In­ten­tan rom­per ba­rre­ras del DIU

Al­to cos­to y pre­jui­cios im­pi­den que mu­je­res que re­cu­rran al dis­po­si­ti­vo in­tra­ute­ri­no

El Diario de El Paso - - Panorama - Alexa Ura/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— Peggy Wall, una en­fer­me­ra de me­di­ci­na fa­mi­liar en un cen­tro co­mu­ni­ta­rio de Aus­tin atien­de a nu­me­ro­sas mu­je­res de 40 años que ya tie­nen fa­mi­lia y se en­cuen­tran con­fron­tan­do un em­ba­ra­zo ac­ci­den­tal.

Mu­chas, di­ce, desea­rían ha­ber to­ma­do me­di­das pre­ven­ti­vas cuan­do na­ció su úl­ti­mo hi­jo y po­drían ser bue­nas can­di­da­tas pa­ra que se les co­lo­que un dis­po­si­ti­vo in­tra­ute­ri­no (DIU) in­me­dia­ta­men­te des­pués de dar a luz en la sa­la de par­tos. Has­ta ha­ce po­co, ha­bía si­do di­fí­cil ob­te­ner ese ti­po de ac­ce­so al dis­po­si­ti­vo.

‘Al­gu­nas lle­van vi­das caó­ti­cas –o creen que no les darán se­gu­ro’, co­men­tó Wall. ‘No­so­tros tra­ta­mos de ayu­dar­las’. Pron­to, di­jo, de­be ser más fá­cil. Fun­cio­na­rios de sa­lud es­tán in­ten­tan­do re­or­ga­ni­zar el pro­gra­ma es­ta­tal de sa­lud pa­ra mu­je­res, com­pli­ca­do pro­yec­to ini­cia­do a raíz de que en el 2011, Te­xas re­du­jo los fon­dos pa­ra pla­nea­ción fa­mi­liar que se ha­bían des­ti­na­do a Pa­ter­ni­dad Pla­nea­da y otras clí­ni­cas afi­lia­das –aun va­ga­men­te– con ser­vi­do­res de ser­vi­cios abor­ti­vos.

Co­mo par­te del nue­vo pro­gra­ma, el es­ta­do es­tá tra­tan­do de fa­ci­li­tar el ac­ce­so que las mu­je­res de ba­jos in­gre­sos tie­nen al con­trol na­tal a fin de con­te­ner el número de em­ba­ra­zos no desea­dos.

A ni­vel na­cio­nal, no se es­pe­ra­ban apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de los em­ba­ra­zos. Y Te­xas es una de las ca­si 24 en­ti­da­des que se ha­llan mo­di­fi­can­do sus pro­gra­mas de Me­di­caid, el plan fe­de­ral-es­ta­tal de se­gu­ro pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos, ni­ños po­bres y las per­so­nas de in­gre­sos más ba­jos, con el fin de pa­gar a los hos­pi­ta­les pa­ra que se co­lo­que el DIU o un im­plan­te an­ti­con­cep­ti­vo en la sa­la de par­tos. An­te­rior­men­te, por lo ge­ne­ral la ma­yo­ría de los pro­gra­mas de Me­di­caid ofre­cían una can­ti­dad fi­ja por par­to y no in­cluían la op­ción de pa­gar por co­lo­car el DIU.

Los es­ta­dos tie­nen la es­pe­ran­za de man­te­ner más sa­nas a las mu­je­res, es­pe­cial­men­te de­bi­do a que los mé­di­cos re­co­mien­dan dis­tan­ciar por lo me­nos 18 me­ses los em­ba­ra­zos. Los go­bier­nos es­tán apos­tán­do a que les re­tri­bu­ya pa­gar por ade­lan­ta­do.

Has­ta aho­ra, la op­ción la es­tán pro­mo­vien­do 20 en­ti­da­des ade­más del Dis­tri­to Co­lum­bia, mien­tras que otros co­mo Ore­gon, Pennsyl­va­nia y Ten­nes­see es­tán ana­li­zán­do­la. Es­ta pri­ma­ve­ra, los Cen­tros pa­ra Ser­vi­cios de Me­di­ca­re y Me­di­caid, una ins­tan­cia fe­de­ral, em­pe­za­ron a ex­hor­tar a los es­ta­dos a adop­tar la prác­ti­ca del pa­go.

