Con­cen­tran tres zo­nas más em­ba­ra­zos ju­ve­ni­les

El Diario de El Paso - - Portada - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio El Pa­so

Sus hi­jas tie­nen una ma­yor po­si­bi­li­dad de sa­lir em­ba­ra­za­das en la ado­les­cen­cia de­pen­dien­do del sec­tor de El Pa­so don­de vi­van, re­ve­la un re­por­te di­vul­ga­do por el De­par­ta­men­to de Sa­lud Pú­bli­ca.

Ba­sa­do en in­ves­ti­ga­cio­nes del Chil­dren’s Hos­pi­tal, el re­por­te in­di­ca que la ta­sa de em­ba­ra­zos ju­ve­ni­les en el Va­lle Ba­jo, el Va­lle Al­to y la zo­na Cen­tral de El Pa­so es ca­si lo do­ble o más que en otras par­tes de la ciu­dad.

El pro­me­dio de em­ba­ra­zos ju­ve­ni­les en el Con­da­do de El Pa­so es de 69 ado­les­cen­tes (de en­tre 15 y 19 años de edad) por ca­da mil de ese gru­po, una ta­sa su­pe­rior al pro­me­dio es­ta­tal de 57 en­tre mil. Las ta­sas se ba­san en in­for­ma­ción de par­tos ocu­rri­dos en el 2011.

Pe­ro exis­te dis­pa­ri­dad en la con­cen­tra­ción de los em­ba­ra­zos. El Wes­tsi­de, Fort Bliss y el Es­te de El Pa­so re­por­tan me­nos em­ba­ra­zos ju­ve­ni­les que la ta­sa pro­me­dio (29.6, 34.2 y 41.5 por ca­da mil ado­les­cen­tes, res­pec­ti­va­men­te). Mien­tras tan­to, el Va­lle Ba­jo, las zo­nas cer­ca­nas a Ca­nu­ti­llo, Vin­ton y West­way, y el área Cen­tral re­por­tan las ta­sas más al­tas (72.1, 80 y 85.5 por ca­da mil).

El re­por­te y al­gu­nos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud su­gie­ren que exis­te una co­rre­la­ción en­tre los em­ba­ra­zos ju­ve­ni­les y el ni­vel fa­mi­liar de in­gre­sos, y en me­nor gra­do, la in­mi­gra­ción.

Es­tu­dio re­ve­la ma­yo­res ta­sas en área Cen­tral, el Va­lle Ba­jo y al No­roes­te de El Pa­so

Las zo­nas con­si­de­ra­das con ba­jo ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co son las más afec­ta­das. La transición de la po­bla­ción de es­tas jo­ven­ci­tas es una de las prin­ci­pa­les cau­sas... mu­chas lle­gan du­ran­te el em­ba­ra­zo, y al tér­mino del mis­mo vuel­ven a su lu­gar de ori­gen”, di­jo Pa­tri­cia Par­sons, di­rec­to­ra del pro­gra­ma Nur­se-Fa­mily Part­ners­hip (Aso­cia­ción de Fa­mi­lias y En­fer­me­ras).

El pro­gra­ma es una ini­cia­ti­va na­cio­nal con pre­sen­cia en El Pa­so des­de 2010. Es un pro­gra­ma gra­tui­to de sa­lud que ayu­da a es­ta­bi­li­zar la vi­da de ma­dres pri­me­ri­zas por me­dio de vi­si­tas a ho­ga­res, con­se­jos so­bre el em­ba­ra­zo e in­for­ma­ción so­bre re­cur­sos a su al­can­ce.

“He­mos de­mos­tra­do que ayu­da­mos a pre­ve­nir re­sul­ta­dos ad­ver­sos del em­ba­ra­zo, co­mo ba­jo pe­so al na­cer, ba­jo ren­di­mien­to es­co­lar y la de­lin­cuen­cia en ni­ños al mis­mo tiem­po que me­jo­ra­mos la adap­ta­ción y la sa­lud de las mu­je­res jó­ve­nes”, di­jo Par­sons.

