In­mi­gran­tes ‘do­ble­men­te in­vi­si­bles’ an­he­lan una iden­ti­fi­ca­ción

El Diario de El Paso - - Especial - Oli­cia P. Ta­llet/Hous­ton Ch­ro­ni­cle

Hous­ton— Lau­ra Va­nes­sa Gu­tié­rrez no exis­te, al me­nos en do­cu­men­tos. Gu­tié­rrez es una in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­da de Mé­xi­co a quien nun­ca le ex­pi­die­ron ac­ta de na­ci­mien­to. Es una de mi­les, qui­zá de­ce­nas de mi­les, de ha­bi­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos no re­co­no­ci­dos por na­ción al­gu­na. Son los lla­ma­dos “do­ble­men­te in­vi­si­bles”.

“Es lo peor que te pue­de pa­sar”, ex­pre­só Gu­tié­rrez al Hous­ton Ch­ro­ni­cle.

No pue­de sa­car licencia de ma­ne­jar. No pue­de abrir una cuen­ta de ban­co. Si la Po­li­cía la de­tu­vie­ra, Gu­tié­rrez no po­dría ni de­mos­trar su ciu­da­da­nía me­xi­ca­na.

Da­das las me­di­das de seguridad, el ama de ca­sa no pue­de si­quie­ra en­trar a la escuela de sus hi­jos por­que no tie­ne una iden­ti­fi­ca­ción. En ma­yo pa­sa­do, sus cua­tro ni­ños en se­cre­to prac­ti­ca­ron en ca­sa pa­ra el es­pec­tácu­lo del Día de las Ma­dres de la pri­ma­ria, sa­bien­do que su ma­má no po­dría es­cu­char­los can­tar ni re­ci­bir sus ro­sas. Tu­vo que es­pe­rar afue­ra.

Na­die sa­be con pre­ci­sión cuán­ta gen­te com­par­te el di­le­ma de Gu­tié­rrez, pe­ro a ni­vel mun­dial, el pro­ble­ma es gi­gan­tes­co.

La UNI­CEF cal­cu­la que en el 2012 so­la­men­te, 57 mi­llo­nes de ni­ños –cua­tro de ca­da 10 que na­cie­ron en el mun­do– no fue­ron re­gis­tra­dos con las au­to­ri­da­des ci­vi­les.

En So­ma­lia, el 97 por cien­to de los nacimientos no se re­gis­tran. En In­dia, se re­gis­tran me­nos de la mi­tad.

La po­bre­za sub­ya­ce en am­bas par­tes del pro­ble­ma: en al­gu­nos paí­ses del mun­do, la gen­te muy po­bre tie­ne ma­yor ten­den­cia a sal­tear­se el pro­ce­so de re­gis­tro y tam­bién de emi­grar en bus­ca de em­pleo.

Gu­tié­rrez na­ció en Mé­xi­co, don­de se ha co­men­za­do a re­sol­ver el pro­ble­ma con nue­vas le­yes.

De acuer­do con Ka­ren Mer­ca­do, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Be (Sé) De­re­cho a la Iden­ti­dad, cer­ca del 12 por cien­to de la po­bla­ción en Mé­xi­co, o en­tre 10 y 14 mi­llo­nes de per­so­nas, nun­ca fue­ron re­gis­tra­das en la ofi­ci­na de Re­gis­tro Ci­vil. Mu­chos na­cie­ron en áreas rurales o lu­ga­res le­jos de las ofi­ci­nas de Re­gis­tro Ci­vil.

Y has­ta ha­ce po­co, re­gis­trar a un re­cién na­ci­do cos­ta­ba el equi­va­len­te de 12 dó­la­res, de­ma­sia­do pa­ra los ha­bi­tan­tes más po­bres de la na­ción.

“Los es­ta­dos con las ci­fras más gran­des de es­tas per­so­nas sue­len ser los más po­bres, co­mo Oa­xa­ca, Guerrero, Chia­pas, o el Es­ta­do de Mé­xi­co, los cua­les son re­gio­nes de don­de la ma­yo­ría emi­gran”, se­ña­la Mer­ca­do.

En el 2014, la Fun­da­ción Sé con­si­guió una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en Mé­xi­co que vol­vió gra­tis el re­gis­tro de un re­cién na­ci­do. Y el mes pa­sa­do, Mé­xi­co apro­bó una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que ayu­da­rá al me­nos a al­gu­nos in­mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos a ob­te­ner ac­ta de na­ci­mien­to me­xi­ca­na. A par­tir del 2017, los con­su­la­dos me­xi­ca­nos po­drán emi­tir ac­tas de na­ci­mien­to ex­tem­po­rá­neas a la gen­te que nun­ca se pre­sen­tó an­tes en los re­gis­tros ofi­cia­les de Mé­xi­co.

“El cal­va­rio de es­ta gen­te sin iden­ti­fi­ca­cio­nes re­co­no­ci­das se ter­mi­nó”, de­cla­ró la se­na­do­ra me­xi­ca­na Ga­brie­la Cue­vas, quien apo­yó la ley.

“Po­drán abrir una cuen­ta de ban­co, ob­te­ner un pa­sa­por­te o una cre­den­cial (me­xi­ca­na) pa­ra vo­tar”.

Fun­da­ción va por EU pa­ra in­for­mar a me­xi­ca­nos so­bre nue­va re­for­ma de ley que les per­mi­ti­rá a par­tir del 2017 sa­car su ac­ta de na­ci­mien­to

Ha­llan 160 ca­sos en Te­xas

Al ini­cio de es­te año, la fun­da­ción Be co­men­zó a tra­tar de lo­ca­li­zar a la gen­te afec­ta­da, vi­si­tan­do ciu­da­des en Te­xas, Ca­li­for­nia, Illi­nois y Nue­va York a efec­to de pu­bli­ci­tar la nue­va ley y ofre­cer ayu­da a fin de ob­te­ner los do­cu­men­tos.

