Son ‘ile­ga­les’, las re­ten­cio­nes de in­mi­gran­tes con mi­ras a de­por­ta­ción

Fa­llo de juez fe­de­ral de Illi­nois po­dría am­pliar­se si lo man­tie­nen Cor­tes de ape­la­cio­nes o ge­ne­ra de­man­das si­mi­la­res en otros es­ta­dos

El Diario de El Paso - - Opinión - Julián Aguilar/The Te­xas Tri­bu­ne

AEl fa­llo del mes pa­sa­do de un juez fe­de­ral de Illi­nois que de­bi­li­ta una he­rra­mien­ta im­por­tan­te que el Go­bierno fe­de­ral usa pa­ra de­por­tar a in­mi­gran­tes de­lin­cuen­tes, po­dría es­par­cir­se por to­do el país, cam­bian­do la for­ma en que el per­so­nal de las cár­ce­les lo­ca­les re­tie­ne a la gen­te que cree que es­tá en el país ile­gal­men­te.

El 30 de sep­tiem­bre, el juez de Dis­tri­to de Es­ta­dos Uni­dos John Z. Lee, fa­lló que el uso por el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Te­rres­tre de re­qui­si­cio­nes de re­ten­ción –pe­ti­cio­nes for­ma­les de au­to­ri­da­des fe­de­ra­les de in­mi­gra­ción a una cár­cel local pa­ra que re­ten­ga a los pre­sos no ciu­da­da­nos– ex­ce­de su au­to­ri­dad le­gal.

La Agen­cia de In­mi­gra­ción y Vi­gi­lan­cia de Adua­nas (ICE) de Es­ta­dos Uni­dos nor­mal­men­te emi­te una re­qui­si­ción cuan­do con­si­de­ra que al­guien de­te­ni­do por de­li­tos lo­ca­les o es­ta­ta­les po­dría ade­más ser can­di­da­to a de­por­ta­ción por vio­lar las le­yes de in­mi­gra­ción del país. Cuan­do un cen­tro de de­ten­ción local re­ci­be una re­qui­si­ción de re­ten­ción de uno de sus re­clu­sos, lo re­tie­ne más allá del tiem­po acos­tum­bra­do, nor­mal­men­te 48 ho­ras, dan­do tiem­po a las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les pa­ra lle­gar por el de­te­ni­do.

Lee fa­lló que di­chas so­li­ci­tu­des eran ‘in­vá­li­das’ por­que ta­les re­qui­si­cio­nes emi­ti­das ba­jo el co­bi­jo del pro­gra­ma de de­ten­ción de ICE bus­ca de­te­ner a su­je­tos sin una or­den de aprehen­sión –aun en au­sen­cia de la de­ter­mi­na­ción de ICE de que los su­je­tos po­drían es­ca­par an­tes de que se pue­da ob­te­ner una or­den de aprehen­sión.

El fa­llo de Lee go­bier­na so­bre Illi­nois, In­dia­na, Kan­sas, Ken­tucky, Mis­sou­ri, Wis­con­sin y al­gu­nas so­li­ci­tu­des emi­ti­das en cer­ca de dos do­ce­nas más de es­ta­dos, de acuer­do con el Cen­tro Na­cio­nal de Jus­ti­cia al In­mi­gran­te.

Pe­ro el im­pac­to del fa­llo po­dría ex­pan­dir­se si lo man­tie­nen las Cor­tes de ape­la­cio­nes o si pro­vo­ca de­man­das si­mi­la­res en otros es­ta­dos.

Jac­kie Wat­son, abo­ga­da de in­mi­gra­ción ra­di­ca­da en Aus­tin y di­rec­to­ra pa­sa­da del ca­pí­tu­lo en Te­xas de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos de In­mi­gra­ción de Es­ta­dos Uni­dos, ex­pre­só que con­for­me al fa­llo del juez Lee, ICE aún pue­de emi­tir so­li­ci­tu­des de de­ten­ción pe­ro que ne­ce­si­ta de­mos­trar cau­sa pro­ba­ble y so­li­ci­tar una or­den de aprehen­sión.

Aun­que el fa­llo tie­ne un al­can­ce ba­jo, po­dría ha­cer que los te­xa­nos en­ta­blen una de­man­da en bus­ca de un fa­llo si­mi­lar, ex­pli­có.

‘Cier­ta­men­te les da res­pal­do a ju­ris­dic­cio­nes que po­drían es­tar re­nuen­tes a coope­rar con las so­li­ci­tu­des de ICE si di­cen: Mi­ra, no­so­tros no que­re­mos res­pon­sa­bi­li­dad en es­to de re­te­ner gen­te pa­ra ti si las Cor­tes fe­de­ra­les van a de­ter­mi­nar que es in­cons­ti­tu­cio­nal’, di­jo.

El ca­so fue ini­cia­do por José Ji­mé­nez Mo­reno, ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se de Illi­nois, y María José López, re­si­den­te per­ma­nen­te le­gal de Flo­ri­da. Am­bos es­ta­ban de­te­ni­dos por car­gos pe­na­les no re­la­cio­na­dos cuan­do ICE en­vió re­qui­si­cio­nes pa­ra re­te­ner­los.

