Clin­ton es­pe­ra atraer vo­tan­tes ca­tó­li­cos blan­cos

El Diario de El Paso - - Portada - Ja­son Ho­ro­witz

Nue­va York – “Es una in­quie­tud en­tre mu­chos ca­tó­li­cos que, a la me­jor, no va­mos a oír el ti­po de men­sa­je fuer­te que oí­mos en elec­cio­nes pa­sa­das”, co­men­tó Frank Pa­vo­ne, un sa­cer­do­te que tie­ne una or­ga­ni­za­ción con­tra el abor­to y es­tá ase­so­ran­do a Trump.

En el 2004, una po­de­ro­sa or­ga­ni­za­ción de ar­zo­bis­pos ca­tó­li­cos de­fen­dió pú­bli­ca­men­te la re­elec­ción del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush. El ar­zo­bis­po Ray­mond Bur­ke de St. Louis di­jo que si se die­ra la opor­tu­ni­dad, le ne­ga­ría la co­mu­nión al opo­nen­te de Bush, el se­na­dor John Kerry, de­bi­do a su po­si­ción so­bre el abor­to.

El pa­pa Be­ne­dic­to XVI ele­vó a Bur­ke al ran­go de car­de­nal, pe­ro, des­de en­ton­ces, esen­cial­men­te, Fran­cis­co lo ha re­ba­ja­do de ca­te­go­ría en su po­si­ción en el Va­ti­cano. Y cuan­do el car­de­nal Fran­cis Geor­ge, una voz com­ba­ti­va so­bre los te­mas so­cia­les, des­de su si­tio elevado co­mo di­ri­gen­te de la ar­qui­dió­ce­sis de Chica­go, se en­fer­mó en el 2014 (mu­rió al año si­guien­te), el pa­pa Fran­cis­co lo rem­pla­zó con Bla­se Cu­pich, al­guien más in­clu­yen­te que ha­bía con­cen­tra­do sus ener­gías en el cam­bio cli­má­ti­co, el con­trol de ar­mas y la re­for­ma a la in­mi­gra­ción.

El pa­pa anun­ció es­te mes que ele­va­ría a Cu­pich al ran­go de car­de­nal, en tan­to que no con­si­de­ró al ar­zo­bis­po Char­les J. Cha­put de Fi­la­del­fia, el muy im­por­tan­te con­ser­va­dor rei­nan­te en Es­ta­dos Uni­dos, quien ha se­gui­do con sus crí­ti­cas abier­tas en con­tra de los po­lí­ti­cos ca­tó­li­cos que apo­yan el de­re­cho al abor­to.

Pro­mi­nen­tes le­gis­la­do­res ca­tó­li­cos aho­ra se es­tán di­ri­gien­do al elec­to­ra­do en nom­bre de la cam­pa­ña de Clin­ton. Es­te mes, el se­na­dor Ri­chard Dur­bin, de­mó­cra­ta por Illi­nois, reali­zó una me­sa re­don­da con mon­jas en Du­bu­que, Io­wa. Los coor­di­na­do­res de la cam­pa­ña tam­bién crea­ron pro­gra­mas pa­ra acer­car­se al “legado” y tra­tar de ser atrac­ti­vos pa­ra quie­nes tie­nen an­te­ce­den­tes mi­gra­to­rios, co­mo los ir­lan­de­ses y los ita­lia­nos, que es fre­cuen­te que sean ca­tó­li­cos.

John McCarthy, el di­rec­tor del pro­gra­ma de acer­ca­mien­to con los ca­tó­li­cos de la cam­pa­ña de Clin­ton, di­jo que los di­ri­gen­tes ca­tó­li­cos lai­cos con los que se ha­bía reuni­do en Du­bu­que ha­bían di­cho, en re­pe­ti­das oca­sio­nes, que se sen­tían in­có­mo­dos con Trump. “La re­tó­ri­ca di­vi­so­ria es lo que real­men­te es­tá ale­jan­do a la gen­te”, di­jo McCarthy.

Sin em­bar­go, la coor­di­na­ción de la cam­pa­ña de Trump ha he­cho sus pro­pios acer­ca­mien­tos.

