He­mo­rra­gia de Trump

El Diario de El Paso - - Opinión -

En el de­ba­te del do­min­go pa­sa­do, los dos can­di­da­tos mos­tra­ron sus “me­jo­res” ar­gu­men­tos pa­ra ser con­si­de­ra­dos por el elec­to­ra­do na­cio­nal co­mo ap­tos a la Pre­si­den­cia.

A Hi­llary Clin­ton le co­rres­pon­día no “pi­sar el pa­li­to” y caer en un tor­men­to­so abis­mo. A Do­nald Trump, por su par­te, le ata­ñía pa­rar la he­mo­rra­gia que le ha­bía cau­sa­do el fa­tí­di­co vi­deo de Ac­cess Holly­wood.

Hi­llary Clin­ton no pi­so el pa­li­to, no mor­dió la tram­pa que le ha­bía pre­pa­ra­do Step­hen Ban­non, director de la cam­pa­ña po­lí­ti­ca de Trump y ex je­fe la agen­cia in­for­ma­ti­va Breit­bart News, quien, a po­cos mi­nu­tos del ini­cio del de­ba­te, agru­pó a cua­tro mu­je­res en una con­fe­ren­cia de pren­sa to­tal­men­te su­rreal.

Las cua­tro ale­ga­ron que, en el pa­sa­do, fue­ron abu­sa­das se­xual­men­te por el es­po­so de Hi­llary Clin­ton; y que la can­di­da­ta de los de­mó­cra­tas ha­bía uti­li­za­do su po­der po­lí­ti­co pa­ra aca­llar­las y hu­mi­llar­las.

El plan de Ban­non, co­no­ci­do por sus in­cli­na­cio­nes in­to­le­ran­tes y ex­tre­mis­tas, no lo­gró el re­sul­ta­do es­pe­ra­do. Du­ran­te el de­ba­te, Hi­llary Clin­ton se mos­tró se­re­na, muy cau­ta y has­ta cier­to pun­to cal­cu­la­do­ra. No fue la mis­ma per­so­na del pri­mer de­ba­te, en don­de fue vi­si­ble apre­ciar su emo­ti­vi­dad, su as­tu­cia y sa­pien­cia de las de­bi­li­da­des de su enemi­go.

Por su par­te, Do­nald Trump ne­ce­si­ta­ba de una vic­to­ria cla­ra, con­tun­den­te y hu­mi­llan­te.

Ini­cial­men­te, era im­pe­rio­so pa­rar la he­mo­rra­gia que le ha­bía cau­sa­do el vi­deo de Ac­cess Holly­wood, en el cual se le es­cu­cha de­cir vul­ga­ri­da­des de las mu­je­res. El vi­deo ha­ce no­tar que Trump es un co­bar­de pre­da­dor se­xual, que uti­li­za su po­der eco­nó­mi­co pa­ra hu­mi­llar a las mu­je­res se­xual­men­te.

El mon­ta­je que ha­bía pre­pa­ra­do Ban­non le sir­vió pa­ra cau­te­ri­zar la he­ri­da, tal co­mo su­ce­de cuan­do apli­ca­mos una do­sis de al­cohol so­bre una cor­ta­du­ra. Due­le mu­cho pe­ro pa­ra la san­gre mo­men­tá­nea­men­te.

Lue­go, en el de­ba­te, Trump fue de me­nos a más. Se mos­tró al­ta­men­te ines­ta­ble, de­fen­si­vo e in­se­gu­ro a raíz del vi­deo. Pa­sa­do los 30 o 40 mi­nu­tos, se re­com­pu­so, fue más in­ci­si­vo en su crí­ti­ca con­tra su con­trin­can­te en torno a las po­lí­ti­cas de co­mer­cio, el pro­ble­ma de Si­ria y el pro­gra­ma de sa­lud del Pre­si­den­te Oba­ma.

Se le es­cu­chó de­cir que Hi­llary Clin­ton va a con­ti­nuar con la fir­ma de los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio y va a abrir uno con la re­gión asiá­ti­ca, el cual nue­va­men­te afec­ta­rá la pro­duc­ción na­cio­nal y los tra­ba­jos en las in­dus­trias es­ta­dou­ni­den­ses.

Em­pe­ro, co­me­tió erro­res im­per­do­na­bles en su afán de ata­car­la. “si fue­ra pre­si­den­te”, di­jo, “es­ta­ría or­de­nan­do al fis­cal del go­bierno que abrie­ra un pro­ce­so pe­nal con­tra Hi­llary Clin­ton”. En un mo­men­to crí­ti­co del de­ba­te, ma­ni­fes­tó que la es­ta­ría en­vian­do a la cár­cel.

Con esas pa­la­bras so­lo hi­zo apre­ciar, an­te más de 80 mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes, sus tendencias au­to­ri­ta­rias y sus am­bi­cio­nes de con­ver­tir­se en un si­nies­tro per­so­na­je co­mo Hitler en Ale­ma­nia y Pi­no­chet en Chi­le.

Así, Trump ape­nas pu­so po­ner­le un cu­ri­ta a la tre­men­da he­ri­da que le oca­sio­nó el vi­deo de Ac­cess Holly­wood. En cual­quier mo­men­to el pe­da­zo de te­la ad­he­si­va ce­de a la pre­sión del to­rren­te de san­gre que flu­ye al in­te­rior de su cuer­po.

La he­mo­rra­gia de Trump con­ti­nua­rá has­ta más allá de las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre. El pue­blo es­ta­dou­ni­den­se sa­be que es un per­ver­ti­do se­xual, una abu­sa­dor y ex­plo­ta­dor de mu­je­res, un co­rrup­to, ra­cis­ta y eva­sor de im­pues­tos. Su he­mo­rra­gia lo lle­va­rá a la si­lla de los acu­sa­dos. La jus­ti­cia lo es­pe­ra.

Hum­ber­to Cas­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.