tes a la fron­te­ra

El Diario de El Paso - - Frontera - Jay Root/The Te­xas Tri­bu­ne

San Sal­va­dor – La pri­ma­ve­ra pa­sa­da, Ma­ría del Trán­si­to te­nía cin­co hi­jos adul­tos. Des­de en­ton­ces cua­tro de ellos fue­ron ase­si­na­dos. Mu­rie­ron de dos en dos, con tres días de dis­tan­cia, eje­cu­ta­dos en es­te país cen­troa­me­ri­cano al cual las pan­di­llas en gue­rra han su­mer­gi­do en un san­grien­to caos. Gus­ta­vo es el úni­co que queda. Lo úl­ti­mo que se su­po so­bre el hom­bre de 24 años fue que es­ta­ba in­ten­tan­do po­ner­se a sal­vo en Hous­ton

Tam­bién Ara­ce­li Ama­ya, de 25 años, ha in­ten­ta­do huir de la vio­len­cia del es­te país des­pués de ver que a su her­mano lo ma­ta­ron “en­fren­ti­to de no­so­tros”. Cap­tu­ra­da via­jan­do por Mé­xi­co y en­via­da de nue­vo a su lu­gar de ori­gen, di­ce re­sul­tar ca­si se­gu­ro que vuel­va a in­ten­tar lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos.

Ge­re­mías Gó­mez, de 28 años se en­cuen­tra en la mis­ma si­tua­ción: hu­yen­do de las pan­di­llas en su na­tal El Sal­va­dor, lo cap­tu­ra­ron en Mé­xi­co cuan­do iba a Es­ta­dos Uni­dos. Tie­ne to­das las in­ten­cio­nes de di­ri­gir­se nue­va­men­te al Nor­te a la primera opor­tu­ni­dad.

“Pre­fe­ri­ría ir­me vi­vo que es­pe­rar has­ta que me se­pul­ten”, di­jo Gó­mez. “Es di­fí­cil de­jar a la fa­mi­lia. Pe­ro tam­po­co pue­do arries­gar mi vi­da”.

Se tra­ta de una pon­de­ra­ción que ca­da mes es­tán ha­cien­do mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos, y su hui­da co­lec­ti­va ha mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra fun­da­men­tal la na­tu­ra­le­za de la in­mi­gra­ción ile­gal a lo la­go de la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos.

Du­ran­te de­ce­nios, la ma­yo­ría de las per­so­nas que cru­za­ban ile­gal­men­te eran me­xi­ca­nos obli­ga­dos por ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas a ir­se al Nor­te, pe­ro ha­ce po­co ex­per­tos de­ter­mi­na­ron que en la ac­tua­li­dad son más los me­xi­ca­nos que aban­do­nan Es­ta­dos Uni­dos que los que lle­gan. Sin em­bar­go, ha ex­plo­ta­do la mi­gra­ción de tres paí­ses pe­que­ños pe­ro em­po­bre­ci­dos de Cen­troa­mé­ri­ca.

Tan gran­de fue ha­ce dos años el éxo­do des­de el “Trián­gu­lo Nor­te­ño” de Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor que, por primera vez des­de que se lle­va la cuen­ta, en el 2014 la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za aprehen­dió más ciu­da­da­nos no me­xi­ca­nos que me­xi­ca­nos. Re­sul­ta ca­si se­gu­ro que es­to vuel­va a su­ce­der en el 2016, se­gún in­di­can las ci­fras más re­cien­tes. Im­pac­to en Te­xas Las im­pli­ca­cio­nes en las po­lí­ti­cas de Es­ta­dos Uni­dos y Te­xas no son tri­via­les. Pro­ba­ble­men­te las es­tra­te­gias para el con­trol fron­te­ri­zo —y la re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca— di­ri­gi­das a con­te­ner a los in­mi­gran­tes eco­nó­mi­cos me­xi­ca­nos de po­co sir­van para la de­ses­pe­ra­ción de los cen­troa­me­ri­ca­nos que hu­yen de la mi­se­ria y la vio­len­cia —o fran­ca­men­te para sal­var sus vi­das.

La geo­gra­fía y la tra­di­ción ha­cen del sur te­xano el pun­to más cer­cano y co­mún para en­trar ile­gal­men­te des­de Cen­troa­mé­ri­ca. A par­tir del ini­cio del año fis­cal 2014 has­ta agos­to del 2016, en la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co se aprehen­dió a más de me­dio mi­llón de mi­gran­tes oriun­dos del Trián­gu­lo Nor­te­ño —al me­nos el 85 por cien­to de los mis­mos en Te­xas, se­gún da­tos ana­li­za­dos por The Te­xas Tri­bu­ne. La ma­yo­ría no han si­do de­por­ta­dos y se cree que aún se ha­llan aquí, di­cen ex­per­tos.

