Cre­ce pre­sen­cia de la Ma­ra Sal­va­tru­cha… y su pe­li­gro­si­dad

Ac­tual­men­te es con­si­de­ra­da la ma­yor ame­na­za a la se­gu­ri­dad pú­bli­ca de Te­xas

El Diario de El Paso - - Especial - Ju­lian Agui­lar/The Te­xas Tri­bu­ne

Hous­ton — Es el sal­va­jis­mo lo que más mo­les­ta al ve­te­rano ofi­cial de Policía Geor­ge Rhy­ne. No pue­de nom­brar a otras pan­di­llas en Hous­ton –o de cual­quier otro lu­gar que él co­noz­ca– que ha­ya ma­ta­do a ma­che­ta­zos a sus enemi­gos.

Pa­ra Phi­lip Dua­ne Steen –co­man­dan­te re­gio­nal del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca– es la bru­ta­li­dad com­bi­na­da con la pro­pen­sión de la pan­di­lla de ig­no­rar una de las re­glas a las que tra­di­cio­nal­men­te se ad­hie­re la ma­yo­ría de las pan­di­llas ex­tran­je­ras: No lla­mes la aten­ción en Es­ta­dos Uni­dos.

Cua­les­quie­ra que sean las ra­zo­nes, la Ma­ra Sal­va­tru­cha, me­jor co­no­ci­da co­mo la MS-13, ha ve­ni­do su­bien­do en la lis­ta es­ta­tal de las pan­di­llas más no­to­rias, aho­ra con­si­de­ra­da la ma­yor ame­na­za a la se­gu­ri­dad pú­bli­ca de Te­xas que gru­pos de­lic­ti­vos más gran­des y vie­jos in­clu­yen­do a la Her­man­dad Aria, el club de mo­to­ci­clis­tas Ban­di­dos, y el Ba­rrio Az­te­ca con se­de en la fron­te­ra.

Las raí­ces de la pan­di­lla pue­den ser ras­trea­das a los ’80 en Ca­li­for­nia, don­de los in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos pre­sos se alia­ron pa­ra pro­te­ger­se de pan­di­llas his­pa­nas ri­va­les den­tro de la cár­cel.

Cuando Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó a de­por­tar ma­si­va­men­te a los de­lin­cuen­tes en los ’90, mi­les de salvadoreños re­gre­sa­ron a ca­sa, lle­van­do con ellos la cul­tu­ra de las pan­di­llas que in­cluía re­clu­tar a jó­ve­nes y con­vic­tos vul­ne­ra­bles. Se­gún los ana­lis­tas, el sal­va­jis­mo de la pan­di­lla se in­cre­men­tó co­mo re­sul­ta­do de la du­ra gue­rra ci­vil de los ’80 y prin­ci­pios de los ’90.

‘Mu­chos lí­de­res ac­tua­les de pan­di­lla cre­cie­ron pre­sen­cian­do la vio­len­cia ex­tre­ma en sus ho­ga­res y co­mu­ni­da­des. Al­gu­nos fue­ron des­pla­za­dos a ciu­da­des en Es­ta­dos Uni­dos o paí­ses ve­ci­nos (co­mo Cos­ta Ri­ca), mien­tras que otros fue­ron aban­do­na­dos por los pa­dres que fa­lle­cie­ron o hu­ye­ron du­ran­te el con­flic­to ar­ma­do’, es­cri­bió en agos­to del 2016 Cla­re Ri­ban­do Seel­ke, es­pe­cia­lis­ta en asun­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos del Servicio de In­ves­ti­ga­cio­nes del Con­gre­so.

Ex­pan­den su in­fluen­cia

Des­de en­ton­ces, la MS-13 ha evo­lu­cio­na­do a una or­ga­ni­za­ción más so­fis­ti­ca­da, sos­te­nién­do­se a ba­se de trá­fi­co de dro­gas y se­res hu­ma­nos, ex­tor­sión y re­clu­ta­mien­to obli­ga­do. De acuer­do con el aná­li­sis del Servicio de In­ves­ti­ga­cio­nes del Con­gre­so, ade­más, al­gu­nos miem­bros rea­li­zan tra­ba­jos ba­jo con­tra­to ase­si­nan­do a suel­do pa­ra al­gu­nos cár­te­les de México.

