A la al­za, ci­fra de tu­ris­tas que se que­dan a vi­vir sin per­mi­so

El Diario de El Paso - - Especial - Elliot Spa­gat/As­so­cia­ted Press as­hing­ton—

WMás de 20 años han trans­cu­rri­do des­de que el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos cal­cu­ló cuán­ta gen­te en­tra­ba al país le­gal­men­te y se que­da­ba más tiem­po del que su vi­sa le per­mi­tía. Las ci­fras ac­tua­li­za­das, fi­nal­men­te pu­bli­ca­das en enero pa­sa­do, eran con­si­de­ra­bles.

El De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Te­rres­tre (HSD) co­mu­ni­có que 525 mil 127 per­so­nas que de­be­rían ha­ber sa­li­do del país en el año fis­cal 2015 se que­da­ron, ci­fra ma­yor que la po­bla­ción de Atlan­ta. Y eso fue so­la­men­te aque­llos que en­tra­ron por avión o bar­co, no por tie­rra.

Pa­ra po­ner­lo en pers­pec­ti­va, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za reali­zó 337 mil 117 arres­tos de gen­te que en­tró al país ile­gal­men­te du­ran­te el mis­mo pe­río­do, ca­si to­dos en la fron­te­ra con Mé­xi­co. Más gen­te se ex­ce­dió en su es­tan­cia per­mi­ti­da en su vi­sa que la que fue cap­tu­ra­da cru­zan­do la fron­te­ra ile­gal­men­te.

Se cal­cu­la que un 40 por cien­to de los 11.4 mi­llo­nes de per­so­nas que es­tán ile­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos se que­da­ron des­pués de que su vi­sa ex­pi­ró, un he­cho cru­cial pe­ro fre­cuen­te­men­te ig­no­ra­do en el de­ba­te de in­mi­gra­ción. Ese porcentaje po­dría au­men­tar con­for­me In­dia y Chi­na re­em­pla­cen a Mé­xi­co co­mo los más gran­des ex­por­ta­do­res de in­mi­gran­tes a Es­ta­dos Uni­dos. Por mu­cho tiem­po, los me­xi­ca­nos han en­tra­do ile­gal­men­te a tra­vés de los de­sier­tos de Ca­li­for­nia, Ari­zo­na y Te­xas, pe­ro la au­sen­cia de una fron­te­ra compartida vuel­ve esa ru­ta im­pro­ba­ble pa­ra los asiá­ti­cos.

Las so­bre­es­ta­días re­pre­sen­ta­ron apro­xi­ma­da­men­te un 1 por cien­to de los 45 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes de ne­go­cios o pla­cer des­de oc­tu­bre del 2014 a sep­tiem­bre del 2015, de acuer­do con el re­por­te tan es­pe­ra­do de Se­gu­ri­dad Te­rres­tre. Ca­na­dá ocu­pó el pri­mer lu­gar en so­bre­es­ta­días, se­gui­do por Mé­xi­co, Bra­sil, Ale­ma­nia e Ita­lia. El Reino Uni­do, Co­lom­bia, Chi­na, In­dia y Venezuela com­ple­ta­ron el gru­po de 10.

El Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Pew de­cla­ró el año pa­sa­do que más me­xi­ca­nos es­ta­ban sa­lien­do de Es­ta­dos Uni­dos que los que en­tra­ban, dan­do fin a una de las más gran­des olea­das de in­mi­gran­tes en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Es­to se atri­bu­ye am­plia­men­te a la fal­ta de em­pleos pa­ra la mano de obra no ca­li­fi­ca­da des­pués de la Gran Re­ce­sión, pe­ro tam­bién se de­bió a la vi­gi­lan­cia de la fron­te­ra.

La Pa­tru­lla Fron­te­ri­za in­cre­men­tó el nú­me­ro de sus agen­tes más de un 400 por cien­to a 21 mil 444 en el 2011, de 4 mil 028 en 1993. Es­ta­dos Uni­dos eri­gió va­llas a lo lar­go de 1 mil 045 ki­ló­me­tros de fron­te­ra con Mé­xi­co, ca­si to­dos ellos en los úl­ti­mos años de la Pre­si­den­cia de Geor­ge W. Bush. El año pa­sa­do, los arres­tos de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za –una me­di­da del nú­me­ro de cru­ces ile­ga­les– se re­du­jo a su ni­vel más ba­jo des­de 1971.

