¿Cri­sis fi­nan­cie­ra 2.0?

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton – Mien­tras to­dos se con­cen­tran en la elec­ción de Es­ta­dos Uni­dos, desa­rro­llos en la eco­no­mía mun­dial ame­na­zan con crear pro­ble­mas pa­ra el si­guien­te pre­si­den­te y, po­si­ble­men­te, con des­en­ca­de­nar una im­por­tan­te cri­sis fi­nan­cie­ra.

Un es­tu­dio, que no ha si­do muy no­ta­do, rea­li­za­do por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), anun­cia la ma­la no­ti­cia. Con­clu­ye que la deu­da glo­bal—que in­clu­ye las deu­das gu­ber­na­men­ta­les, fa­mi­lia­res y de em­pre­sas no-fi­nan­cie­ras—al­can­zó un ré­cord de 152 bi­llo­nes de dó­la­res en 2015, can­ti­dad mu­cho más al­ta que an­tes de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008-09.

Lo preo­cu­pan­te es que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca glo­bal su­pu­so un “desapa­lan­ca­mien­to” ge­ne­ra­li­za­do—el pa­go de las deu­das por par­te de las em­pre­sas y fa­mi­lias. Ini­cial­men­te, di­ce la teo­ría, esos pa­gos ra­len­ti­za­rían la eco­no­mía. Pa­ra re­du­cir las deu­das las fa­mi­lias re­du­ci­rían el con­su­mo y las em­pre­sas, las in­ver­sio­nes. Pe­ro una vez que las deu­das que­da­ran en ni­ve­les ma­ne­ja­bles, los gas­tos del con­su­mi­dor y de las em­pre­sas se re­cu­pe­ra­rían. La eco­no­mía se ace­le­ra­ría.

Eso no ocu­rrió. Con po­cas ex­cep­cio­nes, po­co desapa­lan­ca­mien­to tu­vo lu­gar, se­gún mues­tra el FMI. Una ex­cep­ción es Es­ta­dos Uni­dos, don­de hu­bo al­go de desapa­lan­ca­mien­to en las fa­mi­lias. Pe­ro ge­ne­ral­men­te, ocu­rrió jus­ta­men­te lo opues­to. Mu­chos paí­ses ad­qui­rie­ron más deu­das. En un ni­vel mun­dial, los 152 bi­llo­nes de dó­la­res en deu­das (nue­va­men­te, tan­to pri­va­das co­mo gu­ber­na­men­ta­les) re­pre­sen­tan un au­men­to de los 112 bi­llo­nes de dó­la­res en 2007 an­tes de la cri­sis fi­nan­cie­ra y 67 bi­llo­nes de dó­la­res en 2002.

Re­cuer­den que la eco­no­mía an­te­rior a la cri­sis des­can­sa­ba en un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co im­pul­sa­do por la deu­da. Los in­di­vi­duos y las em­pre­sas po­dían gas­tar más, por­que pe­dían más prés­ta­mos. Eso no so­lo ocu­rrió en Es­ta­dos Uni­dos con su bur­bu­ja de la vi­vien­da. Los prés­ta­mos fi­nan­cia­ron el au­ge de la in­dus­tria de la vi­vien­da en Eu­ro­pa (Es­pa­ña y Reino Uni­do), de los ar­tícu­los de con­su­mo y de las in­ver­sio­nes en fá­bri­cas y ma­qui­na­ria. La deu­da gu­ber­na­men­tal desem­pe­ñó un pa­pel ma­yor des­de la cri­sis, pe­ro la deu­da pri­va­da— prés­ta­mos ob­te­ni­dos por em­pre­sas e in­di­vi­duos— re­pre­sen­tan dos ter­cios de la deu­da to­tal. Aún así, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co im­pul­sa­do por la deu­da tie­ne sus lí­mi­tes.

Cuan­to más se pi­de pres­ta­do, más pro­ba­ble es que los pres­ta­ta­rios, las en­ti­da­des cre­di­ti­cias—o am­bos—se re­ti­ren, so­ca­van­do aun más el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. El es­tu­dio del FMI te­me que se pro­duz­ca “un círcu­lo vi­cio­so”. Las deu­das al­tas alien­tan más prés­ta­mos. Una eco­no­mía ra­len­ti­za­da di­fi­cul­ta el pa­go de las deu­das. Es un di­le­ma om­ni­pre­sen­te. La deu­da pri­va­da es “al­ta no so­lo en eco­no­mías avan­za­das” sino tam­bién en paí­ses de mer­ca­dos emer­gen­tes (Chi­na, Bra­sil). Esos te­mo­res, por su­pues­to, pue­den ser exa­ge­ra­dos.

El eco­no­mis­ta Wi­lliam Cli­ne, del Pe­ter­son Ins­ti­tu­te, un cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes, se­ña­la que aun­que la deu­da es al­ta, las ta­sas de in­te­rés son ba­jas. Lo que im­por­ta pa­ra los pres­ta­ta­rios es con qué fa­ci­li­dad pue­den pa­gar los in­tere­ses de sus prés­ta­mos, y las ta­sas ba­jas sin du­da pue­den ayu­dar.

