Do­nald se de­te­rio­ra

El Diario de El Paso - - Opinión - Mau­reen Dowd

Nue­va York – “Cuan­do un hom­bre sa­be que lo van a col­gar, con­cen­tra la men­te de ma­ne­ra ma­ra­vi­llo­sa”, di­jo al­gu­na vez Sa­muel John­son.

Es ver­dad. A me­nos, cla­ro, que ese hom­bre sea Do­nald Trump.

De las nue­ve cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les que me ha to­ca­do cu­brir, nun­ca ha­bía vis­to al­go tan ab­sur­do co­mo la abi­ga­rra­da cua­dri­lla de ase­so­res de Trump, ago­ni­zan­do para apro­xi­mar­se de­li­ca­da­men­te, con ges­tos tran­qui­li­za­do­res y de pun­ti­llas a ese me­ga­ló­mano or­gu­llo­so de su ig­no­ran­cia para abor­dar el te­ma de una pre­pa­ra­ción ri­gu­ro­sa de los de­ba­tes. O, lo que re­sul­ta aún más hi­la­ran­te, en­ga­ñar­lo para que prac­ti­que para el se­gun­do en­cuen­tro sin re­pe­tir su ob­via y ver­gon­zo­sa es­pi­ral des­cen­den­te.

En un país agi­ta­do por el mie­do al te­rro­ris­mo, por las re­la­cio­nes ra­cia­les y la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, Trump que­dó ob­se­sio­na­do con el he­cho de que una ex Miss Uni­ver­so au­men­tó de pe­so. Y ru­mió ese asun­to du­ran­te va­rios días des­pués de aban­do­nar el re­cin­to del de­ba­te mien­tras se ati­bo­rra­ba de ham­bur­gue­sas con to­cino. Y es­te fin de se­ma­na, Trump se en­re­dó en otra sen­sa­cio­nal his­to­ria so­bre la for­ma tan las­ci­va en que ha­bla de las mu­je­res.

Los ha­bi­tan­tes del uni­ver­so de Trump _ y los fu­rio­sos y des­con­cer­ta­dos re­pu­bli­ca­nos _ se la es­tán vien­do con un rey ni­ño que se enoja cuan­do ve que sus ase­so­res y alia­dos re­co­no­cen lo ob­vio en te­le­vi­sión: que él las pa­só ne­gras en el pri­mer de­ba­te y que de­be de de­jar de en­viar tuits mi­só­gi­nos y des­truc­ti­vos a las 3 de la ma­ña­na.

En un pro­gra­ma con­ser­va­dor de ra­dio en Wis­con­sin, el vier­nes pa­sa­do el can­di­da­to re­pu­bli­cano se eri­zó cuan­do le pre­gun­ta­ron si para el se­gun­do de­ba­te no de­be­ría de te­ner la piel más grue­sa. “Bueno, mu­cha gen­te está di­cien­do que yo hi­ce muy buen pa­pel en el de­ba­te.”

En el uni­ver­so al­terno de Trump, él siem­pre es el triun­fa­dor. Y si no ga­na, es por­que el sis­te­ma está ama­ña­do en su con­tra, por­que el mi­cró­fono está de­fec­tuo­so, por­que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son par­cia­les. Los nar­ci­sis­tas so­lo pue­den ver­se en es­pe­jos de­for­man­tes, ya sea más gran­des o más pe­que­ños de lo que real­men­te son en un mo­men­to da­do, por lo que es im­po­si­ble que los de­más ten­gan una ima­gen real de ellos.

Los miem­bros de su equi­po no han lo­gra­do to­da­vía ha­cer que Trump par­ti­ci­pe en un en­sa­yo com­ple­to del de­ba­te, por lo que lo lle­va­ron con en­ga­ños a San­down, Nue­va Ham­ps­hi­re, a par­ti­ci­par en una asam­blea pú­bli­ca con un lí­mi­te de tiem­po de dos mi­nu­tos, para que pu­die­ra acos­tum­brar­se al for­ma­to.

Pe­ro Trump reali­zó una movida brech­tia­na, rom­pien­do la cuar­ta pa­red y di­cién­do­le a los asis­ten­tes _ en dos oca­sio­nes _ que al mar­gen de lo que su per­so­nal tu­vie­ra en men­te, él no con­si­de­ra­ba que eso fue­ra un en­sa­yo.

