Apli­ca­rá en el Va­ti­cano su ex­pe­rien­cia

Ele­va el Pa­pa a car­de­nal al obis­po de Da­llas, y lo lle­va a tra­ba­jar con él

El Diario de El Paso - - Portada - An­na Ma­cías/Es­pe­cial pa­ra El Dia­rio

Cuan­do Ke­vin J. Fa­rrell lle­gó al Nor­te de Te­xas ha­ce ya ca­si 10 años, la po­bla­ción la­ti­na ha­bía cre­ci­do tan­to en la Dió­ce­sis de Da­llas que al­gu­nas igle­sias en ba­rrios his­pa­nos ce­le­bra­ban la mi­sa do­mi­ni­cal sin un sa­cer­do­te.

No ha­bía su­fi­cien­tes sa­cer­do­tes pa­ra to­das las mi­sas, por lo cual a ve­ces los diá­co­nos las pre­si­dían y da­ban la co­mu­nión con hos­tias con­sa­gra­das días an­tes por un pá­rro­co.

A su lle­ga­da en el 2007, Fa­rrell abor­dó es­ta cri­sis con una tác­ti­ca si­mi­lar a la que em­pleó an­tes el Dis­tri­to Es­co­lar de Da­llas, que tam­bién fue re­ba­sa­do por el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción his­pa­noha­blan­te. Mien­tras que el DISD im­por­tó maes­tros, Fa­rrell tra­jo sa­cer­do­tes de Mé­xi­co, Honduras, Co­lom­bia y otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra lle­nar las va­can­tes.

Pe­ro el nue­vo obis­po tam­bién se en­fo­có en re­clu­tar a jó­ve­nes lo­ca­les con vo­ca­ción al sa­cer­do­cio. Im­pul­só al se­mi­na­rio local Holy Tri­nity a re­clu­tar más can­di­da­tos his­pa­nos o bi­lin­gües.

Fa­rrell, un in­mi­gran­te ir­lan­dés que ha­bla es­pa­ñol y es­tu­dió en Sa­la­man­ca, Es­pa­ña y Mon­te­rrey, Nue­vo León, se lle­va to­da esa ex­pe­rien­cia con los in­mi­gran­tes la­ti­nos al Va­ti­cano, don­de el Pa­pa Fran­cis­co lo ele­va­rá a car­de­nal el 19 de no­viem­bre y lo pon­drá a car­go de la nue­va ofi­ci­na de Asun­tos de Fe y Fa­mi­lia.

Abo­ga­do de los la­ti­nos

“Fa­rrell fue un gran ami­go, un alia­do que abo­gó por la co­mu­ni­dad his­pa­na du­ran­te sus nue­ve años en Da­llas”, di­jo Ro­dol­fo Gar­cía, rec­tor de la Ca­te­dral San­tua­rio de Gua­da­lu­pe en Da­llas.

“Él ce­le­bró la mi­sa y los sa­cra­men­tos con los his­pa­nos en días de enor­me im­por­tan­cia co­mo el fes­ti­vo de Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe y pre­si­dió las con­fir­ma­cio­nes de mu­chos”.

Gar­cía, pas­tor de la pa­rro­quia más gran­de de la Dió­ce­sis de Da­llas –con unos 11 mil miem­bros, en su ma­yo­ría la­ti­nos– agre­gó que Fa­rrell es­tu­vo pre­sen­te con la co­mu­ni­dad en sus lu­chas, por ejem­plo cuan­do mi­les de in­mi­gran­tes se ma­ni­fes­ta­ron en una mar­cha a fa­vor de la re­for­ma mi­gra­to­ria.

“Tam­bién ben­di­jo, par­ti­ci­pó y ca­mi­nó al la­do de la co­mu­ni­dad his­pa­na en asun­tos so­cia­les de gran im­por­tan­cia, co­mo la in­mi­gra­ción y la edu­ca­ción”.

La Dió­ce­sis de Da­llas de­cla­ró su or­gu­llo an­te la pro­mo­ción de Fa­rrell y pu­bli­có una lar­ga lis­ta de sus lo­gros en Da­llas.

