Im­pli­can en se­cues­tro al acu­sa­do de tri­ple ho­mi­ci­dio

El Diario de El Paso - - Portada - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Apar­te de man­dar ma­tar a su es­po­sa, su sue­gro y su cu­ña­da, Sa­muel Velasco ha­bría or­de­na­do el se­cues­tro en Ciu­dad Juá­rez de su otra pa­re­ja, pa­ra co­brar­le res­ca­te a la her­ma­na de ella.

Eso tras­cen­dió el jue­ves du­ran­te el jui­cio por cons­pi­ra­ción pa­ra co­me­ter ase­si­na­to en otro país que en­ta­bló el Go­bierno fe­de­ral en con­tra de Velasco, quien pre­sun­ta­men­te tra­mó los ase­si­na­tos pa­ra si­len­ciar a su es­po­sa, Ruth Sa­gre­do Es­co­be­do, quien iba a tes­ti­fi­car que vio­ló a la hi­ja de am­bos en El Pa­so.

Una de los tes­ti­gos de la Fis­ca­lía fe­de­ral, Silvia Mén­dez, di­jo ayer que el mis­mo si­ca­rio que Velasco pre­sun­ta­men­te con­tra­tó pa­ra ma­tar a los Sa­gre­do la se­cues­tró a ella en el 2008.

“En di­ciem­bre de 2008 yo iba lle­gan­do a mi tra­ba­jo cuan­do de pron­to unos hom­bres en­ca­pu­cha­dos se ba­ja­ron de una Su­bur­ban, me pu­sie­ron una pis­to­la en la ca­be­za y nos le­van­ta­ron a mí y a una com­pa­ñe­ra”, de­cla­ró Mén­dez.

Mén­dez, quien tra­ba­ja­ba en el cen­tro co­mer­cial Las Mi­sio­nes en Ciu­dad Juá­rez, en una za­pa­tea­ría pro­pie­dad de su her­ma­na, des­cri­bió que en to­do mo­men­to los se­cues­tra­do­res fue­ron “ama­bles” con ella por­que así lo ha­bía “or­de­na­do el je­fe”.

“Yo te­nía mu­cho mie­do y les pe­día (a los se­cues­tra­do­res) que no me las­ti­ma­ran y me di­je­ron que no me preo­cu­pa­ra que su je­fe les ha­bía or­de­na­do no pa­sar­se de lis­tos con­mi­go”, co­men­tó Mén­dez en el ju­ra­do.

Con lá­gri­mas en los ojos y la voz en­tre­cor­ta­da, Mén­dez re­la­tó pa­so a pa­so co­mo fue­ron las 13 ho­ras que es­tu­vo se­cues­tra­da y el “te­rror” que sin­tió al pen­sar que no vol­ve­ría a ver a su hi­jo, el cual pro­creó con Velasco en el 2002.

“Te­nía mu­cho mie­do y no en­ten­día por­que a mí si no ten­go di­ne­ro y so­lo les ro­ga­ba a esos hom­bres que me de­ja­ran vol­ver con ni­ño, que él me ne­ce­si­ta­ba por­que era muy chi­qui­to”, ex­pre­só la mu­jer.

En su tes­ti­mo­nio, Mén­dez di­jo que cuan­do los hom­bres la subie­ron a ella y a su com­pa­ñe­ra a la ca­mio­ne­ta, las obli­ga­ron a po­ner­se un pa­sa­mon­ta­ñas y las ti­ra­ron al pi­so bo­ca aba­jo pa­ra que no pu­die­ran ver a don­de las lle­va­ban.

De acuer­do con el tes­ti­mo­nio de la tes­ti­go, al lle­gar a una ca­sa los “en­ca­pu­cha­dos” le di­je­ron que te­nía que ha­blar­le a su her­ma­na pa­ra que pa­ga­ra el res­ca­te. Pe­ro es­te di­ne­ro so­lo se lo pi­die­ron a Mén­dez, mien­tras que a su com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo la lle­va­ron a otro cuar­to.

“So­lo a mi me pi­die­ron di­ne­ro y a mi ami­ga se la lle­va­ron a un cuar­to di­fe­ren­te y so­lo ha­bía un col­chón y co­mi­da en el pi­so. Lo que me dio mu­cho mie­do fue­ron las man­chas de san­gre en el pi­so”, ma­ni­fes­tó Mén­dez.

Lue­go de va­rias ho­ras de te­ner el pa­sa­mon­ta­ñas pues­to y an­te la in­cer­ti­dum­bre de no sa­ber si iba a re­gre­sar sa­na y sal­va a su ca­sa, Mén­dez en­tró en una cri­sis ner­vio­sa y no po­día res­pi­rar, por lo que los se­cues­tra­do­res le qui­ta­ron “la ca­pu­cha”.

“Cuan­do vie­ron que me fal­ta­ba el ai­re, me qui­ta­ron la ca­pu­cha pa­ra que res­pi­ra­ra bien y se de­cían en­tre ellos que ha­bía di­cho su je­fe que na­da me po­día pa­sar”, di­jo Mén­dez.

