Dis­cu­sio­nes en­tre alum­nos se re­du­cen en sa­lo­nes de cla­ses

Escuela en el es­ta­do pa­ra ni­ños de ba­jos re­cur­sos les en­se­ña di­ver­ti­dos mé­to­dos pa­ra con­tro­lar el es­trés

El Diario de El Paso - - Texas - El­via Li­món/The Da­llas Mor­ning News

Ca­rroll­ton, Te­xas— Henry Za­va­la len­ta­men­te ex­pan­dió una es­fe­ra de plás­ti­co con los co­lo­res del ar­coí­ris fren­te a sus com­pa­ñe­ros de la Pri­ma­ria Da­vis. Los alum­nos de pri­mer gra­do se sen­ta­ron en un círcu­lo al fren­te del sa­lón con sus bra­zos cru­za­dos y ojos ce­rra­dos mien­tras to­dos in­ha­la­ban pro­fun­do en sin­cro­nía con el ju­gue­te co­lo­ri­do que se ex­pan­día.

“Me sien­to en cal­ma. C-AL-M-A”, di­jo Henry –de 6 año– a The Da­llas Mor­ning News des­pués del ejer­ci­cio de res­pi­ra­ción.

La “bo­la de res­pi­rar”, co­mo la co­no­cen los alum­nos, es una de va­rias téc­ni­cas de desa­rro­llo de con­cien­cia que la escuela de Ca­rroll­ton ha adap­ta­do en los úl­ti­mos tres años. Li­sa Wi­lliams, la di­rec­to­ra, co­men­tó que se in­tere­só en la au­to-re­gu­la­ción des­pués de leer va­rios ar­tícu­los del te­ma.

Agre­gó que de­ci­dió im­ple­men­tar ejer­ci­cios ba­sa­dos en la con­cien­ti­za­ción en el sa­lón de cla­ses por­que pue­den ayu­dar a que los alum­nos ma­ne­jen me­jor el es­trés y re­cu­pe­ren su en­fo­que.

“Es­ta­mos en una escuela de al­to ín­di­ce de po­bre­za y los alum­nos pue­den te­ner mu­chos trau­mas”, ex­pli­có Wi­lliams. “Sé que eso pue­de vol­ver di­fí­cil el apren­di­za­je”.

Los sa­lo­nes de cla­se de la escuela es­tán equi­pa­dos con “bo­las de res­pi­rar” y “fras­cos bri­llan­tes” que usan al me­nos una vez al día.

Los “fras­cos bri­llan­tes” son he­chos con una bo­te­lla de plás­ti­co, agua y pe­ga­men­to bri­llan­te que los alum­nos agi­tan cuan­do se dis­traen. Lue­go se sien­tan y es­pe­ran has­ta que el bri­llo cae has­ta el fon­do de la bo­te­lla pa­ra ayu­dar­los a re­co­brar su en­fo­que an­tes de re­gre­sar a tra­ba­jar.

Frany Tu­llis –es­tu­dian­te de cuar­to gra­do– pla­ti­có que su ami­ga le dio un fras­co bri­llan­te lue­go de co­men­tar qué bo­ni­ta era. Aho­ra la usa pa­ra cal­mar­se en ca­sa cuan­do es­tá frus­tra­da por su her­mano.

“La uso mu­cho, es­pe­cial­men­te cuan­do mi her­mano me de­ses­pe­ra”, di­jo Tu­llis.

Las cla­ses tam­bién tie­nen “es­ta­cio­nes de cal­ma” don­de los alum­nos se pue­den sen­tar, ya sea vo­lun­ta­ria­men­te o por su­ge­ren­cia de la maes­tra, cuan­do sien­ten que ne­ce­si­tan cal­mar­se.

Con las ma­nos di­cen cuan­do es­tán mo­les­tos

Ade­más, los alum­nos apren­den a usar ges­tos con las ma­nos pa­ra in­for­mar a sus maes­tros cuan­do se sien­ten mo­les­tos o “cer­ca de ex­plo­tar”.

Lyn­si Ch­ris­tian­sen, maes­tra de ma­te­má­ti­cas de cuar­to gra­do, ex­pre­só que sus alum­nos a ve­ces le pi­den ha­cer un ejer­ci­cio de con­cien­ti­za­ción to­da la cla­se cuan­do sien­ten que to­dos ne­ce­si­tan re­cu­pe­rar su en­fo­que.

“Es un len­gua­je que po­de­mos com­par­tir y ayu­da a cons­truir un sen­ti­do de co­mu­ni­dad”, co­men­tó.

