Trump, el an­ti­es­ta­dou­ni­den­se

El Diario de El Paso - - Portada - Roger Cohen

Nue­va York – La ira es la ce­rra­zón de la men­te. La ra­bia con­tra el ex­tran­je­ro, fo­ras­te­ro y to­dos los de­más, po­dría ofre­cer al­gún ti­po de con­so­la­ción en los mo­men­tos di­fí­ci­les o de pe­li­gro, aun­que ha da­do lu­gar a que Es­ta­dos Uni­dos se ha­ya dis­tan­cia­do un po­co de sí mis­mo.

La ira y el co­ra­je ge­ne­ran un es­pí­ri­tu de sos­pe­cha. Re­du­cen la de­cen­cia es­ta­dou­ni­den­se. Re­em­pla­zan los lí­mi­tes de la si­guien­te fron­te­ra y de lo des­co­no­ci­do con el ca­lle­jón sin sa­li­da de los mu­ros.

La ira tam­bién es una for­ma de des­ho­nes­ti­dad por­que des­car­ta la re­fle­xión que con­du­ce a la ver­dad.

Y es­to, al fi­nal, es to­do lo que Do­nald Trump, el no­mi­na­do re­pu­bli­cano pa­ra el pues­to más im­por­tan­te de la tie­rra, tie­ne que ofre­cer a Es­ta­dos Uni­dos: su ira frí­vo­la, ma­ni­pu­la­do­ra, va­ni­do­sa, que bus­ca chi­vos ex­pia­to­rios.

En los tres de­ba­tes que tu­vo con Hi­llary Clin­ton, que­dó cla­ro que es­te em­pre­sa­rio que ase­gu­ra que desea que Es­ta­dos Uni­dos vuel­va a ser gran­dio­so nue­va­men­te, de he­cho quie­re que el país se hun­da en una ma­ra­ña de re­sen­ti­mien­to a la de­fen­si­va.

Trump se vio achi­ca­do en los de­ba­tes. Fue tan pe­que­ño co­mo el país que ima­gi­na.

Fue mez­quino, re­pug­nan­te, ruin e in­do­len­te. La pe­que­ñez que sa­lió de su pe­tu­lan­te bo­ca, fue to­do lo que po­dría sa­lir de esos ple­ga­dos la­bios.

Cual­quier ob­je­ti­vo fue ade­cua­do pa­ra es­te hom­bre es­pec­tácu­lo cu­yo ego es tan in­con­te­ni­ble y to­tal­men­te sin con­vic­ción: me­xi­ca­nos, mu­sul­ma­nes, mu­je­res, dis­ca­pa­ci­ta­dos, hé­roes de gue­rra y al fi­nal la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se en sí, mos­tran­do des­dén al su­ge­rir que po­dría cues­tio­nar el re­sul­ta­do de una elec­ción que ase­gu­ra, sin te­ner la me­nor evi­den­cia, po­dría es­tar “ama­ña­da”.

Un Es­ta­dos Uni­dos que tie­ne con­fian­za en sí mis­mo es al­go ex­tra­ño pa­ra Trump. Él re­pre­sen­ta a ese Es­ta­dos Uni­dos enoja­do, el del “em­pe­llón”. Si ese frus­tra­do, tri­bal y fu­ri­bun­do Es­ta­dos Uni­dos no hu­bie­ra es­ta­do la­ten­te en el mo­men­to de la des­orien­ta­do­ra agi­ta­ción eco­nó­mi­ca, Trump no hu­bie­ra acu­mu­la­do mi­llo­nes de vo­tos.

Ha sos­te­ni­do en al­to el re­fle­jo de una so­cie­dad pro­ble­má­ti­ca y di­vi­di­da.

Eso, su­pon­go, es al­gu­na for­ma de ser­vi­cio. Sin em­bar­go, el Es­ta­dos Uni­dos más pro­fun­do, de­cen­te, di­rec­to y que sí pue­de ha­cer las co­sas es más fuer­te, y pa­ra ese Es­ta­dos Uni­dos el Trump que aho­ra es vi­si­ble en to­dos sus as­pec­tos, sim­ple­men­te no es ap­to pa­ra ese im­por­tan­te pues­to.

Se­ría una ame­na­za y po­dría des­ha­cer to­do lo que es es­te país.

De to­do lo que se ha es­cri­to acer­ca de Trump en mu­chos, mu­chos me­ses, mi fa­vo­ri­to es el úl­ti­mo pá­rra­fo que apa­re­ce en una car­ta que David McC­raw, el abo­ga­do de The New York Ti­mes le en­vió en es­te mes al abo­ga­do de Trump.

Trump exi­gió el re­ti­ro de un ar­tícu­lo acer­ca de dos mu­je­res que de­ci­die­ron de­nun­ciar que las ha­bía to­que­tea­do.

La ver­sión de las mu­je­res, ar­gu­men­tó McC­raw, cons­ti­tu­ye una in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra el in­te­rés pú­bli­co, y con­clu­yó: “Si el se­ñor Trump no es­tá de acuer­do, si cree que los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses no tie­nen el de­re­cho de es­cu­char lo que es­tas mu­je­res tie­nen que de­cir y que la ley de es­te país nos coac­cio­na y aque­llos que se atre­ven a cri­ti­car­lo de­ben per­ma­ne­cer en si­len­cio o se­rán cas­ti­ga­dos, re­ci­bi­mos con agra­do la opor­tu­ni­dad de que una cor­te lo co­rri­ja”.

Por su­pues­to que nos ve­re­mos en la cor­te.

Por su­pues­to que Es­ta­dos Uni­dos es un país que a pe­sar de “su pe­ca­do ori­gi­nal” de ra­cis­mo en la épo­ca de la es­cla­vi­tud, eli­gió a un afro­ame­ri­cano.

Por su­pues­to que Es­ta­dos Uni­dos ele­gi­rá a una mu­jer que es­tá ca­li­fi­ca­da pa­ra ser pre­si­den­ta.

Por su­pues­to que es­ta tie­rra fue he­cha pa­ra us­ted y pa­ra mí, in­de­pen­dien­te­men­te de quién sea us­ted y sin im­por­tar lo que pien­se Do­nald Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.