Ter­mi­na el Año de la Mi­se­ri­cor­dia... pe­ro pue­de con­ti­nuar

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co R. del Valle Ca­te­drá­ti­co de NMSU

El Año de la Mi­se­ri­cor­dia co­men­zó el pa­sa­do 8 de di­ciem­bre, fies­ta de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de la Vir­gen Ma­ría, y ter­mi­na­rá el pró­xi­mo 20 de no­viem­bre, fies­ta de Cris­to Rey y quin­cua­gé­si­mo aniver­sa­rio de la clau­su­ra del Con­ci­lio Vaticano II. Se­gún in­di­có el Pa­pa Fran­cis­co cuan­do de­cla­ró el Año de Mi­se­ri­cor­dia, és­te ten­dría dos fi­nes: re­co­no­cer la gran mi­se­ri­cor­dia que Dios ha te­ni­do, y se­gui­rá te­nien­do con la Hu­ma­ni­dad, y mo­ti­var a to­dos los hu­ma­nos –hom­bres y mu­je­res– a ejer­cer la mi­se­ri­cor­dia con nues­tros se­me­jan­tes.

Con res­pec­to a la mi­se­ri­cor­dia de Dios, és­ta fue tan gran­de que en­vió a su úni­co Hi­jo Je­su­cris­to pa­ra que se en­car­na­ra –es de­cir, se hi­cie­ra Hom­bre–, su­frie­ra una te­rri­ble pa­sión –fla­ge­la­ción, co­ro­na­ción de es­pi­nas, car­ga de la cruz– y mu­rie­ra cla­va­do en la cruz, pa­gan­do así el pe­ca­do ori­gi­nal de Adán y Eva y to­dos los co­me­ti­dos por la hu­ma­ni­dad. Ano­ta­mos que por ser los pe­ca­dos ofen­sas con­tra Dios, só­lo un Dios –Je­su­cris­to, ver­da­de­ro Dios y ver­da­de­ro Hom­bre– po­día pa­gar nues­tros pe­ca­dos y re­di­mir­nos, es de­cir, res­tau­rar la amis­tad con Dios que ha­bía­mos per­di­do por el pe­ca­do de Adán y Eva, con­ver­tir­nos en hi­jos de Dios y abrir­nos las puer­tas del Cie­lo, que ha­bían que­da­do ce­rra­das por el pe­ca­do ori­gi­nal.

Pe­ro la mi­se­ri­cor­dia de Dios fue aún ma­yor que la muer­te de Je­sús en la cruz. En la úl­ti­ma ce­na, an­tes de su pa­sión y muer­te, Je­su­cris­to ins­ti­tu­yó la Eu­ca­ris­tía –el pan con­ver­ti­do en su cuer­po y el vino con­ver­ti­do en su san­gre– que le ha per­mi­ti­do per­ma­ne­cer con no­so­tros, y ade­más re­no­var su sa­cri­fi­cio en la cruz –que es la Mi­sa– has­ta el fin de los tiem­pos. Aña­di­mos que la per­so­na que re­ci­be a Je­su­cris­to dig­na­men­te –li­bre de pe­ca­do mor­tal– en la Eu­ca­ris­tía, tras­cien­de a la pro­fe­cía de Isaías –es de­cir no so­la­men­te tie­ne a Dios con ella, sino que tie­ne a Dios en ella.

Por to­do lo an­te­rior, el Pa­pa Fran­cis­co ha lla­ma­do a Je­su­cris­to ‘la mi­se­ri­cor­dia he­cha car­ne, que ha­ce vi­si­ble el gran mis­te­rio del amor de Dios’.

Tra­tan­do nue­va­men­te el te­ma del Año de la Mi­se­ri­cor­dia, en una au­dien­cia pos­te­rior al ini­cio del Año San­to, el Pa­pa Fran­cis­co pre­gun­tó: ‘¿Por qué un Ju­bi­leo de la Mi­se­ri­cor­dia?’ Res­pon­dió: ‘con el Año San­to se po­drá ex­pe­ri­men­tar en nues­tra vi­da el to­que dul­ce y sua­ve del per­dón de Dios, su pre­sen­cia al la­do de no­so­tros y su cer­ca­nía, so­bre to­do en los mo­men­tos de ma­yor ne­ce­si­dad’. Aña­dió que ‘el Ju­bi­leo es un mo­men­to pri­vi­le­gia­do en que la Igle­sia apren­de­rá a ele­gir aque­llo que a Dios le gus­ta más, que es per­do­nar a sus hi­jos, te­ner mi­se­ri­cor­dia de ellos de mo­do que ellos tam­bién pue­dan per­do­nar a sus her­ma­nos, res­plan­de­cien­do co­mo an­tor­chas de la mi­se­ri­cor­dia de Dios en el mun­do’.

En la opi­nión del Pa­pa, ‘en la raíz del ol­vi­do de la mi­se­ri­cor­dia es­tá siem­pre el amor pro­pio. En el mun­do ac­tual, es­to to­ma la for­ma de la bús­que­da ex­clu­si­va de los pro­pios in­tere­ses, de pla­ce­res y ho­no­res uni­dos a que­rer ac­tua­li­zar ri­que­zas, mien­tras que las vi­das de mu­chos cris­tia­nos se vis­ten a me­nu­do de hi­po­cre­sía y mun­da­ni­dad. Los mo­vi­mien­tos del amor pro­pio que ha­cen ex­tran­je­ra la mi­se­ri­cor­dia en el mun­do, son tan nu­me­ro­sas que a me­nu­do no po­de­mos ni si­quie­ra re­co­no­cer­los co­mo lí­mi­tes y co­mo pe­ca­do’. Es­to ex­pli­ca ‘por qué es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer­se co­mo pe­ca­do­res, pa­ra re­for­zar en no­so­tros la cer­te­za de la mi­se­ri­cor­dia di­vi­na Re­for­za­re­mos en no­so­tros la cer­te­za de que la mi­se­ri­cor­dia pue­de con­tri­buir real­men­te a un mun­do más hu­mano, es­pe­cial­men­te en nues­tro tiem­po en que el per­dón es un in­vi­ta­do ra­ro en los am­bien­tes de la vi­da hu­ma­na’.

