Trump apues­ta a do­ble o na­da du­ran­te el se­gun­do de­ba­te

El Diario de El Paso - - Opinión -

Was­hing­ton— ¿Aca­so ha ha­bi­do un ba­jo más per­tur­ba­dor en po­lí­ti­ca pre­si­den­cial?

“Si yo gano, ins­trui­ré a mi pro­cu­ra­dor ge­ne­ral que con­si­ga a un fis­cal es­pe­cial para que re­vi­se tu ca­so”, ame­na­zó el can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump du­ran­te el trans­cur­so del se­gun­do de­ba­te pre­si­den­cial rea­li­za­do la no­che del do­min­go pa­sa­do.

“Es tan re­con­for­tan­te que al­guien con el tem­pe­ra­men­to de Do­nald Trump no es­té a car­go de la ley en nues­tro país”, res­pon­dió la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clinton.

“Por­que es­ta­rías en la cár­cel”, con­tra­ata­có Trump.

To­me no­ta. Un can­di­da­to pre­si­den­cial de un par­ti­do po­lí­ti­co gran­de está pro­me­tien­do ofi­cial­men­te en­ce­rrar a su opo­nen­te po­lí­ti­co, a pe­sar del he­cho de que una in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral im­par­cial con­clu­yó que nin­gún fis­cal jus­to habría pre­sen­ta­do car­gos con­tra Clinton por el asun­to de su co­rreo elec­tró­ni­co. Si al­guien ne­ce­si­ta­ba prue­ba de que Trump no en­tien­de el sig­ni­fi­ca­do de ‘el go­bierno de la ley’ en vez de ‘el go­bierno ar­bi­tra­rio de un au­tó­cra­ta’, de que él usa­ría su in­fluen­cia en el go­bierno fe­de­ral de ma­ne­ra re­van­chis­ta, ego­cén­tri­ca y co­rrup­ta, el mis­mo Trump ya se la pro­por­cio­nó.

Cuan­do el te­ma gi­ró a po­lí­ti­ca, Trump es­tu­vo un po­co me­jor. Lla­mó a los re­fu­gia­dos si­rios “el gran Ca­ba­llo de Troya de to­dos los tiem­pos”, co­mo de cos­tum­bre sin evi­den­cia ni fun­da­men­to. Du­pli­có la do­sis de fal­se­dad de que él se opu­so a la Gue­rra con­tra Irak.

Trump de­fen­dió nue­va­men­te al dic­ta­dor ru­so Vla­di­mir Pu­tin, su­gi­rien­do que, al con­tra­rio de lo que la co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos en­con­tró, Mos­cú no in­ten­ta in­ter­ve­nir en la elec­ción a tra­vés de ma­ni­pu­lar las compu­tado­ras. Mien­tras que Clinton cul­pó fuer­te­men­te a Ru­sia por los ata­ques en Si­ria, Trump di­jo que no es­ta­ba de acuer­do con su pro­pio com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, el go­ber­na­dor de In­dia­na Mi­ke Pen­ce, en que Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría ac­tuar para fre­nar el bom­bar­deo por fuer­zas ru­sas y si­rias por­que, di­jo Trump, esas fuer­zas es­tán ata­can­do al Es­ta­do Is­lá­mi­co. De he­cho, co­mo Clinton y Pen­ce lo ven, las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de los ata­ques ru­sos y si­rios son ci­vi­les, es­pe­cial­men­te mé­di­cos y otros pro­fe­sio­na­les de la sa­lud.

Clinton tu­vo que res­pon­der por una re­ve­la­ción de fin de se­ma­na de su pro­pia ini­cia­ti­va — la di­vul­ga­ción de men­sa­jes de co­rreo que su­pues­ta­men­te mos­tra­ban que ella te­nía pun­tos de vis­ta “pú­bli­cos” y “pri­va­dos”. Ex­pli­có que cuan­do ella hi­zo esos co­men­ta­rios se es­ta­ba re­fi­rien­do a los es­fuer­zos de Abraham Lin­coln para apro­bar la 13ava en­mien­da—ti­ran­do por la bor­da la du­da de si ella man­tie­ne un pun­to de vis­ta en pú­bli­co y otro dis­tin­to en pri­va­do, por ejem­plo res­pec­to a tra­ta­dos de co­mer­cio.

Pe­ro la im­pre­sión ge­ne­ra­li­za­da fue que Trump, con su cam­pa­ña hun­dién­do­se y la ofi­ci­na re­pu­bli­ca­na ex­hor­tán­do­lo a que aban­do­ne la con­tien­da, de­ci­dió que su me­jor res­pues­ta era ru­gir y du­pli­car la do­sis de en­ga­ños. Ha­bien­do sa­li­do de un desas­tro­so pri­mer de­ba­te, un más desas­tro­so pe­río­do post-de­ba­te y la pu­bli­ca­ción de un vi­deo en el cual ha­ce co­men­ta­rios de­gra­dan­tes so­bre las mu­je­res, Trump me­nos­pre­ció su alar­de de com­por­ta­mien­to se­xual de­pre­da­dor co­mo “plá­ti­cas del ves­ti­dor”. Cuan­do eso no fun­cio­nó, tra­jo a co­la­ción las acu­sa­cio­nes en el pa­sa­do sór­di­do de Bill Clinton. Fue un con­traa­ta­que de­ses­pe­ra­do e inefec­ti­vo.

Clinton se­ña­ló, co­rrec­ta­men­te, que los co­men­ta­rios de Trump re­ve­la­dos re­cien­te­men­te só­lo con­fir­ma­ban lo que ya se sa­bía —eran los úl­ti­mos de una se­rie de in­sul­tos que ha lan­za­do con­tra to­do ti­po de per­so­nas y gru­pos vul­ne­ra­bles. Más tar­de, Trump la ayu­dó a de­mos­trar­lo cuan­do una mu­jer es­ta­dou­ni­den­se mu­sul­ma­na le pre­gun­tó so­bre la is­la­mo­fo­bia, el can­di­da­to re­pu­bli­cano ati­zó el sen­ti­mien­to an­ti-mu­sul­mán in­si­nuan­do que los mu­sul­ma­nes en Es­ta­dos Uni­dos es­tán ocul­tan­do in­for­ma­ción vi­tal so­bre los te­rro­ris­tas en el país. En con­tras­te, Clinton ex­pre­só: “Mi vi­sión de Es­ta­dos Uni­dos es una don­de to­dos te­ne­mos un lu­gar”. Esa no es la vi­sión de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.