Se­gún el DPS de Hous­ton, so­la­men­te unos 800 de un es­ti­ma­do de 20 mil pan­di­lle­ros en la zo­na me­tro­po­li­ta­na de Hous­ton per­te­ne­cen a la MS-13. Pe­ro la no­to­rie­dad del gru­po es tan­ta que di­cho de­par­ta­men­to la cla­si­fi­ca co­mo ame­na­za de ni­vel 1 –la más al­ta po­si­ble– en su eva­lua­ción anual de ame­na­za de las pan­di­llas.

Se­gún es­ta eva­lua­ción, la MS-13 tie­ne pre­sen­cia mu­cho más allá de Hous­ton, en lu­ga­res co­mo los con­da­dos Webb e Hidalgo en la fron­te­ra; el con­da­do Be­xar en el Sur de Te­xas; y los con­da­dos Da­llas, Den­ton y Ta­rrant en el Nor­te de Te­xas. El FBI cree que la pan­di­lla tie­ne pre­sen­cia en al me­nos 45 es­ta­dos.

En el 2015, más de 6 mil 650 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en El Sal­va­dor, en gran par­te de­bi­do a la lu­cha te­rri­to­rial en­tre la MS-13 y su ri­val prin­ci­pal, el Ba­rrio 18.

Im­por­tan su bru­ta­li­dad

La pan­di­lla im­por­tó a Te­xas las mis­mas tác­ti­cas bru­ta­les que usa en Cen­troa­mé­ri­ca, re­por­tan los ofi­cia­les.

En un ca­so muy so­na­do, Jo­sé Me­raz, de 14 años fue atraí­do a un área bos­co­sa en Hous­ton, don­de Jo­sé Gra­na­dos-Gue­va­ra di­ri­gió a un equi­po de pan­di­lle­ros de la MS-13 que ase­si­na­ron a Me­raz a pun­ta de ma­che­ta­zos, re­por­tó el Hous­ton Ch­ro­ni­cle.

El ado­les­cen­te fue ase­si­na­do por rehu­sar­se a ase­si­nar a su pri­mo co­mo par­te de una tra­di­ción de la pan­di­lla. Gra­na­dos Gue­va­ra fue de­cla­ra­do cul­pa­ble en ju­nio del 2016 y sen­ten­cia­do a 99 años en una pri­sión es­ta­tal.

En otro ca­so en 2013, los pan­di­lle­ros de MS-13 ase­si­na­ron a Jo­sael Gue­va­ra, de 16 años, es­tu­dian­te de se­gun­do año de la Pre­pa­ra­to­ria Bos­que Klein, de Hous­ton.

El Hous­ton Ch­ro­ni­cle re­por­tó en abril de 2016 que Gue­va­ra fue ase­si­na­do por in­for­mar a los ofi­cia­les so­bre miem­bros de la MS-13 en El Sal­va­dor.

Cris­tian Ale­xan­der Za­mo­ra, de 24 años, y Ri­car­do Leo­nel Cam­pos La­ra, de 20, se de­cla­ra­ron cul­pa­bles de ins­ti­gar y ayu­dar en un ase­si­na­to en pro­pie­dad fe­de­ral pa­ra evi­tar un jui­cio fe­de­ral que ha­bría re­sul­ta­do en pe­na de muer­te pa­ra am­bos.

‘El uso de un ma­che­te por un mu­cha­cho es al­go que nos ate­rro­ri­za. Pen­sar que un ado­les­cen­te de 16 o 17 años ata­ca­rá y mu­ti­la­rá e in­clu­so de­ca­pi­ta­rá a otro de 13 ó 14 años con un ma­che­te es al­go que creo que de­be­ría ate­rrar­nos a to­dos’, ex­pre­só Steen des­de su ofi­ci­na cen­tral de DPS en Hous­ton. ‘Es un por­cen­ta­je muy ba­jo [de pan­di­lle­ros], pe­ro ex­tre­ma­da­men­te vio­len­to’.