Sin un pre­su­pues­to pa­ra una cam­pa­ña muy gran­de, el gru­po se ha li­mi­ta­do a dis­tri­buir vo­lan­tes y dar char­las a pe­que­ños gru­pos de in­mi­gran­tes.

Has­ta aho­ra han iden­ti­fi­ca­do a apro­xi­ma­da­men­te 300 per­so­nas do­ble­men­te in­vi­si­bles en Es­ta­dos Uni­dos; 160 de ellas es­tán en Te­xas. Más de 50 se en­cuen­tran en Da­llas, 45, in­clu­yen­do a Gu­tié­rrez, es­tán en Hous­ton. Mer­ca­do es­pe­ra que esas ci­fras crez­can rá­pi­da­men­te: “Cree­mos que es­ta­mos ha­blan­do de de­ce­nas de mi­les, si no es que más”.

Mu­cha gen­te tie­ne mie­do de re­ve­lar sus si­tua­cio­nes. Ma­ría Vi­lle­gas la pen­só pa­ra lla­mar al nú­me­ro de la Fun­da­ción (1-844-9981010), pe­ro su fa­mi­lia in­sis­tió.

“Creí que mi ca­so era ra­ro, que no ha­bía otra gen­te en mi si­tua­ción”, co­men­ta.

Vi­lle­gas, acer­cán­do­se a los 40, lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos con su ma­dre cuan­do te­nía 2 años. Tra­ba­ja en su ca­sa, ha­cien­do ves­ti­dos pa­ra quin­cea­ñe­ras y ac­ce­so­rios pa­ra fies­tas, y tie­ne con su es­po­so, un re­si­den­te le­gal, a cin­co hi­jos na­ci­dos en EU. Ya van dos ve­ces que tra­ta de le­ga­li­zar su es­ta­tus en EU: una vez, ha­ce años, a tra­vés de su es­po­so; y re­cien­te­men­te, a tra­vés de su hi­ja ma­yor, quien ya tie­ne 24 años.

“En am­bos ca­sos, Inmigración ha acep­ta­do mi trá­mi­te”, ex­pre­só Vi­lle­gas, pe­ro “to­do se ha de­te­ni­do por­que no ten­go ac­ta de na­ci­mien­to”.

Los con­su­la­dos me­xi­ca­nos es­tán pre­pa­rán­do­se pa­ra una ola de so­li­ci­tan­tes en fe­bre­ro, cuan­do en­tra en vi­gor la ley.

“Se tra­ta de un cam­bio ma­yor que re­quie­re re­es­truc­tu­rar la lo­gís­ti­ca pa­ra im­ple­men­tar co­mu­ni­ca­cio­nes ade­cua­das en­tre los sis­te­mas de las ba­ses de da­tos de los con­su­la­dos y las ins­ti­tu­cio­nes me­xi­ca­nas co­rres­pon­dien­tes”, di­ce Da­niel Mi­llán Va­len­cia, por­ta­voz de la Se­cre­ta­ría de Relaciones Ex­te­rio­res de Mé­xi­co.

Si­tua­ción des­pier­ta el frau­de

Gran par­te de la la­bor gu­ber­na­men­tal tie­ne que ver con pre­ve­nir el frau­de. Las ac­tas de Mé­xi­co y otros paí­ses cons­ti­tu­yen va­lio­sos pro­duc­tos tra­fi­ca­bles. Va­rios en­tre­vis­ta­dos se­ña­la­ron que en EU se les han acer­ca­do per­so­nas que les ofre­cen “ac­tas de na­ci­mien­to ofi­cia­les” a cam­bio de una cuo­ta de en­tre dos mil y cua­tro mil dó­la­res.

“Te­ne­mos co­no­ci­mien­to de mu­chos frau­des en los que se vic­ti­mi­za a los in­mi­gran­tes, y de­fi­ni­ti­va­men­te Mé­xi­co ha de­tec­ta­do va­rios ca­sos de ro­bo de ac­tas de na­ci­mien­to im­pre­sas sin asig­nar”, di­jo Na­llely An­guiano, coor­di­na­do­ra de la Fun­da­ción Sé.

“En los úl­ti­mos años, las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas han re­por­ta­do hur­tos y des­apa­ri­cio­nes de ac­tas nu­me­ra­das. Los in­ves­ti­ga­do­res locales in­di­can que los do­cu­men­tos van a dar a ma­nos de tra­fi­can­tes, quie­nes las ven­den a clien­tes pa­ra ob­te­ner pa­sa­por­tes falsos e iden­ti­fi­ca­cio­nes en el ex­tran­je­ro.

El cal­va­rio de es­ta gen­te se ter­mi­nó… Po­drán abrir una cuen­ta de ban­co, ob­te­ner un pa­sa­por­te o una cre­den­cial (me­xi­ca­na) pa­ra vo­tar” Ga­brie­la Cue­vas Se­na­do­ra me­xi­ca­na, quien apo­yó la nue­va ley que en­tra­rá en vi­gor en fe­bre­ro del 2017

LA po­brE­zA es una de las cau­sas por la que los pa­dres no re­gis­tran a sus hi­jos por no te­ner pa­ra pa­gar el do­cu­men­to

ASIS­TEN­TES A una jun­ta in­for­ma­ti­va del gru­po “Be (Sé) De­re­cho de Iden­ti­dad’ en Hous­ton

MA­ríA vI­LLE­GAs, en la reunión

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.