El pro­ble­ma de los re­pu­bli­ca­nos: ¿mu­je­res sí, la­ti­nos no?

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer

Mia­mi – Hay al­go muy preo­cu­pan­te so­bre las de­ce­nas de pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos que han di­cho que no vo­ta­rán por el can­di­da­to de su partido, Do­nald Trump, des­pués de co­no­cer­se el es­can­da­lo­so vi­deo en el que ha­cía co­men­ta­rios re­pug­nan­tes so­bre las mu­je­res: esos mis­mos re­pu­bli­ca­nos ha­bían apo­ya­do a Trump du­ran­te to­do el úl­ti­mo año a pe­sar de sus co­ti­dia­nos agra­vios con­tra los his­pa­nos.

Al­go es­tá muy mal den­tro del Partido Re­pu­bli­cano. Des­de un pun­to de vis­ta prác­ti­co, el Partido -que ha si­do se­cues­tra­do por na­cio­na­lis­tas blan­cos de ex­tre­ma de­re­cha azu­za­dos por Fox News- ha ig­no­ra­do sus pro­pias con­clu­sio­nes tras la de­rro­ta de 2012.

En un do­cu­men­to de 100 pá­gi­nas del Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano, pu­bli­ca­do en mar­zo del 2013, el Partido lle­gó a la con­clu­sión de que su de­rro­ta del 2012 se de­bió en par­te a que ha­bía alie­na­do a los vo­tan­tes his­pa­nos al apo­yar po­lí­ti­cas an­ti­in­mi­gran­tes.

El do­cu­men­to re­co­men­dó apo­yar una “re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral”, co­mo se co­no­ce en Was­hing­ton la pro­pues­ta del Pre­si­den­te Oba­ma de ofre­cer a los in­do­cu­men­ta­dos un ca­mino a la le­ga­li­za­ción ba­jo cier­tas con­di­cio­nes. Agre­ga­ba que “si no lo ha­ce­mos, nues­tro partido con­ti­nua­rá re­du­cién­do­se a su ba­se mí­ni­ma”.

De he­cho, los re­pu­bli­ca­nos han es­ta­do per­dien­do ca­da vez más vo­tan­tes his­pa­nos en los úl­ti­mos años.

Geor­ge W. Bush, el úl­ti­mo re­pu­bli­cano que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca, ob­tu­vo el 40 por cien­to del vo­to his­pano en 2004. El ex can­di­da­to re­pu­bli­cano John McCain ob­tu­vo 31 por cien­to en 2008, Mitt Rom­ney con­si­guió el 27 por cien­to en 2012 y Trump -se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de Cen­tro Pew, rea­li­za­da an­tes de co­no­cer­se el vi­deo en el que el can­di­da­to re­pu­bli­cano se ufa­na de agre­dir se­xual­men­te a las mu­je­res- tie­ne 19 por cien­to es­te año.

Pe­ro lo que es mu­cho más preo­cu­pan­te es que el Partido Re­pu­bli­cano ha aban­do­na­do sus prin­ci­pios mo­ra­les más ele­men­ta­les.

Des­de que Trump anun­ció su pos­tu­la­ción pa­ra la pre­si­den­cia a me­dia­dos de 2015, ha ba­sa­do to­da su cam­pa­ña en la pre­mi­sa de que la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos son “vio­la­do­res” y “cri­mi­na­les”. Ha in­sul­ta­do cons­tan­te­men­te a to­dos los mu­sul­ma­nes, y se ha bur­la­do pú­bli­ca­men­te de los mi­nus­vá­li­dos. Y con al­gu­nas no­ta­bles ex­cep­cio­nes, los re­pu­bli­ca­nos se hi­cie­ron los dis­traí­dos.

¿Dón­de es­ta­ban el se­na­dor McCain, la ex Se­cre­ta­ria de Es­ta­do Con­do­leez­za Ri­ce y los de­más pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos que no rom­pie­ron con Trump has­ta el 7 de oc­tu­bre cuan­do se co­no­ció el vi­deo de Trump en el que pre­su­mía so­bre sus ata­ques se­xua­les a las mu­je­res?

La ma­yo­ría de ellos, co­mo McCain, ex­pli­ca­ron que to­ma­ron su de­ci­sión por­que “ten­go hi­jas”. ¿Y no tie­nen ami­gos his­pa­nos?

¿Dón­de es­ta­ban cuan­do Trump di­jo que el juez fe­de­ral Gonzalo Cu­riel, na­ci­do en In­dia­na, no es­ta­ba ca­li­fi­ca­do pa­ra pre­si­dir un ca­so so­bre la fa­lli­da Universidad Trump de­bi­do a su as­cen­den­cia me­xi­ca­na?

¿Dón­de es­ta­ban cuan­do Trump pro­pa­ga­ba la fal­se­dad de que Oba­ma no na­ció en Es­ta­dos Uni­dos y que po­dría ser un mu­sul­mán, has­ta que fi­nal­men­te ad­mi­tió a re­ga­ña­dien­tes el 16 de sep­tiem­bre que el Pre­si­den­te na­ció en es­te país?

Gru­pos afro­ame­ri­ca­nos ha­bían es­ta­do de­nun­cian­do des­de ha­ce años que la teo­ría cons­pi­ra­ti­va de Trump era un ata­que ra­cis­ta pa­ra des­le­gi­ti­mar al pri­mer Pre­si­den­te ne­gro de Es­ta­dos Uni­dos.

¿Dón­de es­ta­ban cuan­do Trump -quien nun­ca ha ser­vi­do en las fuer­zas ar­ma­das- me­nos­pre­ció a la fa­mi­lia Khan, los pa­dres mu­sul­ma­nes del sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se que mu­rió en Irak mien­tras tra­ta­ba de res­ca­tar a sus com­pa­ñe­ros he­ri­dos y que re­ci­bió una es­tre­lla de oro pós­tu­ma por el ac­to de he­roís­mo?

¿Dón­de es­ta­ban cuan­do la ex Miss Uni­ver­so Ali­cia Ma­cha­do, de Ve­ne­zue­la, le di­jo al mun­do que Trump la ha­bía lla­ma­do “Miss Piggy” y “Miss Man­te­ni­mien­to” -o em­plea­da do­més­ti­ca des­pués que ella au­men­tó de pe­so?

Mi opi­nión: si Trump pier­de la elec­ción -co­mo aho­ra pa­re­ce pro­ba­ble- y Es­ta­dos Uni­dos evi­ta con­ver­tir­se en una re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra con su pro­pio lí­der au­tó­cra­ta nar­ci­sis­ta, el Partido Re­pu­bli­cano de­be­rá ha­cer mu­cho más que un au­to­exa­men crí­ti­co.

De­be­rá crear un me­ca­nis­mo pa­ra ex­pul­sar de sus fi­las a quie­nes no se ri­jan por prin­ci­pios bá­si­cos de de­cen­cia hu­ma­na se­gún los cua­les no se de­be de­mo­ni­zar a otros por su ori­gen ét­ni­co, re­li­gión o gé­ne­ro. Si no lo ha­ce, el Partido Re­pu­bli­cano de­be­ría di­sol­ver­se, por­que se­gui­rá ca­yen­do en pi­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.