Ca­da sa­lón de cla­ses adap­tó sus pro­pios mé­to­dos de con­cien­ti­za­ción ba­sa­dos en las ne­ce­si­da­des de sus alum­nos.

Je­sús Prie­to, maes­tro de pri­mer gra­do de lec­tu­ra bi­lin­güe y ar­tes lin­güís­ti­cas, ha­ce que sus alum­nos se sien­ten en sus si­llas con sus ojos ce­rra­dos mien­tras les po­ne mú­si­ca am­bien­tal en su ce­lu­lar.

Otros gru­pos tie­nen “co­rreas ser­pen­tean­tes”, una pie­za grue­sa de elás­ti­co que se po­ne aba­jo de los es­cri­to­rios de ma­ne­ra que los alum­nos pue­dan ser­pen­tear con sus pies. Es­to ayu­da a aque­llos que ba­ta­llan pa­ra que­dar­se en sus es­cri­to­rios a que se mue­van cons­tan­te­men­te sin le­van­tar­se de sus lu­ga­res.

Les ayu­da a creer en sí mis­mos: maes­tra

So­nia Ngu­yen, maes­tra de ar­tes lin­güís­ti­cas en cuar­to gra­do, con­fe­só que al ini­cio ella es­ta­ba es­cép­ti­ca de los mé­to­dos de con­cien­ti­za­ción. Agre­gó que al po­co tiem­po se dio cuen­ta de que eran un mé­to­do efec­ti­vo de co­mu­ni­car­se con sus alum­nos e in­cre­men­tar la seguridad en sí mis­mos.

“Es­tán apren­dien­do au­to-con­trol y les es­tá en­se­ñan­do una for­ma de pre­pa­ra­se pa­ra no sen­tir­se ame­na­za­dos por los re­tos”, di­jo Ngu­yen.

“Les ayu­da a creer en sí mis­mos. No­so­tros po­de­mos de­cir­les que pue­den ha­cer al­go, pe­ro una vez que ellos sa­ben que pue­den es otra his­to­ria”.

Ngu­yen agre­gó que los ni­ños (va­ro­nes) de su cla­se ya es­tán dis­pues­tos a abrir­se y ha­blar de sus sen­ti­mien­tos y ha vis­to una me­jo­ría de ca­li­fi­ca­cio­nes en to­dos sus alum­nos.

Na­to­nia La­fre­nie­re, maes­tra de pres­co­lar, tam­bién con­fe­só ha­ber es­ta­do es­cép­ti­ca cuan­do Wi­lliams le co­men­tó so­bre la con­cien­ti­za­ción, pe­ro aho­ra la prac­ti­ca con sus alum­nos to­dos los días.

La­fre­nie­re tam­bién ayu­dó a di­ri­gir una se­sión de con­cien­ti­za­ción pa­ra el per­so­nal do­cen­te y ad­mi­nis­tra­ti­vo del ISD de Ca­rroll­ton-Far­mers Branch el ve­rano pa­sa­do.

“Lee­mos y com­par­ti­mos ar­tícu­los ba­sa­dos en la in­ves­ti­ga­ción y da­tos pa­ra mos­trar­les”, ex­pli­có. “Cuan­do en­tre­nas a un adul­to tie­nes que abrir­le la men­te”.

La con­se­je­ra de la Pri­ma­ria Da­vis, Net­ti Pra­sad, re­por­tó que ha vis­to me­nos dis­cu­sio­nes en­tre los alum­nos des­de que se de­ci­dió im­ple­men­tar las in­ter­ven­cio­nes de con­cien­ti­za­ción en los sa­lo­nes.

“Tu­ve un ni­ño de quin­to gra­do llo­ran­do en mi ofi­ci­na y no po­día en­ten­der­le qué me de­cía”, co­men­tó Pra­sad. “Es­ta­ba tan mo­les­to que se vol­teó y to­mó una bo­la de res­pi­rar y la usó pa­ra cal­mar­se él mis­mo”.

Los ex­per­tos acla­ran que aún se es­tá re­ca­ban­do la in­for­ma­ción so­bre el al­can­ce de la in­fluen­cia que es­tos ejer­ci­cios pro­por­cio­nan pa­ra pro­mo­ver el apren­di­za­je así co­mo la sa­lud men­tal y de com­por­ta­mien­to.

el elás­ti­co de las ‘co­rreas ser­pen­tean­tes’ les per­mi­te ju­gar con ellas con los pies a quie­nes no pue­den es­tar quie­tos y les gus­ta pa­rar­se de sus lu­ga­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.