Cuan­do se le pre­gun­tó so­bre el fa­llo y sus po­si­bles re­per­cu­sio­nes en ofi­ci­nas de ICE en Te­xas, una vo­ce­ra de la ofi­ci­na en San An­to­nio de la agen­cia de­cla­ró que se es­tá ‘re­vi­san­do el fa­llo de la Cor­te pa­ra de­ter­mi­nar el cur­so de ac­ción’. La de­ci­sión de Lee lle­ga en un mo­men­to en el que los con­da­dos Da­llas y Tra­vis han es­ta­do en el cen­tro de la con­tro­ver­sia, da­do que los le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos es­tán cues­tio­nan­do si las cár­ce­les de esas ju­ris­dic­cio­nes hon­ran, o con­ti­nua­rán hon­ran­do las so­li­ci­tu­des de re­ten­ción de in­mi­gran­tes.

Co­mo par­te de su cam­pa­ña pa­ra she­riff del Con­da­do Tra­vis, la asis­ten­te del she­riff Sally Her­nán­dez ha pro­me­ti­do sa­car a los agen­tes de ICE de la cár­cel, una pos­tu­ra que pro­vo­có crí­ti­cas de Joe Mar­tí­nez, su opo­nen­te republicano, y del she­riff ac­tual, el de­mó­cra­ta Greg Ha­mil­ton.

Los ac­ti­vis­tas del Con­da­do Tra­vis han ex­hor­ta­do por años a ter­mi­nar es­te pro­gra­ma de hon­rar las re­qui­si­cio­nes de ICE. En el 2014, más de 100 abo­ga­dos y pro­fe­so­res ad­vir­tie­ron a los le­gis­la­do­res lo­ca­les que de con­ti­nuar con di­cha par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma po­dría ha­ber re­per­cu­sio­nes le­ga­les pa­ra el Con­da­do.

A fi­na­les del año pa­sa­do, el go­ber­na­dor Greg Ab­bot re­pren­dió a la she­riff del Con­da­do Da­llas, Lu­pe Val­dez, lue­go de que ella de­cla­ra­ra que tra­ba­ja con ICE ana­li­zan­do ca­so por ca­so. Val­dez lue­go di­jo a los le­gis­la­do­res que ella no ha­bía re­cha­za­do una so­la re­qui­si­ción y que sus co­men­ta­rios fue­ron to­ma­dos fue­ra de con­tex­to.

Las cár­ce­les de Te­xas tie­nen un lar­go his­to­rial de coope­rar con ICE cuan­do la agen­cia re­quie­re que un in­mi­gran­te sea re­te­ni­do pa­ra po­der re­vi­sar su es­ta­tus mi­gra­to­rio. En un análisis rea­li­za­do por Te­xas Tri­bu­ne de da­tos de ICE se de­ter­mi­nó que en­tre enero del 2014 y sep­tiem­bre del 2015, las cár­ce­les se rehu­sa­ron a hon­rar 146 so­li­ci­tu­des. Eso es me­nos del 1 por cien­to de las 18 mil 646 que fue­ron re­cha­za­das a lo lar­go y an­cho del país en ese mis­mo pe­río­do.

Aun así Ab­bot y el vi­ce­go­ber­na­dor Dan Pa­trick han pro­me­ti­do apro­bar una le­gis­la­ción que eli­mi­ne las ‘ciu­da­des san­tua­rio’ –el tér­mino co­lo­quial pa­ra go­bier­nos lo­ca­les que se rehú­san a co­la­bo­rar con los agen­tes de in­mi­gra­ción o ha­cer que se cum­plan las le­yes de in­mi­gra­ción. Pe­ro un fa­llo si­mi­lar al de Lee apli­ca­do a Te­xas po­dría de­jar sin efec­to di­cha le­gis­la­ción.

“To­do lo que bus­can es que las ciu­da­des san­tua­rio coope­ren con las re­qui­si­cio­nes emi­ti­das por ICE, pun­to”, ex­pli­có Wat­son. Y si di­chas so­li­ci­tu­des son an­ti­cons­ti­tu­cio­na­les, le es­ta­rían or­de­nan­do a las ciu­da­des que sean cóm­pli­ces de ac­tos an­ti­cons­ti­tu­cio­na­les”.

Dan Stein, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción pa­ra la Re­for­ma de In­mi­gra­ción a Es­ta­dos Uni­dos, se re­fi­rió al fa­llo co­mo una ero­sión más a las le­yes mi­gra­to­rias del país.

‘Aho­ra, has­ta en ca­sos don­de los ex­tran­je­ros son en­car­ce­la­dos y es­tán pa­gan­do una con­de­na, es­tas de­ten­cio­nes es­tán sien­do cri­ti­ca­das’, di­jo. ‘En to­das las áreas de coope­ra­ción en la vi­gi­lan­cia es­ta­tal y fe­de­ral, los con­tri­bu­yen­tes y el pú­bli­co es­pe­ran que es­tas agen­cias tra­ba­jen en equi­po. Y ya sea que lo de­no­mi­nen un re­que­ri­mien­to le­gal obli­ga­to­rio, o un asun­to de cor­te­sía, una re­ten­ción ci­vil por 24 o 48 ho­ras es una prác­ti­ca de ha­ce mu­cho tiem­po pa­ra no ciu­da­da­nos’.

Wat­son co­men­tó que el Go­bierno fe­de­ral pue­de ape­lar el fa­llo de Lee y que po­dría lim­piar el ca­mino pa­ra que la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos de­ci­da el asun­to de una vez por to­das.

Stein no qui­so ade­lan­tar lo que la Cor­te Su­pre­ma po­dría fa­llar, pe­ro co­men­tó que en su opinión es­tá cla­ro que ICE tie­ne la fa­cul­tad de con­ti­nuar sus prác­ti­cas ac­tua­les en asun­tos de in­mi­gra­ción.

Un ofi­cial cus­to­dia a in­do­cu­men­ta­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.