Acu­san a ope­ra­do­ra del 911 de col­gar lla­ma­das de emer­gen­cia

El Diario de El Paso - - Opinión - As­so­cia­ted Press Hous­ton, Te­xas —

Una ope­ra­do­ra del 911 de Hous­ton es­tá acu­sa­da de col­gar mi­les de lla­ma­das de emer­gen­cia y en­fren­ta dos car­gos por in­ter­fe­rir con lla­ma­das de emer­gen­cia.

En los re­gis­tros del Con­da­do Ha­rris se apre­cia que Crens­han­da Wi­lliams de 43 años, de Hous­ton fue acu­sa­da for­mal­men­te el 5 de oc­tu­bre y li­be­ra­da al pa­gar una fian­za de dos mil dó­la­res. De­be pre­sen­tar­se en cor­te la se­ma­na pró­xi­ma.

Wi­lliams es­tu­vo in­vo­lu­cra­da en mi­les de “lla­ma­das cor­tas” que du­ra­ban 20 se­gun­dos o me­nos, en­tre oc­tu­bre del 2015 y mar­zo de es­te año. Joe Laud, el ad­mi­nis­tra­dor del Cen­tro de Emer­gen­cias de Hous­ton, de­cla­ró el jue­ves que ya la ha­bían sus­pen­di­do in­de­fi­ni­da­men­te y des­pe­di­do el 4 de agos­to.

En un in­ci­den­te, Wi­lliams le col­gó a al­guien que re­por­ta­ba un ro­bo en cur­so en una tien­da de con­ve­nien­cia. El hom­bre lla­mó de nue­vo y ha­bló con otra ope­ra­do­ra, pe­ro pa­ra cuan­do la Po­li­cía lle­gó, ya ha­bían ma­ta­do de un ti­ro al ge­ren­te de la tien­da.

Un guar­dia de se­gu­ri­dad lla­mó el 13 de mar­zo al 911 pa­ra re­por­tar que dos con­duc­to­res ma­ne­ja­ban irres­pon­sa­ble­men­te a al­tas ve­lo­ci­da­des en una au­to­pis­ta de Hous­ton. La Po­li­cía re­por­tó que Wi­lliams era la ope­ra­do­ra del 911 quien cor­tó la lla­ma­da an­tes de que el que lla­ma­ba pu­die­ra dar su nom­bre.

De acuer­do con una gra­ba­ción de la lla­ma­da, Wi­lliams col­gó y lue­go di­jo: “Na­die tie­ne tiem­po pa­ra es­to. De ver­dad”.

La Po­li­cía re­por­tó que cuan­do in­te­rro­gó a Wi­lliams al res­pec­to en ju­nio del 2016, con­tes­tó que a me­nu­do cuel­ga las lla­ma­das por­que no te­nía ga­nas de ha­blar con al­guien en ese tiem­po.

Un hom­bre que lla­mó, Bus­ter Pend­ley, di­jo que Wi­lliams le col­gó el 1 de mar­zo cuan­do su es­po­sa se des­ma­yó. Pend­ley de­ta­lló que tra­tó de dar­le re­su­ci­ta­ción a su es­po­sa con una mano mien­tras con la otra lla­ma­ba al 911.

“La ope­ra­do­ra del 911 con­tes­tó el te­lé­fono di­cien­do: “Ha­bla con Cres­han­da, ¿en qué le pue­do ser­vir?” Pend­ley re­cor­dó. Le di­jo que su es­po­sa se ha­bía des­va­ne­ci­do y ne­ce­si­ta­ba una am­bu­lan­cia, la ope­ra­do­ra le con­tes­tó ‘muy bien’ y le col­gó.

Él re­ci­bió la ayu­da pa­ra su es­po­sa des­pués de una se­gun­da lla­ma­da al 911 y su es­po­sa, Sha­ron Step­hens, so­bre­vi­vió, pe­ro la ex­pe­rien­cia aún la ha­ce eno­jar.

“Me ha­bría gus­ta­do le­van­tar­me de la ca­ma del hos­pi­tal e ir al 911 pa­ra ver quién me hi­zo eso”, ex­pre­só.

De ser en­con­tra­da cul­pa­ble, Wi­lliams po­dría ser sen­ten­cia­da a un má­xi­mo de un año en pri­sión y una mul­ta de 4 mil dó­la­res por ca­da car­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.