En re­su­men, aun­que el Año de Mi­se­ri­cor­dia ter­mi­na­rá pró­xi­ma­men­te, és­te po­drá con­ti­nuar in­de­fi­ni­da­men­te. ¿Có­mo po­drá ser es­to? La mi­se­ri­cor­dia de Dios no aca­ba­rá nun­ca. Cris­to con­ti­nua­rá mu­rien­do por no­so­tros en la cruz en to­das las mi­sas del mun­do; con­ti­nua­rá per­do­nán­do­nos mi­se­ri­cor­dio­sa­men­te en el sa­cra­men­to de la re­con­ci­lia­ción, y Dios es­ta­rá siem­pre a nues­tro la­do, so­bre to­do en los mo­men­tos de ma­yor ne­ce­si­dad.

Y no­so­tros, ¿qué po­de­mos ha­cer pa­ra con­ti­nuar con el Año de la Mi­se­ri­cor­dia? Pri­me­ra­men­te, así co­mo Dios nos per­do­na por mi­se­ri­cor­dia, tam­bién no­so­tros de­be­re­mos per­do­nar a nues­tros her­ma­nos. En se­gun­do tér­mino, de­be­mos ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra com­ba­tir el amor pro­pio, que es la raíz del ol­vi­do de la mi­se­ri­cor­dia –es de­cir, evi­tar la bús­que­da ex­clu­si­va de nues­tros pro­pios in­tere­ses, ho­no­res y ri­que­zas– to­do con des­pre­cio y de­tri­men­to de nues­tros her­ma­nos más po­bres y ne­ce­si­ta­dos. Ano­ta­mos que en con­tras­te, las per­so­nas mi­se­ri­cor­dio­sas siem­pre an­te­po­nen las ne­ce­si­da­des del pró­ji­mo a las pro­pias.

Fi­nal­men­te, la mi­se­ri­cor­dia su­ple las ne­ce­si­da­des del pró­ji­mo me­dian­te las de­no­mi­na­das ‘obras corporales y es­pi­ri­tua­les de mi­se­ri­cor­dia’. Las pri­me­ras –las corporales– fue­ron ex­pues­tas por Je­su­cris­to en su re­la­to del jui­cio fi­nal (Mt 25: 31 – 46): dar de co­mer al ham­brien­to, dar de be­ber al se­dien­to, vi­si­tar a los en­fer­mos, re­ci­bir al ex­tran­je­ro, ves­tir al des­nu­do, vi­si­tar a los pre­sos, y en­te­rrar a los di­fun­tos. Las se­gun­das –las obras es­pi­ri­tua­les de mi­se­ri­cor­dia– fue­ron to­ma­das por la Igle­sia de la Bi­blia o en­se­ña­das por el mis­mo Cris­to: en­se­ñar al ig­no­ran­te, dar buen con­se­jo al que lo ne­ce­si­ta, co­rre­gir a quien se equi­vo­ca, con­so­lar al tris­te, su­frir con pa­cien­cia los de­fec­tos del pró­ji­mo, y re­zar a Dios por los vi­vos y di­fun­tos. Co­mo se pue­de ob­ser­var, tan­to las obras corporales co­mo las es­pi­ri­tua­les de mi­se­ri­cor­dia son sie­te.

Co­men­ta­mos dos de las obras corporales de mi­se­ri­cor­dia: ‘Dar de co­mer al ham­brien­to’. Exis­ten mi­les de per­so­nas que pa­de­cen ham­bre en to­do el mun­do. El ejem­plo más re­cien­te es el de Hai­tí, que fue ata­ca­do por el hu­ra­cán ‘Ma­teo’ (Matt­hew) cau­san­do cien­tos de muer­tes, y mi­lla­res de per­so­nas des­am­pa­ra­das y con ham­bre. ¿Qué po­de­mos ha­cer? Ayu­dar a los ham­brien­tos di­rec­ta­men­te, o do­nar fon­dos a las or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a es­ta la­bor.

‘Re­ci­bir al ex­tran­je­ro’: ¿Qué se pue­de ha­cer? Pri­me­ra­men­te cons­truir puen­tes (y nun­ca mu­ros) a tra­vés de las di­vi­sio­nes y/o fron­te­ras de ra­za, et­ni­ci­dad, cul­tu­ra y len­gua­je. Y has­ta don­de sea po­si­ble, re­ci­bir y ayu­dar a los mi­les de mi­gran­tes de to­do el mun­do, prin­ci­pal­men­te los re­fu­gia­dos. Y ayu­dar es­pe­cial­men­te a los in­mi­gran­tes que se ha­llan en­tre no­so­tros.

Así, si con­ti­nua­mos con el Año de Mi­se­ri­cor­dia, amán­do­nos, per­do­nán­do­nos, ayu­dán­do­nos y re­nun­cian­do al egoís­mo, po­dre­mos con­ver­tir nues­tro mun­do ac­tual de te­rri­ble en her­mo­so…

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.