Ga­brie­la Mur­dock, asis­ten­te ad­mi­nis­tra­ti­va del pro­gra­ma, con­cuer­da en que mu­chas jó­ve­nes en­fren­tan pro­ble­mas fa­mi­lia­res, eco­nó­mi­cos o cul­tu­ra­les.

“To­das las clien­tas son de ba­jos re­cur­sos y mu­chas de ellas tie­nen pro­ble­mas fa­mi­lia­res. Mu­chas de ellas tie­nen fa­mi­lia­res aquí, pe­ro al tér­mino del em­ba­ra­zo ya no las lo­ca­li­za­mos por­que a ve­ces se re­gre­san a Mé­xi­co”, di­jo Mur­dock, en­fa­ti­zan­do que el pro­gra­ma no tie­ne re­qui­si­tos de re­si­den­cia.

Tra­tan de pre­ve­nir de­ser­ción es­co­lar

Las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud vi­gi­lan los em­ba­ra­zos ju­ve­ni­les y ofre­cen pro­gra­mas de in­ter­ven­ción por va­rias ra­zo­nes, ta­les co­mo pre­ve­nir par­tos pre­ma­tu­ros o la muer­te del be­bé en ges­ta­ción, y ase­gu­rar­se que la ma­dre no des­cui­de su fu­tu­ro.

Se­gún da­tos de los Cen­tros pa­ra el Con­trol y Pre­ven­ción de las En­fer­me­da­des (CDC), una de ca­da dos ado­les­cen­tes que re­sul­ta em­ba­ra­za­da de­ser­ta de la es­cue­la. En com­pa­ra­ción, 9 de ca­da 10 mu­je­res ado­les­cen­tes que evi­tan el em­ba­ra­zo lo­gran gra­duar­se de la pre­pa­ra­to­ria, se­gún el CDC.

Si la ma­dre ado­les­cen­te logra re­gre­sar a la es­cue­la, e in­clu­so con­ti­núa sus es­tu­dios en un co­le­gio co­mu­ni­ta­rio o uni­ver­si­dad, tie­ne una ma­yor opor­tu­ni­dad de ob­te­ner un tra­ba­jo bien pa­ga­do y pro­veer una me­jor vi­da pa­ra su be­bé, se­gún pro­vee­do­res de sa­lud.

“Que­re­mos evi­tar que ten­gan un em­ba­ra­zo es­tre­san­te, nos preo­cu­pa­mos por las ma­dres, pe­ro po­cas se que­dan los dos años y me­dio que tie­ne co­mo du­ra­ción el pro­gra­ma”, di­jo Par­sons.

“Las vi­si­ta­mos y sus pa­dres sue­len es­tar ahí, la ma­yo­ría mo­les­tos por­que es­tán em­ba­ra­za­das. En­ton­ces sue­len huir de su ca­sa y ter­mi­nan dur­mien­do en el si­llón de al­guien más”, agre­gó.

Zu­lei­ka Her­nán­dez, quien tu­vo su pri­mer em­ba­ra­zo a los 16 años, di­jo que no fue fá­cil re­gre­sar a su high school des­pués del par­to.

“Es muy di­fí­cil, pri­me­ro por­que la gen­te te cri­ti­ca mu­cho, lue­go bus­car quién se pu­die­ra en­car­gar de mi be­bé pa­ra ir a la es­cue­la fue más, ya que mi es­po­so y yo íba­mos a la es­cue­la”, di­jo Her­nán­dez. “Tam­bién dar pe­cho era un po­co di­fí­cil, mas no im­po­si­ble. Nun­ca se den por ven­ci­das por­que aun con be­bé to­da­vía pue­den sa­lir ade­lan­te”.

Her­nán­dez ter­mi­nó la pre­pa­ra­to­ria y aho­ra es alum­na de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so. (Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio El Pa­so)

mu­chos ca­sos ter­mi­nan en aban­dono de cla­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.