“Com­pa­ra­do con prin­ci­pios de los años 80, cuan­do las ta­sas de in­te­rés eran muy al­tas, pue­de ha­ber más es­pa­cio pa­ra ni­ve­les más al­tos de deu­da,” di­ce Cli­ne. Un in­for­me de la agencia de ca­li­fi­ca­ción de bo­nos Moody´s se­ña­la al­go pa­re­ci­do so­bre las em­pre­sas.

“Co­mo los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das, las em­pre­sas pue­den pa­gar deu­das ma­yo­res a ta­sas más ba­jas,” di­ce el in­for­me, “y pues­to que los mer­ca­dos de deu­das es­tán lle­nos de efec­ti­vo, po­cos [pres­ta­ta­rios] son re­cha­za­dos.” El efec­ti­vo ex­tra pue­de ser un col­chón con­tra una cri­sis fu­tu­ra. Ade­más, no hay un um­bral má­gi­co más allá del cual las deu­das de un país se vuel­ven au­to­má­ti­ca­men­te in­sos­te­ni­bles. De­pen­de del país y de las cir­cuns­tan­cias.

Las deu­das gu­ber­na­men­tal y pri­va­da de Ja­pón re­pre­sen­ta­ron el 416 por cien­to de su eco­no­mía (pro­duc­to bru­to in­terno) en 2015, un ni­vel—en re­la­ción al PBI—ca­si dos ter­cios por en­ci­ma del de Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, las deu­das de Ja­pón no cau­sa­ron una cri­sis fi­nan­cie­ra. (Ni tam­po­co, hay que se­ña­lar, arre­gla­ron los pro­ble­mas sub­ya­cen­tes de la eco­no­mía).

Qui­zás las so­cie­da­des pue­dan ope­rar con ni­ve­les de deu­da que en otra épo­ca se con­si­de­ra­ban im­pru­den­tes. O qui­zás esa deu­da de­mues­tre, co­mo su­ce­dió con la bur­bu­ja de la vi­vien­da en Es­ta­dos Uni­dos, ser un es­pe­jis­mo que ex­plo­ta des­truc­ti­va­men­te. Lo que se de­no­mi­na co­mo “ex­ce­si­va deu­da” (debt over­hang) ya ac­túa co­mo una car­ga en la eco­no­mía mun­dial, ex­pre­sa Hung Tran, del Ins­ti­tu­te of In­ter­na­tio­nal Fi­nan­ce, un gru­po de in­ves­ti­ga­cio­nes de esa in­dus­tria. Mu­chas prue­bas apo­yan esa opi­nión.

No se sa­be si es­ta si­tua­ción de­ri­va­rá a una cri­sis ple­na ni có­mo lo ha­rá. El eco­no­mis­ta Des­mond Lach­man, del Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te, otro cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes, di­ce que la deu­da pri­va­da de las em­pre­sas y de las fa­mi­lias en Chi­na cre­ció más rá­pi­da­men­te que la bur­bu­ja de la vi­vien­da en Es­ta­dos Uni­dos.

“Chi­na ha si­do un mo­tor pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal,” di­ce. “Aho­ra va a tran­cas y ba­rran­cas.” El Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les en Sui­za te­me que al­gu­nas em­pre­sas de mer­ca­dos emer­gen­tes no pa­guen los prés­ta­mos en dó­la­res. Pa­ra au­men­tar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, al­gu­nos eco­no­mis­tas ur­gen ma­yo­res gas­tos de “in­fra­es­truc­tu­ra” en ca­rre­te­ras y puer­tos por paí­ses que aun pue­den pe­dir prés­ta­mos. Eso po­dría ayu­dar, pe­ro un po­co de arit­mé­ti­ca su­gie­re que el po­ten­cial es li­mi­ta­do.

La eco­no­mía mun­dial es de unos 75 bi­llo­nes de dó­la­res. Es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en un 1 por cien­to re­que­ri­ría 750 mil mi­llo­nes de dó­la­res en gas­tos anua­les ex­tra. ¿Pa­re­ce eso pro­ba­ble? El pró­xi­mo pre­si­den­te no pue­de es­ca­par de es­tos pro­ble­mas. Com­pa­ra­do con mu­chos paí­ses, Es­ta­dos Uni­dos so­bre­vi­vió la Gran Re­ce­sión bas­tan­te bien. Pe­ro inevi­ta­ble­men­te la eco­no­mía glo­bal nos afec­ta. El re­tra­so en el desapa­lan­ca­mien­to su­gie­re una ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía mun­dial y una reac­ción po­lí­ti­ca ne­ga­ti­va con­ti­nua con­tra el co­mer­cio y las in­ver­sio­nes glo­ba­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.