Los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de las En­fer­me­da­des han ca­li­fi­ca­do co­mo cru­cial pa­ra fre­nar los em­ba­ra­zos no desea­dos co­lo­car in­me­dia­ta­men­te des­pués del par­to un con­trol na­tal de efec­to pro­lon­ga­do.

A la pro­pues­ta se su­man or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Co­le­gio Es­ta­dou­ni­den­se de Obs­te­tras y Gi­ne­có­lo­gos (ACOG) y la Aso­cia­ción pa­ra los Fun­cio­na­rios de Sa­lud Es­ta­ta­les y Te­rri­to­ria­les.

‘Tie­ne mu­cho sen­ti­do –des­de el pun­to de vis­ta del pa­cien­te y des­de el pun­to de vis­ta del di­ne­ro–, opi­nó Me­li­sa Ger­ber, pre­si­den­te de Ac­ces­sMat­ters, la or­ga­ni­za­ción con se­de en Pennsyl­va­nia que abo­ga por el cam­bio.

En­tre los ex­per­tos de sa­lud pú­bli­ca se han pues­to en bo­ga has­ta ha­ce muy po­co los DIUs, los cua­les son re­ver­si­bles y 99 por cien­to efec­ti­vos. Pe­ro el al­to pre­cio ha im­pe­di­do a nu­me­ro­sas per­so­nas uti­li­zar los dis­po­si­ti­vos, que pue­den cos­tar ca­si mil dó­la­res de con­ta­do a pe­sar de que los hor­mo­na­les du­ran has­ta seis años.

Ade­más, gran número de doc­to­res y pa­cien­tes se mues­tran ner­vio­sos de­bi­do al te­mor que aún que­da a raíz de que en los años 70 el Dal­ton Shield pro­vo­có pro­ble­mas de sa­lud a mu­chas mu­je­res. Es una de las ra­zo­nes por las cua­les nu­me­ro­sos mé­di­cos nun­ca apren­die­ron a co­lo­car los dis­po­si­ti­vos ni a ase­so­rar a las pa­cien­tes al res­pec­to, a pe­sar de que las ver­sio­nes ac­tua­les del apa­ra­to no pre­sen­tan los mis­mos ries­gos pa­ra la sa­lud.

Los gi­ne­co­obs­te­tras más jó­ve­nes tien­den a es­tar más fa­mi­lia­ri­za­dos con los DIUs, pe­ro a me­nu­do ni si­quie­ra ellos do­mi­nan el pro­ce­di­mien­to pos­te­rior al par­to, el cual se ha­ce des­de los 10 mi­nu­tos des­pués del na­ci­mien­to. No es di­fí­cil, ase­gu­ran ex­per­tos, pe­ro es dis­tin­to.

To­da­vía ha­ce po­co, por lo ge­ne­ral los doc­to­res es­pe­ra­ban pa­ra ha­blar so­bre el DIU o los im­plan­tes has­ta la pri­me­ra ci­ta post­par­to de la mu­jer, seis se­ma­nas des­pués de dar a luz. Pe­ro en­tre el 10 y el 40 por cien­to de las mu­je­res nun­ca se pre­sen­tan pa­ra el exa­men.

En el Con­da­do Tra­vis, don­de se lo­ca­li­za Aus­tin, cer­ca del 60 por cien­to de las mu­je­res es­tán en Me­di­caid, cal­cu­ló Ted Held, di­rec­tor de sa­lud re­pro­duc­ti­va en la Clí­ni­ca Co­mu­ni­ta­ria del Pue­blo. Ésa es la ra­zón de que mu­chos con­si­de­ren una opor­tu­ni­dad la op­ción de la sa­la de par­tos.

Pe­ro pa­ra que es­te en­fo­que ten­ga im­pac­to, tan­to go­bier­nos lo­ca­les co­mo hos­pi­ta­les y mé­di­cos ne­ce­si­tan ha­cer un es­fuer­zo ex­tra. Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca ca­pa­ci­tar doc­to­res, adap­tar las ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas y ga­ran­ti­zar que las pa­cien­tes re­ci­ban ase­so­ría ade­cua­da –a efec­to de que se les apli­que el tra­ta­mien­to an­ti­con­cep­ti­vo só­lo si lo desean y si pue­de re­ti­rár­se­les el dis­po­si­ti­vo en ca­so de cam­biar de opi­nión.