“Yo les ten­go un men­sa­je a los ca­tó­li­cos: es­ta­ré ahí pa­ra apo­yar­los”, es­cri­bió Trump en una car­ta abier­ta di­ri­gi­da a la con­fe­ren­cia anual de lí­de­res ca­tó­li­cos rea­li­za­da es­te mes, en Den­ver. “Yo soy, y se­gui­ré sien­do, pro vi­da. Yo voy a de­fen­der sus li­ber­ta­des re­li­gio­sas y el de­re­cho a prac­ti­car com­ple­ta y li­bre­men­te su re­li­gión, en tan­to in­di­vi­duos, due­ños de ne­go­cios e ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas”.

En mar­zo, Joseph Ce­lla, un fun­da­dor de Fi­de­lis, una or­ga­ni­za­ción de ac­ti­vis­tas ca­tó­li­cos, agre­gó su nom­bre a una car­ta abier­ta en la que se di­ce que Trump es “inade­cua­do pa­ra ser pre­si­den­te” de­bi­do a su “de­ma­go­gia” y por­que el he­cho de que pro­vo­ca “mie­dos ra­cia­les y ét­ni­cos, y pre­jui­cios es ofen­si­vo pa­ra cual­quier sen­si­bi­li­dad ge­nui­na­men­te ca­tó­li­ca”.

Sin em­bar­go, él di­jo que ha­bía te­ni­do un “sin­ce­ro cam­bio de co­ra­zón y men­te” fa­vo­ra­ble ha­cia la mi­sión de Trump des­de en­ton­ces y que hoy, es el en­la­ce de la cam­pa­ña con un gru­po de ase­so­res ca­tó­li­cos. El mar­tes, sa­có un bo­le­tín de pren­sa en el que lla­ma a los ca­tó­li­cos a re­zar el ro­sa­rio to­dos los día has­ta las elec­cio­nes pa­ra pe­dir por la uni­dad, la paz y la vic­to­ria de Trump.

Ce­lla di­jo que se que­da con Trump a pe­sar de las re­ve­la­cio­nes re­cien­tes de sus co­men­ta­rios vul­ga­res so­bre las mu­je­res y las acu­sa­cio­nes que hi­cie­ron va­rias de ellas de que las to­có o las be­só a la fuer­za.

El 9 de oc­tu­bre, en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión “Fa­ce the Na­tion”, Ru­dolph Giu­lia­ni, ex al­cal­de de la Ciu­dad de Nue­va York, ca­tó­li­co y uno de los con­fi­den­tes más cer­ca­nos de Trump, le pre­gun­tó al pre­sen­ta­dor John Dic­ker­son: “¿Al­gu­na vez has leí­do las “Con­fe­sio­nes” de San Agus­tín?”.

“Los hom­bres pue­den cam­biar, la gen­te pue­de cam­biar”, di­jo Giu­lia­ni.

Ade­más, los ca­tó­li­cos que han en­con­tra­do abe­rran­tes el len­gua­je y las ideas de Trump no ne­ce­sa­ria­men­te lo es­tán aban­do­nan­do.

“Es un ni­ño, gro­se­ro”, di­jo Ro­se Ben­ner, de 85 años, des­pués de que sa­lió de mi­sa en la igle­sia de San Pa­tri­cio en Mal­vern, Pen­sil­va­nia, una ma­ña­na re­cien­te. “No en­tien­de a otras per­so­nas y ve a las mu­je­res co­mo ju­gue­tes”.

Sin em­bar­go, aña­dió: “Yo soy una ca­tó­li­ca y soy pro vi­da. Yo ten­go que vo­tar por Trump por­que va a nom­brar a ma­gis­tra­dos a la Cor­te Su­pre­ma. Esa es la úni­ca ra­zón. To­da mi fa­mi­lia vo­ta­rá por Trump por eso”.

La coor­di­na­ción de la cam­pa­ña de Trump tam­bién es­tá bus­can­do a los con­ser­va­do­res ca­tó­li­cos al re­sal­tar un co­men­ta­rio re­cien­te del com­pa­ñe­ro de fór­mu­la de Clin­ton, el se­na­dor Tim Kai­ne de Vir­gi­nia – un ca­tó­li­co prac­ti­can­te – de que, al­gún día, la Igle­sia apo­ya­rá el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo.

Y le es­tá sa­can­do el ma­yor pro­ve­cho a ca­da men­ción del ca­to­li­cis­mo en los co­rreos elec­tró­ni­cos que se pi­ra­tea­ron de la coor­di­na­ción de la cam­pa­ña de Clin­ton que es­tá dan­do a co­no­cer Wi­ki­Leaks.