Pa­ra él, has­ta los cár­te­les me­xi­ca­nos son dis­ci­pli­na­dos com­pa­ra­dos con los salvadoreños.

‘Mu­cha [de la vio­len­cia de los cár­te­les] su­ce­de en México. La ma­yor par­te se da jus­to cru­zan­do la fron­te­ra’, di­jo. ‘Una de las co­sas par­ti­cu­la­res que cree­mos ver en la MS-13 es que es­tán rea­li­zan­do ese ti­po de ata­ques vio­len­tos aquí’.

Ci­ta el ca­so de un pan­di­lle­ro de la MS-13, quien dis­pa­ró en ca­ra y pe­cho a An­na Ca­rri­za­les, ofi­cial de Policía de Staf­ford –un su­bur­bio de Hous­ton–, lue­go de que se acercó a un au­to que es­ta­ba de­te­ni­do en una in­ter­sec­ción, en el 2013.

Ca­rri­za­les trans­mi­tió por ra­dio que es­ta­ba he­ri­da y lo­gró re­gre­sar a su pa­tru­lla y per­se­guir a sus ata­can­tes. El trío es­ca­pó pe­ro fue cap­tu­ra­do des­pués.

‘Bá­si­ca­men­te la em­bos­ca­ron en una pa­ra­da de trá­fi­co’, ex­pli­có Steen. ‘Tie­nes a es­tos mu­cha­chos en un vehícu­lo y los de­tie­ne la Policía. Y pa­ra pro­bar que pue­den rea­li­zar ac­tos vio­len­tos, la ata­ca­ron dis­pa­rán­do­le va­rias ve­ces’.

El FBI cree que la pan­di­lla tie­ne pre­sen­cia en al me­nos 45 es­ta­dos

Re­clu­tan en­tre los más jó­ve­nes

La pre­sen­cia de la pan­di­lla en Te­xas pue­de ras­trear­se a me­dia­dos de los 2000, cuando eran par­te de un pro­ble­ma cre­cien­te en el Con­da­do Ha­rris.

Se cree que su pre­sen­cia si­gue au­men­tan­do con­for­me los cen­troa­me­ri­ca­nos con­ti­núan inun­dan­do la fron­te­ra México-Te­xas y lle­gan a al­gu­nas de las áreas me­tro­po­li­ta­nas más gran­des de Te­xas, ex­pli­có Rhy­ne, el ad­mi­nis­tra­dor del Cen­tro An­ti­pan­di­llas de Hous­ton.

‘Así que el ni­vel de vio­len­cia que pue­den de­mos­trar en una con­fron­ta­ción fí­si­ca es cla­ra­men­te su­pe­rior’, di­jo.

Steen co­men­tó que en­tien­de que mi­les de per­so­nas inocen­tes es­tán hu­yen­do de Cen­troa­mé­ri­ca y lle­gan­do a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro es­con­di­dos en­tre ellos cree que es po­si­ble que ven­gan pan­di­lle­ros hu­yen­do de las pan­di­llas ri­va­les o de las au­to­ri­da­des en sus paí­ses na­ta­les. Ade­más la pan­di­lla es­tá bus­can­do engrosar sus fi­las aquí re­clu­tan­do miem­bros jó­ve­nes, agre­gó.

‘Si deseas te­ner en Es­ta­dos Uni­dos una per­so­na que ha­ga lo que le di­gas que ha­ga, que va a po­der con­se­guir­te nue­vos miem­bros que no ten­gan que preo­cu­par­se de las con­de­nas más gran­des que dan a los adul­tos, pro­ba­ble­men­te no hay me­jor pro­gra­ma que en­viar chi­cos has­ta de 12, 13, 14 y 15 años al otro la­do de la fron­te­ra ile­gal­men­te’, ex­pli­có.

La or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal ha evo­lu­cio­na­do a ba­se de trá­fi­co de dro­gas y se­res hu­ma­nos

eL gru­po im­por­tó a te­xas las mis­mas tác­ti­cas bru­ta­les que usa en cen­troa­mé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.