Fue en ese mo­men­to cuan­do la mu­jer pu­do ver la ves­ti­men­ta de sus cap­to­res. “Traían ca­mi­se­tas Ho­llis­ter y te­nis Ni­ke. To­dos an­da­ban ves­ti­dos igual”, agre­gó.

Cuan­do las es­pe­ran­zas de vol­ver a ver su hi­jo se es­fu­ma­ban, Mén­dez re­la­tó que sin de­cir pa­la­bra los se­cues­tra­do­res la subie­ron a ella y a su com­pa­ñe­ra a la ca­mio­ne­ta y las de­ja­ron de­trás de una ga­so­li­ne­ra.

“Mi her­ma­na es­ta­ba ahí es­pe­rán­do­nos y les agra­de­ció por no ha­cer­nos da­ño, pe­ro unos ca­rros nos si­guie­ron pa­ra que no dié­ra­mos avi­so a la Po­li­cía” ex­pre­só Mén­dez. Sos­pe­cha de los Velasco De acuer­do con Mén­dez, la co­mu­ni­ca­ción con Sa­muel Velasco y su fa­mi­lia era ca­si nu­la ya que des­de que an­tes de que su hi­jo na­cie­ra per­dió con­tac­to con ellos.

Por lo que le sor­pren­dió que tan­to Velasco co­mo su her­ma­na Da­lia lla­ma­ran a la ca­sa de la ma­dre de Mén­dez.

“Da­lia nun­ca ha­bla­ba a la ca­sa de mi ma­má y al día si­guien­te del se­cues­tro y lla­mo y cuan­do con­tes­té di­jo “¿por qué con­tes­tas tu?’ co­mo si es­tu­vie­ra sor­pren­di­da”, co­men­tó Mén­dez.

Lue­go de con­tar­le a Da­lia so­bre su se­cues­tro, re­ci­bió una lla­ma­da de Sa­muel Velasco quien le pi­dió que cru­za­ra a El Pa­so pa­ra pla­ti­car de lo su­ce­di­do.

“Me di­jo que me es­pe­ra­ba en ca­sa de Da­lia, que que­ría ayu­dar­me y pla­ti­car con­mi­go”, di­jo la mu­jer, quien en to­do mo­men­to evi­tó vol­tear a ver su ex pa­re­ja.

Se­gún Mén­dez, al lle­gar a la ca­sa de su ex cu­ña­da, Velasco se por­to “muy ama­ble” y com­pren­si­vo con ella y le pro­pu­so ayu­dar­le eco­nó­mi­ca­men­te con el hi­jo de am­bos de quien nun­ca an­tes se ha­bía he­cho car­go.

“Me di­jo (Velasco) que me iba ayu­dar a man­te­ner a mi hi­jo, por­que en­ten­día lo di­fí­cil que de­bía ser pa­ra mí lo del se­cues­tro”, de­cla­ró Mén­dez.

En ese pre­ci­so mo­men­to lle­ga­rían a la ca­sa Em­ma­nuel Velasco, her­mano de Sa­muel Velasco y Alan Gar­cía, el ase­sino a suel­do que ma­tó a Ruth Sa­gre­do Es­co­be­do y su fa­mi­lia.

Lo que sor­pren­dió a Mén­dez fue que los dos hom­bres iban ves­ti­dos “exac­ta­men­te” co­mo sus pla­gia­rios.

“Los dos traían la mis­ma ro­pa (ca­mi­sa Ho­llis­ter y te­nis Ni­ke) que los que me se­cues­tra­ron y cuan­do me vie­ron en la co­sa los dos (Alan y Em­ma­nuel) pu­sie­ron ca­ra de sor­pre­sa”, di­jo.

Fue en ese mo­men­to cuan­do Mén­dez, le di­jo a Velasco que no que­ría na­da de él, que era ma­dre sol­te­ra y que ella so­la sa­ca­ría a su hi­jo ade­lan­te.

A pe­sar de que Mén­dez se mu­dó a El Pa­so, ya que te­nia por su se­gu­ri­dad y la de su fa­mi­lia, los Velasco nun­ca de­ja­ron de “aco­sar­la”, tes­ti­fi­có.

“Un día de la na­da Da­lia me lla­mó y me di­jo que sa­bia me ha­bía ca­sa­do y me dio san­to y se­ña de to­do y no me di­jo co­mo sa­bia tan­to, so­lo di­jo que se en­te­ró”, co­men­tó.

Da­lia y Em­ma­nuel Velasco, cóm­pli­ces de los de­li­tos co­me­ti­dos por su her­mano Sa­muel, se en­cen­tran en cus­to­dia de las au­to­ri­da­des y en­fren­tan car­gos por cons­pi­ra­ción pa­ra co­me­ter ho­mi­ci­dio en otro país. Am­bos es­pe­ran su jui­cio el pró­xi­mo mes de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.