Y na­die sa­be aún có­mo con­se­guir que ocu­rra lo an­te­rior, di­je­ron ex­per­tos.

‘Es­to es de­ma­sia­do nue­vo. To­dos es­tán tra­tan­do de en­ten­der­lo’, di­jo Step­ha­nie Teal, pro­fe­so­ra de obs­te­tri­cia y gi­ne­co­lo­gía en la Universidad de Co­lo­ra­do en Au­ro­ra y co­la­bo­ra­do­ra en los es­fuer­zos es­ta­ta­les.

Co­lo­ra­do fue uno de los pri­me­ros en mo­di­fi­car su re­em­bol­so de Me­di­caid por es­te pro­ce­di­mien­to y su ex­pe­rien­cia mues­tra el po­ten­cial del cam­bio. En el trans­cur­so de tres años, el es­ta­do re­cu­pe­ró más de seis ve­ces su in­ver­sión.

Pe­ro mu­chos hos­pi­ta­les –es­pe­cial­men­te los ru­ra­les– no po­seen el tiem­po o los re­cur­sos pa­ra adop­tar la prác­ti­ca, se­ña­ló Da­niel Gross­man, obs­te­tra­gi­ne­có­lo­go en la Universidad de Ca­li­for­nia en San Fran­cis­co que in­ves­ti­ga la sa­lud re­pro­duc­ti­va.

Los cen­tros más pe­que­ños sin pro­gra­mas de re­si­den­cias mé­di­cas po­drían te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra for­mar un cuer­po de doc­to­res ins­trui­dos. Ad­qui­rir por ade­lan­ta­do los DIUs y te­ner­los a mano pue­de re­pre­sen­tar un pro­ble­ma fi­nan­cie­ro, aun si even­tual­men­te lle­gan los fon­dos de Me­di­caid.

‘Es­tos dis­po­si­ti­vos no son ba­ra­tos. Tie­nen que com­prar­se des­de an­tes, hay que te­ner­los en exis­ten­cia, ne­ce­si­tan es­tar fá­cil­men­te ac­ce­si­bles’, di­jo Li­sa Wad­dell, je­fa de Sa­lud Co­mu­ni­ta­ria y Pre­ven­ción en la aso­cia­ción de fun­cio­na­rios es­ta­ta­les de sa­lud que ha tra­ba­ja­do am­plia­men­te con los go­bier­nos es­ta­ta­les a fin de me­jo­rar el ac­ce­so al DIU.

Mien­tras tan­to, los hos­pi­ta­les ca­tó­li­cos, que por lo re­gu­lar atien­den a un número con­si­de­ra­ble de pa­cien­tes de ba­jos in­gre­sos, no ofre­cen con­trol na­tal en sus ins­ta­la­cio­nes. A efec­to de que los es­ta­dos vuel­van pres­to y con­ve­nien­te el DIU, ex­pli­có Teal, ese re­pre­sen­ta un obs­tácu­lo.

‘Los hos­pi­ta­les ca­tó­li­cos po­nen tra­bas –son el ele­fan­te en la ha­bi­ta­ción’, di­jo.

Y tam­bién re­sul­ta pro­ble­má­ti­co el mo­men­to de ha­blar so­bre los im­plan­tes del DIU. Ideal­men­te, con­si­de­ra­ron los mé­di­cos, el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes de­be de co­men­zar a prin­ci­pios del em­ba­ra­zo. Pe­ro en los es­fuer­zos por fa­ci­li­tar di­cho diá­lo­go se re­sal­tan las bre­chas en el ac­ce­so que las mu­je­res de ba­jos in­gre­sos tie­nen al con­trol de la na­ta­li­dad.

Ade­más, el se­gui­mien­to pue­de ser mo­ti­vo de in­quie­tud si las mu­je­res quie­ren em­ba­ra­zar­se pos­te­rior­men­te y ne­ce­si­tan que se les re­ti­re el dis­po­si­ti­vo o pre­sen­tan otras com­pli­ca­cio­nes que re­quie­ran aten­ción mé­di­ca.

Po­drían per­der ac­ce­so a aten­ción mé­di­ca a raíz de los cam­bios de in­gre­so u otras mo­di­fi­ca­cio­nes en su vi­da, mien­tras que mu­chas ya no ca­li­fi­can pa­ra Me­di­caid al con­cluir el em­ba­ra­zo.

Bus­can evi­tar in­ci­den­cia de em­ba­ra­zos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.