Oba­ma su le­ga­do en Cu­ba

El man­da­ta­rio emi­te una di­rec­ti­va que de­cla­ra ‘irre­ver­si­ble’ la nor­ma­li­za­ción de relaciones

El Diario de El Paso - - Portada -

Was­hing­ton— A Ba­rack Oba­ma le que­dan só­lo tres me­ses en el Go­bierno con un Con­gre­so que no pa­re­ce te­ner in­ten­ción al­gu­na de dar el pa­so que ser­vi­ría pa­ra nor­ma­li­zar de una vez la re­la­ción de Es­ta­dos Uni­dos con Cu­ba: le­van­tar el em­bar­go. A fal­ta de esa me­di­da, que no pue­de im­po­ner, el pre­si­den­te de­mó­cra­ta emi­tió el vier­nes una di­rec­ti­va pre­si­den­cial pa­ra ‘con­so­li­dar’ los avan­ces ya lo­gra­dos y pro­cu­rar que sean ‘irre­ver­si­bles’, pa­ra que nin­gún fu­tu­ro in­qui­lino en la Ca­sa Blan­ca pue­da dar mar­cha atrás en un ca­mino que in­ten­ta ce­rrar me­dio si­glo de ten­sio­nes con Cu­ba y Amé­ri­ca La­ti­na.

La nue­va Di­rec­ti­va Pre­si­den­cial de Po­lí­ti­ca so­bre la Nor­ma­li­za­ción de Relaciones Es­ta­dos Uni­dos–Cu­ba ‘abar­ca a to­do el go­bierno pa­ra pro­mo­ver el com­pro­mi­so con el pue­blo y el go­bierno cu­bano y lo­gra que nues­tra aper­tu­ra a Cu­ba sea irre­ver­si­ble’, pro­cla­mó Oba­ma al anun­ciar la me­di­da.

Es­te ‘ma­nual’, co­mo lo de­fi­nie­ron fuen­tes de la Ca­sa Blan­ca, re­su­me los pa­sos da­dos des­de el anun­cio de nor­ma­li­za­ción de relaciones, el 17 de di­ciem­bre de 2014. Ade­más, de­fi­ne los ‘ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios’ del pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción –co­mo una ma­yor in­ter­ac­ción con el Go­bierno y pue­blo cu­bano, la ex­pan­sión del co­mer­cio o el im­pul­so de re­for­mas eco­nó­mi­cas en la is­la– y acla­ra las com­pe­ten­cias y res­pon­sa­bi­li­da­des de ca­da agen­cia del Go­bierno.

Aun­que se pa­re­ce a una or­den eje­cu­ti­va, en el sen­ti­do de que no ne­ce­si­ta ser apro­ba­da por el Con­gre­so, la di­rec­ti­va le da un ma­yor pe­so a las de­ci­sio­nes del pre­si­den­te.

De he­cho, y aun­que no sea es­te el ca­so, una di­rec­ti­va pre­si­den­cial pue­de ser se­cre­ta, es de­cir, de obli­ga­do cum­pli­mien­to aun­que no se ha­gan pú­bli­cos sus tér­mi­nos, co­mo pa­sa con la has­ta aho­ra úl­ti­ma di­rec­ti­va pre­si­den­cial so­bre la is­la, emi­ti­da en enero de 2004 por el pre­si­den­te re­pu­bli­cano Geor­ge W. Bush ba­jo el tí­tu­lo ‘Tran­si­ción a la de­mo­cra­cia en Cu­ba’.

Ade­más, una di­rec­ti­va pre­si­den­cial re­em­pla­za, sal­vo que se es­pe­ci­fi­que lo con­tra­rio, a cual­quier otra de­ci­sión pre­si­den­cial pre­via. Ello la con­vier­te en la ho­ja de ru­ta pa­ra los go­bier­nos futuros, ins­ti­tu­cio­na­li­zan­do de fac­to los cam­bios rea­li­za­dos por el Go­bierno de Oba­ma des­de di­ciem­bre de 2014.

Pa­ra el pe­rio­dis­ta y es­pe­cia­lis­ta en ar­chi­vos se­cre­tos del Go­bierno Pe­ter Korn­bluh, con es­ta me­di­da Oba­ma ‘es­tá lan­zan­do su ofen­si­va fi­nal pa­ra pro­mo­ver y con­so­li­dar su ini­cia­ti­va de nor­ma­li­zar las relaciones y ga­ran­ti­zar que Cu­ba for­me par­te de su le­ga­do’. La di­rec­ti­va pre­si­den­cial lle­ga dos se­ma­nas des­pués de que Oba­ma re­ta­ra al Con­gre­so no­mi­nan­do al pri­mer em­ba­ja­dor pa­ra Cu­ba en me­dio si­glo, Jef­frey DeLau­ren­tis, un car­go que de­be ser ratificado por el Se­na­do.

En un cam­bio re­cien­te de po­si­ción, el can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump di­jo es­ta se­ma­na que re­ver­ti­rá las ‘con­ce­sio­nes’ de Oba­ma an­te Cu­ba ‘has­ta que se res­ta­blez­can las li­ber­ta­des’. Por su par­te, la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton ha pro­me­ti­do que man­ten­drá la aper­tu­ra ha­cia Cu­ba.