“Es muy des­con­cer­tan­te es­cu­char, to­da­vía hoy en la no­che, que voy a ve­nir a Nue­va Ham­ps­hi­re a prac­ti­car para el de­ba­te. Es­to no tie­ne na­da que ver con el de­ba­te. Es co­mo si qui­sie­ran con­si­de­rar­me un ni­ño.”

Trump tie­ne ra­zón: no de­be­rían de com­pa­rar­lo con un ni­ño. Co­mo me di­jo el re­pre­sen­tan­te te­xano Pon­cho Ne­vá­rez: “No es jus­to para los ni­ños. Los ni­ños son ma­ra­vi­llo­sos”.

Aun con pre­gun­tas fa­ci­li­tas de un pú­bli­co amis­to­so, co­mo: “¿Cuál es uno de sus pri­me­ros re­cuer­dos de la in­fan­cia?”, Trump se dis­tra­jo con los aba­lo­rios y es­pe­ji­tos de los me­dios.

Va­pu­leó a John Har­wood de CNBC y a John King de CNN por de­cir que es­ta­ba mo­les­to por­que Mi­ke Pen­ce tu­vo me­jo­res re­se­ñas del de­ba­te, pues ac­tuó co­mo un re­pu­bli­cano co­mún y co­rrien­te y pa­só por al­to al­gu­nas de las pos­tu­ras más chi­fla­das de Trump. Es­to, aun cuan­do se­pa­mos que la fra­se con ten­den­cia “Mi­ke Pen­ce para 2020” de­be de po­ner­le a Trump los pe­los de pun­ta.

Des­pués in­cur­sio­nó en una di­gre­sión to­po­grá­fi­ca acer­ca de King, di­cien­do que “me cae bien en los ma­pas. Él ha­ce un buen tra­ba­jo con los ma­pas. (...) Es por eso que un ti­po co­mo John King ha es­ta­do en el mis­mo pues­to co­mo unos ... ¿cuán­tos años ha es­ta­do en CNN? Yo antes pen­sa­ba que al­gún día se­ría lo­cu­tor. Pe­ro, ¿sa­ben qué? Él si­gue ha­cien­do los ma­pas.”

Pron­to ve­re­mos si Mag­na­te, co­mo ha si­do apo­da­do por el ser­vi­cio se­cre­to, caerá otra vez en los bri­llan­tes an­zue­los que le lan­ce Hi­llary Clinton y su equi­po de psi­có­lo­gos.

Trump no to­le­ra una ca­pa­ci­ta­ción in­ten­sa ni en­sa­yos de de­ba­tes. Pe­ro co­mo se­ña­lan Jo­nat­han Martin y Ale­xan­der Burns de The New York Ti­mes, Trump sí per­mi­tió que Ch­ris Ch­ris­tie le lan­za­ra al­gu­nas pre­gun­tas an­ta­gó­ni­cas para en­du­re­cer­le su de­li­ca­da piel. Y Ch­ris­tie es el que ata­có tan du­ra­men­te a Mar­co Ru­bio en uno de los de­ba­tes que el se­na­dor tu­vo una des­com­pos­tu­ra ro­bó­ti­ca al es­ti­lo de “West­world”.

Pa­re­ce in­creí­ble­men­te au­to­des­truc­ti­vo no pre­pa­rar­se para un de­ba­te que no so­lo va a de­ci­dir su fu­tu­ro y el de su mar­ca, sino tam­bién el fu­tu­ro de su su­pues­to par­ti­do.

Em­pe­ro, para el Trump con tras­torno de dé­fi­cit de aten­ción, eso pa­re­ce ser par­te de la emo­ción de lle­vár­se­la por la vía fá­cil. Su mo­da­li­dad pre­fe­ri­da cuan­do lo he en­tre­vis­ta­do a lo lar­go de los años es la de la ron­da re­lám­pa­go, en la que rá­pi­da­men­te ofre­ce opi­nio­nes cor­tas so­bre una am­plia ga­ma de temas. Pe­ro ese for­ma­to no fun­cio­na muy bien en una com­pe­ten­cia pre­si­den­cial.