Es­tos via­je­ros pre­sen­tan desafíos nue­vos y di­ver­sos para cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas, sa­tu­ra­dos tri­bu­na­les mi­gra­to­rios, edu­ca­do­res y pres­ta­do­res de ser­vi­cio so­cial. En­tre ellos es­tán mi­les de me­no­res y fa­mi­lias en­te­ras que, en vez de in­ten­tar co­lar­se sin ser de­tec­ta­dos al país, se en­tre­gan ellos mis­mos a la primera per­so­na uni­for­ma­da que se to­pan.

Se­gún el aná­li­sis del Tri­bu­ne, en los pri­me­ros 11 meses del año fis­cal 2016 los tres paí­ses del Trián­gu­lo Nor­te­ño han en­via­do a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za más per­so­nas por cá­pi­ta que cual­quier otro país la­ti­noa­me­ri­cano.

“Lo que es­ta­mos vien­do es una nue­va di­ná­mi­ca fron­te­ri­za y un nue­vo pa­ra­dig­ma”, di­jo Fa­ye Hips­man, ex­per­to so­bre Cen­troa­mé­ri­ca en el Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca Mi­gra­to­ria. “El mo­de­lo de vi­gi­lan­cia fron­te­ri­za que he­mos es­ta­do usan­do du­ran­te los úl­ti­mos de­ce­nios —qui­zá no es­té di­se­ña­do para es­ta nue­va po­bla­ción. No está par­ti­cu­lar­men­te bien equi­pa­do para manejar per­so­nas con ale­ga­tos hu­ma­ni­ta­rios y re­fu­gia­dos de ver­dad, y dis­tin­guir quién es quién”.

Para mu­chos de es­tos nue­vos mi­gran­tes, prác­ti­ca­men­te nin­gún ni­vel de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za im­pe­di­rá que se in­ter­nen a EU. Es­tán de­ma­sia­do de­ses­pe­ra­dos.

Es­ta pri­ma­ve­ra, el Tri­bu­ne en­tre­vis­tó a do­ce­nas de emi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos con des­tino a Es­ta­dos Uni­dos. Mu­chos con­ta­ron his­to­rias de te­rri­bles ro­ces con pan­di­llas. Otros men­cio­na­ron una po­bre­za de­vas­ta­do­ra.

Úl­ti­ma­men­te el nú­me­ro mi­gran­tes pro­ce­den­tes de El Sal­va­dor ha eclip­sa­do al de los que hu­yen de Hon­du­ras y Gua­te­ma­la, en los tres paí­ses las con­di­cio­nes son si­mi­la­res. Ade­más de la vio­len­cia, exis­te una im­pac­tan­te de­sigual­dad en in­gre­sos, al­to des­em­pleo en­tre jó­ve­nes y ba­jas ta­sas de gra­dua­ción de pre­pa­ra­to­ria, so­bre to­do en Gua­te­ma­la. Cer­ca del 60 por cien­to de los hon­du­re­ños y gua­te­mal­te­cos vi­ven en la po­bre­za.

Para cuan­do pa­san por uno de los in­nu­me­ra­bles cru­ces in­for­ma­les so­bre el río Su­chia­te que di­vi­de a Gua­te­ma­la y Mé­xi­co, co­mo a mil 200 mi­llas al Sur de Browns­vi­lle, Te­xas, mu­chos ya han re­co­rri­do cien­tos de mi­llas. Los ex­per­tos di­cen que la ma­yo­ría in­ten­tan lle­gar a EU con 'po­lle­ros', des­pués de en­tre­gar­les en­tre 6 y 9 mil dó­la­res por la tra­ve­sía.

Los que no pue­den pa­gar sal­tan por Mé­xi­co de al­ber­gue en al­ber­gue, di­ri­gién­do­se a la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos, to­man­do lo que po­drían ser de­ci­sio­nes de vi­da o muer­te y a me­nu­do via­jan­do a tra­vés de ca­lor abra­sa­dor o hu­me­dad as­fi­xian­te.

Pre­fe­ri­ría ir­me vi­vo que es­pe­rar has­ta que me se­pul­ten. Es di­fí­cil de­jar a la fa­mi­lia. Pe­ro tam­po­co pue­do arries­gar mi vi­da”

Ge­re­mías Gó­mez, de 28 años

cua­tro de los 5 hi­jos de Ma­ría del Trán­si­to fue­ron ase­si­na­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.