En­tre ellos es­ta­ban la cons­truc­ción de la igle­sia de San­ta Ce­ci­lia, la cual se ha­bía que­ma­do en un in­cen­dio; la fun­da­ción de una nue­va es­cue­la ca­tó­li­ca lla­ma­da Cris­to Rey, la cons­truc­ción de un com­ple­jo de apar­ta­men­tos pa­ra per­so­nas de ba­jos re­cur­sos, y la crea­ción de una re­vis­ta ca­tó­li­ca y otros ser­vi­cios de co­mu­ni­ca­ción en es­pa­ñol.

Asi­mis­mo for­ta­le­ció los pro­gra­mas de ca­te­cis­mo pa­ra cre­yen­tes de to­das eda­des y for­mó una me­sa de con­sul­to­res lai­cos que lo acon­se­ja­ban re­gu­lar­men­te. Lu­chó por em­pa­re­jar las de­sigual­da­des en la Dió­ce­sis, por ejem­plo, pi­dien­do a los jó­ve­nes en es­cue­las ca­tó­li­cas que hi­cie­ran ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio en las pa­rro­quias más po­bres, al Sur de la ciu­dad.

De­fen­dió los de­re­chos de los in­mi­gran­tes, los his­pa­nos en par­ti­cu­lar que for­man apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de la Dió­ce­sis, en to­tal 940 mil per­so­nas en nue­ve con­da­dos al­re­de­dor de Da­llas.

Ade­más, mar­chó con los in­mi­gran­tes en pro­tes­tas, bus­có más opor­tu­ni­da­des pa­ra dar­les voz en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, crean­do fo­ros en es­pa­ñol y viet­na­mi­ta.

Ca­da se­ma­na, Fa­rrell es­cri­bía un blog y, a ve­ces, en­via­ba men­sa­jes por Twit­ter a sus fe­li­gre­ses.

En una en­tre­vis­ta an­tes de par­tir de Da­llas, Fa­rrell di­jo que se lle­va bue­nas me­mo­rias de la co­mu­ni­dad his­pa­na, pe­ro tie­ne em­pa­tía por las lu­chas que en­fren­tan.

“Los in­mi­gran­tes vi­ven cons­tan­te­men­te en te­mor”, di­jo Fa­rrell. “Al­gu­nos es­tán aquí le­gal­men­te, pe­ro to­dos tie­nen un pri­mo o un ami­go que qui­zás es in­do­cu­men­ta­do. Es una preo­cu­pa­ción tam­bién”.

Ro­ber­to Co­ro­na, un misionero lai­co de la or­den Sca­li­bri­ni que or­ga­ni­zó a los in­mi­gran­tes en la pa­rro­quia San Lu­cas de Ir­ving, Te­xas, di­jo que a ve­ces, le hu­bie­ra gus­ta­do que Fa­rrell fue­ra más ra­di­cal en de­fen­sa de in­mi­gran­tes. Sin em­bar­go, re­co­no­ce que el obis­po lu­chó por ellos.

“El he­cho de que se in­vo­lu­cra­ra en mar­chas, fo­ros y el mo­vi­mien­to pro in­mi­gran­te tra­jo es­pe­ran­za y alien­to a los lai­cos que tra­ba­ja­mos en la lu­cha”, di­jo Co­ro­na, que tam­bién fun­dó la or­ga­ni­za­ción “Pue­blo Sin Fron­te­ras” y creó dos re­fu­gios in­ter­na­cio­na­les pa­ra in­do­cu­men­ta­dos. “Si él si­gue es­cu­chan­do cer­ca­na­men­te a los lai­cos, es­pe­cial­men­te a los de gru­pos mi­no­ri­ta­rios y co­mu­ni­da­des mar­gi­na­das, la Igle­sia se be­ne­fi­cia­rá con el jui­cio co­lec­ti­vo de la con­tri­bu­ción”.

ABATiÓ el re­za­go de sa­cer­do­tes his­pa­noha­blan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.