Es cier­to que el pró­xi­mo pre­si­den­te –o pre­si­den­ta– pue­de emi­tir otra di­rec­ti­va pre­si­den­cial que re­vier­ta lo de­ci­di­do por Oba­ma, pe­ro se tra­ta de un pro­ce­so com­pli­ca­do y lar­go. La ad­mi­nis­tra­ción de­mó­cra­ta cuen­ta ade­más con el ‘sen­ti­do co­mún’ del fu­tu­ro man­da­ta­rio, co­mo di­jo la ase­so­ra de Seguridad Na­cio­nal, Su­san Ri­ce. Por­que por mu­cho que se pro­me­ta en cam­pa­ña, se con­si­de­ra muy di­fí­cil que un nue­vo in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca va­ya a re­ver­tir me­di­das tan po­pu­la­res y lu­cra­ti­vas co­mo el res­ta­ble­ci­mien­to de los vue­los co­mer­cia­les di­rec­tos con Cu­ba o la fle­xi­bi­li­za­ción de los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les.

‘Du­ran­te me­dio si­glo he­mos sa­bi­do que el ais­la­mien­to no fun­cio­na, pe­ro aho­ra es­ta­dou­ni­den­ses y cu­ba­nos sa­ben que in­ter­ac­tuar sí que lo ha­ce’, afir­mó Ja­mes Wi­lliams, pre­si­den­te de En­ga­ge Cu­ba, una or­ga­ni­za­ción que pro­mue­ve el fin del em­bar­go.

Oba­ma re­co­no­ció que to­da­vía ‘per­sis­ten di­fe­ren­cias muy reales’ en­tre Was­hing­ton y La Ha­ba­na, so­bre to­do ‘so­bre asun­tos de de­mo­cra­cia y de­re­chos hu­ma­nos’. Sin em­bar­go, se ma­ni­fes­tó con­ven­ci­do de que ‘la in­ter­ac­ción es la me­jor ma­ne­ra de abor­dar esas di­fe­ren­cias y ha­cer pro­gre­so en nom­bre de nues­tros in­tere­ses y va­lo­res’.

Un nue­vo gol­pe al em­bar­go

El Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se anun­ció ade­más el vier­nes un nue­vo pa­que­te de me­di­das que fle­xi­bi­li­zan aún más la in­ter­ac­ción con Cu­ba pe­se al ‘ob­so­le­to’ em­bar­go. Las áreas más be­ne­fi­cia­das son la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, so­bre to­do la mé­di­ca –un sec­tor pun­te­ro en Cu­ba en el que Es­ta­dos Uni­dos es­tá muy in­tere­sa­do– la in­fra­es­truc­tu­ra y el co­mer­cio, que con las nue­vas di­rec­ti­vas, que en­tra­rán en vi­gor el 17 de oc­tu­bre, se agi­li­za aún más.

In­ter­cam­bios cien­tí­fi­cos

Las nue­vas re­gu­la­cio­nes per­mi­ten ‘im­por­tar, ven­der y dis­tri­buir me­di­ca­men­tos de ori­gen cu­bano en Es­ta­dos Uni­dos’. Los es­ta­dou­ni­den­ses que par­ti­ci­pen en es­te ti­po de transac­cio­nes po­drán abrir y man­te­ner una cuen­ta ban­ca­ria en Cu­ba.

Se au­to­ri­za ade­más a es­ta­dou­ni­den­ses a par­ti­ci­par en pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca con­jun­tos, in­clu­so con fi­nes co­mer­cia­les, con ciu­da­da­nos cu­ba­nos. Los cu­ba­nos ade­más se po­drán be­ne­fi­ciar de be­cas, sub­ven­cio­nes y has­ta pre­mios en el cam­po de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y las ac­ti­vi­da­des re­li­gio­sas.

Im­pul­so a co­mer­cio y eco­no­mía

Es­ta­dos Uni­dos eli­mi­na aho­ra pa­ra la ven­ta a Cu­ba de ar­tícu­los agrí­co­las co­mo pes­ti­ci­das y trac­to­res las res­tric­cio­nes de pa­go –pa­gar por ade­lan­ta­do y en efec­ti­vo– que ri­gen pa­ra el co­mer­cio con la is­la.

Ade­más, se per­mi­ti­rá que es­ta­dou­ni­den­ses pue­dan pres­tar ser­vi­cios de ‘desa­rro­llo, re­pa­ra­ción, man­te­ni­mien­to y me­jo­ra de cier­ta in­fra­es­truc­tu­ra cu­ba­na’ que sir­va, eso sí, pa­ra ‘be­ne­fi­ciar di­rec­ta­men­te al pue­blo cu­bano’.

La nue­va fle­xi­bi­li­za­ción eli­mi­na tam­bién las li­mi­ta­cio­nes de va­lor mo­ne­ta­rio de lo que los via­je­ros au­to­ri­za­dos pue­den im­por­tar de Cu­ba a los Es­ta­dos Uni­dos co­mo equi­pa­je acom­pa­ña­do, in­clui­dos al­cohol y ta­ba­co. Has­ta aho­ra, so­lo se po­día vol­ver de la is­la con pro­duc­tos por un má­xi­mo de 400 dó­la­res.

Ali­vio pa­ra el co­mer­cio

Im­por­tan­te pa­ra Cu­ba, pe­ro tam­bién pa­ra los paí­ses que co­mer­cian des­de ha­ce años con la is­la, es la de­ci­sión de eli­mi­nar una san­ción que du­ran­te años di­fi­cul­tó el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal con la is­la: que cual­quier bu­que de car­ga ex­tran­je­ro que atra­ca­ra en Cu­ba no po­día lue­go en­trar en un puer­to es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te 180. La me­di­da re­gi­rá a par­tir de aho­ra ‘úni­ca­men­te por mo­ti­vos te­rro­ris­tas’.

La em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en La Ha­ba­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.