En una con­ver­sa­ción del 2011 so­bre Ru­pert Mur­doch en par­ti­cu­lar y so­bre ca­tó­li­cos pro­mi­nen­tes en lo ge­ne­ral, Jen­ni­fer Pal­mie­ri, quien des­pués se con­vir­tió en la di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes de la cam­pa­ña de Clin­ton, es­cri­bió: “Yo me ima­gino que pien­san que es la re­li­gión po­lí­ti­ca­men­te con­ser­va­do­ra y so­cial­men­te acep­ta­ble. Sus ami­gos ri­cos no en­ten­de­rían si se con­vir­tie­ran en evan­gé­li­cos”.

La cam­pa­ña de Trump tam­bién ha re­sal­ta­do un co­rreo elec­tró­ni­co del 2012 en el que se ex­hor­ta a John Po­des­ta, un ex pre­si­den­te del Cen­tro pa­ra el Pro­gre­so Es­ta­dou­ni­den­se, a “plan­tar las se­mi­llas de la re­vo­lu­ción” en con­tra “de la dic­ta­du­ra me­die­val” den­tro de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Po­des­ta, quien aho­ra es el pre­si­den­te de la cam­pa­ña de Clin­ton, res­pon­dió es­cri­bien­do que él y sus alia­dos ha­bían crea­do gru­pos jus­to pa­ra tal pro­pó­si­to.

Ob­ser­va­do­res veteranos de la Igle­sia han no­ta­do que esos co­rreos elec­tró­ni­cos ha­blan so­bre una di­vi­sión que vie­ne de lar­go en la Igle­sia, en­tre los con­ser­va­do­res so­cia­les que en­fa­ti­zan el abor­to y los ca­tó­li­cos li­be­ra­les más preo­cu­pa­dos por la jus­ti­cia so­cial.

Sin em­bar­go, en un mi­tin de cam­pa­ña la se­ma­na pa­sa­da en Oca­la, Flo­ri­da, Trump des­cri­bió a los co­rreos elec­tró­ni­cos co­mo un ata­que con­tra la re­li­gión. “Ata­can a los ca­tó­li­cos y a los evan­gé­li­cos”, di­jo. “Con sa­ña”.

El pro­pio Trump no fue tan sen­si­ble a los sen­ti­mien­tos ca­tó­li­cos mien­tras es­tu­vo en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión “The Ho­ward Stern Show” en 2013, po­co des­pués de que el pa­pa Be­ne­dic­to anun­cia­ra que iba a re­nun­ciar.

“So­lo de­be­ría re­nun­ciar y mo­rir­se”, di­jo Trump, se­gún una gra­ba­ción que ob­tu­vo The Was­hing­ton Post. “Se ve tan mal”.

La coor­di­na­ción de la cam­pa­ña de Clin­ton, al no­tar que mu­chos obis­pos guar­da­ban si­len­cio en es­tas elec­cio­nes y que me­jo­ra­ban los nú­me­ros de su can­di­da­ta en las en­cues­tas de opi­nión, es­pe­ra que Trump sea tan po­co atrac­ti­vo pa­ra los ca­tó­li­cos blan­cos que pa­sa­rán por al­to las po­si­cio­nes de Clin­ton so­bre el abor­to y otros te­mas so­cia­les.

Afue­ra de la aba­día Day­les­ford de Pao­li, don­de las pin­tu­ras en las pa­re­des pa­ra una pró­xi­ma ex­po­si­ción de ar­te in­clu­yen un óleo del pa­pa Fran­cis­co de 10 mil dó­la­res, Robinson, la par­ti­da­ria de Clin­ton, di­jo que ella cree que Fran­cis­co les ha­bía fa­ci­li­ta­do a sus com­pa­ñe­ros ca­tó­li­cos que se ale­jen de Trump.

Y Tony Pros­pe­ri, un obre­ro me­ta­lúr­gi­co que asis­tió al ac­to la se­ma­na pa­sa­da y pre­sen­tó a Kai­ne en su sa­lón sin­di­cal en Fi­la­del­fia, di­jo que la lu­cha de Trump con el pa­pa ha­bía cru­za­do una lí­nea sa­gra­da.

“No im­por­ta si eres ca­tó­li­co”, di­jo. “Hay po­cas per­so­nas a las que tie­nes que res­pe­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.