Ha­ce unos cin­co años, el co­rre­dor más usa­do pa­ra los cru­ces ile­ga­les co­men­zó a cam­biar de Ari­zo­na al Sur de Te­xas, don­de apro­xi­ma­da­men­te dos de ca­da tres aprehen­di­dos son de otros paí­ses, no Mé­xi­co. Gran­des can­ti­da­des de mu­je­res y ni­ños de Cen­troa­mé­ri­ca se en­tre­ga­ron a las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, dis­pa­ran­do pro­ce­sos lar­gos en las sa­tu­ra­das cor­tes de in­mi­gra­ción. Las imá­ge­nes de ni­ños amon­to­na­dos en las cel­das de Pro­tec­ción de Adua­nas y Fron­te­ra fue­ron la gran no­ti­cia en el 2014.

‘No es­tá­ba­mos per­si­guien­do gen­te. La gen­te lle­ga­ba ca­mi­nan­do, bus­can­do a al­guien con uni­for­me ver­de’, de­cla­ró el co­mi­sio­na­do de Pro­tec­ción de Adua­nas y Fron­te­ra, R. Gil Ker­li­kows­ke. ‘Ha­bía tra­fi­can­tes lla­man­do al 911 di­cien­do: oye, te­ne­mos al­gu­nas per­so­nas cru­zan­do. No era un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad de la fron­te­ra, sino de ad­mi­nis­tra­ción de la fron­te­ra. ¿Tie­nes per­so­nal de cui­da­dos de la sa­lud?, ¿tie­nes co­mi­da?, ¿tie­nes ro­pa?’

El Go­bierno ha to­ma­do me­di­das pa­ra ras­trear me­jor las so­bre­es­ta­días, pe­ro es una ar­dua la­bor sin un buen sis­te­ma de re­gis­tro de sa­li­das. Los ae­ro­puer­tos no fue­ron di­se­ña­dos pa­ra re­vi­sar a los vi­si­tan­tes cuan­do ya se iban. Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá han in­ter­cam­bia­do des­de el 2013 los nom­bres de per­so­nas de paí­ses ter­ce­ros quie­nes en­tra­ron en su fron­te­ra compartida, pe­ro Mé­xi­co en ge­ne­ral no re­gis­tra quién en­tra por tie­rra.

El Con­gre­so ha pre­sio­na­do por lar­go tiem­po pa­ra que se reali­cen re­vi­sio­nes bio­mé­tri­cas ta­les co­mo hue­llas dac­ti­la­res, imá­ge­nes de ros­tros o es­ca­neo de ojos a los vi­si­tan­tes que ya se van, pe­ro los re­tos fi­nan­cie­ros y lo­gís­ti­cos han si­do enor­mes.

‘Es di­fí­cil por­que sim­ple­men­te no te­ne­mos la in­fra­es­truc­tu­ra’, ex­pre­só Jim Wi­lliams, ex ofi­cial de Se­gu­ri­dad Te­rres­tre, quien su­per­vi­só los es­fuer­zos de in­tro­du­cir las re­vi­sio­nes bio­mé­tri­cas del 2003 al 2006. ‘Es una puer­ta abier­ta. De­be­rías tra­tar­lo co­mo una ca­sa. Quie­res per­mi­tir que en­tre la gen­te en la que con­fías y tam­bién quie­res sa­ber si ya se fue’, agre­gó.

Jeh John­son, se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Te­rres­tre, pro­me­tió te­ner re­vi­sio­nes de vi­si­tan­tes que par­tían im­ple­men­ta­das en los ae­ro­puer­tos con más trá­fi­co pa­ra el 2018. Pe­ro la am­bi­cio­sa me­ta pro­ba­ble­men­te la he­re­da­rá a su su­ce­sor.

Cal­cu­lan que per­ma­ne­cen en EU 525 mil 127 per­so­nas que in­gre­sa­ron por avión o bar­co en 2015

Un ofi­cial re­vi­sa la do­cu­men­ta­ción de vi­si­tan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.