Le pre­gun­té al es­tra­te­ga re­pu­bli­cano Ste­ve Sch­midt qué car­na­da po­dría mos­trar­le Hi­llary es­ta vez para sa­car de qui­cio a Trump, co­mo se sa­ca Jack Nicholson en “A Few Good Men” y gri­tar: “¡Tú quie­res que yo cons­tru­ya ese mu­ro!”

“La mis­ma car­na­da”, res­pon­dió Sch­midt. “Yo ten­go un pe­rro la­bra­dor ne­gro, y cuan­do le mues­tro una pe­lo­ta de te­nis, se le en­cien­den los ojos con fue­go. Tie­ne que atra­par esa pe­lo­ta. Lo ha he­cho mi­les de ve­ces. Así co­mo el la­bra­dor no pue­de de­jar de per­se­guir la pe­lo­ta, Trump no pue­de de­jar de res­pon­der. Es in­ca­paz de no te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra.”

Da­do que Trump acos­tum­bra lla­mar pe­rras a las mu­je­res, hay cier­ta jus­ti­cia poé­ti­ca en com­pa­rar­lo con un pe­rro.

El vier­nes por la tar­de, David Fah­rent­hold de The Was­hing­ton Post, que ha es­ta­do ator­men­tan­do a Trump por cues­tio­nes éti­cas re­la­cio­na­das con la fun­da­ción de Trump, arrin­co­nó al can­di­da­to en otra área vul­ne­ra­ble: su his­to­rial de co­men­ta­rios gro­se­ros so­bre la mu­jer.

El dia­rio in­for­mó de una es­pe­luz­nan­te con­ver­sa­ción ce­le­bra­da en 2005 en­tre Trump y Billy Bush, de “Ac­cess Holly­wood”, cap­ta­do con un mi­cró­fono abier­to, cuan­do Trump iba a ha­cer una apa­ri­ción de in­vi­ta­do en la te­le­no­ve­la “Days of Our Li­ves”.

“Me fui so­bre de ella co­mo una pe­rra, pe­ro no pu­de lle­gar”, afir­ma Trump en la gra­ba­ción. “Y ella es­ta­ba ca­sa­da.”

Y cuan­do los dos ven a una her­mo­sa ac­triz en el fo­ro, Trump se emo­cio­na: “Ne­ce­si­to to­mar unos Tic Tacs, so­lo por si aca­so em­pie­zo a be­sar­la. Ya sa­bes, me sien­to atraí­do au­to­má­ti­ca­men­te por las bo­ni­tas ... sim­ple­men­te em­pie­zo a be­sar­las. Es co­mo un imán. So­lo las be­so; ni si­quie­ra me es­pe­ro.” Y agre­gó que, en su ca­li­dad de es­tre­lla, po­día to­mar a las mu­je­res de sus par­tes eró­ti­cas y “ha­cer cual­quier co­sa”.

Trump res­pon­dió a la in­dig­na­da reac­ción a sus co­men­ta­rios en es­tos tér­mi­nos: “Fue­ron gua­sas de ves­ti­dor, una con­ver­sa­ción pri­va­da que tu­vo lu­gar ha­ce mu­chos años. Bill Clinton me ha di­cho co­sas peo­res en la can­cha de golf ... mu­cho peo­res. Pi­do dis­cul­pas si al­guien se ofen­dió.”

To­da la se­ma­na, Trump es­tu­vo di­cien­do que en el siguiente de­ba­te que­ría ha­blar de po­lí­ti­cas y no “me­ter­se en la cloa­ca”. Le en­vió un men­sa­je de co­rreo elec­tró­ni­co a Ri­chard John­son, de The New York Post, di­cién­do­le que que­ría “ga­nar es­ta elec­ción por mis po­lí­ti­cas para el fu­tu­ro, no por el pa­sa­do de Bill Clinton”.

Pe­ro cuan­do lo gol­peó la reac­ción al re­por­te de The Was­hing­ton Post, Trump no pu­do evi­tar­lo: se fue di­rec­to a Bill Clinton y las mu­je­res.

Lán­cen­le una pe­lo­ta de te­nis y el la­bra­dor co­rre atrás de ella. Pe­ro no es jus­to com­pa­rar a Trump con un pe­rro. Los pe­rros son ma­ra­vi­llo­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.